Platos españoles



Platos españoles


Hola queridos amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y estoy acompañada de nuevo por Ana, con quien ya sabéis que solemos mantener charlas y conversaciones sobre cine. Pero hoy hemos cambiado. Estábamos hablando de platos y comidas que nos gustan y hemos pensado que podía ser un tema útil para vosotros conocer..., nada..., muy poquitos, pero algunos platos de la cocina española y por qué nos gustan tanto. Este es el episodio 150 y tratamos sobre eso: platos españoles, cocina española.


Hello and welcome to Spanishpodcast. My name is Ana and I´d been here before to talk about cinema with Mercedes and today we just decided to talk a little bit about Spanish food. We will check some dishes that we specially like about our gastronomy. This is Spanish Podcast 150th episode. We hope you on liked it.



Mercedes:Pues...la verdad, amigos, es que la cocina española nos gusta muchísimo. También nos gustan otras cocinas, pero la de nuestro país es muy variada

Es cierto que si conocéis un poquito la distribución geográfica y política de las Comunidades españolas, pues habréis leído en algún momento que, un poco, cada Comunidad es como un país en sí misma. Galicia es el País Gallego, ....el País Vasco, el País Catalán; Castilla-León tiene su propia personalidad...y cada Comunidad tiene una cocina que se llama autóctona, propia, y que suele ser muy diferente de las de las otras comunidades, y muy rica, muy buena.

Por ejemplo, en España, hay toda la zona de la Costa, que es enorme, porque es una península y está bañada por el Cantábrico y el Atlántico : la parte de Galicia, País Vasco, etc. Y toda la zona Mediterránea, que es realmente todo el Este y el Sur de la península. Entonces, realmente en esta zona, pues, claro, lo normal son los guisos marineros, o los guisos de pescado, que los hay con una gran, gran diversidad de maneras de preparación, y que la verdad es que todos son muy ricos.

Después, hay toda la cocina más interior, de las zonas más centrales, con guisos de mucho carácter, muy recios: estofados de carne, asados de cordero...guisos muy intensos de sabores, aderezados con muchas especias, y con caldos muy concentrados, muy espesos, y que son muy ricos.

Tenéis que pensar que lo que vamos a decir es una reducción mínima de lo que es la cocina española. Lógicamente, si fuéramos zona por zona, veríais que la riqueza de la gastronomía de cada zona, de cada Comunidad, es extraordinaria. Pero eso no lo vamos a poder tocar en este podcast, en el que vamos a saltar un poquito sobre algunos de los platos que nos gustan para compartirlos con vosotros.


Ana:Además otra cosa a resaltar, Mercedes, sobre la cocina española y mediterránea, especialmente, es lo saludable que es. Es decir, la cocina mediterránea, tanto de España, como de Italia, como de Grecia, por ejemplo, se pone siempre como ejemplo de una cocina que es muy positiva para el organismo, para el corazón, para...en fin...


Mercedes:...la salud en general


Ana:Exactamente, para toda la salud, porque es que usan, por ejemplo, el aceite de oliva para cocinar, siempre, en lugar de, por ejemplo, la mantequilla. Y porque, en general, está basada en productos frescos. Eso no quiere decir que hoy en día, los hábitos culinarios han cambiado mucho y se tiende a comer elementos que están previamente preparados, previamente elaborados, lo cual, normalmente, es menos saludable. Y también grasas de tipo industrial, como por ejemplo, las grasas y azúcares de panadería, etc. que tampoco son muy saludables para el organismo.

Pero, bueno, tenemos una base culinaria, gastronómica, que es muy potente porque también tiene muchísima tradición histórica, y que a la vez es muy saludable.


Mercedes:Fíjate, que el otro día comentábamos que dos de los elementos clave de la cocina mediterránea, resulta que provienen de la cultura greco-romana, o sea, desde hace dos mil años. Y esos dos elementos, pues, son, por ejemplo, el ajo y el aceite de oliva. El ajo, que es una especia, o un condimento, que usamos en muchísimos, en muchísimo guisos y preparaciones culinarias de la cocina española, y que les da un sabor excelente. Es verdad que estamos acostumbrados, aquí en España, a comer el ajo también crudo, o muy poco hecho. Y que, bueno, puede haber gente que, a lo mejor, esta cuestión del olor tan intenso que puede desprender la boca o el aliento, después de una comida con ajo crudo, pues...no les guste mucho. Pero realmente, algunos platos a la plancha...Por ejemplo, las gambas a la plancha, o la sepia a la plancha, o cosas así que simplemente se ponen en la plancha, se les pone una pizca de ajo picadito y perejil, y sal y aceite de oliva, y nada mas. Y está buenísimo. O sea, no hay otra receta que realce más, por ejemplo, el sabor de las gambas.


