Quisiera, condicional de cortesía



Quisiera, 

subjuntivo de cortesía


Hello, my friends, and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. Our 161st episode  “Quería, querría, quisiera: verbal courtesy in the Spanish Language”, contains four subepisodes. We publish today the last of them:


*  161 D:  Quisiera, subjuntivo de cortesía


Everyone who wants the four guides from the four episodes about Verbal Courtesy in Spanish, in PDF format, can visit our website www.spanishpodcast.org and can download to easily read them. 

We hope that this new material will help you understand the use of these times and verbal modes, as well as you get to know this use with the multitude of examples that you will have access.


Hola, amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. Nuestro episodio nº 161 “Quería, querría, quisiera: la cortesía verbal en el español” , contiene cuatro subepisodios. Hoy publicamos el cuarto y último de este trabajo :

*  161 D:  Quisiera, subjuntivo de cortesía

Aquellos que quieran tener las cuatro guías correspondientes, en PDF, puede visitar nuestra web www.spanishpodcast.org y pueden descargárselas para poderlas leer tranquilamente. Esperamos que este nuevo material os ayude a entender el uso de estos tiempos y modos verbales, así como que os familiaricéis con este mismo uso mediante la multitud de ejemplos a los que tendréis acceso.

Empezamos:


El uso de “quisiera” ocupa el rango más cortés, podría decirse, en nuestro trío “quería, querría, quisiera”. El imperfecto de subjuntivo, por su propio carácter no asertivo, introduce un mensaje  que el interlocutor percibe como desiderativo, como no contundente, como una propuesta, como algo negociable.

Ahora bien, hay que recordar siempre que usamos el imperfecto de subjuntivo de una manera muy similar al condicional cuando estamos planteando una cierta distancia con el interlocutor y queremos que él perciba nuestras buenas maneras en ese acto comunicativo. Sobre todo, se usa de esta forma tan similar con el verbo “querer” y en peticiones, no en preguntas.



Fijaos bien en esto, porque realmente sonaría incorrecto si te preguntasen:



- Dígame, señor, ¿qué quisiera?  Eso no es posible.



Sino:


- Dígame, señor, ¿qué querría?


O:


- ¿Qué quería, señor?


O:


- ¿Qué le apetecería al señor?


O:


- ¿Qué le gustaría tomar? Dígame, señor





O, incluso en presente de indicativo:



 

- Dígame, señor, ¿qué desea?

- Vamos a ver, señor, ¿qué quiere tomar?

- ¿Qué desea tomar el señor? Dígame, si es tan amable

- ¿Qué desea la señora?

- ¿Qué desea el caballero?




Eso sería lo correcto cuando te atiende un camarero educado. Si no, todo es posible...





Pero lo que sí que es perfectamente correcto, es cuando nosotros contestamos:




- Querría dos cañas y una de bravas

O:

- Quisiera una jarra de sangría y unos pescaítos fritos

O:

- Queríamos dos ensaladas y dos bistecs con patatas

O:

- Quisiera ver la carta de vinos

O:

- Querría pan con tomate, jamón serrano y una copa de rioja tinto

O:

- Quisiera una tortilla francesa con pan con tomate y una caña



etc. 

Ahí está la clave, lo usamos en frases normales o en contestaciones a preguntas, pero no en la propia pregunta.







Porque el imperfecto de subjuntivo lo usamos para atenuar nuestras peticiones, o nuestros deseos, nuestros consejos, nuestras advertencias, o incluso nuestras afirmaciones personales, pero con los siguientes verbos:



- Querer


- Deber


- Poder


- Valer 




Es con estos cuatro verbos modales con los que el condicional y subjuntivo se vuelven intercambiables. En muchos contextos, puede intercambiarse, de nuevo, con el condicional. Vamos a poner unos cuantos ejemplos:



Deseo - petición:


- Hola Nora, te llamo porque quería invitarte a mi fiesta de cumpleaños


- Hola Mario, querría invitarte a la cena de amigos que organizo la próxima semana


- Hago una comida en mi apartamento la próxima semana. Quisiera saber si te va bien el día


- Hola, quisiera que me contestaras lo antes posible. Me muero por salir contigo...


- Mamá, quisiera que me hicieras un favor: ¿puedes quedarte al niño mañana por la tarde? Me gustaría acompañar a Tania al médico


- Quisiera poder comentarle lo de Juan, pero no me atrevo. Sé que no lo soportará




Es interesante que constatéis que en todos estos ejemplos, este “quisiera” es perfectamente intercambiable con:


- Quería

- Querría 

- Me gustaría



Aunque las atenuaciones más cercanas son realmente las que se desprenden del condicional y del imperfecto de subjuntivo.

Mirad, repetimos todos esos ejemplos con “me gustaría”. Veréis que son exactamente igual de educados y de correctos:




- Hola Nora, te llamo porque me gustaría invitarte a mi fiesta de cumpleaños


- Hola Mario, me gustaría invitarte a la cena de amigos que organizo la próxima semana


- Hago una comida en mi apartamento la próxima semana. Me gustaría saber si te va bien el día


- Hola, me gustaría que me contestaras lo antes posible. Me muero por salir contigo...


- Mamá, me gustaría que me hicieras un favor: ¿puedes quedarte al niño mañana por la tarde? Me gustaría acompañar a Tania al médico

(En este ejemplo, hay un poco más de apremio en la petición del favor, y es más adecuado “querría” o “quisiera”)


- Me gustaría poder comentarle lo de Juan, pero no me atrevo. Sé que no lo soportará





Con los otros verbos, el imperfecto de subjuntivo se usa menos que el condicional, pero es correcto usarlo. Así, pues, además del verbo querer, unos cuantos ejemplos serían:





- Podría ser, sí, que volvieran a bajarle el sueldo a los funcionarios


- Pudiera ser, sí, que volvieran a bajarle el sueldo a los funcionarios



- O:



- Deberías estudiar más y salir menos. Falta muy poco para los exámenes finales.


