Contestando saludos



Contestando saludos


Hello my friends and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 140th episode (Answering greetings) we are going to study the answers to greetings. We have received your messages to do an episode with the answers we usually give greetings. A cause of categories of responses, we prefer not to raise a dialogue in this chapter, but a brief summary of what are the most common answers in Spanish when responding to a greeting. So we give an explanation of it.

Episode 140: Answering greetings. Let´s go.

Hola amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio número 140: Contestando Saludos, vamos a trabajar justo eso, cómo contestar cuando recibimos un saludo, sea el que sea. Hemos recibido algunos mensajes vuestros sugiriéndonos que hagamos un episodio con esas respuestas que damos normalmente cuando se nos saluda. Por las categorías de las respuestas, preferimos hoy no plantear un diálogo en este capítulo, sino hacer una breve exposición de cuáles son las contestaciones más usuales en español a la hora de responder a un saludo. Vamos a explicarlo.

Episodio número 140: Contestando saludos. Vamos a ello, venga.


Mirad, amigas y amigos, lo más importante que hay que entender en este tema es que hay diferentes tipos de respuestas a un saludo, dependiendo de si es:


- Una presentación


- Un intercambio de saludos (tenga o no continuidad, con una conversación, por ejemplo)


- Una despedida tras el saludo





I/ Presentaciones


Cuando te presentan a alguien, por primera vez -obviamente-, te dicen, por ejemplo:


- Hola, ¿cómo estás?

Y tú puedes contestar:

- Bien, ¿y tú?

Y el otro podría decir:

- Bien, gracias.


Y continuar con el tema que tuviérais entre manos.


Si fuera un saludo formal, nos trataríamos de usted, y diríamos:


- Hola, ¿qué tal?, ¿cómo está?

- Bien, ¿y usted?

- Bien, gracias. ¿Tomamos un taxi para ir a la reunión?

Etc.


O:


- Hola, mucho gusto

Y el otro:

- Encantado, ¿cómo está?

- Bien, ¿y usted?, ¿qué tal por aquí?

- Bueno, ahora le explico cómo están las cosas por la empresa.


O:


- Hola, ¿qué tal? Encantado de conocerle

Y el otro:

- Mucho gusto, ¿cómo está?

- Bien, bien. Paso un momento por el hotel y vamos directamente al mitin.






II/ Intercambio de saludos


Estos son los saludos que intercambiamos con otras personas a las que conocemos, pero con las que no vamos a continuar hablando en ese momento. Sí, quizás, después, pero no vamos a entablar una conversación inmediatamente después de saludarnos.

Por ejemplo, entras en la oficina y saludas a la compañera con la que llevas trabajando ocho años:




Carmen :Hola, Patricia, buenos días

Patricia :Hola, guapa, ¿cómo va todo?

Carmen :Bien, bien, ¿y tú?

Patricia :Bien. Oye, luego nos vemos, tengo que explicarte una cosa

Carmen :Bien, hasta luego



O:



María :Hola, Luis, ¿cómo va?

Luis :Hola, pues…regular, la verdad

María :¿Que pasa?

Luis :Estoy muy fastidiado. Tengo tos y un poco de fiebre

María :Oye, si estás mal, vete a casa

Luis :No, no, a ver si aguanto. Nos vemos con el café, ¿vale?



Si no hay mucha confianza entre los hablantes, normalmente se contesta:


- Bien


Cuando te preguntan qué tal estás. “Bien” es como una muletilla para contestar un saludo, más allá de si estás bien o si estás regular.

Pero si hay confianza (poca, bastante, o mucha, depende), entonces probablemente digas cómo estás realmente. Dirás si estás bien, o si estás regular, o si estás francamente mal.

Hay varias fórmulas para cada caso, para contestar en estas tres situaciones.


Cuando estás muy bien, ante la pregunta:


- Hola, ¿cómo estás?

- Hola, ¿qué tal?

- Hola, ¿cómo va?

Etc.


Puedes contestar:


- Bien

- Muy bien

- Estupendo 

- Estupendamente

- Fenomenal

- De maravilla


O también con expresiones coloquiales-vulgares, sólo usables con amigos entre los que hay mucha amistad y mucha confianza. A las preguntas:


- ¿Cómo estás?