Ana: Otros preparados donde se puede añadir el ajo crudo, pero al final, en forma de lo que llamamos aquí “picada” que es una mezcla de pan tostado, el ajo, frutos secos y azafrán, se añade al final de los guisos de pescado, por ejemplo,...


Mercedes:...¡y les da un sabor!


Ana:Exacto, y les da un sabor, les realza el propio sabor del guiso. Por ejemplo, hay una sopa que es muy rica, una sopa marinera, que es la sopa de rape, que se hace con cabezas y carne de rape y que se le pueden añadir, unas almejas o unas gambas..., las típicas cosas que traían los marineros y que conforman esa cocina de mar, como tú decías, y que es deliciosa.


Mercedes:Aprovechando que hablamos así de las especias y de los condimentos, y esto, es que, claro, lo curioso de España es que, como ha sido un país que siempre ha tenido invasiones y conquistas por parte de los vecinos..., de todos los vecinos: de arriba, del Este, del Sur africano,etc., pues lógicamente ha quedado el poso, la huella, de las comidas que estos pueblos traían y que acababan mezclándose con las nuestras propias.

Por ejemplo, es muy interesante saber que los muchos años de convivencia con la cultura árabe, dejó una impronta importantísima en nuestra cocina que tiene que ver, por ejemplo, con lo que aportaron en especias, como la canela, el azafrán, la nuez moscada,...


Ana:E igual, también, que las diferentes culturas nos han ido dejando su poso, por decirlo así, en nuestra gastronomía, también los diferentes oficios que ha habido en España, en el pasado, durante largo tiempo, han ido conformando también una gastronomía específica adaptada al trabajo específico. Por ejemplo, hay un plato que lleva en su nombre el trabajo de uno de los oficios artesanos más antiguos, que es el “bacalao ajoarriero” o “bacalao al ajoarriero”, que se hace tanto en Andalucía, como también se ha hecho en Navarra y puede que en algunas otras zonas del Norte.

¿Qué son los arrieros? Tú sabrás que...


Mercedes:Un poquito.


Ana:Tú sabrás lo que son. Los arrieros son hombres, normalmente hombres, que transportaban a lomos de sus mulos distintas mercancías, cuando no no existían los coches y las redes de comunicaciones todavía no estaban desarrolladas. Entonces, los arrieros podían transportar desde huevos, a frutos secos, a verduras, etc., normalmente de un pueblo a otro. También podían transportar otro tipo de cargas, que se continúan transportando en la actualidad, como por ejemplo el corcho. En Andalucía todavía hay arrieros que tienen que subir al parque natural de...


Mercedes:...de alcornoques...


Ana:...de los alcornocales, de donde se saca el corcho, y transportar esas corchas a lomos de los mulos. ¿Qué sucedía? Que muchas veces estos hombres tenían que estar en camino mucho tiempo y tenían que llevar con ellos alimentos que se conservaran y se pudieran cocinar, por ejemplo, el bacalao seco.

¿Qué hacían? Se paraban cerca de un río, remojaban allí el bacalao para quitarle la sal, y entonces lo cocinaban. ¿Qué otro elemento llevaban? El ajo. El ajo que es un elemento..., un condimento que efectivamente soporta todo tipo de inclemencias. Entonces, llevaban mucho ajo para darle un sabor fuerte a aquello, el bacalao y a veces un huevo. Tenía que se una comida muy calórica para seguir trabajando.

Y como este ejemplo del ajoarriero, pues hay muchos otros platos (en el caso de los marineros está mucho más claro, ¿no?), pero que los ha ido conformando los oficios tradicionales de España.

Igual que ahora, en la actualidad, la gastronomía y la comida se ven también conformadas por otros parámetros de trabajo y culturales que, pues...muchas veces tienen que ver o con el diseño, o con la rapidez, como es el caso de la comida rápida, etc.


