TV Shows

  



TV Shows

(Series de televisión)


Hello dear friends and welcome to Spanishpodcast. Ana and Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 130th episode (TV Shows) we are are going to have a conversation in order to analize the phenomenon of tv series, series that have raised incredibly their quality and variety in the last twenty years. We will talk mostly about american tv shows that have been a worldwide success, and we’ll try to analize the keys of this so called revolution.

Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Ana y Mercedes os hablan desde Barcelona. En nuestro episodio número 130 (TV Shows) vamos a mantener una conversación para analizar el fenómeno de las series televisivas, cuya calidad y variedad han experimentado un auge sin precedentes en los últimos veinte años. Hablaremos básicamente de series americanas que han sido un éxito extraordinario en las televisiones de todo el planeta, e intentaremos analizar las claves de esto que tantas veces se ha llamado revolución en la televisión.



Mercedes: Hola Ana, ¿cómo estás?

Ana: Bien, gracias, Mercedes

Mercedes: Oye, gracias por estar de nuevo en Español Podcast para hablar de temas que nos interesan a todos y que pueden ayudar a mejorar el español de las personas que lo estudian.

Eeeeh, a ver:

Lost, Los Soprano, The Wire, True Blood, Mujeres Desesperadas (Desperates Housewives), House, Weeds, Dexter, Californication, Nip Tuck, …nombres todos ellos que hacen referencia a series de televisión de gran éxito en la última década. Ana, ¿a qué se debe este fenómeno?

Ana: Bueno, realmente es un fenómeno que ha cambiado, incluso revolucionado, el panorama televisivo en Estados Unidos, y en consecuencia el de muchos otros países.

Hoy en día, casi todo el mundo está enganchado a alguna serie de calidad. Yo, por ejemplo, he seguido durante mucho tiempo Lost, y ahora veo Weeds

¿Cuáles son tus series favoritas, Mercedes?

Mercedes: ¿Mis series favoritas? Pues, mira, tengo varias, pero te voy a citar un par que me gustan mucho. Veo Mujeres Desesperadas y veo también House, pero después hablaremos de muchas otras.


Ana: Volviendo a tu pregunta, Mercedes, ¿cómo hemos llegado a tener series de tanta calidad?

Pues, posiblemente, gracias a la batalla por la audiencia y por las suscripciones a las televisiones de pago que se libra en EEUU.

Esa batalla ha estimulado a las cadenas a competir por sectores de telespectadores más específicos y fieles en sus suscripciones, con lo cual el riesgo y la innovación se han vuelto requisitos indispensables para el éxito de sus productos.

Las nuevas series de televisión de las que hablamos, son productos rentables, y además, ayudan a consolidar una imagen de la cadena (como una imagen de marca, digamos...), más transgresora, innovadora, etc. según el caso.

Así que, a día de hoy, todo el mundo quiere hacer buenas series de televisión, porque se ha convertido en la manera de ganar dinero y ganar prestigio, que al final, desemboca en ganar dinero.

Mercedes: Eso, claro, es desde el punto de vista empresarial, ¿no, Ana? Pero, desde el punto de vista de los espectadores y de los creadores, ¿cuál ha sido realmente el cambio?

Ana: Bueno, desde el punto de vista de los creadores y los espectadores, es indudable que ha habido un cambio, digamos, en la sensibilidad en cuanto a temáticas, a complejidad y al realismo con el que se abordan los temas. 

Hay que pensar que parte de los guionistas y directores que hoy trabajan en las series de televisión, vienen de hecho del cine, lo que ha aportado mucha calidad en todos los sentidos. El creador de  la serie A Dos Metros bajo Tierra, por ejemplo, era el guionista de American Beauty. O el director de In Treatment (En Terapia) es Rodrigo García (el hijo de Gabriel García Márquez), que es un reconocido director de cine.

En fin, ha habido un cambio de concepción de lo que son las series de televisión, y en ese cambio, hay una televisión de pago con nombre propio en este asunto: la HBO.

Mercedes: Son los de ..., bueno, esta serie que has citado, ¿no?, los de A dos metros bajo tierra, eeeh... Los Soprano; nada menos que Sexo en Nueva York, también, ¿no?… entre otras. He oído que las series de la HBO las llaman series de autor. De hecho, me parece que tenían un eslogan que decía: “No es televisión, es HBO”. En inglés: It’s not tv, it’s HBO.

