Reformas en el piso



Reformas en el piso



Hello, dear friends, and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 137th episode (Refurbishing the apartment), Montse and Luis bought a flat in second hand, an used flat, and it need to be repaired. There are some old things that need to be restarted. They made a list of everything need to change or upgrade. They want  a good job will be done, but that does not cost them much money. Let's see how.

Hola, queridos amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 137 (Reformas en el piso), Montse y Luis se compran un piso de segunda mano, usado, que necesita reformas. Hay algunas cosas viejas que necesitan ser renovadas. Ellos elaboran una lista con todo lo que necesita cambios o rehabilitación. Quieren que les hagan un buen trabajo, pero que no les cueste mucho dinero. Vamos a ver cómo lo hacen.




Luis :Me encanta este piso. Es grande, tiene luz y está muy bien distribuido. Pero necesita reformas.

Montse:Sí, pero, a ver, concretemos, porque las reformas son caras. Vamos a hacer una lista de lo que hay que reformar, de lo imprescindible.

Luis :Para empezar, hay que poner calefacción nueva. Los radiadores son del año catapún y están picados.

Montse:Y seguro que habrá que poner caldera nueva también, con termostato y demás.

Luis :La instalación eléctrica está bien y las tuberías del agua también. Algo es algo. Sin embargo, el suelo está muy deteriorado.

Montse:Sí, pero puede pulirse. Me he informado y lo que hacen es decaparlo y luego vitrificarlo; o sea, lo pulen y lo abrillantan. Lo dejan como nuevo.

Luis :Yo también lo prefiero. Este mosaico antiguo es precioso y ya no lo encuentras. A ver, qué más…Las ventanas de los dormitorios están en muy buen estado, están bien conservadas, pero las puertas cristaleras que comunican el salón con la terraza están inservibles. La madera está hinchada, las puertas no cierran bien, no encajan.

Montse:Ya, bueno, en esa zona podemos poner carpintería de aluminio. Quedará perfecto. Vale. ¿Y qué haremos con el baño? El lavabo está muy bien, la taza del váter también, pero la bañera es de origen y está hecha polvo.

Luis :¿Sabes qué podemos hacer? Quitarla y poner un plato de ducha supergrande. Al fin y al cabo, nunca nos bañamos. 

Montse:Me parece muy buena idea. Y, además, podemos poner una columna de ducha de esas que te masajean la espalda.

Luis :Siiiii, me apunto a esa idea. ¿Y la cocina?

Montse:Es antigua, pero está impecable. Me gustan estos muebles de cocina y el mármol de las superficies. Con una limpieza a fondo, quedarán perfectos. ¿Qué mas? ¡Ah, sí! Habrá que darle una mano de pintura a todo el piso, ¿verdad?

Luis :Me parece que ahora tenemos que parar y empezar a hacer números.

Montse:Bueno, la verdad es que tú y yo somos nuevos en este tema, no tenemos ni idea del coste de una reforma como ésta.

Luis :Es cierto, lo mejor será contactar con un par de Empresas de Reformas, pedir dos presupuestos y comparar.

Montse:Eso, y optar por el más barato.

Luis :Sí, pero que sea gente seria que trabaje bien, no vayan a hacernos una chapuza.

Montse:Por supuesto. Contrataremos a los que nos ofrezcan una mejor relación calidad-precio.

Luis :¡Madre mía! Hipoteca y reformas, debemos estar locos.

Montse:Bueno, un poco sí, pero también nos hace muchísima ilusión. Y eso no tiene precio…

Luis :¡Lo tiene, lo tiene! 





Nuestros amigos, Montse y Luis, han decidido comprarse un piso de segunda mano, usado, para vivir juntos en un piso propio, de ambos.

En español, hablamos siempre de pisos para hablar de las viviendas de un edificio que tiene varias. El concepto es diferente al de “casa”, que suele referirse a una vivienda sola, que no forma parte de un edificio.

