Me estoy enamorando

  


Me estoy enamorando


Helo and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 126th episode (Me estoy enamorando) Maria and Susan make an exchange to improve their respective languages: Maria wants to improve her English, and Susan wants to improve her Spanish. Today Susan is telling Maria she met a guy from Barcelona, Michael, who loves and who she believes is falling in love with him. Let´s go listen to their conversation.


Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio número 126 (Me estoy enamorando), María y Susan hacen un intercambio para mejorar sus respectivos idiomas: María quiere mejorar su inglés, y Susan quiere mejorar su español. Hoy Susan le explica a María que ha conocido a un chico de Barcelona, Miguel, que le gusta mucho y del que cree estar enamorándose. Oigamos su conversación.


Susan:  María, he conocido a un chico muy atractivo

María:    ¿Ah, sí?, ¿cómo se llama?

Susan:  Miguel, es de aquí, de Barcelona y nos vimos varias veces

María:    Ah, os visteis y…¿ya se acabó?

Susan:  No, no, nos vemos…

María:    Quieres decir que os habéis visto varias veces, que habéis quedado varias veces

Susan:  Sí, eso, hemos quedado cuatro veces

María:    ¿Y dónde os habéis conocido?

Susan:  En el bar que está debajo de mi casa. Voy a trabajar allí con el ordenador porque hay wifi

María:    Vale, a ver, explícame un poquito, ¿cómo es?

Susan:  Es normal, bueno…, un poco alto, moreno, guapo, simpático, y es encanto para mí

María:    Así que, es un encanto

Susan:  Sí, es un encanto y él gusta mucho

María:    Espera, espera, tienes que decir: “Me gusta mucho”

Susan:  Sí, espera, repito, quiero aprender esto bien: Miguel me gusta mucho. Creo que soy enamorando con él

María:    O sea, que te gusta mucho y crees que te estás enamorando     de él 

Susan:  Sí, me gusta mucho. Creo que te…no, sorry…, me estoy enamorando de él 

María:    ¿Y tú, le gustas a él?

Susan:  Ay, no sé decir eso…Bueno, espera, diré: yo gusta también él…, sorry, a él 

María:    Yo te enseño, mira: yo también le gusto a él. O simplemente: sí, yo también le gusto

Susan:  María, tú también eres un encanto; gracias por tu paciencia. Pues…sí, creo que yo también le gusto a él

María:    ¿Te lo ha dicho?

Susan:  Sí, hace dos noches, él me dijo: “Susan, me gustas mucho, te adoro”

María:    ¿Vaya! Se nota que eso te llegó al alma, ¿eh? Lo has repetido sin un sólo error…ja ja ja

Susan:  Sí, cuando él habla de los sentimientos, yo no puedo olvidar esas frases

María:    Ay, ay, ay,…te veo muy colada por Miguel

Susan:  ¿Muy “colada”?, no sé qué es “colada”

María:    Estar colada por alguien es estar enamorada de alguien, sentir amor y atracción por esa persona

Susan:  Es verdad, Miguel encanta

María:    ¿A quién?

Susan:  Yo encanta

María:    Fíjate, Susan di: “Miguel me encanta”

Susan:  Oh, sí, Miguel me encanta, me encanta

María:    Ya veo que estás loca por él

Susan:  ¿Loca?,¿crazy?

María:    Estar loca por alguien es lo mismo que estar colada, es estar enamorada

Susan:  Yo creo quiero Miguel y Miguel quiere a mí

María:    Pero si sólo os habéis visto cuatro veces…bueno, de todas for    mas vamos a repasar lo que has dicho; es: “quiero a Miguel y él me quiere a mí. O mucho más fácil: nos queremos

Susan:  Espera, María, quiero escribir todas estas frases. Las necesito para hablar con Miguel. Me gusta esta última, es más fácil: nos queremos

María:    O sea, que no es una historia más, no es un ligue de fin de semana

Susan:  No es un ligue, es más importante, es diferente

María:    Bueno, seguiremos hablando, veo que esto podría llegar a ser algo más, quizás el principio de una relación. Ya se verá…

Susan:  Sí, yo también digo: ya se verá…


 





Susan estaba deseando encontrarse con María para contarle lo que le ha pasado durante los últimos quince días.

