Necesito gafas




Necesito gafas


Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 148th episode (I need glasses) Berta looks bad lately. She can not read well and can not watch TV clearly. She went to the ophthalmologist and she has been diagnosed with eye strain. She needs glasses. Now she is in the optician´s to see what type of glasses will have to carry on.

Hola, amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio número 148 (Necesito gafas), Berta ve mal últimamente. No puede leer bien y tampoco puede ver la televisión con nitidez. Ha ido al oftalmólogo y le han diagnosticado vista cansada. Necesita unas gafas. Ahora está en la óptica para ver qué tipo de gafas tendrá que llevar en adelante.





Óptica:Buenos días, ¿qué desea?

Berta:Buenos días, vengo a hacerme unas gafas.

Óptica:¿Ya le han hecho la revisión?

Berta:Sí, sí, he ido al oftalmólogo y me han diagnosticado vista cansada.

Óptica:Déjeme ver la prescripción, si es tan amable.

Por lo que veo aquí, necesita usted graduación para corta, media y larga distancia.

Berta:Pues sí. Ya no puedo leer bien, veo las letras borrosas. Con el ordenador también tengo problemas, se me cansa la vista y me duele la cabeza cuando trabajo durante horas. Y de lejos tampoco veo con nitidez, en el cine, por ejemplo.

Óptica:Claro. Es que la vista cansada puede afectar a la visión en todas las distancias.

Berta:¿Y a qué se debe la vista cansada?

Óptica:A la edad, simplemente a la edad. La musculatura del ojo pierde elasticidad y ya no podemos enfocar como antes. Mire, yo le recomendaría cristales progresivos, que llevan incorporada la graduación para distancias cortas, medias y largas.

Berta:¡Huy, qué mareoso!

Óptica:No, precisamente se llaman progresivas porque no hay saltos bruscos al mirar. Se pasa suavemente, progresivamente, de una distancia a otra.

Berta:Pero eso quiere decir que las tendré que llevar siempre.

Óptica:Sí, pero también que verá bien siempre, incluso por la noche y en situaciones de poca luz. A ver, ¿quiere que le pongamos cristales anti reflectantes?

Berta:¿Qué diferencia hay entre estos y los normales?

Óptica:Los anti reflectantes filtran mejor la luz, te permiten trabajar mejor con el ordenador, por ejemplo, y te aportan más confort visual en general.

Berta:De acuerdo, pondremos cristales anti reflectantes. Bueno, y ahora, ya que tengo que llevar gafas tanto sí como no, enséñeme unas gafas bonitas, al menos, que me favorezcan…

Óptica:Claro, ahora mismo le enseño las monturas que tenemos para progresivas. Usted se prueba todas las que quiera hasta que le guste alguna.

(Después de numerosas pruebas)

Berta:Creo me gustan más las monturas pequeñas y ligeras, me favorecen más. Creo que ésta es la que más me gusta, sí, sí, ésta.

Óptica:Ésta está muy bien. Es una montura muy ligera, de titanio, no pesa nada, pero se ajusta muy bien a la cara. La verdad es que le quedan muy bien.

Berta:Sí, sí, definitivamente éstas son las que más me gustan. Me veo bien con ellas,  creo que me favorecen. ¿Cómo me ve?, ¿me van bien a la cara, verdad?

Óptica:Puede estar segura. Le quedan muy bien. Bueno, vamos a la sección de pagos…


**************


Hola, chicos. Ya veis. Es lo que tiene cumplir añitos, que se te cansa hasta la vista. Eso es lo que le ha pasado a Berta, que ha cumplido 50 años y ahora nota que ve peor, que se cansa de fijar la vista.


