Cambio de imagen en la peluquería

  

 


Cambiar de imagen en la peluquería


Hello and welcome to Spanishpodcast. Here Mercedes from Barcelona. In our 124th episode (Changing the look in the hairdressingsalon), Luisa goes to the hairdressing salon with the intention of changing her look. The spring causes her many physical and psychological problems, she is more tired, no energy for anything, a little depression ... and also when she looks in the mirror, she sees herself homely, dull, unattractive. Luisa needs an injection of self-esteem and she wants to start by his hair, which is a mess. Then we will see ...


Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Aquí, Mercedes, desde Barcelona. En nuestro episodio nº 124 (Cambio de imagen en la peluquería), Luisa va a la peluquería con la intención de cambiar su imagen. La primavera le provoca muchos problemas físicos y psicológicos, está más cansada, no tiene energía para nada, está medio depre...y, además, al mirarse al espejo, se ve a sí misma feúcha, anodina, poco atractiva. Necesita una inyección de autoestima. Va a empezar por su pelo, que está hecho un desastre. Después, ya veremos...


Episodio nº 124: Cambio de imagen en la peluquería. Acompañadme si queréis conocer lo que se habla en la pelu. ¡Vamos!





Peluquera :-Hola, ¿qué quiere hacerse?


Luisa :-Pues cortarme y teñirme


Peluquera :-¿Muy cortito?


Luisa :-No, no, quiero media melena, no lo quiero corto del todo


Peluquera :-Muy bien, ¿cómo se lo corto: recto o escalado?


Luisa :-Creo que me gustará más escalado, a capas


Peluquera :-¿Ponemos flequillo?


Luisa :-Sí, pero no en plan cortina, sino un poco irregular


Peluquera :-Escaladito también, ¿verdad?


Luisa :-Sí


Peluquera :-¿Quiere tinte permanente o un baño de color?


Luisa :-Lo más suave


Peluquera :-El baño de color es más suave, no lleva amoniaco, y puede durarle entre ocho y diez lavados. ¿Qué color quiere?


Luisa :-Pues…no sé…algo que me anime un poco la cara


Peluquera :-Vamos a ver, su color natural es castaño claro, ¿quiere probar con un caoba suave?


Luisa :-¿No quedará muy rojo?


Peluquera :-No, qué va, mire éste: es precioso, le iluminará el rostro, le alegrará la cara y se verá más diferente, un poco más sofisticada


Luisa :-Pues eso es lo que necesito, un cambio de imagen, verme diferente


Peluquera :-Pruébelo, yo creo que le va a gustar


Luisa :-De acuerdo, este color está bien. ¿Cuánto tardará todo, más o menos?


Peluquera :-No mucho, una horita en total, incluso menos.





Al final



Peluquera :-Bueno, ¿qué le parece el resultado?


Luisa :-¡Fantástico!, ¡menudo cambio! Justo lo que necesitaba





*******




Ya veis, ¡amigos, todo un lenguaje específico el de las peluquerías! Aunque aquí hemos puesto sólo un 20% de lo que oyes en un salón de peluquería, a mí, al menos, esta jerga me fascina, porque eso es lo que es: toda una jerga, en el sentido del lenguaje propio de un gremio: el de las peluqueras y sus clientas.


Al entrar en una peluquería española, normalmente van a preguntarte qué quieres, de estas formas:



- ¿Qué quiere hacerse?


También oirás:


- ¿Qué haremos?


Evidentemente, no es necesario añadir:


- ¿Qué quiere hacerse en el pelo?



Porque es obvio que ahí vas a hacerte cosas en tu pelo, para eso estás en una peluquería. Se usan mucho los verbos reflexivos porque la clienta, la señora que va a arreglarse el cabello, se hace un arreglo a sí misma, a su propio pelo, aunque no sea ella misma quien lo hace, sino la peluquera.



Por eso Luisa dice:



- Cortarme y teñirme



También se oye:



- Cortar y teñir



Por lo mismo, porque es obvio que no hablas del pelo de tu vecina o de la señora que está a tu lado, sino de tu propio pelo, por lo que añadir el pronombre “me” al final del verbo, puede parecer redundante. Pero normalmente lo oiremos así:



- Cortarme


- Teñirme


- Rizarme 


- Marcarme


Etc.



Sería:



- Cortarme el pelo y teñirme el pelo


(Quiero cortarme y teñirme el pelo)



Pero eso sí que es innecesario, porque todo lo que te harán en la peluquería será sobre tu pelo (bueno, a excepción de la manicura de tus uñas, o cosas así).