Ana: Pues sí, la HBO ha sido pionera en muchas cosas, y entre ellas, en cambiar la política respecto a las series de televisión, lo que comentábamos ¿no? Empezaron este cambio en los años 80 y en los 90, y apostaron por un tipo distinto de ficción. El ex-presidente de la HBO, Chris Albrecht, decía  respecto a su filosofía creativa:, que tenía estos puntos que te voy a comentar:


1. El primero: no hagas caso de lo que digan los estudios de mercado, sino de tu criterio

2. El segundo: sé original

  1. El tercero: respeta la inteligencia de tu audiencia

Mercedes: ¡Importantísimo...!

Ana: Un punto muy importante

4. Y el cuarto: los valores de HBO son literarios; decía: cultiva el talento, la libertad creativa y atrae a los mejores

Debido a esto, atrajeron a buenos creadores y siguieron una particular estrategia que fue convertir a los guionistas en productores ejecutivos, es decir, en aquellas personas que toman decisiones creativas sobre el casting, las localizaciones etc. Los que mandan, en resumen. 

Entonces, pues..., bueno,  gracias a todo esto, ¿no? a la iniciativa de la HBO, que luego siguieron otras cadenas, como la ABC, la Time, etc. estamos asistiendo a un fenómeno que ha despertado un gran entusiasmo entre espectadores, entre críticos, entre cineastas, que...bueno, no podemos saber aún cual será su verdadero calado en la televisión que está por venir, pero lo que sí sabemos es que hace tan sólo quince o veinte años, este fenómeno era inimaginable. Una gran narrativa dotada de una gran personalidad en una pantalla pequeña: ¡magia!

Mercedes: Oye, ¿sabes una cosa? Al hablar de series de televisión, y de todo este cambio, me estaban viniendo automáticamente a la cabeza...pues, series muy antigua que yo había visto, ¿no?, como por ejemplo...(yo no sé si las habrás oído, o habrás visto alguna), pues...


- Viaje al fondo del mar (que creo que en inglés era: Voyage to the bottom of the sea, -con mi pronunciación peculiar...-)

- Embrujada (que era divertidísima : Bewitched)

- Misión Imposible (Mission:Impossible)

- La Mujer Biónica (The Bionic Woman)


Ana: De La mujer Biónica me acuerdo, que tenía aquella sintonía de entrada, con una sonido así como metálico que emulaba el brazo de...

Mercedes: Sí, pero no lo sé imitar...

Ana: No, no, ...claro, claro...

Mercedes: No, no sé hacer la sintonía. Y...y eran series que yo las veía con fruición, porque tenían...bueno, con aquel doblaje que tenían de Puerto Rico porque entonces no había..., hace tantos años no había un doblaje establecido en español para las series de televisión. Y, bueno, en aquel tiempo, nos parecían las voces más elegantes, glamourosas y sexys del universo. Eran muy entrañables.

Recuerdo también series posteriores, bastante divertidas, ¿no?, como Pipi Calzaslargas, o Heidi o DragonBall, entre las que eran para niños, infantiles. Y después series como Kung Fu, o Magnum o Luz de Luna, que era fantástica. 

Ana: Luz de Luna era fantástica

Mercedes: Y más tarde llegaron series como Twin Peaks, Expediente X, Friends…

Lo cierto es que cuando me acuerdo de las series más antiguas, aunque a mí me encantaban, lo que me viene a la cabeza es una cierta inocencia de las tramas, de los argumentos, incluso de algunos personajes. Los buenos estaban mucho más definidos, los malos eran retorcidamente malos, y las tramas eran bastante lineales, muy secuenciales.

Ana: Bueno, yo creo que grandes series ha habido en todos los tiempos, igual que grandes películas. Seguro que te acuerdas de Colombo, por ejemplo, que era una gran serie con un gran personaje central. Colombo era un maestro del desconcierto y además supuso una ruptura del arquetipo del policía investigador de homicidios que se venía practicando.

Pero sí que es verdad, es cierto, que antes era menos frecuente encontrar en la televisión personajes protagonistas deliberadamente ambiguos en su moral, como Toni Soprano, Nancy Botwin o House.

Los personajes se han oscurecido, se han vuelto más complejos, con más ángulos desde los que se pueden ver y con menos certezas en su interior. Muchos de ellos son personajes que están perdidos, que están buscando quizás los modelos de aquellos arquetipos cerrados de otras épocas, pero que ya no son capaces de encontrarlos en sí mismos.

Esta ruptura de los personajes con una identidad definida y constante, con unos valores morales únicos, se refleja también en lo que está pasando con los géneros en las series.

