Plaza Navona

Anterior

Ir a las fotos

La Plaza Navona, en el centro de Roma, es un espacio grandioso y luminoso que irradia el encanto de lo ancestral y de lo antiguo, a pesar de arrastrar más de veinte siglos en su andadura.

La fisonomía de sus edificios, entre los que se hallan algunos antiguos palacios, de sus iglesias y de sus monumentos, producen un efecto de obra de arte al aire libre desde el mismo momento en que entras en ella.

Su forma oval fue la que tuvo originalmente, cuando fue concebida como un circo romano al que pudiesen asistir treinta mil espectadores para disfrutar de juegos, carreras o torneos, ya desde el siglo primero antes de Cristo.

Después, a lo largo de los siglos, se fueron construyendo los palacios y monumentos admirados hoy por todos los visitantes que la pasean. Está la iglesia de Santa Inés, cuya historia explicamos en las fotos.

Las tres fuentes de la plaza son obras de arte bellísimas. La fuente central es la llamada Los Cuatro Ríos, un impresionante grupo escultórico de Bernini, que puedes estar observando y admirando tanto tiempo como te aguanten las piernas.

Las otras dos fuentes que hay en los extremos de la plaza, la fuente del Moro y la de Neptuno, son otras dos bellísima fuentes de las que os hablamos extensamente en el álbum de fotos.

La plaza Navona es, además, un excelente espacio de ocio y paseo, en el que las cafeterías y restaurantes de la zona te permiten disfrutar del mejor café italiano, al tiempo que sigues admirando la extraordinaria belleza de este singular espacio en el corazón de Roma.


 © Spanishpodcast, 2007-2017