Noches de boda

 

Noches de Boda



Hello, dear friends, and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 139th episode, Wedding nights, we will analyze a part of the Joaquin Sabina´s song, one of our most beloved songwriters, titled Noches de Boda. We worked this song in the episode of listening practice number 12, but we reviewed it again depthly, this time by our friend Michael´s demand, who suggested we discuss this beautiful song for another look at the present subjunctive forms of desire, as in this case. Moreover, the lexical richness of the song is extraordinary, has a vocabulary that puts your power words, phrases and common expressions in Spanish, full of meaning and poetry. We do it happy, because, again, we believe that one of the most entertaining and motivating ways to further improve your Spanish is through good songs in this language.


Hola, queridos amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio número 139, Noches de Boda, vamos a analizar una parte de la canción de Joaquín Sabina, uno de nuestros más queridos cantautores, titulada así: Noches de Boda. Ya trabajamos esta canción en el episodio de prácticas nº 12, pero volvemos a revisarla, más en profundidad esta vez, a petición de nuestro amigo Michael, quien nos sugirió analizar esta hermosa canción para volver a repasar el presente de subjuntivo en fórmulas de deseo, como en este caso. Por otra parte, la riqueza léxica de la canción es extraordinaria; posee un vocabulario que pone a vuestro alcance palabras, frases hechas y expresiones muy comunes en español, cargadas de significación y poesía. Por eso lo hacemos encantados, porque, una vez más, creemos que una de las maneras más entretenidas y motivantes de seguir mejorando nuestro español es mediante las buenas canciones en este idioma.


Noches de Boda es una canción  creada en 1999, que forma parte del álbum que Joaquín Sabina editó en el mismo año, con el título de “19 días y 500 noches”. Todas las letras y las músicas de las canciones que constan en este álbum son de Joaquín Sabina, y os aseguro que todas ellas tienen el sello de este autor: lenguaje cercano, pura poesía, emociones a flor de piel, verdades inmensas, saber decir, saber componer, saber comunicar.

Vamos a leer a continuación la letra de esta canción, para después hacer un breve análisis del uso del subjuntivo, que al ser el mismo en todos los versos, es muy fácil de comprender y de recordar. La letra dice:


Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas.


Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.


Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana.


Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.


Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.


Que las verdades no tengan complejos,
que las mentiras parezcan mentira,
que no te den la razón los espejos,
que te aproveche mirar lo que miras.


Que no se ocupe de tí el desamparo,
que cada cena sea tu última cena,
que ser valiente no salga tan caro,
que ser cobarde no valga la pena.


Que no te compren por menos de nada,
que no te vendan amor sin espinas,
que no te duerman con cuentos de hadas,
que no te cierren el bar de la esquina.


Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.


Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.


Título: Noches de boda
Año: 1999
Letra: Joaquín Sabina
Música: Joaquín Sabina
Disco: 19 Días y 500 Noches (1999)




Bien, amigos, habéis visto que todos los versos que forman cada estrofa, empiezan por:


- Que + un sujeto + presente de subjuntivo, tercera persona del singular o del plural según haya uno o más sujetos


Esta forma de subjuntivo incluida en oraciones que empiezan por QUE… (que tal cosa pase, que tal historia suceda, que tal persona sea o le pase esto o lo otro,…) son expresiones de deseo, como lo es muchas veces el subjuntivo, y aquí también: expresiones de deseo. 

Algunos de los versos, por otro lado, indican también una voluntad de influír sobre algo o alguien (verbos de influencia). Y otros parecen plantear claramente una función de consejo: es un deseo-consejo (verbos que aconsejan, que recomiendan, que proponen o que sugieren) respecto a alguien o a algo, respecto a una situación.

¿Y estas oraciones son así, tal cual, empiezan por QUE o hay algo más previo? Bueno, estas oraciones son completas así, tal cual se presentan con esta estructura de QUE + PRESENTE DE SUBJUNTIVO, si bien podemos pensar que en origen podrían ser oraciones precedidas de verbos de deseo, de orden, de ruego, de encargo, de demanda, etc. de muchos de los verbos que requieren una oración posterior (subordinada) introducida por que + subjuntivo.

Bien. Vamos con el título:


Noches de boda


En español, esta frase, con “noche” en singular: NOCHE DE BODAS, se refiere a la primera noche que pasan los novios que acaban de contraer matrimonio. Es decir, es la primera noche que pasan juntos como marido y mujer, la primera noche de su vida en común como pareja casada. El título contiene las dos palabras en plural: noches de bodas, porque Sabina expresa un deseo maravilloso cuando habla de ello. Pero esperemos un momento y lo analizamos cuando lleguemos a esos dos versos que son, por otra parte, el estribillo de la canción.