- Falta muy poco para los exámenes finales. Debieras estudiar más




O:




- Más te valdría decirle la verdad a Marta sobre vuestra relación. Si descubre que estás viendo a Ruth, no te lo perdonará


- Más te valiera decirle la verdad a Marta sobre vuestra relación. Si descubre que estás viendo a Ruth, no te lo perdonará




Insisto: oirás más veces este tipo de frases con el verbo en condicional. Si bien puedes oírlas también con el imperfecto de subjuntivo, y en estos casos y con estos verbos, ese uso es correcto.



En otras ocasiones usamos el imperfecto de subjuntivo de poder y valer, por ejemplo, para suavizar una petición, precedido de “si”, en la estructura subjuntivo-condicional, pero de nuevo sin formar parte de una pregunta directa. De este modo, yo puedo decir:



- Si pudieras pasarme el informe de ventas para preparar la reunión, te lo agradecería (pero no: “¿Pudieras pasarme el informe de ventas?”;  aunque sí: “¿Podrías pasarme el informe de ventas? Te lo agradecería.”)



- Oye, si me has citado para insultarme, más te valiera callarte. Todavía no has oído mi versión (también: más te valdría...)



- Es muy complicada la situación de la empresa, pero pudiera ser que tuvieras razón en cuanto a que no quieren despedir a nadie (también : podría ser que tuvieras razón)



- No debieras tratar así a tu hija. Los gritos, la tensión y las regañinas constantes, no son buenas para nadie (también: no deberías tratar así a tu hija...)



- ¡Qué lío de familia! Pero...pudiera ser como tú dices, que todos están luchando para quedarse con toda la herencia



También usamos este tiempo verbal para quitarle fuerza a determinadas afirmaciones personales que transmitimos a los demás. Por ejemplo, muchas veces no queda bien decir:


- Estoy seguro de que te equivocas y de que yo tengo razón : María no quiere a Pedro


Para mitigar y suavizar este tipo de aseveraciones, puede decirse:


- Quisiera equivocarme cuando digo que la relación entre Pedro y María ya no es como antes. ¿Tú qué opinas?



Como veis, ya vamos acotando los usos.  Tiene que quedar claro que usamos multitud de verbos en presente, imperfecto de indicativo, condicional e imperfecto de subjuntivo para expresar deseos y peticiones, y que en algunos de estos verbos, imperfecto de indicativo, condicional e imperfecto de subjuntivo, tienen un tono moderador similar, o un matiz cortés similar. Dependiendo de la situación, yo puedo preguntar:




- ¿Qué desea?

- ¿Qué deseaba?

- ¿Qué desearía?


Pero no:

  • ¿Qué deseara?


O:





- ¿Qué quiere?

- ¿Qué quería?

- ¿Qué querría?


Pero no:

- ¿Qué quisiera?





Y puedo contestar:


- Quiero un café, por favor

- Quería un menú del día

- Querría dos chocolates con churros

- Quisiera una paella y una copa de vino blanco





Es interesante también este otro matiz. Cuando hablamos de suavizar estas expresiones de deseos, peticiones o afirmaciones personales, podemos usar indistintamente condicional y subjuntivo en relación a esos cuatro verbos -querer, poder, deber, valer- y usando las formas acabadas en -ra, ya que en estos casos no se admiten las acabadas en -se. Es decir, yo digo:



- Quisiera pedirte un favor


Y no:


- Quisiese pedirte un favor




O:




- No debieras hablarle así a tu abuelo, es una falta de respeto


Y no:


- No debieses hablarle así a tu abuelo, es una falta de respeto




O:




- Más te valiera mantener la boca cerrada cuando no conoces el tema


Y no:


- Más te valiese mantener la boca cerrada cuando no conoces el tema




O:




- Pudiera darse el caso de que uno de estos países saliese del euro


Y no:


- Pudiese darse el caso de que uno de estos países saliese del euro






Recordad, asimismo, que todos estos imperfectos de subjuntivo, en estos casos y con estos verbos, son perfectamente intercambiables con el condicional, cuando no es una pregunta. Así, esos ejemplos también pueden ser:



- Podría darse el caso de uno de estos países saliese del euro


- Más te valdría mantener la boca cerrada cuando no conoces el tema


- No deberías hablarle así a tu abuelo, es una falta de respeto


- Querría pedirte un favor




*********************************


Creo que después de asimilar lo que exponemos en esta nueva y última entrega, os será más fácil usar el imperfecto de subjuntivo en frases en las que se necesita esa atenuación, ese tono más suave, menos contundente, o que inspire más confianza en el interlocutor. Es importante ver con qué verbos se usa, en qué tipo de frases y cuándo resulta intercambiable con el condicional.


Queridas amigas y queridos amigos, este documento sobre el buen uso lingüístico y comunicativo de los tiempos y modos de cortesía, es largo. Pero es muy completo y contiene todos los ejemplos que podéis necesitar para comprender bien este uso y para practicar el tipo de frases en las que lo utilizamos. Por ello, podéis distribuiros su lectura o estudio en diversas fases, hasta que lo incorporéis a vuestro español hablado. 


Es importante que valoréis por todos los capítulos de este trabajo, pues desde el primero al último contribuyen a la comprensión y asimilación de estas formas verbales, así como a la pertinencia de su uso. 


Espero haberos ayudado. Como siempre, que sigáis mejorando, profundizando y avanzando en vuestro español, y que cada día os resulte más cómodo y más fácil poder comunicaros en esta lengua. 




**************************




 © Spanishpodcast, 2007-2017