Susan y María hacen un intercambio de dos días a la semana. Hablan unos cuarenta minutos en inglés y otros cuarenta en español.

La semana pasada, María estuvo de viaje y no pudieron hacer su intercambio, pero resulta que, en quince días, a Susan le han pasado muchas cosas, entre otras que ha conocido a un chico de Barcelona que le gusta…¡muchísimo!

Nada más empezar el tiempo que dedican a hablar en español, Susan dice:


- María, he conocido a un chico muy atractivo


Así se lo decimos a otro cuando hablamos de un contacto nuevo y reciente con otra persona:


- He conocido a alguien (si no queremos especificar)

O:

- He conocido a un chico


Y si queremos expresar que nos parece muy guapo, decimos:


- He conocido a un chico muy atractivo



Una persona nos resulta atractiva cuando nos atrae, nos seduce, nos parece guapa, interesante y seductora. Si dices que un chico es atractivo es porque lo ves guapo, seductor, deseable, e incluso sensual.




María se sorprende:


- ¿Ah, sí?

- ¿Cómo se llama?


Susan le cuenta que se llama Miguel y que es de Barcelona. Y añade:



- Nos vimos varias veces



Susan usa el indefinido en español, traducción literal del inglés: we met. Pero, en español, si dices: “nos vimos”, es que nos vimos unas cuantas veces y después se terminaron los encuentros, se interrumpieron.


María sabe lo que Susan quiere decir, pero le hace esa pregunta:



- Ah, ¿y ya se acabó?



Para que su amiga piense. 


Susan dice:



- No, no, nos vemos, nos vemos,…



María le enseña:



- Quieres decir que os habéis visto varias veces, que habéis quedado varias veces



Y usa el pretérito perfecto precisamente porque este tiempo verbal indica un proceso pasado y presente aún, algo que todavía no ha terminado; indica que lo que explicamos, aún continúa cuando hablamos en nuestro presente. 



En este caso:


- Verse 


Y:


- Quedar



O:



- Haberse visto


- Haber quedado



Es similar: se han encontrado varias veces, se han visto varias veces o han quedado -se han citado- en varias ocasiones.





No sólo lo usamos para describir citas que ya se han tenido, sino que también podemos darle un sentido futuro al decirlo, porque la cita ya está previamente concertada. Por ejemplo:



- Esta tarde he quedado con los amigos para ir a dar una vuelta (ahora es por la mañana, pero nos llamamos anoche para quedar hoy por la tarde)


O:


- Mañana he quedado con Luis para ir al teatro (hemos hablado hace un rato y hemos quedado para mañana)


O:


- Hemos quedado el viernes de la próxima semana para hacer la cena anual de la empresa






A Susan le gusta repetirlo, para memorizarlo:



- Sí, eso, hemos quedado cuatro veces



María también le pregunta dónde se han conocido (mismo tiempo verbal: hace muy poco) y Susan le dice que se han conocido en el bar que está debajo de su casa y en el que hay wifi para trabajar con su ordenador.


María le pide que le explique cómo es Miguel. Susan dice:



- Es normal, bueno…, un poco alto, moreno, guapo, simpático y es encanto para mí



Alto, moreno y guapo…,¡mmmm! Suena bien. Y además, simpático. En español, decimos que una persona es simpática cuando es cordial, agradable, extrovertida, sociable. Lo contrario de simpático es soso, antipático, desagradable. Pero simpático es ser muy tratable, muy campechano; que tienes un carácter abierto y expansivo, e incluso afectuoso. En algunas ocasiones puede tener un significado similar al de gracioso, pero no siempre.



Lo decimos mucho, lo de simpático, cuando queremos describir a alguien con varias de las características que acabamos de ver.