Los géneros también han dejado de ser únicos y perfectamente definidos, y tienden a cruzarse.

*True Blood, por ejemplo, (que es una serie que también está muy bien) mezcla la literatura de vampiros con la novela romántica.

*Lost: para quien haya visto Lost, transita entre aventura, el terror, la ciencia ficción…y, bueno, casi un poco de todo está en Lost, ¿no? 

Weeds, por ejemplo, es un ejemplo interesante pero como ejemplo de cine independiente estadounidense. Para mí el referente más claro de Weeds es Tod Solondz, el director de Happiness, pero aquí, en la serie, en versión marihuana y con familia traficante; y un poco más light.

Pero, bueno, en resumen, las series -o algunas de estas series- se han vuelto más profundas, tienen más estilo, pero, sobre todo, yo creo que la clave del éxito de las series es que son capaces de conectar con el mundo que nos rodea, un mundo en deconstrucción, que va un poco a la deriva y que está lleno de miedo. Entonces, consiguen conectar con este mundo, lo plasman y dejan al espectador -que eso también es algo interesante- hacer el resto del trabajo, completar la imagen.

Lo curioso es que los espectadores están encantados de hacer este otro trabajo de análisis, en realidad, el análisis del mundo en el que vivimos.

Mercedes: Oye, una cosa, hay un aspecto un tanto colateral a todo este mundillo, que sin embargo ha supuesto una salida laboral para actores y actrices a los que Hollywood, por una u otra razón, les había cerrado sus puertas.

Hay un buen número de viejas glorias, de excelentes actores y actrices, o de secundarios, incluso,  que no actuaban en cine desde hacía años. Y las teleseries ficharon a muchos de ellos y, además de ofrecerles la posibilidad de seguir ganándose la vida, les han dado la oportunidad de seguir haciéndonos disfrutar con su talento.

Ana: Claro, mira James Gandolfini en Los Soprano; Mary-Louise Parker en Weeds; Glenn Close en Daños y Perjuicios (Damages); Holly Hunter en Saving Grace…


Mercedes: O Mark Harmon en Navy, Investigación Criminal (lo han traducido aquí en España); o Patricia Arquette, en Medium; ooo...ésta...cómo se llama...Susan Sullivan, la fantástica abuelita de Castle; etc. O, incluso hace más años, Peter Falk en Colombo.

Ay, qué tiempos aquellos tan bonitos de la televisión. Incluso algunas series de éstas que hemos dicho, me acuerdo que eran en blanco y negro, ¡imagínate!

Ana: Bueno, y además, entonces, las series se veían siempre por televisión exclusivamente

Mercedes: ¿Por dónde quieres verlas?, ¿qué quieres decir?

Ana: Bueno, pues que, como sabes, muchas de las series se ven ahora en Internet. 

Mercedes: ¿En Internet?

Ana: ¡Claro! ja ja ja..., en realidad se considera que gran parte de los jóvenes, ven la televisión únicamente por internet, incluidas las series.

Mercedes: Pues, Ana, te lo prometo, yo, la verdad es que no tengo ni idea de todo eso, yo las sigo viendo en la televisión.

Ana: Bueno, piensa que esto también viene de que, en los países que no son Estados Unidos, algunas de estas series no se emiten

Mercedes: Claro, es verdad

Ana: Entonces, la manera de verlas, aparte de a través de los DVD, pues a veces es por Internet. Además, el ver las series por Internet tiene la particularidad de que:

- Puedes disponer inmediatamente de muchísimas series, de todas las temporadas

- Tienes muchísimas horas de ficción, que además puedes ver seguidas, es decir, puedes verte una temporada completa en dos días, por ejemplo. Entonces, eliges:

. Qué ves

. Cuándo lo ves

. Cuánto quieres ver

Es por eso, un poco, que a veces se comenta, se piensa que el futuro de la televisión ya está empezando a estar en Internet, que en el futuro las series ya se venderán directamente por Internet, se producirán para Internet, porque cada vez más nos estamos desplazando a la pantalla del ordenador y también a consumir muchísimas horas de ficción

Mercedes: Imagínate, si ya veíamos mucha tele..., si puedes elegir las series que quieres ver en Internet, pues entonces ya será...¡la pera!...una adicción, ja ja...

Es que, bueno, es eso lo que me parece, que muchas de estas series se han  convertido en compañeras de viaje de nuestra vida. Les dedicamos horas y horas, las comentamos con los amigos o sufrimos y nos alegramos con sus infortunios o sus éxitos. 


Ana: Pues mira, es verdad, y esto que dices me hace recordar una pequeña anécdota.