Vamos con la primera estrofa:


Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas.


Primer deseo y/o primera recomendación:

- Que el maquillaje no apague tu risa


Usamos normalmente apagar para cuestiones de fuego y luz (apagar la luz en casa, apagar un incendio, apagar el cigarrillo o apagar el fuego de la cocina). Aquí, referido a la sonrisa de una persona, puede significar algo como disminuir, debilitar, hacerla irreconocible. “Apague” es la tercera persona del singular del presente de subjuntivo de apagar. También podríamos decir:

* Deseo que el maquillaje no apague tu risa

O:

* Ojalá el maquillaje no apague tu risa

O:

 * Ojalá que el maquillaje no apague tu risa


Mucho maquillaje, mucha pintura en la cara, puede hacer una cara irreconocible, deformarla, apagar su expresividad natural, la expresividad que proviene de tu interior y no de las pinturas que te pones sobre la cara. Intentando afinar la interpretación de esta metáfora, podríamos decir que habla de manifestar nuestras emociones sin poner obstáculos externos que suelen impedirlo. En realidad, incluso podríamos decir: no maquilles tus sentimientos, no los apagues con el miedo o los artificios; intenta  gestionarlos bien, intenta que hagan más rica tu vida; aprende a mostrarlos sin dañarte, pero no los maquilles.


Segundo deseo:


- Que el equipaje no lastre tus alas


Permitidme que os diga que me gusta mucho este verso. Es una pura y sencilla metáfora sobre la libertad. Cuantas más cosas queremos para nuestro viaje por la vida, más nos atan esas cosas a un territorio, a unas ideas, a unos prejuicios, quizás; más nos lastran, más nos pesan. El equipaje viene a ser el peso de nuestros compromisos. Las alas vienen a ser la libertad que podemos usar, a pesar de sentirnos limitados por personas, por cosas, por ideas, por compromisos, por necesidades, por caprichos o por deseos obsesivos o irrealizables.

Este verbo, lastrar, quiere decir sobrecargar, poner peso a las embarcaciones para equilibrarlas, ponerles el lastre -se dice-; y “lastre” es la tercera persona del singular del presente de subjuntivo. Podemos usarlo, igual que en el caso anterior con ojalá o con un verbo de deseo delante.

Entonces, si tú pones peso a tus alas, si tú cuelgas mucho equipaje, muchas pesadas maletas, de tus alas, de tu libertad, no vas a usarlas nunca, no alzarás el vuelo para conocer otros mundos, otras ideas, otros sentimientos y otras maneras de estar en el mundo. 

Eso es lo que parece desprenderse de este verso, ¿no? Que las cosas materiales no nos pesen tanto, no nos aprisionen de tal manera, que comprometan nuevas posibilidades en nuestra vida, que también la enriquecerían.



El tercer deseo, o el tercer consejo, o la tercera recomendación, es:


- Que el calendario no venga con prisas


Todos sabéis que el calendario es el almanaque, el sistema que divide el tiempo de un año en meses, semanas, y días, días laborables y días festivos, etc.  La otra frase: “venir con prisas”, o también “ir con prisas”, es hacer las cosas con urgencia, apresuradamente. Obviamente, lo que quiere decir este verso es que no tengas tanta prisa cuando haces algo que es valioso para ti. No te dejes agobiar por las circunstancias, no te estreses más de lo necesario. Dale tiempo al tiempo, disfruta también de las cosas que se hacen despacio, saboreándolas, disfrutándolas. Eso podría ser: que el calendario no venga con prisas. Venga es la forma del subjuntivo, presente, del verbo venir.


Y el cuarto verso de esta primer estrofa, o cuarto deseo de la misma, es:


- Que el diccionario detenga las balas


¡Madre mía! ¿Se puede decir algo mejor dicho?, ¿se puede ser capaz de encontrar una metáfora más bonita? Yo creo que hay que ser un gran poeta y un gran mago del lenguaje para encontrar una pequeña frase con tanta significación dentro, con tanta sabiduría.

Es evidente, el diccionario, el libro de las palabras, el que define los lenguajes, allá donde buscamos significados, matices y precisiones, el que nos ayuda a precisar nuestro lenguaje, a hacerlo más rico, más bello, más convincente; es decir, las palabras, el lenguaje, las razones, los argumentos, el diálogo,…todo eso necesitamos para detener las balas, la violencia, la guerra. 