Y Susan añade:



- Y es encanto para mí



Ella ha oído eso en algún lugar, pero fijaos porque en español decir que alguien “es encanto”, no se entiende. Falta un simple “un” para que la frase tenga sentido.

Si decimos que:



- Miguel es un encanto



Entonces sí que se entiende, y muy bien. Y no hace falta especificar “para mí”. Cuando dices que alguien “es un encanto”, es porque tú lo consideras un encanto.


Ser un encanto es tener unas cualidades que te gustan mucho, que te encantan; es ser muy agradable, ser una delicia de persona.

El verbo es:



- Encantar

(Me encantan los helados de pistacho, nos encanta viajar por todo el mundo, le encantan los chicos simpáticos,…)



El sustantivo es:

- Encanto 

(También se dice que alguien tiene mucho encanto: Bruno es un tío muy serio, pero tiene mucho encanto)



O dándole función de adjetivo, a modo de comparación:

- Ser un encanto

(Isabel es una persona amable, cordial,…es muy alegre, siempre puedes contar con ella para cualquier cosa, siempre está dispuesta a ayudarte…¡es un encanto!)



Y el adjetivo propiamente dicho:

- Encantador

(Luis es encantador, es un cielo; o: me encanta Patricia, es una persona adorable, es encantadora…)



Susan lo dice bien, ahora:



- Ah, sí, es un encanto



Y añade:



- Y él gusta mucho



Amigas y amigos, vosotros lo sabéis bien: un verbo facilísimo para nosotros, los nativos, pero lleno de problemas para los que estudiáis español. Vamos a ver un poquito el verbo gustar.




Puedo decir:




- Me gustan los helados


- Te gusta la paella


- Le gustan los chicos morenos


- Le gustan las chicas simpáticas


- Nos gusta el jamón ibérico


- Nos gustan las novelas de misterio


- Les gusta el cine





¿Qué pasa aquí?





Pues que:



- Los helados

- La paella

- Los chicos morenos

- Las chicas simpáticas

- El jamón ibérico

- Las novelas de misterio

- El cine



Son el sujeto de la oración y el verbo “gustar” concuerda con él, es decir:




- Los helados gustan

- La paella gusta

- Los chicos morenos gustan

- Las chicas simpáticas gustan

- El jamón ibérico gusta

- Las novelas de misterio gustan

- El cine gusta




Pero cuando usamos gustar no es suficiente con decir qué es lo que gusta, sino que necesitamos siempre decir a quién le gusta eso:






- Los helados gustan a mí

- La paella gusta a ti

- Los chicos morenos gustan a ella

- Las chicas simpáticas gustan a él

- El jamón ibérico gusta a nosotros

- Las novelas de misterio gustan a vosotros

- El cine gusta a ellos o a ellas




O sea:




- Me gustan los helados

- Te gusta la paella

- Le gustan los chicos morenos

- Le gustan las chicas simpáticas

- Nos gusta el jamón ibérico

- Nos gustan las novelas de misterio

- Les gusta el cine




¿Lo veis?


Pero fijaos bien, porque primero hay que entender esto: quién es el sujeto de gustar y a quién gusta, y en el mismo momento que hemos entendido esto, cambiar el chip y asumir que, en español, aparece siempre primero el complemento indirecto: el “a quién” le gusta…(lo que sea), con su correspondiente pronombre. Hay que acostumbrarse a este orden y practicar con él.




Y lo mismo si el sujeto es un infinitivo o una frase con él, como:



- Me gusta viajar

- Te gusta fumar mientras lees

- Le gusta ir de marcha (a él o a ella)

- Nos gusta ir al cine los sábados

- Os gusta oír podcasts

- Les gusta cenar fuera (a él y a ella, a ellos, o a ellas)





Y, además, tenemos que saber que cuando hablamos de personas y decimos que alguien te gusta, muchas veces estamos hablando de sentimientos amorosos, de atracción. Cuidado con esto, porque si tú le dices a un chico o a una chica:



  • Me gustas



Le estás haciendo una declaración de amor. No es lo mismo que decir: te quiero o estoy enamorado de ti, pero sí le estás diciendo que lo encuentras atractivo, que te inspira sentimientos de deseo, que para ti es un placer estar con él, que te encanta su compañía, etc. etc.