Tampoco suele usarse la palabra “apartamento”. Nosotros le llamamos apartamento a un piso más pequeñito que suele formar parte de un edificio en el que todos son apartamentos. Por ejemplo, se usa mucho lo de “alquilar un apartamento en la costa”, para verano, para las vacaciones, pero en las ciudades es menos habitual.

Un piso es cada una de las viviendas de un edificio compuesto de varias plantas. Tenemos el edificio, el bloque de pisos, organizado verticalmente en plantas. Pues cada planta puede tener varios pisos y cada piso es una vivienda.

Sin embargo, también usamos mucho la palabra casa, aunque vivamos en un piso, porque la usamos para referirnos a nuestra vivienda personal, a nuestro hogar, como por ejemplo:


- Te invito a cenar a mi casa

(No decimos: Te invito a cenar a mi piso)

O:

- ¿Quedamos en mi casa para preparar el examen?

(No decimos: ¿Quedamos en mi piso?)

O:

- Pásate por casa a las 7 y así nos vamos juntas al centro


O sea, casa se refiere más al espacio personal y privado donde vivo. Y “piso” lo usamos más para describir el espacio físico que ocupamos, o en conversaciones donde se habla de comprar o vender una vivienda, como por ejemplo:


- Me he comprado un piso

O:

- Vendo mi piso y me voy a vivir al campo

O:

- Es un piso muy amplio, con mucha luz

O:

- Es un piso muy ruidoso, se oye mucho tráfico de la calle

O:

- Voy a pedir una hipoteca para comprarme un piso


Por eso Luis dice:


- Me encanta este piso. Es grande, tiene luz y está muy bien distribuido.


Fijaos, amigas y amigos, fijaos: “Me encanta”, no “me encanta mucho”; esto último no se dice en español. Puedes decir:


- Me gusta mucho

- Me complace mucho

- Me atrae mucho


Pero dirás:


- Me encanta

- Me fascina

- Me maravilla

- Me deleita

- Me chifla 

- Me vuelve loca


Y punto.


No se dice “me encanta mucho” o “me fascina mucho” o “me chifla mucho”, porque todas son formas superlativas de gustar, que ya conllevan un grado superior de complacencia, de gusto. Por eso son tal cual, sin el “mucho” detrás. Recordadlo, vale la pena para ir precisando usos lingüísticos.



Luis dice que el piso está bien distribuido. Un piso bien distribuido quiere decir que tiene el espacio bien repartido entre las habitaciones y que éstas están dispuestas de una forma muy adecuada, muy útil o muy funcional en esta vivienda, es decir, hay una buena distribución del espacio. También significa que el espacio está muy bien aprovechado, que se ha obtenido el mayor provecho y la mayor utilidad de los metros cuadrados de ese piso.

 

Luis añade:


- Pero necesita reformas


Las reformas, en un piso, son los cambios que se hacen para renovarlo y mejorarlo. Las reformas son los arreglos y las mejoras que necesita un lugar para quedar más nuevo y para quedar mejor en general. 

Reformar es quitar lo viejo, lo que está deteriorado o lo que no funciona y cambiarlo por lo nuevo o por lo que funciona perfectamente: quitar los radiadores viejos de calefacción y ponerlos nuevos; tirar una pared para hacer una gran habitación de dos pequeñas; renovar la instalación eléctrica, o la del gas, o la del agua; cambiar las viejas ventanas por otras nuevas; quitar un suelo de viejas y rotas baldosas para poner parquet; tirar un baño o una cocina para hacerlos completamente nuevos, etc. etc. Todo eso son reformas.