Detener es el verbo, y “detenga” es la tercera persona del singular del presente de subjuntivo de detener.

Ese sí que es un deseo compartido por millones de personas: que las razones acallen las armas, que el diálogo silencie las bombas, que las palabras ahoguen la violencia, que las conversaciones entre los estados eviten las guerras,…Sí, un deseo, imposible a lo que parece y por lo que podemos leer cada día en el periódico del desaryuno. Pero es un deseo fuerte, sincero, y no podemos renunciar a él.


Bien, pues ya hemos trabajado a fondo sobre la primera estrofa:


Que el maquillaje no apague tu risa,
que el equipaje no lastre tus alas,
que el calendario no venga con prisas,
que el diccionario detenga las balas.


¿Escuchamos un poquito esta primera estrofa?

Ya sabéis, en Youtube, en http://www.youtube.com/watch?v=Fp8EglljBho, donde yo acerco ahora el micro un instante. Y, sobre todo, en iTunes y en vuestras tiendas de discos, incluso online, en Spotify, para poder escuchar a gusto a este maravilloso poeta y cantante, en español, por supuesto.




La segunda estrofa es:


Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.



Y ¿qué quiere decir ese primer verso en el que se expresa el deseo de que las persianas corrijan la aurora?

Si recordamos el significado de persiana, sabemos que una persiana es un dispositivo que puede enrollarse, compuesto de láminas fijas o móviles, que usamos para graduar el paso de la luz en un espacio (habitación, local, etc.); es como una cortina de pequeñas láminas. La aurora es el alba, el amanecer, la luz que invade el espacio con los primeros rayos de sol. Y corrijan es la tercera persona del plural del presente de subjuntivo del verbo corregir, que significa modificar o transformar algo.

No estoy muy segura, pero creo que este verso puede significar que deseo que esa maravillosa noche que estoy viviendo con alguien, no tenga fin. Que necesito una persiana mágica que transforme la aurora para seguir teniendo este tiempo mágico que no quiero que termine.

Podría decir:

- No quiero que esta noche termine

- Quiero que la aurora no llegue todavía

- Deseo que esta noche dure eternamente

- Quiero que las persianas transformen la luz del día en larga noche

- Ojalá esta noche no acabe nunca

- Ojalá que nuestra noche de amor no tenga fin


O cosas similares.



El segundo verso de este segunda estrofa es:


- Que gane el quiero la guerra del puedo


En español hay un dicho: “Hace más el que quiere que el que puede”, o lo que es lo mismo: “más vale querer que poder”, o incluso “querer es poder”, un dicho que antepone el poder de la voluntad al de las posibilidades reales para hacer algo. De ahí la frase. Ante el dilema de “Esto no voy a poder hacerlo”, “no podré llegar ahí”, “no puedo hablar de esto con él”, …y tantas otras cosas ante las que nuestra mente siente miedo y cree no poder hacerlas, se impone la razón, la verdad, la voluntad de hacerlas, el querer hacerlas, el tener la determinación de plantarles cara. Por eso Sabina expresa este deseo de que el “quiero” le gane la batalla al “puedo”, de que la voluntad gane la lucha contra los límites que, a veces, nosotros mismos nos imponemos.

Podríamos decirlo así también:

- Ojalá el quiero le gane al puedo

O:

- Me gusta que el quiero le gane la batalla al puedo




El siguiente verso dice:


- Que los que esperan no cuenten las horas


“Los que esperan”, el sujeto, en indicativo. “Que ellos no cuenten las horas”. Ojalá que la gente que espera pueda tener una espera tranquila, aunque se esperen cosas importantes, cosas necesarias. Que aquellos que esperan trabajo, comida, justicia, perdón, noticias de los seres queridos, una muerte digna, que la enfermedad se cure, el amor, la comprensión, o un golpe de suerte, no se les haga eterna la espera, que no cuenten las horas y sepan esperar sin desesperarse.




El último verso de esta segunda estrofa es:


- Que los que matan se mueran de miedo


“Los que matan”, asertivo, indicativo, establece que hay gente que mata, que asesina. Pues que esos, se mueran de miedo. Que esa gente asesina tome de su propia medicina, sientan horror ante una agresión, experimenten el pánico ante la violencia, acaben como sus víctimas a manos del miedo. Ojalá el miedo fuera su verdugo, ojalá el miedo acabase con los asesinos. 

Que se mueran, se mueran: tercera persona del plural del presente de subjuntivo del verbo morir, usado aquí de forma reflexiva, se mueran. 