¿Lo veis?



Susan todavía no domina este lío de pronombres y al intentar decir que Miguel le gusta, piensa:


- Él

- Él gusta

- Él gusta mucho




Ella sabe que le gusta a ella, pero no recuerda cómo decirlo. La secuencia:



- Miguel

- Gusta

- Mucho

- A mí




- Miguel me gusta mucho

- Él me gusta mucho





Si eres tú la que siente la atracción hacia él, dices:


- Me gusta

- Luis me gusta



Pero si es el otro el que siente atracción hacia ti, es:


- Le gusto

- Yo le gusto a Luis





Amigos, siempre mirando la terminación del verbo, porque los nativos no decimos el pronombre sujeto, casi nunca decimos:




- Yo le gusto a él


Decimos:


- Le gusto

- Sí, yo también le gusto






No decimos:


- Tú me gustas a mí


Decimos:


- Me gustas







No preguntamos:


- ¿Yo te gusto a ti?


Preguntamos:


- ¿Te gusto?






Por eso Susan decía:


- Él gusta mucho




Y María:


- Espera, espera, tienes que decir: “Me gusta mucho”




Susan lo repite encantada:


- Sí, espera, repito, quiero aprender esto bien: Miguel me gusta mucho




Y añade:



- Creo que soy enamorando con él




Ese es otro de los problemillas, cuando hablas de amor en español y traduces del inglés, por ejemplo.


No es:


- Soy enamorando con él


Sino:



- Me estoy enamorando de él




Fijaos:



- Me estoy enamorando



Susan usa aquí el estoy + gerundio para indicar que está en pleno proceso de enamoramiento. No está ya completamente enamorada, ni se ha enamorado del todo, no todavía. Pero Miguel le gusta mucho, muchísimo, tanto que  cree que se está enamorando de él:




- Creo que me estoy enamorando de él





Siempre con pronombre:


- Me estoy enamorando

- Te estás enamorando

- Se está enamorando



Y siempre:




- De alguien





O sea:


- Me estoy enamorando de ti

- Te estás enamorando de ella

- Se está enamorando de Juan

- Se está enamorando de Sonia

- Se están enamorando (el uno del otro)






Por eso, María se lo repite en segunda persona, para que Susan se fije:





- O sea, que te gusta mucho y crees que te estás enamorando de él




Susan lo caza al vuelo:



- Sí, me gusta mucho. Creo que te…, no…, sorry, …me estoy enamorando de él





Para acabar de rizar el rizo, María le pregunta:



- ¿Y tú, le gustas a él?




Susan se sincera:




- Ay, no sé decir eso…Bueno, espera, diré: yo gusta también él, sorry…a él





María, que es un solete, la corrige pacientemente:



- Yo te enseño, mira

- Yo también le gusto a él




O, simplemente:



- Sí, yo también le gusto





Susan lo repite, encantada de entenderlo:


- María, eres un encanto, gracias por tu paciencia

- Pues…sí, creo que yo también le gusto a él




María quiere saber si es una intuición de Susan o si Miguel se lo ha dicho, le ha dicho que le gusta:



- ¿Te lo ha dicho?



Susan, encantada de poder contarlo, le explica que hace un par de noches, Miguel le dijo:




- Susan, me gustas mucho, te adoro




¡Y lo dice perfecto! María se asombra:


- ¡Vaya! Se nota que eso te llegó al alma, ¿eh? Lo has repetido sin un solo error…ja ja ja…




Susan confiesa que las frases de amor de Miguel no las olvida, que las recuerda perfectamente.