Fijar la vista es mirar atentamente algo, es dirigir la mirada intensamente hacia algo o hacia alguien, dirigir tu atención hacia algo de manera constante, mirar algo fijamente durante un rato, como por ejemplo el texto del libro que estás leyendo, el botón roto que estás cosiendo, el cuadro que estás pintando, el puzzle que estás componiendo, las fotos de tu iPhone que estás mirando, etc. etc. En esas ocasiones:


- Fijas la vista


Berta ya ha ido al oftalmólogo, pero…¿quién es este señor de nombre tan complicado? Pues es el médico especialista en los trastornos de la visión, el experto en problemas de la vista. En España también se le llama oculista a este especialista que detecta y trata los defectos de tu visión.


Tú vas a ver a un oftalmólogo, o vas al oculista, cuando tienes un problema relacionado con tus ojos y con tu vista: ves mal en general, o no ves bien de cerca, o no ves bien de lejos, o te duele la cabeza al fijar la vista, o no ves bien al conducir, o se te cansan los ojos al leer, o te escuecen los ojos cuando trabajas con el ordenador,…pueden ser muchísimas cosas.

El oftalmólogo te hace un test de visión, o sea, te examina la vista, te la revisa y te diagnostica posibles problemas que ha detectado. El oftalmólogo también te dice si tu problema es que necesitas gafas, pero él no te las hace.


Después vas a la Óptica, es decir, al establecimiento en el que hay instrumentos ópticos para corregir tus defectos de visión, y donde los técnicos en óptica te hacen unas gafas en función del diagnóstico del oculista. El técnico experto de la óptica es el óptico, y en el caso de que sean mujeres, la óptica (sí, igual que el establecimiento).


¿Sabéis lo que pasa a veces en España? Pues que si no se tienen problemas graves con la vista, mucha gente se va directamente a la óptica y allí se gradúa la vista y se hace las gafas. Pero lo correcto es pasar primero por el médico especialista.



Berta dice:


- Buenos días, vengo a hacerme unas gafas


No dice:


- Hola, querría unas gafas


Porque no es un producto que se compre ya hecho. Te las hacen a medida de tu problema.

Y esta forma de decirlo es habitual al entrar en la Óptica:


- Hola, vengo a hacerme unas gafas


Las gafas son un instrumento que corrige nuestro defecto de visión, consistente en dos lentes correctoras (dos cristales graduados), sujetos a una armadura que se apoya y sujeta en la nariz, y dos patillas (así se llaman las varillas) que se ajustan a las orejas. 

En el diccionario lo encontrarás como “gafa”, en singular, pero en la calle lo oirás como “gafas”, en plural. Y se dice “llevar gafas”:


- Es un chico muy guapo, alto, moreno, lleva gafas, es barcelonés y trabaja en Greenpeace

O:

- Huy, yo llevo gafas desde muy pequeñita. De hecho, llevo gafas en todos mis recuerdos…

O:

- ¿Que no ves bien últimamente? A lo mejor tienes que llevar gafas en adelante. Consúltalo



¿Y cuándo decimos que necesitamos gafas? Cuando no vemos bien. Por eso, lo primero que le pregunta la óptica es:


- ¿Ya le han hecho la revisión?


Para saber si ha ido al médico y éste le ha prescrito gafas, o si es es una petición personal de Berta basada en la intuición. Pero Berta asiente:


- Sí, sí, he ido al Oftalmólogo y me han diagnosticado vista cansada


La óptica le pide el papel del especialista, el informe que le ha hecho el oculista. Y se lo pide así:



- Déjeme ver la prescripción, si es tan amable




Aquí, la óptica usa el imperativo porque necesita ver el informe médico para saber qué tiene Berta y qué necesita. Pero, después de usar el imperativo, usa también una fórmula de cortesía verbal que suaviza esa orden:


- …Si es tan amable


Amigas, amigos, aprendedla tal cual para que funcione como fórmula de cortesía verbal. O sea, no podemos decir:


- Déjeme el informe, es usted muy amable (eso suena raro, raro, pero sobre todo, incorrecto…)

O:

- Déjeme el informe, si es amable usted (uf, irreconocible, no funcionaría lingüísticamente)