La peluquera pregunta:



- ¿Muy cortito?



Luisa lleva una melena muy larga, no se ha cortado el pelo en un par de años y le ha crecido mucho. Pero no quiere cortarse toda la melena, no quiere un corte total, quiere cortarse una parte de su melena, de su pelo largo, por eso dice:



- No, no lo quiero corto del todo, quiero media melena



Se le llama “media melena” cuando te lo cortan por encima de los hombros, más o menos. Es decir, tu melena no reposa sobre tu espalda, sino que queda por encima de tus hombros; tapa tu cuello (la nuca), pero no llega a la espalda.


Luisa necesita verse diferente. Está un poco harta de su pelo largo y quiere algo nuevo, algo que deje su pelo más suelto, con más movimiento.


La peluquera ha entendido: media melena. Pero ahora quiere especificar el tipo de corte, por eso le pregunta a Luisa:




- ¿Cómo se lo corto?




Cómo, de qué manera, con qué estilo.




- ¿Cómo se lo corto, recto o escalado?




Si te cortan el pelo recto quiere decir que cortan recto por abajo, o sea, toda la melena a la misma medida. Pero si el corte es escalado, quiere decir que se hace a capas, es decir, se va cortando por zonas a diferentes longitudes, a diferentes medidas, para que quede más moderno, más desigual, más irregular.



A Luisa le gusta la idea, y asiente:





- Creo que me gustará más escalado, a capas





La peluquera pregunta ahora:





- ¿Ponemos flequillo?





Se usa mucho este verbo en la peluquería. No quiere decir que la peluquera pone un flequillo en algún sitio, no. Es lo mismo que:




- ¿Quiere que le deje flequillo?

- ¿Quiere que le corte flequillo?

- ¿Le hago flequillo?

- ¿Le pongo flequillo?

- ¿Ponemos flequillo?




El flequillo es la parte delantera de tu cabello, que se recorta, se hace más cortito, para que cubra tu frente y te llegue hasta las cejas. Puede ser más largo o más corto, a gusto de las clientas, de las usuarias.


A Luisa le gusta la idea, aunque le precisa un poco:





- Sí, pero no en plan cortina, sino un poco irregular





“En plan cortina” es una forma de comparar. Luisa no quiere un flequillo espeso, recto, como las cortinas de tu sala de estar. Lo quiere moderno también, un poco irregular, con diferentes longitudes repartidas por todo el flequillo. La peluquera lo ha entendido sin problemas, y por eso le ofrece el mismo tipo de corte que el del cabello:





- Escaladito también, ¿verdad?





Un flequillo escalado, con diferentes largos, irregular, suelto, con piquitos. En fin, no como una cortina, sino con más movimiento y más moderno.



Mirad, un corte recto y un flequillo en plan cortina sería el que llevaban los pajes en las antiguas monarquías, esos pajes rubios que aparecen en los cuadros clásicos junto a los reyes, y cuyo corte de pelo parece…¡exactamente una cortinilla! Ja ja ja…todo igualado, recto, con un espeso flequillo igualito, igualito por todos lados que les cubre la frente sin dejar ni un miserable espacio.



Ahora pasamos al color del pelo. Luisa quiere cambiar el color de su pelo, animar un poco su rostro -dice ella-. La peluquera le pregunta qué método de coloración prefiere:




- ¿Quiere tinte permanente o un baño de color?





El tinte es una sustancia que se aplica a algo (al pelo, a una tela, a la piel de vaca o de otros animales, …) para darle color o para cambiar su color original. El tinte es la sustancia con la que se tiñe algo. 




El verbo es:




- Teñir




Teñir es cambiar el color de algo aplicándole una sustancia colorante. Se conjuga como “ceñir”, es decir, la raíz cambia según la persona del verbo. Por ejemplo, el presente de indicativo hace:




Tiño

Tiñes

Tiñe

Teñimos

Teñís

Tiñen




El participio, aplicado a lo que se le ha cambiado el color, es:




- Teñido




frases como:



  • quiero teñirme el pelo
  • tengo el pelo teñido
  • hace mucho que no me tiño, se me ven las canas
  • quiero teñirme de rubio platino
  • no me gustan los tintes, estropean el pelo



etc.