Mercedes:E incluso con cuestiones muy prácticas, ¿no?, porque ahora, por ejemplo, pues...entre los trabajos, en los que hay muy poquito rato para comer, y por supuesto si añadimos las cuestiones de la crisis, por las que mucha gente pues no puede ir a diario al restaurante, se ha impuesto la cultura del tupper, del Tupperware. Y es que, lógicamente, la gente se está espabilando y está haciendo comidas ricas en su casa para llevarse al trabajo y luego comerlas con la merendera, pero lo decimos ahora en moderno, que es el tupper.

Yo no sé..., los amigos que nos escuchan, que nos escuchan desde..., en fin..., afortunadamente, desde todas las partes del mundo, no sé qué idea pueden tener de cuáles serían los platos más representativos de la cocina española. 

Podríamos, si quieres Ana, citar unos cuantos, unos poquitos, y comentar un par de ellos, un par que sean bastante conocidos, o bastante famosos.


Ana:Bien, bien.


Mercedes:A mí se me ocurre que un plato muy conocido...claro, aquí lo comemos prácticamente todo el mundo durante la época del calor, pues es el gazpacho, al que le tenemos dedicado un podcast para su elaboración. Y es una..., como nuestros amigos deben saber, pues es una sopa de vegetales fría. La tomamos helada en la época de calor, y se hace a base de tomate, pepino, un poquito de pimiento verde, ajos, pan, vinagre, aceite de oliva y sal. Y no lleva más, y no lleva mas. Es verdad que cada familia tiene su receta, ¿verdad?, pero lo adoramos, en España adoramos el gazpacho, lo tomamos muchísimo.

Después está, pues lógicamente, la paella. Yo creo que quizás es el plato más universal y más conocido fuera del Estado Español...


Ana:Perdona que te interrumpa, pero hay una cuestión lingüística que a mí siempre me llama la atención y es que cuando oigo a los extranjeros decir “paella”, suelen decir “paiela”.


Mercedes:Claro.


Ana:Y tú que sabes de asuntos de lenguaje, ¿por qué se produce eso?


Mercedes:Pues la verdad es que no lo sé muy bien, Ana. Eso nos lo tendría que explicar alguien de habla inglesa, sobre cómo lo percibe auditivamente. Pero quizás es lo que comentábamos el otro día: que oyen muchas vocales juntas, leen la a, la e, y quizás la elle que la perciben como una semi-consonante, casi como una i, ¿no?


Ana:Como una i.


Mercedes:Y entonces, para poderla pronunciar, pues dicen “paiela”, haciendo así la elle que es también un sonido un poco extraño para ellos.

La paella, pues ya..., luego comentamos un poquito de ella porque es un guiso muy interesante y es delicioso si se hace bien. Si no, la verdad es que te pueden dar una plasta inmunda en cualquier bar español y hacértelo pasar por paella.


Ana:¡Y no sabe a nada!


Mercedes:Y no sabe a nada. Y por otro lado, pues también hay el marisco. Mucha gente que viaja como turista a España conoce y cuando prueba el marisco español entiende que sea tan...bueno, tan deseado, tan querido y tan consumido por los oriundos, porque es una auténtica delicia: las gambas, las cigalas, las langostas, los percebes,...


Ana:Los mejillones, los berberechos,...


Mercedes:...los mejillones, los berberechos, todos lo que es el marisco español. Bueno, luego cito algún plato más. ¿Cuáles son los que a ti te parecen más conocidos?, o no, los que a ti te gustan más.


Ana:Pues, mira, la verdad es que a mí me gustan muchos de los platos de la gastronomía española. Por citar unos cuantos, te podría decir el jamón, el jamón serrano, o el jamón curado, que no es que sea un plato en sí mismo, sino que es un alimento que se sirve como plato, con sus “picos”, que se llaman, para comerlo.

Jamones tenemos de muchos tipos. El jamón ibérico, que depende de la alimentación a la que haya sido sometido el cerdo. O el jamón que no es ibérico, pero que hay jamones no ibéricos que son...


Mercedes:¡Deliciosos!


Ana:...¡excelentes! Acompañado, muchas veces, de un buen vino español.


Mercedes:¡Sí, señor!


Ana:Porque ése es otro de los alimentos, o elementos que tenemos en España: el Rioja, Ribera del Duero,...