Una vez estaba con un amigo y hablábamos de otro amigo que es muy fan de Lost; tenía incluso los muñecos de Lost, aparte de...todo el merchandising. Y recuedo que me comentó que este otro amigo había dado mucho a Lost, ¿no? Entonces, me quedé pensando y me di cuenta de que tenía razón, porque a las series les dedicamos muchísimas horas, a las series que de verdad nos emocionan. Les dedicamos muchísimas horas de visionado, es decir, consumimos muchísimas horas. O sea, por ejemplo, Lost, si la primera temporada eran 23 o 24 episodios de 40 minutos, pues...¡echa cálculos!, son un montón de horas, ¿no?

Pero es que también les dedicamos un montón de esperanzas, de elucubraciones, de emociones que van progresando a lo largo del tiempo; o sea, a una serie podemos estar enganchados durante muchos años y además irlo compartiendo con la gente que nos rodea.

Entonces, digamos que damos mucho de nosotros mismos a una serie, pero también esperamos mucho a cambio. Y precisamente por eso, porque las series de hoy nos hacen implicarnos de una manera muy activa, pensar, ¿no? De ahí, pues también todos los surgimientos de los fans, de los foros de discursión...

Mercedes: ...que hay a montones sobre las series de éxito

Ana: Claro, sí, hay muchísimos, pero...

Mercedes: Dime, dime,...

Ana: No, que es un fenómeno distinto al que pueden tener las películas en cine, ¿no? Tiene una parte de socialización, a través del tiempo, mucho mayor una serie que una película.

Mercedes: Oye, vamos a comentar algunas de las series que hemos citado, un poquito más en detalle. Por ejemplo, ahora que acabas de hablar de Lost, que en España la hemos visto con el título de Perdidos, pues viene a cuento que nos digas alguna cosita más sobre esta serie.

Ana: Bueno, pues, la verdad es que poco puedo decir ya de Lost que no se haya dicho. Yo creo que poco queda por decir que no haya dicho ya alguien en algún blog, en algún foro, en alguna web, en algún libro o en alguna revista especializada, porque desde todos los medios y desde todas las plataformas, se ha hablado muchísimo sobre Lost, ha generado -como decíamos ahora- uno de los fenómenos fans más activos en cuanto a desarrollo de teorías (algunas, por cierto, muy rocambolescas) sobre la isla y los personajes de la isla. 

La pregunta de: ¿qué es la isla?, yo ceo que ha sido la pregunta más lanzada y elucubrada a lo largo de las seis temporadas que ha durado Lost, y que en realidad parecía una pregunta-metáfora sobre qué es la vida, sobre qué es el mundo en que vivimos, o sobre..., bueno...La verdad es que era una pregunta que podía tener miles de significados; o la respuesta, más bien.

Lost, yo creo que ha tenido grandes aciertos que pueden ser, en parte, la clave de su éxito: uno es volver el escenario en el que transcurre en un personaje más; otro, contar con un reparto internacional, un poco que representa a las personas, prácticamente, de los cinco continentes; también transformar lo que había sido un formato característico del reality (tipo La isla de los famosos, y estas cosas...), en una ficción; y, además, yo creo que el mayor logro de Lost, es haber tenido la capacidad para generar unas enormes expectativas que, curiosamente, una temporada tras otra no se satisfacían sino que se nutrían de más y más preguntas, junto con escasas respuestas, pero aún y así, conseguían que los fans siguieran..., o siguiéramos viéndola. 

Lost, la verdad es que en sus primeros tiempos, nos devolvió a muchos la esperanza en la ficción de acción, de terror y de aventura, de mucha más calidad que gran parte de la que vemos en los cines, engullida por los efectos, las stars y el márketing. 

Mercedes: ¿Y tú crees que se ha mantenido la misma calidad y el mismo tipo de  tensión a lo largo de todas las temporadas?, ¿o las series de televisión, incluso las más famosas y mejor ideadas, están también sujetas a los altibajos de los guionistas y los realizadores?


Ana: Para mí, la mejor temporada de Lost fue la segunda, pero a partir de la 3ª empezó a bajar su calidad, hasta que a pocos capítulos de terminar la 6ª (que aún no la he terminado, y la verdad es que hay que hacer muchos esfuerzos para no enterarse del final de Lost), creo que la serie se ha convertido en un galimatías lleno de incoherencias y de arbitrariedades. Pero, bueno, me queda terminarla.