O:

- Déjeme el informe, qué amable (que no, que no, que tiene que ser como es)


Las fórmulas lingüísticas son fórmulas porque no se les puede cambiar ni una coma, y ésta, para ser una fórmula de cortesía plenamente efectiva, tiene que ser:


- Si es tan amable

- Déjeme el informe, si es tan amable


Podéis repetirla unas cuantas veces, durante un tiempo, hasta automatizarla, porque os va a servir muchísimo en español, en infinidad de ocasiones. Como por ejemplo:



(Una señora muy mayor)

- Joven, ¿me ayuda a subir la maleta al tren, si es tan amable?


O


(En el restaurante)

- Tráigame otra servilleta, si es tan amable


O:


(En la  tienda de souvenirs)

- Envuélvamelo para regalo, si es tan amable


O:


(En la boutique de ropa)

- Tráigame la otra talla, si es tan amable


Etc.



La óptica le dice a Berta:


- Por lo que veo, necesita usted graduación para corta, media y larga distancia


La graduación es la adaptación de un cristal de gafa al defecto que tiene tu visión. Los cristales de las gafas se gradúan según las necesidades de cada paciente. Se gradúan para corregir los déficits de tu vista y lograr que veas bien otra vez.

Normalmente, tenemos algún problema con la distancia corta, distancia entre nuestros ojos y el libro que estamos leyendo, o el papel en el que escribimos, o la prenda que cosemos, etc. Serían más o menos 20, ó 25, ó quizás 30 centímetros de distancia entre nuestros ojos y los objetos que miramos.

Distancia media podría ser la que hay entre nuestros ojos y el ordenador, o nuestros ojos y lo que hacemos al cocinar, o cosas similares.

Y larga distancia, en cuestiones de visión, sería la distancia entre nuestros ojos y la carretera al conducir, o entre nuestros ojos y la pantalla del cine, o la calle, etc.

Puedes tener desajustes de visión en una de esas distancias, o puedes ver mal en los tres casos, como le pasa a Berta.


Por eso Berta dice:

- Pues sí, ya no puedo leer bien, veo las letras borrosas. Con el ordenador también tengo problemas, se me cansa la vista y me duele la cabeza cuando trabajo durante horas. Y de lejos tampoco veo con nitidez, en el cine, por ejemplo.



Fijaos bien en cómo lo decimos:


- Ver bien de cerca

- Ver mal de lejos

- Ver bien o mal en las distancias medias


Este adjetivo de la frase, el que usa Berta con las letras, que las ve borrosas, se usa mucho cuando vemos algo sin claridad, cuando vemos una imagen confusa. Vemos algo borroso cuando no podemos ver bien definidos sus contornos, cuando lo vemos de una forma imprecisa, cuando no lo distinguimos con claridad.

Y justamente decimos que es “borrosa” nuestra visión cuando tenemos problemas, cuando perdemos vista, porque entonces vemos el texto, la tele, la carretera, las caras de las personas, las fotos, o la película, borrosas, no definidas, no nítidas.

Nítido y borroso serían conceptos contrapuestos.

- Nítido 

Es algo claro, preciso, perfectamente visible y que lo percibes con total precisión y claridad.

- Borroso

Es lo que percibes sin precisión, sin claridad, confuso.


Puedes decir:


- Lo veo borroso

- No lo veo claro

- No lo veo nítido

- No veo con nitidez



La experta de la Óptica le dice que, en algunos casos, la vista cansada puede afectar a la visión de todas las distancias.

Y Berta siente curiosidad por tener más información sobre la vista cansada, por eso pregunta:



- ¿Y a qué se debe la vista cansada?



Cuando preguntamos a qué se debe algo, preguntamos cuál es la causa o el origen de ese algo. Y la óptica le dice lo mismo que ya le había dicho el oftalmólogo:


- A la edad, se debe simplemente a la edad. La musculatura del ojo pierde elasticidad y ya no podemos enfocar como antes.