- ¿Cómo te va?

- ¿Qué tal, tío?


Puedes responder:


- De puta madre

- Cojonudo

- Dabuti


Este último, “dabuti”, era mucho más usado hace unos años y menos en la actualidad. Pero, insistimos, en ambientes de gran familiaridad y confianza, en los que los hablantes usan estas expresiones coloquiales-vulgares, nada ofensivas si hay confianza, se usan estas dos:


- De puta madre

- Cojonudo


Para indicar enfáticamente que estamos muy, muy, muy bien.


También son usadas profusamente por los jóvenes, como respuestas habituales a los saludos:


- ¿Qué pasha, tío, qué cuentas?

- Pues, ya ves, de puta madre, tío, con moto nueva. ¿Qué haces tú?





Sin embargo, si no estamos del todo bien y queremos comunicárselo a nuestro interlocutor, tenemos en español un repertorio de fórmulas para indicar este estado que no es ni bueno ni malo, ni todo lo contrario. Fórmulas tales como las del siguiente minidiálogo:



Manuel :Hola, ¿cómo estás?

Tomás :Regular, ¿y tú?

Manuel :Yo, bien, pero y a ti, ¿qué te pasa?

Tomás :Pues que llevo ya dos broncas con el jefe en lo que va de semana, y ya no puedo más

Manuel :¡No me digas! Cuenta, cuenta, ¿qué ha pasado?



Ante la pregunta-saludo:


- Hola, ¿qué tal?

- ¿Qué tal, cómo estamos?

- Hola, ¿cómo va?

Etc.


Y en una estructura similar a la del pequeño diálogo anterior, si tenemos algún problema, o alguna dificultad, y tenemos confianza con el interlocutor, podemos contestar:


- Pues, no muy bien, la verdad

- Regular

- Pues…tirando

- Ya ves, como siempre, tirando

- Pues, como siempre, tirandillo

- Pues…así, así

- Pues…, ni fu, ni fa



Otro ejemplo:


Antonio :Hola, María, ¿qué tal, cómo va eso?

María :Hola, Antonio. Pues…, no muy bien, la verdad

Antonio :¿Qué pasa, mujer? Cuéntame

María :Pues, mira, que Bruno y yo nos estamos separando

Antonio :¿Qué me dices? No sabía nada. Anda, vamos a tomar un café y charlamos



O:



Rosa :¿Qué tal, Mónica, cómo va todo?

Mónica :Pues…, ni fu, ni fa, chica. Tirandillo

Rosa :¿Por qué?, ¿te pasa algo?

Mónica : Y tanto que me pasa. Últimamente, sólo me vienen problemas: de salud, de dinero,…¡de todo!

Rosa :Huy, te veo muy pocha. ¿Nos vemos al mediodía y me cuentas?

Mónica :Sí, me irá muy bien poder contárselo a alguien



Bien, amigos, en el caso de que las cosas estén rematadamente mal, o sea, que nos vaya fatal, también el español cuenta con varias fórmulas para informar al otro de nuestra situación, fórmulas tales como:


- Pues, muy fastidiado, la verdad

- Mal, muy mal

- Hecho polvo (hecha polvo)



Ante la pregunta-saludo


- Hola, ¿cómo estamos?

- ¿Qué tal?

- ¿Cómo estás?


Podemos contestar:


- Pues…muy fastidiado

- Mal

- Muy mal

- Hecho polvo

- Pues, si tengo que ser sincero, mal, muy mal


Etc.


Por ejemplo:


Aída :¿Qué tal, Miranda, cómo andamos?

Miranda:Pues muy fastidiada todavía

Aída :¿No se acaba de curar la lesión del brazo?

Miranda:¡Que va! Al contrario, las cosas se han complicado y ahora tengo una infección




Ahora bien, solemos usar muy habitualmente un lenguaje mucho más vulgar también para decir que lo estamos pasando mal, que tenemos problemas o que estamos atravesando una situación desfavorable. Estas expresiones coloquiales-vulgares se usan en contextos familiares, o de amistad y gran confianza, pero en esos contextos se dice muy a menudo, y de manera habitual:



- Jodido

- Bien jodido

- Puteado

- Muy puteado


 

Para expresarle al otro que lo estamos pasando muy, muy, muy mal.