Aún y así, aunque la serie haya empeorado en muchos aspectos, la experiencia de ser un seguidor de Perdidos y de experimentar todo lo que la narrativa nos ha aportado a lo largo de varias temporadas, como las reflexiones sobre el destino, sobre el azar, etc., la verdad es que es una experiencia muy bonita.

Mercedes: Vale, vamos con otra serie que yo confieso que no la conozco, no he visto ni un solo capítulo, pero es verdad que he oído a mucha gente hablar de Weeds. Háblanos un poquito de Weeds.

Ana: Mira, Weeds ha sido un gran descubrimiento, la verdad. Es comedia negra y comedia familiar al mismo tiempo. Es la serie de una mujer viuda que, para mantener su estilo de vida, pasa marihuana en un barrio de clase media estadounidense, pero que poco a poco, va a meterse en el negocio hasta las trancas.

Entonces, bueno, Weeds pierde un poco en intensidad del suspense a través de las temporadas, pero en cambio, está ganando algo mucho más importante: la complejidad de su personaje central, Nancy Botwin, interpretada por Mary-Luise Parker, aquella jovencita de Tomates Verdes Fritos...

Mercedes: Ah,sí, era magnífica,...

Ana: ¿Verdad? La chica joven, que es una gran actriz.

Para mí lo más interesante de Weeds es lo moralmente cuestionable que es Nancy Botwin, su egoísmo, su impulsividad y su falta de asunción de responsabilidades. Nancy Botwin es cuestionada por todos los demás personajes: por sus hijos, por el hermano de su marido muerto, por su “amiga” entre comillas, Celia. Nancy..., yo creo que es una mujer que en el intento por sacar adelante a su familia, se puede decir que prácticamente la destruye.

Mercedes: ¡Caray! Por lo que explicas, es una de esas series de humor ácido, un tanto amoral, podría decirse,y que puede, incluso, provocar..., no sé, un cierto rechazo en una gran parte de espectadores.

Ana: Weeds practica un humor irreverente, incorrecto, muy políticamente incorrecto. Se ríe, por ejemplo, de los fanatismos religiosos que se dan en los EEUU, es capaz de sacarle punta al paso de los inmigrantes por la frontera con México… En fin, tiene un humor retorcido, sádico, delirante… Cruel. Por eso está en una cadena de pago.

Y además, tiene una cosa interesante, y es que es una serie nómada. Cada dos temporadas, por las circunstancias que se producen en la serie, los personajes tienen que huir, así que  cambian los escenarios, desaparecen personajes, aparecen otros…

Weeds se podría ver, un poco, como la cara cómica del mundo de las drogas -a veces puede ser excesivamente benevolente con los traficantes- mientras que, por ejemplo, una serie como The Wire (aunque yo no la he visto), pero...por lo que entiendo, es un poco la cara más dramática del mundo de las drogas.

Mercedes: ¿Y qué te parece House?


Ana: Yo, francamente, tengo que confesar que a mí, House, no me gusta demasiado. Pero, por otra parte, me parece que es una serie un poco distinta de las que estamos comentado porque en realidad no deja de ser una serie de médicos convencional en cuanto a la propuesta y a la narrativa, pero que introduce por primera vez, eso sí, por primera vez, un personaje central que es un médico que es, hablando en plata, como solemos decir, un cabronazo.

Mercedes: Un cabronazo, sí señora... Oye, ¿sabes una cosa que resulta muy curiosa respecto al origen de la serie?

Ana: Dime

Mercedes: ¿Qué dirías si yo te dijera que el personaje de House está basado en el de Sherlock Holmes?


Ana: Pues…conozco esa historia, aunque  a primera vista no dirías que el origen de House es el famoso detective. Anda, refréscame esa historia.

Mercedes: Pues, mira, para los que no se lo creen, empezaré diciendo que los dos personajes son especialistas en resolver misterios muy complicados e irresolubles para la mayoría de los mortales. Ambos son adictos a una droga (House al Vicodin, y Holmes a la cocaína); y los dos tocan un instrumento musical, el médico el piano y la guitarra, y Holmes el violín. Ambos tienen un colega inseparable, admirador incondicional llamado Watson en las novelas de Conan Doyle y Wilson en la ficción catódica. Pero, para todos aquellos que aún no estáis convencidos, os diré que House vive en el apartamento 221B y Holmes vivía, también, en el 221B de Baker Street.

La primera paciente de House se apellida Adler, igual que la protagonista de uno de los primeros relatos de Conan Doyle.