Curiosamente, en España, los establecimientos a los que se lleva la ropa especial para que la laven en seco, por ejemplo, se llaman:




- Tintorerías 




También algunas se anuncian como:


- Lavado de ropa

- Lavado y tinte


Etc.




Pero muchas, aún, se llaman tintorerías, aunque ya no se tiña la ropa tanto como antes, como en otras épocas.




Bueno, pues el tinte de las peluquerías es un método de coloración del cabello que dura bastante tiempo, un par de meses quizás, y por eso se le llama:





- Tinte permanente




No es permanente como si fuera para siempre, pero es bastante duradero, en comparación con otros métodos. Por eso, las sustancias que se usan para teñir el pelo suelen ser más fuertes, precisamente porque dan un color duradero, permanente durante un tiempo considerable.




La otra opción que ofrece la peluquera es:




- Un baño de color




Un baño de color es una coloración más suave que el tinte, con sustancias menos agresivas, y que por lo tanto dura menos tiempo. La coloración del cabello con un baño de color dura la cuarta parte, más o menos, que el cabello teñido, pero es más suave y delicado con el pelo.




Luisa no lo duda, quiere:




- Lo más suave




Y la peluquera le asegura que lo más suave es el baño de color; además no lleva amoniaco. El amoniaco (o amoníaco, que de las dos maneras se dice y ambas son correctas) es una solución química irritante disuelta con otros productos, de fuerte olor y que a algunas personas les produce irritaciones o alergias en el cuero cabelludo.


Palabra que tenéis que conocer:




  • el cuero cabelludo




El cuero cabelludo es la piel de la cabeza donde nace el pelo.





La peluquera le dice además:




- Puede durarle ocho o diez lavados




Los lavados es la medida de la duración del color que nos ponen en la peluquería. No te dicen cuántos días te dura el color porque depende de cuántas veces te duchas y te lavas el pelo (los lavados de cabeza). Si te duchas a diario, el baño de color te durará una semana y media, o dos semanas -depende de tu pelo-. Si te duchas con menos frecuencia, el baño de color te durará tres semanas, un mes,… en fin, depende de la frecuencia de tus duchas y de tus lavados de cabeza.



Ya veis que, en este caso, durar significa permanecer, mantenerse el color en tu cabello. 




La peluquera le pregunta:





- ¿Qué color quiere?




Luisa dice:





- Pues…no sé… algo que me anime un poco la cara



Que es:




- Quiero algo que me anime un poco la cara




Por eso usamos que+subjuntivo, porque se sobrentiende que el “quiero” está elidido, pero determina la frase. 



Luisa lo tiene claro, necesita verse mejor, mirarse al espejo y gustarse, ver una imagen distinta de sí misma que la anime y que le haga pasar el “bajón” que le produce esta estación del año, la primavera. Por eso es sincera y dice no saber muy bien qué es lo que quiere, aunque tiene claro que necesita sentirse mejor, verse más guapa, más animada, estar más a gusto consigo misma.




Animar, aquí, quiere decir mejorar su aspecto, alegrar su cara, darle un poco de alegría a su rostro.





La peluquera la aconseja:




- Vamos a ver, su color natural es castaño claro, ¿quiere probar con un caoba suave?





El pelo puede ser moreno (de color negro), rubio (amarillo, clarito) o castaño (de color marrón), básicamente. Luisa tiene el pelo castaño claro, un marrón suave, no muy oscuro. Para cambiarle un poco la imagen, la peluquera le propone que se dé un baño de color caoba suave


El caoba es un color marrón rojizo, más rojo que marrón. Como es un poquito más intenso que el castaño claro de Luisa, le quedará bien y la hará sentirse bastante diferente. No es un caoba rojo pasión, rojo carmín, sino un caoba muy suave, más cercano a su color natural.



Luisa manifiesta un cierto temor:




- ¿No quedará muy rojo?

- ¿El resultado final no será demasiado rojo?




Pero la peluquera sabe qué decir:




- No, qué va, mire éste: es precioso, le iluminará el rostro, le alegrará la cara y se verá más diferente, un poco más sofisticada





Le iluminará el rostro significa que le dará luz a su cara, la resaltará. Le dice también que le alegrará la cara y que se verá diferente, más sofisticada. 


Sofisticada, en un momento de bajón, puede sonarte muy estimulante. Sofisticado o sofisticada quiere decir que te van a hacer algo refinado y elegante, que te vas a ver un cabello exquisito y un aspecto refinado y glamuroso, que vas a resultar más sensual y encantadora…Al menos, esa es la intención de la peluquera.