Un ejemplo para este otro tipo de lenguaje:



Pedro :Hola, Carlos, ¿cómo estamos?

Carlos :Pues bien jodido, la verdad

Pedro :Pero, ¿qué dices, hombre, qué pasa?

Carlos :Pues, tío, que he tenido un accidente con la moto y estoy hecho polvo

Pedro :¡Joder, qué fuerte! No sabía nada

Carlos :Fue anteayer. Por suerte no me he roto ningún hueso, pero me duele todo…


Etc.



III/ Despedidas


Ahora vamos a las despedidas tras saludarnos. Tanto pueden ser despedidas tras un breve saludo, como fórmulas para despedirnos después de una conversación.

Estas despedidas dependen de si volveremos a ver a la otra persona, o si no sabemos si volveremos a verla.

La despedida más habitual, si no hay ningún otro encuentro previsto, es:


- Adiós


Si hay más confianza, se viste un poco este adiós:


- Bueno, adiós, que vaya bien

- Adiós, a ver si nos vemos pronto

- Adiós, hasta pronto


Etc.



También decimos mucho y de forma habitual:


- Hasta luego


Y no sólo porque vayamos a vernos “luego”, después, más tarde, o dentro de poco tiempo, sino también para despedirnos hasta dentro de un tiempo indeterminado (días, semanas o meses).


Lo mismo sucede con:


- Hasta pronto


Este “pronto” puede ser dentro de muy poquito tiempo, o puede ser dentro de bastante tiempo.


Inés :Vale, Jorge, me ha encantado charlar contigo

Jorge :Lo mismo digo, Inés. Bueno, pues…, adiós, que vaya bien

Inés :Vale, hasta luego. Nos vemos



No olvidemos,  no obstante, que aunque “hasta luego” se ha generalizado muchísimo como saludo de despedida general, seguimos diciéndolo también cuando vamos a ver a alguien al cabo de poco rato:



- Bien, pues nos vemos a la hora de comer, ¿vale?

- Sí, muy bien, hasta luego, entonces




Tenemos otras fórmulas de despedida que usamos cuando nos vemos con una cierta frecuencia con la otra persona, o también cuando queremos expresarle nuestro deseo de verla relativamente pronto. Estas fórmulas son:



- Estamos en contacto

- Nos llamamos

- Nos vemos

- Hasta pronto

- Chao, cuídate



- Bueno, hasta pronto, nos llamamos

- Sí, eso, estamos en contacto. Cuídate



- Bueno, hasta pronto, chao

- Oye, nos llamamos, ¿vale?

- Claro, hasta luego. Nos vemos



Etc.



Finalmente, tenemos otro tipo de despedidas que usamos si sabemos cuando volvemos a ver a esa persona. Por ejemplo, yo quedo con mi compañero de trabajo para comer al mediodía, y entonces me despido así:



- De acuerdo, hasta el mediodía




Con este “hasta” marcamos el momento en el que volvemos a vernos. Por ejemplo:


- Hasta luego (te veo más tarde)

- Hasta el mediodía (nos encontraremos al mediodía)

- Hasta la tarde (es seguro que nos veremos por la tarde)

- Hasta mañana (ambos sabemos que nos volvemos a ver mañana)

- Hasta la otra semana (nuestro próximo encuentro será la semana que viene)

- Hasta el próximo fin de semana (nuestro futuro encuentro será el fin de semana próximo)

- Hasta la noche (nos veremos esta noche)

- Te veo más tarde (nos encontramos en algún momento de lo que queda del día)

- Nos vemos luego (nos encontraremos más tarde, ya sabemos dónde)



Si nos despedimos de alguien a quien probablemente no volveremos a ver, pero a quien expresamos afecto, diremos:


- Hasta siempre



Si nos despedimos de alguien a quien probablemente no volveremos a ver, y a quien queremos expresar nuestro deseo de no verla nunca más en el futuro, diremos:


- Hasta nunca



Bien, amigos, hasta nuestro próximo episodio, que lo paséis genial con vuestro español. Nos vemos por aquí, en www.spanishpodcast.org, en unos quince días. Seguimos estando en contacto. Chao. Cuidaos.




http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org









http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org




 









 © Spanishpodcast, 2007-2017