Todo esto es la consecuencia de la admiración sin límites que siente el creador de House (David Shore) por el detective de ficción, bueno, más que admiración, el propio Shore lo definió como auténtico fanatismo por el personaje.

Ana: Vaya, pues no se buscó un mal referente, ¿verdad?


Mercedes: Todo lo contrario, ¿no?, ha basado su personaje en otro de la literatura que ha sido y sigue siendo uno de los más famosos y admirados de todos los tiempos.

Bueno hasta ahora hemos estado hablando de las series de televisión que se ven en las teles de todo el mundo. Evidentemente, las series norteamericanas se propagan desde USA hacia las cadenas más importantes de multitud de países de todo el planeta. Sin embargo, a un nivel más local, también tenemos series autóctonas, españolas, que aunque no tienen, evidentemente, la misma repercusión, sí que han tenido un gran éxito de público, y algunas de ellas han sido compradas para ser emitidas en otros países, incluido Estados Unidos.

Ana: Bueno, para empezar, yo diría que las series españolas juegan en otra liga. Es decir, que hoy por hoy, y esperamos que esto cambie en el futuro, están a años luz de las series americanas que hemos comentado. Además, aquí en España, vamos entre cinco y diez años por detrás, en cuanto a temáticas, géneros, ...y todo lo demás. Por ejemplo, las series de profesionales como médicos, policías, abogados, etc., se iniciaron en Estados Unidos a finales de los 80, principios de los 90, pero no se empezaron a hacer aquí sino hasta un tiempo después.

Aparte, las series españolas tienden demasiado al costumbrismo, están todas filmadas en platós llenos de luz, y los personajes -en general- son bastante sencillos, salvo excepciones.

Nadie se atreve a arriesgar y el resultado es que es más de lo mismo, año tras año. Sin embargo, como decías, Mercedes, hay algunas series que han destacado y que se van a exportar o a transformar en película, como: Aguila Roja, Aida, Amar en Tiempos Revueltos, La que se avecina, o en su día El Grupo.

Mercedes: Pero vamos a ver Ana, si se tiene el dinero, los buenos guiones, las ideas, no sé, la variedad cultural que hay en España, etc. ¿Por qué las series televisivas españolas son tan locales, diríamos?, ¿por qué no se llegan a realizar series de mucha calidad que puedan interesar por igual a los espectadores españoles y a los de otros países?

Ana: Creo que son varios factores. En primer lugar, realmente no se tiene el dinero para hacer producciones tipo Lost, por ejemplo, ¿no? Hay que adecuarlo a las producciones que se pueden hacer aquí.

 Pero, por otro lado, aquí no tenemos la estructura de televisiones de pago que ha permitido el surgimiento de estas series en Estados Unidos. Y por último, y yo creo que es lo más importante, es que aquí se infravalora a la audiencia constantemente.

Mercedes: Sí, es cierto, realmente con algunas series siempre tienes la sensación de que las han diseñado para tontos.

Pero bueno, sabes qué, que quizás algún día llegue también la revolución a la televisión española. De momento, te propongo que hagamos una lista con nuestros 10 personajes favoritos de series de televisión.

Ana: Vale, genial.

Mercedes: A ver, los míos serían…

. El rubio de Misión Imposible, de la serie de televisión. Aquel señor que se llamaba Jim y que era un portento de serenidad, de sangre fría, y de inteligencia para las misiones

. Me encantaba también el monje shaolín que protagonizaba Kung Fu, por toda la filosofía que rodeaba sus peripecias y por la lucha tan bonita que ponía en práctica

Ana: David Carradine, ¿no?

Mercedes: David Carradine era, sí, sí,

. Me encanta el pesonaje que hace de colega y de amigo de House (Wilson) porque...bueno...es un tipo excelente, con una amistad incondicional que hoy día tiene mucho valor, ¿no?

. Me gusta mucho la rubia de Mujeres Desesperadas, la que se llama Linette porque es un personaje muy pragmático, que lo quieres mucho, es encantador, un personaje real de la vida cotidiana, pero con muchas cosas que te gustan

. Me gusta un personaje de una serie que es muy antigua, que no sé si tú la recordarás, que es...era el actor que se llamaba..., que se llama,vamos, Dan Fielding, y que hacía de fiscal en la serie de Night Court, que en español se llamaba Juzgado de Guardia, y que estaba interpretado por John Larroquette. Y era...bueno, era un fiscal divertídisimo; era muy narcisista y totalmente adicto al sexo y provocaba unas situaciones delirantes

. Me gusta mucho el personaje de Nikita que es una serie que...es verdad, que siempre hemos dicho que es...bueno, es que no sé cómo decirlo...es un poco fascistoide: los argumentos, y las prácticas paramilitares que ejercían algunos personajes,...pero aún y así...