Mercedes:Eso, Ana, sí que es otro podcast...


Ana:Eso es otro podcast, efectivamente, pero que, bueno, el vino está integradísimo...


Mercedes:En las comidas.


Ana:...en la cultura española, acompañando toda una serie de platos.

Después, bueno, otro plato interesante de mencionar es...bueno, tú has mencionado el gazpacho, a mí me gusta más que el gazpacho, el salmorejo. Que es una versión del gazpacho que se hace únicamente con tomate, ajo, pan y aceite, y sal. Y a la que luego..., queda una crema muy densa y luego se le añade jamón cortado (hablando del jamón...) y huevo. O también se le puede añadir pescado.

Aparte del salmorejo, el gazpacho,etc. hay otros platos tradicionales como pueden ser también la tortilla de patatas, los asados de cordero, o de otras carnes al horno;  el pan con tomate, por ejemplo, que no es un guiso, pero es una comida muy conocida de Cataluña y de Andalucía. 

Y hablando, por ejemplo, de platos de Cataluña, hay un plato que no es muy conocido, pero que es muy interesante, que se llama “pastel de escalivada”. La escalivada sí que es muy conocida en Cataluña y consiste en poner verduras al horno durante varias horas, a un fuego lento, de manera que se van “escalivando”, que se llama, ¿no?. Y es que se van asando al horno...


Mercedes:Suavemente...


Ana:Y quedan...muy...


Mercedes:Muy tiernas, ¿no?


Ana:Exactamente, muy buenas. Y con eso se puede hacer luego un pastel “espumoso”, de mousse, casi, y queda riquísimo.


Mercedes:¿Sabes lo que se me está ocurriendo? Pues que, cuando tenga un ratito, porque ahora estos días voy un poco atareada, pero cuando tenga un ratito, algunas de estas recetas de las que estamos hablando en el podcast, las podemos poner en el Blog. O más concretamente podemos poner, y esto les encantará a los amigos y amigas que les guste cocinar y quieran saber un par de platos españoles muy ricos, podemos poner la sopa de rape y el pastel de escalivada.


Ana:Pues la verdad es que me parece una idea excelente para aquellos seguidores de Spanishpodcast que les guste la cocina.


Mercedes:...que les guste cocinar, que sean “cocinillas”. ¿Sabéis lo qué es “cocinillas”, amigos? La gente a la que le gusta mucho meterse en la cocina y hacer platos.


Ana:Pues, mira, para los buenos cocinillas hay otra receta que es indispensable en la gastronomía española y que puede ser también curiosa para poner en el Blog de Spanishpodcast, que es el cocido.

El cocido es uno de los guisos de carne por antonomasia, españoles, y la verdad es que es uno de los más ricos. Se hace sobre todo en el centro, en Madrid, el cocido madrileño, por ejemplo, pues es muy famoso; el cocido andaluz es un poco distinto; al cocido catalán se le llama “carn d´olla”; en el norte también se hace el cocido de otras maneras; es decir, es un plato que es muy alimenticio, muy potente, y que lleva una variación de carnes, de verduras, de legumbres y luego de alimentos como el tocino, la morcilla, el chorizo (que entran dentro de las carnes) y que, en fin, además de alimenticio, es sabroso y es rico.


Mercedes: Pero además de carne de cerdo, lleva otras, ¿no? Yo creo que he visto cocidos con gallina, o con ternera, ¿puede ser?


Ana:Sí, lleva carne de ternera, que es el morcillo -que se llama-, o el jarrete, también se llama a la parte del animal que se utiliza para el cocido.

Una cosa curiosa del cocido es que proviene de lo que antes se llamaba “olla podrida”, ¿no?


Mercedes:¡Vaya nombrecito!, ¿se les pudrió la olla? Noooo...


Ana:No, no, no, no,... La olla podrida, que era un guiso castellano, a pesar de lo que pueda parecer porque en esas épocas muchos de los alimentos que se consumían, no estaban en el mismo estado...mmm....


Mercedes:Saludable...


Ana:Saludable, en el que pueden estar hoy los alimentos, sino que estaban medio podridos. Pero en el caso de la olla podrida, el nombre viene de “olla poderida”...


Mercedes:¡Acabáramos...!