Usualmente decimos “hacer reformas”, aunque a veces también se dice “hacer obras” o “estar de obras” (lo oiréis mucho esto). Por ejemplo, puedes decir:


- Me voy a casa de mis padres durante dos meses porque estoy haciendo reformas en mi piso 

O:

- Este año no iré de vacaciones. Estoy de obras en casa y eso me va a dejar sin blanca

O:

- Es un piso magnífico, pero necesita una reforma integral, de todo; y eso es caro


Efectivamente, el piso de Luis y Montse necesita reformas. No es un piso nuevo, es un piso usado. Habitualmente, a los pisos que no son nuevos, les llamamos:


- Pisos usados


Aunque lo más frecuente es llamarlos:


- Pisos de segunda mano


Bueno, pues como el piso que les gusta a Montse y a Luis es de segunda mano, quieren arreglar todo lo que no está bien, renovar todo lo que está deteriorado o viejo, para sentirse totalmente a gusto cuando se vayan a vivir a su nueva casa.


Montse dice que sí, pero que hay que concretar, porque las reformas son caras.


Una lista es la enumeración de una serie de cosas, en este caso todas las cosas que necesitan reforma. Una lista de lo imprescindible es la relación de todas aquellas cosas que no pueden esperar y que no pueden quedarse como están porque están fatal. Lo imprescindible sería lo más necesario, lo esencial, lo que necesita arreglos urgentes y que no se pueden dejar para después. Todo ese conjunto de cosas es “lo imprescindible”.


Y Luis empieza a enumerar cosas que hay que reformar:


- Para empezar, hay que poner la calefacción nueva. Los radiadores son del año catapún y están picados.


La calefacción es el conjunto de aparatos que dan calor a un piso o a una casa, sean radiadores, estufas, braseros, chimeneas, …, lo que sea. Todo aquello que caliente un espacio es calefacción. Un sistema que nos proporciona calor puede ser eléctrico o a gas. En España se usa mucho la calefacción a gas porque es más económica. Hay una caldera (un generador de agua caliente para los radiadores) en el exterior del piso desde la que se distribuye el agua caliente a todos los radiadores.


Un radiador es un calefactor con varios tubos por los que circula agua muy, muy, muy caliente. Suele haber uno en cada habitación. Bien, pues los radiadores del piso de Montse y Luis son muy viejos (coloquialmente, “del año catapún”) y están picados, oxidados. Por suerte, los otros dos sistemas de conducción, el del agua y el de la electricidad (tuberías del agua y la luz), están bien, es decir, están en buen estado y funcionan perfectamente


Luis cree, sin embargo, que el suelo está muy deteriorado. El suelo es el pavimento sobre el que andamos. Curiosamente, también se llama “el piso”. El suelo es lo que pisamos, en casa o en la calle, lo que está bajo nuestros pies y andamos sobre él.


Pues…eso, que Luis cree que el suelo está muy deteriorado. 

Esta palabra (deteriorado) es muy interesante porque la vais a tener que usar mucho y para muchas cosas. Algo está deteriorado (adjetivo) cuando se ha estropeado poco a poco, a lo largo del tiempo, a causa del uso y de los desperfectos que lo han desgastado gradualmente. El suelo se usa para ser pisado, pero además se deteriora porque se arrastran muebles, se caen líquidos, se han caído colillas de cigarrillos, se va agrietando por los golpes, etc. Entonces, ese suelo está viejo, está deslucido, está deteriorado.


Pero Montse se ha informado. Ha preguntado a amigas suyas y ha consultado internet y sabe que el aspecto de este suelo puede cambiar por completo y quedar estupendo.


Montse dice que hay que:


  • Decapar el suelo
  • (Au, menuda palabrilla...)


Es decir, quitarle las capas superficiales más deterioradas. 


Y


  • Vitrificar el suelo


(Otra palabra un poco complicada, pero si alquiláis un piso en España y queréis que os dejen el suelo así de guapo, pues...tenéis que saberlo)


Es decir, abrillantarlo con una capa como de vidrio. Eso es vitrificar un suelo, pulirlo y abrillantarlo para que parezca nuevo.


Es suelo antiguo, el que se llama mosaico porque tiene unos dibujos antiguos con color que forman un mosaico. 