Los músculos del órgano de la vista, del ojo, funcionan como el resto de músculos y se contraen y se relajan , son elásticos, funcionan bien. Con la edad, ya no se contraen y relajan igual que antes, cuando éramos más jóvenes, sino que se relajan en exceso, pierden elasticidad, flexibilidad, y ya no funcionan igual cuando enfocamos algo, cuando fijamos nuestra vista en algo.


La técnica en óptica le hace una recomendación a Berta:



- Mire, yo le recomendaría cristales progresivos, que llevan incorporada la graduación para distancias cortas, medias y largas. 


Berta cree que todo eso en un solo cristal, le va a provocar mareo. Y dice


- ¡Huy, qué mareoso!


Mareoso es justo eso, lo que provoca mareo.

Pero la óptica le dice que no es así, porque los cristales progresivos pasan de una graduación a otra de una manera suave, progresiva, sin saltos que provoquen sensaciones de mareo en la vista. Progresiva quiere decir que ves de una manera gradual y continua.


Berta se ha angustiado un poquito porque ha entendido que necesita gafas para siempre, que no son de quita y pon, o de ponértelas cuando te apetece.

Pero la óptica la convence diciéndole que las llevará siempre, sí, pero que también siempre y en todo momento verá bien, incluso en situaciones con poca luz, en las que la vista cansada lo ve todo borroso.

También le ofrece cristales anti reflectantes, o sea anti reflejos, que le proporcionarán un mayor confort visual.

Una vez definidos los aspectos técnicos de los cristales, Berta está ahora totalmente interesada por llevar unas gafas bonitas, que la favorezcan.

Algo te favorece cuando cuando realza lo mejor de tu apariencia externa, cuando te sienta bien y tú te ves bien con ello. Hay varias vormas de decirlo:


- Unas gafas te favorecen (te ves guapa con ellas)

- Unas gafas no te favorecen (no te gustas con ellas)



- Unas gafas te están bien a la cara (te favorecen)

- Unas gafas no te están bien a la cara (no te favorecen)




- Unas gafas te sientan bien (te están bien)

- Unas gafas no te sientan bien (no te están bien a la cara)




- Unas gafas te quedan bien

- Unas gafas no te quedan bien





- Te gustas con esas gafas

- No te gustas con esas gafas



O:



- Este vestido me favorece

- Este traje te favorece mucho

- El traje de novia le favorecía extraordinariamente a Sonia

- Oye, qué morenos estáis después del verano. Esa piel os favorece mucho

- No me gusta esta blusa, no me favorece nada, me hace gorda


Etc.



La óptica le habla entonces de la otra parte de las gafas, de lo que no son los cristales, es decir, de la montura.

La montura de unas gafas es el soporte en el que se sujetan los cristales. Hay cientos de monturas, precisamente para que el cliente pueda elegir las que mejor le están y esté satisfecho con sus gafas.

Lógicamente, las monturas hay que probárselas, ponérselas como si fueran las gafas enteras, para ver qué tal sientan, cómo te están a la cara. Te pruebas varias para elegir la que más te favorece, la que más te gusta para ti. Por eso le dice:


- Claro, ahora mismo le enseño las monturas que tenemos para progresivas. Usted se prueba todas las que quiera hasta que encuentre la que más le guste.



Berta se prueba un montón de monturas, hasta que encuentra una con la que se ve estupenda en el espejo, una montura que la favorece, que le queda muy bien. 


¿Os suena extraña esta palabra, “montura”? Quizás no, porque conocéis otras palabras en español que también acaban en -ntura. Os recuerdo algunas:


  • pintura
  • aventura
  • cintura
  • acupuntura
  • censura
  • coyuntura


¿Lo veis? Palabras muy conocidas con esta terminación. Bueno, os lo comentaba como una curiosidad...