Ana:No “podrida”, sino “poderida”. ¿Y qué significa “olla poderida”? Pues significa “olla poderosa” porque los habitantes de la época se fijaron en que era un olla muy sustanciosa y con muchos nutrientes. Y, vamos, comerse un plato de aquello, era... era muy poderoso.

Y a la vez ¿de dónde venía la olla podrida? Porque esto es un plato, pues, antiquísimo. Viene de los guisos que hacían los judíos, allá por el siglo XV, es decir, hace muchísimos...


Mercedes:¡Quinientos años!


Ana:...muchísimo siglos, y era un guiso que se llamaba adafina, que era un guiso con carnes, también con verduras, y que incluía pues otros ingredientes como la calabaza o las ciruelas secas. Se cocinaba el día antes del sabbat, se dejaba toda la noche hirviendo, para poder comer caliente...


Mercedes:...todo el Sabbat.


Ana:... al terminar. Y los castellanos se fijaron en ese guiso e hicieron su propia réplica, que, al final, desembocó en el actual cocido.


Mercedes:..en el famoso cocido. En otro podcast, yo creo que lo que tenemos que hacer es intentar..., bueno, al menos de la zona de Madrid que la conocemos un poquito más, sería decir dos o tres sitios donde se puede comer un cocido...¿no? como Dios manda: buenísimo y hecho a la antigua usanza.


Ana:Mira, ya que lo preguntas, es muy rápido de mencionar. En Madrid, los sitios más famosos para comer cocido son :

- El Lhardy

- La Bola

Y luego hay una especie de cadena que se llama:

- La Daniela


Mercedes:Que está allí, en Arco de Cuchilleros.


Ana:Efectivamente, en esa calle hay una, pero hay más por todo el centro. Luego:

- El Malacatín

Que está en La Latina. Y, bueno, debe haber algunos sitios más, aunque esos son los más conocidos. Luego es muy habitual, en Madrid, por ejemplo, poder encontrar cocido en el menú del día.


Mercedes:Ah, eso sí que es genial. Tú, por nueve euros, por ejemplo, puedes comer un cocido delicioso, ¿no?


Ana:Sí, por nueve o diez euros. Mira, otra cosa interesante es que cuando uno se pide menú, se toma de primero y de segundo. Pero el cocido, habitualmente, lo que tenía es lo que se llama “los tres vuelcos”...


Mercedes:Sí, es verdad...


Ana:Se llamaban “vuelcos” porque “se volcaba” la olla. Entonces, en el primer vuelco se comía la sopa...


Mercedes:La sopa, que está buenísima...


Ana:La sopa con la pasta, con los fideos,...o bueno, sin ellos. En el segundo vuelco vienen las legumbres y verduras, normalmente garbanzos con acelgas, patatas, col,...con zanahoria, a veces,...


Mercedes:Eso, zanahoria también.


Ana:Y el tercer vuelco ya son las carnes, y puede venir gallina, ternera, la panceta, la morcilla, el chorizo...


Mercedes: La panceta, hemos de decirle a nuestros amigos, por si no conocen la palabra, que es una de las partes más grasas del cerdo, es el tocino,  pero que a base de hervir y hervir y hervir en ese caldo tan bueno, queda como cristalino, como transparente, y parece como una especie de crema que puedes comer con el pan, con un sabor extraordinario, y es..., sin embargo es la parte más humilde y más..., evidentemente con más colesterol, del cerdo.

Pues es interesante esta historia del cocido, de la cantidad de años que tiene la receta y de cómo ha evolucionado.


Ana:Y otro día explicaremos también la historia del consomé, que también está relacionada con la del cocido, pero, bueno,...


Mercedes:Ah, que sé que hay un litigio, ¿no?, por la autoría del nombre, entre Francia y España, ¿no?


Ana: Y la autoría del propio plato, del propio plato.


Mercedes:Muy bien, otro día lo comentamos. Pues...bien, bien. Eeeh...Yo quería comentar también una cosita, pues sobre la paella, la paella que es este plato que todos conocemos, que se hace con una base de arroz. También es un plato muy antiguo. Parece ser que data de antes de..., del siglo XVII-siglo XVIII. Y  su origen se sitúa en Valencia, y más concretamente en esta zona que se llama La Albufera, que tiene unos grandes arrozales en los que se cultiva y se recolecta una gran parte del arroz que consumimos. 