Por eso Montse dice:


- Sí, el suelo está muy deteriorado, pero puede pulirse. Me he informado y lo que hacen es decaparlo y luego vitrificarlo; o sea, lo pulen y lo abrillantan. Lo dejan como nuevo.


Después, repasan las puertas y ventanas del piso y están todas bien, excepto las puertas que separan la sala de estar de la terraza. La madera de estas puertas también está muy deteriorada, está hinchada a causa de la lluvia y las puertas ya no cierran bien, no encajan. Ambos creen que tendrán que sustituirlas por otras de aluminio.


Mirad, os explico una pequeña historia: la llamada carpintería (carpintería es el oficio de trabajar la madera) de aluminio fue una revolución en España, hace ahora unos 30 años y lo fue desde que se implantó. Las puertas y ventanas de madera en contacto con el exterior, se deterioraban muy rápidamente. Y de repente, aparecieron unas puertas y unas ventanas metálicas que resistían la lluvia, el frío o el viento sin inmutarse, sin cambiar, sin detriorarse, porque eran…¡de aluminio!, de metal. Fue como una fiebre. Todo el mundo ponía carpintería de aluminio en sus casas (puertas, ventanas, cerramientos exteriores,…todo). Se añadieron además cristales dobles en ellas para aislar las casas del frío y del ruido. En fin, toda una innovación… 


Por eso Montse y Luis quieren sustituir esas puertas que dan al exterior, las de la terraza, que están hechas polvo, con la madera hinchada, y que ya no cierran, por otras de aluminio, que además les aislará mejor del ruido y del frío.


El baño necesita una reforma parcial, es decir, hay que arreglar o cambiar algunas cosas, pero no todas. Eso es “parcial”, una parte. El lavabo, o sea, la pila con grifos donde te lavas la cara, las manos y los dientes, está bien. La taza del váter, también. A ver, un momentito…esta palabra la decimos aquí, en el episodio, porque la oirás mucho en España: la taza del váter, aunque también oirás sólo el váter o el WC refiriéndose a la taza, al inodoro de tu cuarto de baño.


Sin embargo, la bañera está muy, muy, muy deteriorada y muy vieja. No es sólo que sea antigua, es que además está estropeada, vieja. 


Fijaos en esta diferencia: una cosa puede ser antigua, pero estar muy bien conservada, muy cuidada, con un aspecto estupendo, como si fuera nueva. Sin embargo, una cosa antigua que está deteriorada y vieja, quiere decir que tiene un aspecto muy desagradable, que está muy estropeada, muy desgastada, destrozada, e incluso inservible, que no funciona. Eso es porque esta bañera es “de origen”. Cuando oigas, en un piso usado, que algo “es de origen” es porque es un elemento del piso original, de lo que se puso cuando el piso se construyó.


Si alquiláis o compráis un piso en España, quizás os digan:


- Sí, la cocina necesita un arreglo. Es que es la de origen, tiene muchos años

O:

- Sí, este suelo es un tesoro. Hay que pulirlo porque es de origen, pero está bien conservado y es una maravilla


Montse dice que:


- La bañera está hecha polvo, o sea, vieja y destrozada, eso es “estar hecho polvo”.


A Luis se le ocurre una idea:


  • ¿Sabes que podemos hacer? Quitarla y poner un plato de ducha supergrande. 


Quitarla” es quitar la bañera, o sea, suprimirla, eliminarla.


Poner un plato de ducha muy grande” es acondicionar ese espacio para una ducha, con su base (el plato) de loza y una mampara, para aislar ese espacio.


A Montse le parece muy buena idea. Y le añade otra idea más:


- Me parece muy buena idea.


Eso dices cuando te gusta lo que el otro propone, cuando crees que ha hecho una buena sugerencia con la que estás totalmente de acuerdo. Dices:


- Me parece muy buena idea. Y además podemos poner una columna de ducha de esas que te masajean la espalda.