“Morirse de miedo” es, además, una frase hecha en español. Se dice, por ejemplo:


* Odio las películas de terror. Cuando veo una, me muero de miedo

O:

* Huy, yo me muero de miedo si entramos en ese callejón solitario y oscuro




Bien, pues ya hemos revisado nuestra segunda estrofa:



Que las persianas corrijan la aurora,
que gane el quiero la guerra del puedo,
que los que esperan no cuenten las horas,
que los que matan se mueran de miedo.



Finalmente, la tercera estrofa contiene los siguientes versos:



Que el fin del mundo te pille bailando,
que el escenario me tiña las canas,
que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana.



“Que el fin del mundo te pille bailando” quiere decir que el fin del mundo te sorprenda en pleno disfrute, de fiesta, bailando. Esta expresión se dice muchísimo en español, la de “pillar a alguien” haciendo algo, o sea, sorprenderlo en mitad de algo raro. Unos cuantos ejemplos:


* Su padre le pilló fumando en la habitación. No veas qué bronca…

O:

* Ahora no puedes negarlo. Te he pillado con los videojuegos en lugar de estar estudiando Matemáticas. ¿Qué dices ahora?

O:

* Ojalá me pille con gripe el día del examen

O:

* A ver si te pillo libre algún día para ir a tomar algo y a charlar. Estás siempre tan ocupado…



En el segundo verso nos encontramos con un deseo muy bonito por parte de Sabina: envejecer cantando, entrar en la edad madura sin haber abandonado su oficio de poeta y cantante, peinar canas -que decimos aquí- cantando sobre un escenario. Ese es el deseo:


- Que el escenario me tiña las canas


Una forma poética de decir que sea el escenario el tinte de mis canas, que pase tanto tiempo en él que allí me haga viejito. Normalmente, la palabra “teñir” está referida a la coloración artificial, y usarlo aquí aún lo hace una frase más sorprendente: el escenario es el tinte de mi pelo; a base de usarlo años y años, mi pelo se ha llenado de canas -cabellos blancos- trabajando en él. Por eso, como expresión de deseo, podríamos decir también:


* Ojalá el escenario me vuelva el pelo blanco

O:

* Quiero tener el pelo lleno de canas sobre un escenario


El verbo es teñir, recordad, y esta persona del presente de subjuntivo es  “tiña”:  que el escenario me tiña las canas.



Los dos últimos versos van unidos:


que nunca sepas ni cómo, ni cuándo,
ni ciento volando, ni ayer ni mañana.



Es decir, si constantemente necesitas saber el cómo y el cuándo de las cosas, o sea, cómo pasarán y cuándo sucederán, vivirás esclavo de la planificación, sin dejar lugar a que las cosas espontáneas o debidas al azar entren también en tu vida. “Ni ciento volando” se refiere a una parte de un dicho en español que dice:

* Más vale pájaro en mano, que ciento volando

Que quiere decir que más vale poco, pero seguro, que la ilusión de lo que aún no tienes, y puede que no tengas nunca. Sabina nos avisa de que no nos creamos los cantos de sirena, de que no nos dejemos engañar por falsas ilusiones, ppor promesas vacías, de que miremos la realidad de frente y no nos dejemos engatusar por los charlatanes.



Finalmente, es estribillo de la canción dice:




Que el corazón no se pase de moda,
que los otoños te doren la piel,
que cada noche sea noche de bodas,
que no se ponga la luna de miel.


Que todas las noches sean noches de boda,
que todas las lunas sean lunas de miel.


Que el corazón no se pase de moda nos remite a que los sentimientos no están sujetos a las modas o a las tendencias. Los sentimientos son eternos. El lenguaje de los sentimientos, las palabras que salen directamente del corazón, no están sujetas a épocas y costumbres, siempre están vigentes; han sido, son y serán necesarias a lo largo del tiempo, en todas las épocas, siempre.

Cuando se dice que algo se ha pasado de moda es para decir que algo ha caducado, ya no se lleva, no es actual, no gusta porque es antiguo o pertenece a otros tiempos. Por eso Sabina reivindica el corazón y su vigencia y por eso expresa ese deseo de que el corazón no se pase de moda. Otras maneras:


* Ojalá el corazón no se pase de moda

O:

* No quiero que el corazón se pase de moda

O:

* Quiero que el lenguaje de los sentimientos esté siempre vigente



El verso que dice:


- Que los otoños  te doren la piel


Se refiere a la edad dorada, la edad madura. La referencia a “los otoños” es una referencia al paso del tiempo. El deseo del poeta es descrubrir la belleza de cada edad, la dorada madurez de nuestra edad adulta, sin esconderlo, al contrario, satisfecho de haber vivido, de haber disfrutado, amado y sentido, incluso cuando tu edad ya no es la de la apasionada juventud, sino la dorada madurez que te ha permitido pasar por la vida.