Miguel le ha dicho:


- Me gustas mucho

- Te adoro



Porque entre estos verbos que hablan de atracción, de deseo, de feeling, de amor, hay algunos grupos que os pueden facilitar su uso. Son:






- Me gustas (tú gustas a mí)

- Me encantas (tú encantas a mí)

- Me vuelves loco (tú vuelves loco a mí)

- Le gusta (Rita le gusta a Bruno)

- Le encanta (Diego le encanta a Maribel)

- La vuelve loca (Víctor vuelve loca a Penélope)

- Lo vuelve loco (Ingrid vuelve loco a David)




O este otro grupo:


- Te adoro (yo adoro a ti)

- Te quiero (yo quiero a ti)

- Te amo (yo amo a ti)

- La adora (Miguel adora a Susan)

- Lo adora (Lola adora a Paco)

- La quiere (Luis quiere a Rebeca)

- Lo ama (Susana ama a su jefe)

- La amo (yo amo a Paula)

- La ama (él ama a Paula)



Etc.etc.



O:


- Estoy loco por ti


- Me estoy enamorando de ti (proceso)


- Estoy enamorado de ti (siento amor por ti)


- Me he enamorado de ti (proceso terminado)







Chicos, pensad en vuestra chica y decid:



- Me gusta

- Me encanta

- La quiero

- La adoro

- La amo






Chicas, pensad en vuestro amor, y decir:



- Me gusta

- Lo quiero (o le quiero)

- Lo adoro

- Lo amo (o le amo)

- Me encanta 







Cuando María le dice a Susan:




- Ay, ay, ay,… te veo muy colada por Miguel






Susan se queda atónita:




- ¿Colada?, no sé qué es “colada”






Por eso, María le explica que:




- Estar colada por alguien 




Es:


- Estar enamorada de alguien

- Sentir atracción por alguien

- Sentir amor por alguien






Susan está de acuerdo:



- Sí, es verdad, Miguel encanta




Y María le hace ver que falta algo en esa frase:


- Fíjate, Susan, di: “Miguel me encanta”



Y María le da otra frase coloquial para que Susan amplíe sus expresiones sobre el tema:




- Ya veo que estás loca por él




Susan precisa:



- ¿Loca?, ¿crazy?  



Estar loca por alguien es lo mismo que estar colada, lo mismo que estar enamorada.




De nuevo Susan está de acuerdo con María:




- Sí, quiero Miguel y Miguel quiere a mí




¡Mecachis! Ha usado todo bien, o casi, pero aquí falta lo fundamental, una triste y solitaria aque hace que todo tenga sentido. Por eso, María dice:




- A ver, a ver, esto es importante, vamos a repasarlo




- Quiero a Miguel y

- Él me quiere a mí




O más fácil:



- Nos queremos 




Esto es fundamental, la “a” siempre acompaña a “querer” cuando se quiere a personas (o a mascotas, a veces):




No está con objetos o con verbos:


- Quiero un coche nuevo

- Quiero un iPad

- Quiero un trabajo bien pagado

- Quiero una buena receta de paella

- Quiero hacer un pastel de chocolate

- Quiero irme de vacaciones

- Quiero viajar a España

- Quiero perfeccionar mi español

- Quiero aprender swahili




Pero:



- Quiero a Miguel

- Quiero a mis padres

- Quiero mucho a mi hermano pequeño

- Quiero a mi país

- Quiero a Marta




O:




- Adoro a mi bebé

- Adoro a mis amigos de la infancia

- Adoro a Luis

- Adoro a Sara





Susan escribe y escribe. Quiere aprender bien estas frases para expresar sus sentimientos.



Le encanta:



- Nos queremos



Para expresar que ella quiere a Luis y Luis la quiere a ella.




Finalmente, María ve que la cosa va en serio, por eso le dice.