Una columna de ducha es ese fantástico invento consistente en un tubo largo fijado a la pared del baño, de arriba a abajo, del que salen una o dos duchas -una arriba (la alcachofa, coloquialmente hablando….) y otra tipo teléfono, o manual-, y que además puede tener chorros de agua a presión que salen horizontalmente, a diversas alturas, y que se dirigen a tu espalda haciendo de la ducha un placer de dioses. También se conoce como “columna de hidromasaje”.


Montse dice “…de esas que te masajean la espalda”. Verbo masajear, que significa dar masaje. Chorros de agua a presión, o sea, fuertes, que masajean tu espalda y te dejan nuevo.


Luis se apunta a la idea de la columna de ducha, o sea, la comparte al cien por cien.


La cocina también es antigua, pero sin embargo está muy bien conservada, está impecable. Los muebles de cocina son antiguos, pero muy bonitos. Y las superficies son de mármol antiguo, también muy bonitas y en muy buen estado.


Finalmente, Montse dice que:


- Habrá que dar una mano de pintura a todo el piso


Es decir, habrá que pintarlo todo. Es una expresión muy común decir que algo necesita una mano de pintura. Cada capa de pintura, es “una mano”. Por ejemplo, si las paredes de un piso están muy deterioradas, viejas y sucias, quizás necesiten dos o tres manos de pintura para quedar como nuevas.


Otros ejemplos serían:


- Mira ese mueble antiguo, es precioso. Y está impecable. Con una manita de barniz, quedará espléndido.


O:


- Sí, el local es nuevo, pero está un poco sucio, aunque con una mano de pintura quedará como nuevo.


Montse y Luis ya han terminado su lista de las cosas que necesitan reforma. Ahora se enfrentan a lo más difícil: los aspectos económicos, el coste total de las reformas, la pasta, vamos. Por eso Luis comenta:


- Me parece que ahora tenemos que parar y empezar a hacer números


Hacer números” es calcular el coste de algo, en este caso de las reformas. Hacer números es intentar saber lo que algo nos costará, al menos de forma aproximada.


Pero todo este mundillo de las reformas es nuevo para ellos, por eso deciden contactar con un par de empresas de reformas y pedir dos presupuestos para poder comparar. Un presupuesto, aquí, es un cálculo -lo más aproximado posible- del precio de un trabajo. En este caso, sería una estimación de gastos de las reformas.


Ellos, Montse y Luis, con muy buen criterio, contactarán con dos empresas de reformas y les pedirán sendos presupuestos para poder hacerse una idea de los gastos, y para poder comparar precios.


Lógicamente, también quieren una empresa “seria”, que en este caso quiere decir una empresa formal, responsable, fiable, que haga las cosas bien, que no les haga una chapuza. En español le llamamos chapuza a un trabajo mal hecho, a una labor poco profesional con un resultado final regular.



Montse dice:


- Por supuesto. Contrataremos a los que nos ofrezcan una mejor relación calidad-precio.


Luis piensa, por un momento, que se han vuelto locos. meterse en una hipoteca y además hacer reformas.....¡locos perdidos! Pero Montse le anima, diciéndole:


- Bueno, un poco locos, sí. Pero también nos hace mucha ilusión y eso no tiene precio.



Decimos, de algo, que “no tiene precio”, cuando es algo de tipo emocional, o que nos produce una enorme satisfacción, algo inmaterial que no puede comprarse con dinero. Pero Luis no puede evitar decir en voz baja:


- ¡Lo tiene, lo tiene!


O sea, “sí que tiene precio…¡y qué precio!


Bien, queridos amigos, podéis volver ahora, si queréis, al principio del podcast y volver a escuchar el diálogo, para que veáis que después de las explicaciones, lo vais a entender fenomenal. Bien, queridos amigos, gracias por escucharme y gracias por todos vuestros mensajes. Hasta pronto. Un abrazo.



http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org




























 © Spanishpodcast, 2007-2017