Y parece ser que, al principio, la paella no era el plato que conocemos ahora, sino que se hacía también con elementos de la tierra, y fundamentalmente ¿cuáles eran? Pues, por un lado, la anguila, que es el pescado típico de las lagunas y de los arrozales valencianos;  por el otro, los caracoles, los caracoles que se cogen de la tierra, del hinojo y de los lados de los caminos; y en tercer lugar, una especie de... de judías verdes, que se llaman de otra forma, pero que son esto, una verdura. Estos tres ingredientes eran los principales y además luego se ponía un sofrito base con cebolla, un poquito de ajo, quizás tomate añadían algunos, otros consideran que es una herejía añadirle tomate a la paella, y luego el caldo.

Esto, lógicamente, ha ido evolucionando y ahora tenemos paellas que llamamos de carne, que se hacen con carne de pollo, de conejo, etc. y que son muy ricas, platos de arroz muy buenos. 

Y, por supuesto, la estrella de la gastronomía marinera y de la costa, en España y que es la paella marinera, o de marisco, y que tiene...eso es lo que compone el plato, además del arroz y las verduras, pues las gambas, las cigalas, los mejillones, las almejas, puede tener rape, algún otro tipo de pescado muy sabroso, etc. Y el gran secretillo de una buena paella, que no es otra cosa que un buen fumet, un buen caldo de pescado: hervir durante media hora espinas, cabezas, pieles, y pescado chiquitín que no se puede aprovechar para otros guisos, todo bien lavadito, todo con unas verduras, unas hojas de laurel, unos granos de pimienta negra, una cebollita y también una zanahoria, se hierve bien, se reduce un poquito. Y luego, ese caldo pues es realmente el que le da un sabor inconfundible al arroz de nuestras paellas.

Bueno, amigos, la verdad es que tenemos todavía por aquí muchos folios pendientes para hablar de ellos, pero es que es imposible porque lo que creíamos que iban a ser diez minutos, al final ha sido casi media hora, así es que ...

Ana, ¿qué te parece?, ¿quieres que les comentemos a nuestros amigos un par de menús que les parezcan muy ricos y también muy mediterráneos, un poco saludables?


Ana:Pues...me parece muy bien.


Mercedes:Pues, no sé, a mí se me ocurre un menú consistente en una cosa que nos encanta a los españoles y que es empezar las comidas con ensalada. Una ensalada copiosa, frondosa, con lechuga, con zanahoria, con cebolla tierna dulce, con maíz (nos gusta un poquito de maíz por encima),...


Ana:Un poco de queso de cabra.


Mercedes:Un poquito de queso de cabra puede estar muy bien...Bueno, yo creo que hay tantas ensaladas como familias españolas, y cada una tiene la suya preferida.

Después, pues ¿por qué no? Podemos hacer una paellita. Una paella muy rica. Haremos previamente el caldito, el fumet, y luego pues vamos a hacer un sofrito con ajito, cebolla, le vamos a añadir laurel, le vamos a poner un poquito de azafrán, sal, y luego vamos a añadir el arroz y los pescados que le pongamos. Vamos a hervir a fuego fuerte los cinco primeros minutitsos, y cuando ya empiezan los borbotones, empieza a hervir, bajamos el fuego y lo dejamos alrededor de dieciocho minutos en total, o una cosa así.

Y de postre, pues no sé, yo soy muy golosa y me comería algo dulce. Pero creo que no, no es muy mediterráneo. Pero bueno, lo que cada uno quiera. Un postre muy rico puede ser una macedonia variada de frutas porque tenemos unas frutas, la verdad es que muy buenas y se puede hacer un copa con zumo de naranja y fruta natural.

No sé, se me ocurre...


Ana:Pues pinta muy bien. 


Mercedes:¿Cuál se te ocurre a ti, a ver?


Ana:Pues, mira, yo creo que el menú adecuado depende del día y de lo que le apetezca a uno, e incluso también de la estación. Yo pondría dos ejemplos: un menú de verano y un menú de invierno.