Berta le pregunta a la persona que la está atendiendo que cómo le quedan esas gafas:



-  ¿Cómo me ve?, ¿me van bien a la cara, verdad?


La señora de la Óptica le dice que le quedan muy bien y se la lleva a la sección de pagos…Ahora sí que se va a asustar Berta, cuando sepa lo que cuestan esas preciosas gafas de titanio que tanto la favorecen. Porque las gafas progresivas cuestan un riñón, como decimos en español coloquial para decir que algo cuesta mucho dinero.


Oiremos de nuevo esta conversación y prestaremos atención a todo lo nuevo que ha salido en este diálogo para poder comprenderlo y retenerlo mejor:




Óptica:Buenos días, ¿qué desea?

Berta:Buenos días, vengo a hacerme unas gafas.

Óptica:¿Ya le han hecho la revisión?

Berta:Sí, sí, he ido al oftalmólogo y me han diagnosticado vista cansada.

Óptica:Déjeme ver la prescripción, si es tan amable.

Por lo que veo aquí, necesita usted graduación para corta, media y larga distancia.

Berta:Pues sí. Ya no puedo leer bien, veo las letras borrosas. Con el ordenador también tengo problemas, se me cansa la vista y me duele la cabeza cuando trabajo durante horas. Y de lejos tampoco veo con nitidez, en el cine, por ejemplo.

Óptica:Claro. Es que la vista cansada puede afectar a la visión en todas las distancias.

Berta:¿Y a qué se debe la vista cansada?

Óptica:A la edad, simplemente a la edad. La musculatura del ojo pierde elasticidad y ya no podemos enfocar como antes. Mire, yo le recomendaría cristales progresivos, que llevan incorporada la graduación para distancias cortas, medias y largas.

Berta:¡Huy, qué mareoso!

Óptica:No, precisamente se llaman progresivas porque no hay saltos bruscos al mirar. Se pasa suavemente, progresivamente, de una distancia a otra.

Berta:Pero eso quiere decir que las tendré que llevar siempre.

Óptica:Sí, pero también que verá bien siempre, incluso por la noche y en situaciones de poca luz. A ver, ¿quiere que le pongamos cristales anti reflectantes?

Berta:¿Qué diferencia hay entre estos y los normales?

Óptica:Los anti reflectantes filtran mejor la luz, te permiten trabajar mejor con el ordenador, por ejemplo, y te aportan más confort visual en general.

Berta:De acuerdo, pondremos cristales anti reflectantes. Bueno, y ahora, ya que tengo que llevar gafas tanto sí como no, enséñeme unas gafas bonitas, al menos, que me favorezcan…

Óptica:Claro, ahora mismo le enseño las monturas que tenemos para progresivas. Usted se prueba todas las que quiera hasta que le guste alguna.

(Después de numerosas pruebas)

Berta:Creo me gustan más las monturas pequeñas y ligeras, me favorecen más. Creo que ésta es la que más me gusta, sí, sí, ésta.

Óptica:Ésta está muy bien. Es una montura muy ligera, de titanio, no pesa nada, pero se ajusta muy bien a la cara. La verdad es que le quedan muy bien.

Berta:Sí, sí, definitivamente éstas son las que más me gustan. Me veo bien con ellas,  creo que me favorecen. ¿Cómo me ve?, ¿me van bien a la cara, verdad?

Óptica:Puede estar segura. Le quedan muy bien. Bueno, vamos a la sección de pagos…



Bien, amigos, esperamos que podáis entrar a un establecimiento de óptica en un país de habla hispana y podáis haceros unas gafas sabiendo lo que necesitáis y usando el vocabulario adecuado. Esperamos poder encontrarnos con vosotros dentro de pocos días y continuar juntos progresando más y más con vuestro español. Os deseo lo mejor y os mando buenas vibraciones para seguir vuestras actividades con entusiasmo. Nos vemos . Chao.





***********

 


 © Spanishpodcast, 2007-2017