Ana: Era muy retorcida

Mercedes: Era muy retorcida, pero aún y así, el persoanje de Nikita me encantaba

.Me gustaban muchísimo todos los personajes de una comedia de situación que se llamaba Enredo, en España, en inglés era Soap. Y bueno, era, un alucine, pero ya la comentaremos en otro momento

. Me gusta mucho el personaje de Scully de Expediente X

Ana: Gran personaje

Mercedes: Claro, representaba la cientificidad, el pragamatismo, el contraste y la verificación de las cosas, frente a la fe ciega de Mulder.

Ana: Además, la actriz que interpretaba a Scully, que era Gillian Anderson, en el tiempo de Expediente X, apareció como una de las actrices más sexy, considerada más sexy. Y en parte era por ese extraño erotismo que tenía su personaje, que era muy particular

Mercedes: En los primeros planos era guapísima, una carita...

. Pues, bueno, otro personaje que me chiflaba, es de una serie muy antigua que yo adoraba, que se llamaba en español, Luz de Luna, y en inglés, Moonlighting. Y era..., lo interpretaba Bruce Willis en la serie, y era un personaje adorable. Yo me reía mucho, y al mismo tiempo te fascinabas mucho con este personaje

Ana: Perdona, no hay que olvidar a la señorita Topisto

Mercedes: Síiiii, la secretaria, ja ja ja...

Ana: Otro gran personaje. Y el novio de la señorita Topisto que era también muy peculiar

Mercedes: Sí, que se querían un montón, y eran dos frikies de mucho cuidado...ja ja ja... Y la prota era...¿cómo se llama?

Ana: Cybill Shepherd

Mercedes: Cybill Shepherd. Estaba muy joven, elegante, glamourosa,...

. Y por último, pues...citaría...Estaba dudosa, y serían los dos, pero bueno, era el personaje de Ironside, en la serie de este detective fantástico. Y también Colombo, que me encantaba también. Me gustaba mucho.

Y los tuyos, ¿cuáles serían?

Ana: Pues los míos, serían….Elegir 10 es complicado, pero bueno...

. Uno de los personajes que más me gustan es Benjamin Linus, de Lost. Y la verdad es que me gusta porque tiene..., es un personaje con, pues eso..., con muchísimos contrastes y contradicciones, y es...es un gran manipulador. Yo creo que representa un poco la figura de los guionistas, ¿no?

Mercedes: Ja ja ja ja...

Ana: Ja ja ja..., sí, porque es un personaje cuyo poder reside en la información que tiene

Mercedes: Aah, ya, vale, ....

Ana: Y..., bueno, es un personaje siempre sorprendente, siempre fascinante; te puede caer muy mal, pero, sin embargo, quieres saber siempre más de él. Y el actor que lo interpreta es...¡buenísimo!

. Otro personaje que me gusta mucho también de Lost es Jack Shepard, Jack Shephard, perdón. Digamos que cada cual, en Lost, tiene sus personajes favoritos, ¿no? Hay quien le gusta Locke, hay quien le gusta Sawyer, ...A mí me gusta Jack, pero porque me gusta cómo representa el desmoronamiento  del arquetipo del héroe y cómo, en realidad, es un personaje que representa la tesis contraria a la que defiende la serie. Es decir, si la serie cree en el destino, Jack es un médico racional que no cree en eso. O sea, en realidad, es un héroe en contra de su propia serie, ...

Mercedes: Ja ja...¡está bien eso!

Ana: ...Y..., bueno,...

Mercedes: ...que se fabricaría él mismo su propio destino, ¿no?

Ana: ¡Exacto! Él cree en eso, el cree en eso...Y para mí es un personaje muy interesante.

.Otro personaje que me gusta es Miranda, de Sexo en Nueva York

Mercedes: ¡A mí también, a mí también, me encanta!

Ana: Carrie, la protagonista, pero también Miranda, que es quizá la más racional de las cuatro, ¿no? También es un poco como Linette en algunas cosas, un personaje así como bastante pragmático, un poco masculino, un poco frío,...

Mercedes:...luchadora

Ana: Sí, y...sensata,...Me gusta mucho

. También recuerdo un personaje llamado Satanás Corazón Pequeño, que en algunos...

Mercedes: Brrrrr...! Ja ja ja...