Para el menú de verano, creo que primero hay que imaginar el lugar adecuado. Yo creo que el mejor lugar, en verano, para comer, o para cenar, es un chiringuito de los que hay cerca de la playa, casi a pie de playa, que cada vez hay menos, pero antes solía haber muchos. Y bueno, pues, en un chiringuito de esos, empezar con unas de las aceitunas aliñadas que te suelen poner para picar, y que hay aliños de todas las clases:más fuertes, más amargos, más sabrosos, más especiados, ¿no? En general, las olivas y los encurtidos, a mí me parecen...


Mercedes:Una delicia


Ana:...una cosa deliciosa y muy interesante. Incluso, las berenjenas encurtidas,...


Mercedes:Oh, sí, ¡que buenas son! Sí, sí.


Ana:Después del aperitivo, llegan los vinos y que en este caso, como vamos a comer pescado, yo diría que un vino blanco.


Mercedes:Un vinito blanco bien frío, en verano.


Ana:Un vino blanco bien frío. Un Rueda, por ejemplo, un Penedés,...lo que sea, ¿no?

De primero, pues, yo creo que estaría bien tomar un gazpacho, o un salmorejo, con sus acompañamientos. En el caso del gazpacho se suele tomar con verdura troceada: con pepino, con pimiento, con cebollita, con tostones de pan, todo eso se pone dentro del gazpacho.

Y de segundo, en lugar de la habitual paella que tú ya has mencionado, pues yo comería una fideuá. La fideuá es muy parecida a la paella, pero en lugar de con arroz, se hace con fideos, y suele llevar menos tropezones de lo que son gambas, cigalas, etc. ¿no? Suele llevar más sepia, rape -quizás- y almejas, habitualmente; y se come con el all i oli (alioli o ajoaceite)...


Mercedes:Es verdad.


Ana:...que es una salsa muy similar a la mayonesa, pero que se hace con ajo, con ajo crudo también, que es muy fuerte de sabor y que le va estupendamente a la fideuá.


Mercedes:Le va fenomenal.


Ana:Le va perfectamente a la fideuá.

Bueno, y para el postre, pues yo creo que, en verano, nada mejor que un helado, o que lo que a veces se toma, que es un sorbete, o un sorbete de helado, que es muy refrescante. Y, bueno, pues, una vez que se ha hecho la digestión, se puede ir a la playa a darse un baño.

Ese puede ser un menú adecuado de verano. Y luego, ¿cuál sería un menú de invierno?


Mercedes:Más calentito, ¿no?


Ana:Más calentito. Vamos a imaginar, en lugar de un chiringuito a pie de playa, vamos a imaginar un típico casería español en la montaña, un restaurante, digamos, de montaña, ¿no?, de estos que tienen las brasas.

Ahí podríamos comer, por ejemplo, de primero, una escalivada caliente.


Mercedes:¡Mira qué buena!, ¡exacto!


Ana:...acompañada, por ejemplo, de anchoas y pan tostado. Y, de segundo, podríamos tomar un asado de cordero al horno, con patatas; u otro guiso con aves de caza, con carne de conejo, o de perdiz, o de codorniz.


Mercedes:Mmmm, qué buenas las perdices o las codornices escabechadas.


Ana:Eso es buenísimo, el escabeche, efectivamente, efectivamente. Y ahí, de postre, una vez hayamos terminado el asado de cordero o lo que hayamos elegido, pues yo creo que sería más adecuado, por ejemplo, un vino dulce con unos frutos secos, con avellanas, con almendras...lo que se llama “el postre de músico”, en Cataluña.

Pues..., bueno, un menú similar, ¿no?


Mercedes:Yo creo que con este menú, primero, que cogeríamos muchísima energía, pero además quedaríamos muy satisfechos y habríamos probado cosas de la gastronomía española más auténtica, realmente. Me gusta mucho.


Ana:Bueno, mencionar otra cosa, Mercedes. Como de lo que normalmente hablamos es de cine, y no de gastronomía, pues mencionar también la importancia que en muchas ocasiones tiene la comida y las gastronomía dentro de la imagen y de las películas. En el caso del cine asiático, por ejemplo, la comida es un elemento frecuente y recurrente en sus películas y en sus imágenes, tanto a nivel narrativo, como meramente a nivel visual o presencial, ¿no?, el hecho de que las familias se reúnen en torno a la comida...Y hay un..., se le da un valor a la cocina propia, que se nota. ¿no?. que se refleja en el cine.