- Que cada noche sea noche de bodas


Uno de los deseos más hermosos: que no haya una sola y única noche de bodas, sino que cada noche contenga el amor y la magia suficiente como para recordarte esa primera noche. Que puedas alejar de tu pareja la rutina, que no permitas que los problemas cotidianos ahoguen tu cariño, que no tengas miedo de ser frágil al expresar tus emociones, que haya magia, que desees que llegue la noche para estar con ella, para estar con él, que no hay obligación, sólo deseo, que todas las noches se parezcan a esa primera noche en la que pusiste todas tus ilusiones:

* Que cada noche sea noche de bodas

O:

* Ojalá que cada noche sea como aquella primera noche de bodas

O:

* Quiero que cada noche nos recuerde aquella 


Sea, recordad, tercera persona del singular del presente de subjuntivo de “ser”.



- Que no se ponga la luna de miel


Usamos el verbo ponerse para el sol, normalmente -ponga, de poner-. Cuando el sol desaparece en el horizonte decimos que se ha puesto el sol. Sabina lo usa con la luna, pero no con cualquier luna, sino con la que llamamos “la luna de miel”, en español, y que son los días posteriores al día de la boda, los primeros días de matrimonio, los primeros días de casados. Si se desea que “no se ponga” esta luna de miel, se expresa el deseo de que este dulce periodo inicial de la vida en pareja, como casados, no se acabe nunca. De que la ilusión que preside estos primeros días sea una ilusión duradera, de mucho tiempo, eterna, si ello fuera posible…


* Que no se ponga la luna de miel

O:

* Ojalá no se acabe este maravilloso periodo

O:

* Quiero que estos días no se acaben nunca



Maravilloso estribillo del que podemos oír un trocito:


Bien, amigas y amigos, podéis seguir el análsis completo de la canción entera el menú ARCHIVO (www.spanishpodcast.org), en nuestro episodio de Prácticas Auditivas nº 12, en el que están explicadas todas las estrofas, todos los versos, además de una explotación didáctica muy detallada del episodio nº 29 (¡Ojalá!), con ejemplos de todos estos usos del presente de subjuntivo

http://www.spanishpodcast.org/archivos/episodios/EPP12/12GuiaP.pdf


Podéis acceder a ambos, además del presente episodio, para revisar y reforzar todos estos usos.


Queremos recordaros que esta estructura de:


- QUE + EXPRESIÓN DE DESEO MEDIANTE VERBO EN SUBJUNTIVO


La usamos mucho en español en expresiones muy breves que usamos en momentos muy determinados para desear algo a alguien. Vamos a revisar brevemente estos usos:




- Pero, cariño, qué te pasa, qué quieres

- Pues que vengas pronto, que me muero de ganas de verte




- Me voy de vacaciones. Estoy loco de contento

- Oye, pues que te vaya muy bien. Y que tengas un buen viaje




- Ahora, lo único que necesito es un buen trabajo

- ¡Pues que lo encuentres pronto y que tengas muchas suerte!




- ¿Pero cómo que me vaya?, ¿me estás echando?

- ¡Que sí, que te vayas de una vez, que no te aguanto!




- ¿Quéeeee?

- ¡Que te calles y que bajes la música de una vez!




- Bueno, pues adiós, hasta otra

- Adiós, y que sigas bien




- La semana que viene me caso

- ¡Que vaya todo fenomenal en tu boda y que seas muy feliz!




- (Pasamos al lado de una mesa del restaurante en la que hay conocidos nuestros)

- Hola, ¡que aproveche!



- Buenas noches, que duermas bien

- Buenas noches, que descanses




- Hasta mañana

- Hasta mañana, que tengas dulces sueños




- Me voy a casa, tengo fiebre

- Vale. Oye, que te mejores. Cuídate



Fijaos bien en todos esos verbos que hay en estas frases y que son verbos de deseo, o que sugieren cosas, o que recomiendan cosas, etc. Os he puesto frases muy habituales y que se dicen mucho en estas situaciones. Esperamos que este episodio os ayude a reforzar de nuevo estos aspectos y que lo hayáis pasado bien trabajando sobre estos materiales. Hasta pronto. Os deseo lo mejor.








http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org




 









 © Spanishpodcast, 2007-2017