Ana: Sí, en otros sitios le llamaban “Piccolo”, bueno, es aquel hombrecito verde que salía en Bola de Dragón (Dragon Ball)y, más que nada, lo que me gustó de él es que tuvo una aparición estelar, porque me acuerdo que cuando apareció, estaba rodeado de unas expectativas, y empezaron a aparecer enemigos superiores, pues ya quedó totalmente desfasada. Pero yo creo que tuvo una de las mejores apariciones en series infantiles, ¿no?, por el nivel de maldad que le suponían. Imagínate el nombre del personaje...

Mercedes: Satanás..., ja ja ja...

Ana: Satanás Corazón Pequeño...

. Otro de mis personajes favoritos es Nancy Botwin, de Weeds, que ya hemos comentado un poco sobre ella

. También Dexter. El personaje de Dexter me parece un personaje muy completo, muy bien interpretado, con un mundo propio, un código propio, etc. Y bueno, me parece que está bien, como asesino, está bien.


Mercedes: Es como, no sé a ti qué te parece, pero es como el planteamiento de una ética nueva, que es la ética propia del personaje, que viene a ser, un poco, yo no sé..., pero algo así como un justiciero que imparte el asesinato en función de lo que a él le parece lo bueno y lo malo.

Ana: Sí, de todas formas, esta serie creo que...

Mercedes: Es más compleja que eso...

Ana: Sí, que puede generar mucho debate. Pero... otro día lo podemos comentar.

Mercedes: Sí, otro día, otro día, que esto se nos alarga...

Ana: Bueno, también Christian Troy, de Nip/Tuck, el personaje del cirujano plástico, que también es adicto al sexo y que está lleno de traumas que satisface con crueldad, con sexo, con dinero, con poder, ...con un montón de cosas.

. Recuerdo también con muchísimo cariño al Dr. Fleichman, de Doctor en Alaska, y que fuera de españa era conocida como Northern Exposure y que era un personaje muy entrañable, como la serie, que era una serie muy tierna.

. Pipi, de Pipi Calzaslargas...

Mercedes: Personaje fantástico

Ana: Una punkie, anarquista...

Mercedes: Ja ja ja...autónoma, que vive sola,...

Ana: ...con un mono y un caballo. 

Y, bueno, hablando de niños, de niños o de bebés, también Stewie, de Padre de Familia (Family Guy) que, para mí, es el mejor personaje de la serie, es un sarcástico, un amargado profundo en el cuerpo de un bebé. En fin..., ¡grandioso! 

Luego, también Colombo, que ya lo has comentado. 

A mí me gustaba mucho Chandler, de Friends, que estaba muy loco..., un gran neurótico, yo creo.

Y...bueno, creo que lo voy a dejar ya, porque te he dicho más de diez.

Mercedes: Vale, vale, pues lo dejamos ya, sí, más que nada es porque nos estaríamos mucho más tiempo charlando de todas estas cosas tan interesantes en torno a las series de televisión, pero, bueno, el podcast tiene un límite y ya lo hemos superado extensamente.

En cualquier caso, nos ha encantado hablar de este tema contigo, Ana, cosa que esperamos continuar haciendo en relación a temas cinematográficos y televisivos en el futuro. Gracias por estar con nosotros de nuevo.

Ana: Pues..., bueno, gracias otra vez a ti, Mercedes, por invitarme a Spanishpodcast, y también espero que compartamos más temas en el futuro.

Mercedes: Seguro.

Queridos amigos y queridas amigas, os...os informamos de que el próximo podcast también lo haremos Ana y yo juntas, y que va a ser un juego. 

Va a ser un juego muy divertido que le vamos a llamar “Juego de pistas” y en el que os vamos a dar una serie de pistas sobre -qué se yo- 20 o 25 series,  las más famosas de todos los tiempos, en televisión. 

Nosotras os damos las pistas, os ponemos la melodía de esa teleserie, y vosotros la adivináis. Tenéis que hacer un gran esfuerzo de comprensión de lo que os decimos en español para adivinar el título de la serie. 

Así es que ya sabéis, quedamos emplazados para este juego con el que vais a aprender mucho español y lo vamos a pasar estupendo adivinando series que sean comedias, dramas,... de todos los géneros, ¿de acuerdo?

Pues, hasta pronto, seguid con vuestro español, ¡mucho  ánimo!, y no dejéis de acompañarnos. Os damos las gracias por ello y hasta el próximo episodio. Adiós amigos.

Ana: Adiós.



 





http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org



























 







 © Spanishpodcast, 2007-2017