- O sea, que no es una historia más, no es un ligue de fin de semana




Y Susan, muy seria, dice:



- No es un ligue, es otra cosa



María le comenta que todo esto parece el principio de una relación, pero que:


- Ya se verá…


Y que, por supuesto, en el futuro, seguirán hablando de ello…


                       **********




Bien, amigos, vamos a escuchar de nuevo el diálogo entre María y Susan para entenderlo mucho mejor, ahora que lo hemos trabajado a fondo:


Susan: María, he conocido a un chico muy atractivo

María:   ¿Ah, sí?, ¿cómo se llama?

Susan: Miguel, es de aquí, de Barcelona y nos vimos varias veces

María:   Ah, os visteis y…¿ya se acabó?

Susan: No, no, nos vemos…

María:   Quieres decir que os habéis visto varias veces, que habéis quedado varias veces

Susan: Sí, eso, hemos quedado cuatro veces

María:   ¿Y dónde os habéis conocido?

Susan: En el bar que está debajo de mi casa. Voy a trabajar allí con el ordenador porque hay wifi

María:   Vale, a ver, explícame un poquito, ¿cómo es?

Susan: Es normal, bueno…, un poco alto, moreno, guapo, simpático, y es encanto para mí

María:   Así que, es un encanto

Susan: Sí, es un encanto y él gusta mucho

María:   Espera, espera, tienes que decir: “Me gusta mucho”

Susan: Sí, espera, repito, quiero aprender esto bien: Miguel me gusta mucho. Creo que soy enamorando con él

María:   O sea, que te gusta mucho y crees que te estás enamorando     de él 

Susan: Sí, me gusta mucho. Creo que te…no, sorry…, me estoy enamorando de él 

María:   ¿Y tú, le gustas a él?

Susan: Ay, no sé decir eso…Bueno, espera, diré: yo gusta también él…, sorry, a él 

María:   Yo te enseño, mira: yo también le gusto a él. O simplemente: sí, yo también le gusto

Susan: María, tú también eres un encanto; gracias por tu paciencia. Pues…sí, creo que yo también le gusto a él

María:   ¿Te lo ha dicho?

Susan: Sí, hace dos noches, él me dijo: “Susan, me gustas mucho, te adoro”

María:   ¿Vaya! Se nota que eso te llegó al alma, ¿eh? Lo has repetido sin un sólo error…ja ja ja

Susan: Sí, cuando él habla de los sentimientos, yo no puedo olvidar esas frases

María:   Ay, ay, ay,…te veo muy colada por Miguel

Susan: ¿Muy “colada”?, no sé qué es “colada”

María:   Estar colada por alguien es estar enamorada de alguien, sentir amor y atracción por esa persona

Susan: Es verdad, Miguel encanta

María:   ¿A quién?

Susan: Yo encanta

María:   Fíjate, Susan di: “Miguel me encanta”

Susan: Oh, sí, Miguel me encanta, me encanta

María:   Ya veo que estás loca por él

Susan: ¿Loca?,¿crazy?

María:   Estar loca por alguien es lo mismo que estar colada, es estar enamorada

Susan: Yo creo quiero Miguel y Miguel quiere a mí

María:   Pero si sólo os habéis visto cuatro veces…bueno, de todas for    mas vamos a repasar lo que has dicho; es: “quiero a Miguel y él me quiere a mí. O mucho más fácil: nos queremos

Susan: Espera, María, quiero escribir todas estas frases. Las necesito para hablar con Miguel. Me gusta esta última, es más fácil: nos queremos

María:   O sea, que no es una historia más, no es un ligue de fin de semana

Susan: No es un ligue, es más importante, es diferente

María:   Bueno, seguiremos hablando, veo que esto podría llegar a ser algo más, quizás el principio de una relación. Ya se verá…

Susan: Sí, yo también digo: ya se verá…


 





                 * * * * 




Bien, esperamos que ahora podáis comunicar vuestros sentimientos amorosos en español y que la otra persona sepa exactamente lo que le estáis diciendo.

Gracias por escucharnos. Muchos saludos y hasta pronto.




http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org




















 







 © Spanishpodcast, 2007-2017