Y lo consigue. Al oír esas palabras, Luisa se ilusiona con ese cambio y acepta todas esas propuestas:





- Pues eso es lo que necesito, un cambio de imagen, verme diferente






Necesito todo eso que usted acaba de decirme, necesito ese cambio de imagen, verme diferente, verme:


- Encantadora

- Sensual

- Elegante

- Sofisticada 



Un cambio de imagen es un cambio de aspecto



Tú tienes una imagen, la que tú mismo o tú misma percibes cuando te miras al espejo, así como la que ven los otros cuando te miran. 



Tu imagen es tu aspecto externo, tu apariencia, los rasgos de tu cara, tus características físicas visibles, tu estilo de vestir, de peinarte, de moverte,...todo lo que compone tu apariencia externa. 



Recuérdalo: tu imagen es tu aspecto, tu apariencia, tu fisonomía, tu presencia física, tu figura con todas las características externas que te definen.



Cuando quieres un cambio de imagen quieres cambiar alguna, o varias, de esas características y verte diferente a como estabas antes; y que los demás también te vean diferente, un poco diferente o muy diferente, depende de cuántos cambios hagas en tu apariencia física, en tu aspecto.




Cuando termina todo el proceso, después de una hora de lavar, cortar y colorear su pelo, la peluquera le pregunta:





- Bueno, ¿qué le parece el resultado?





El resultado es el efecto final de todo este proceso, la imagen de Luisa después de hacerle un sofisticado corte de pelo y de aplicarle un baño de color caoba.



Pues mirad, amigos, esta vez ha valido la pena. Nuestra amiga está encantada de haberse conocido. Se ve muy guapa en el espejo, se ve diferente, más atractiva, más alegre, diferente, con una imagen mucho más gratificante que la que tenía cuando llegó a la peluquería.




Es sincera y dice finalmente:





- ¡Fantástico!, ¡menudo cambio! Justo lo que necesitaba





Bueno, nos alegramos por ella. Cuando uno está “tontito”, tristón, con el ánimo por los suelos, a veces un pequeño cambio te hace ver lo mejor de ti y te anima un montón. Puede ser la conversación con un buen amigo, una buena cena con tu pareja, una visita al psicólogo, un reflexión budista de unas cuantas horas,…o una visita a la pelu, ¿por qué no?







Escuchemos de nuevo el diálogo:







Peluquera :-Hola, ¿qué quiere hacerse?

Luisa :-Pues cortarme y teñirme

Peluquera :-¿Muy cortito?

Luisa :-No, no, quiero media melena, no lo quiero corto del todo

Peluquera :-Muy bien, ¿cómo se lo corto: recto o escalado?

Luisa :-Creo que me gustará más escalado, a capas

Peluquera :-¿Ponemos flequillo?

Luisa :-Sí, pero no en plan cortina, sino un poco irregular

Peluquera :-Escaladito también, ¿verdad?

Luisa :-Sí

Peluquera :-¿Quiere tinte permanente o un baño de color?

Luisa :-Lo más suave

Peluquera :-El baño de color es más suave, no lleva amoniaco, y puede durarle entre ocho y diez lavados. ¿Qué color quiere?

Luisa :-Pues…no sé…algo que me anime un poco la cara

Peluquera :-Vamos a ver, su color natural es castaño claro, ¿quiere probar con un caoba suave?

Luisa :-¿No quedará muy rojo?

Peluquera :-No, qué va, mire éste: es precioso, le iluminará el rostro, le alegrará la cara y se verá más diferente, un poco más sofisticada

Luisa :-Pues eso es lo que necesito, un cambio de imagen, verme diferente

Peluquera :-Pruébelo, yo creo que le va a gustar

Luisa :-De acuerdo, este color está bien. ¿Cuánto tardará todo, más o menos?

Peluquera :-No mucho, una horita en total, incluso menos.



Al final



Peluquera :-Bueno, ¿qué le parece el resultado?


Luisa :-¡Fantástico!, ¡menudo cambio! Justo lo que necesitaba





Hasta muy pronto, queridos amigos. No faltéis a nuestra próxima cita. Otra cosa no, pero lenguaje del bueno seguiréis aprendiendo…Aquí os esperamos. Nosotros, por nuestra parte, no faltaremos. Un abrazo. Adiós.

 





 © Spanishpodcast, 2007-2017