En el caso del cine español, la gastronomía no siempre está tan reflejada o con tanto cariño. Pero, en cualquier caso, es un tema interesante ver cómo el cine y la gastronomía encuentran espacios en común.


Mercedes:Bueno, ése es un proyecto que tenemos, lo que pasa es que no nos atrevemos todavía a decirlo muy en firme porque es que realmente nos lleva mucho tiempo. Os podéis imaginar, ¿no?, pues leer las cosas, ver las películas, organizar el guión del podcast, etc. Pero es cierto a Ana y a mí nos haría muchísima ilusión hacer un podcast, de aquí a dos o tres meses, quizás, sobre el papel de la gastronomía y de la cocina en el cine. O sea, hacer un podcast sobre comida y cine, o sobre cocina y cine, como le queráis llamar. Y entonces, bueno, pues analizar, qué sé yo, diez o doce películas muy, muy, muy famosas, en las que uno de los protagonistas es esto, es la comida.

Así es que os lo adelantamos, pero desde luego no ponemos fechas porque, en fin, esto hay que sacarlo de un tiempo que, a veces, es difícil conseguir.

Añadir solo una cosita y es que nos hubiera gustado hacer un repaso mucho más en profundidad de la gastronomía de todas las comunidades y áreas geográficas españolas, pero es evidente que es imposible, ...¡que no nos lo tomen en consideración!, porque no hemos mencionado la gastronomía de muchos lugares que adoramos y que es una..., que contienen platos riquísimos, pero sólo hemos querido dar...pues eso, una pincelada que ya nos ha llevado más de media hora de diálogo.

En cualquier caso, esperamos que hayáis disfrutado, que os hayáis informado un poquito más sobre nuestra cocina y los lazos y los vínculos que tiene con nuestra historia y nuestra cultura. Y esperamos que sigáis con nosotros para compartir los próximos temas, que esperamos que sean siempre útiles para haceros progresar con vuestro español.


Ana:Bueno, Mercedes, pues muchas gracias por invitarme una vez más a Spanishpodcast.


Mercedes:No, no, no, no,...de eso nada. Las gracias te las damos nosotros a ti porque siempre nos proporcionas episodios con conversaciones y con diálogos extraordinariamente interesantes.


Ana:En cualquier caso, lo que...vamos, lo que quería mencionar en relación al tema que hemos tratado hoy, es que la gastronomía es parte de la cultura de los lugares. Y también muchas veces la gastronomía es un puerta de acceso a nuestra cultura, en vez de entrar a través de la política, o de la historia, o de...


Mercedes:¡Es verdad!


Ana:Hacer igual que nosotros podemos hacer con la comida asiática, o con la comida hindú, etc. Bueno, mencionar también que, en general, hay una gran parte de la comida europea, y más concretamente de la comida mediterránea, pues...que es una comida muy interesante, muy variada, muy saludable, y a la gente que quiera venir a España a probar la comida de aquí, o que quiera probar la comida de España en el extranjero, porque también hay muchos restaurantes de tapas, o de españoles que se han ido fuera, pues que vengan, que investiguen, que prueben los vinos, que prueben el jamón, que prueben los quesos, que prueben las tapas, que busquen los guisos, que se informen antes, ¿no? Porque sí que es verdad que hay muchos lugares en que se ofrece una comida española que es muy...muy desmejorada, por decirlo de alguna manera.


Mercedes:...muy pobre y mal hecha. 


Ana:Muy pobre y muy poco cuidada. Pero, en cambio, hay muchísimos sitios donde hay una fidelidad y un compromiso con la manera de cocinar, con los sabores y con la calidad, que no siempre significa que sean sitios caros, para nada, pero que, bueno, ¿no?, que es parte del amor que hay aquí por comer bien y que está muy relacionado, yo creo, con la cultura española del compartir. Porque, por ejemplo, las cañas en los bares, con las tapas, es una cultura muy de comunidad. Entonces, creo que es algo muy bonito que hay aquí, y que, bueno, que es interesante que otra gente conozca y pueda disfrutar también.


Mercedes:¡Claro, qué bonito! Sí, es verdad.

Bueno, pues...me parece que ya...lo dejamos aquí y nos despedimos.

Buenos, amigos, un fuerte abrazo, que todo os vaya estupendo y hasta la próxima.


Ana:Adiós.





***********

 


 © Spanishpodcast, 2007-2017