Divertimento



Divertimento

Palabras que los españoles casi nunca usamos



Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 180th episode (Divertimento), we will discover a series of words a little unknown by most of people, exotic, magical or disturbing, but always interesting words to know.


Hola queridos amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 180 (Divertimento) vamos a descubrir una serie de palabras poco conocidas por la mayoría de la gente, palabras exóticas, mágicas o inquietantes, pero siempre interesantes de conocer.




El día 25 de setiembre de este mismo año, 2014, Jaime Rubio Hancock -periodista, novelista y bloguero- publicaba, en el diario español El País (http://blogs.elpais.com/verne/2014/09/el-olor-de-la-lluvia-sobre-la-tierra-seca-y-otras-28-cosas-que-no-sab%C3%ADas-que-ten%C3%ADan-nombre.html) un artículo titulado:


“El olor de la lluvia sobre la tierra seca y otras 28 cosas que no sabías que tenían nombre”. 


En este genial trabajo se enumeran 29 palabras que el autor considera imprescindibles para la vida cotidiana, para la vida diaria, para leer buena literatura -añado yo- o -él continúa- para jugar una partida de Scrabble (el juego de mesa en el que ganas puntos formando palabras, también conocido como Intelect o Palabras Cruzadas).


Yo me lo he pasado en grande leyendo este artículo y por eso quiero compartir con vosotros este buen rato, porque además de disfrutar de este “divertimento”, tendremos la posibilidad de seguir progresando en español con este, digamos, juego de palabras, con el que espero que obtengamos una buena información léxica, y sobre todo y como siempre, que lo pasemos bien, que pasemos un rato interesante, entretenido, divertido y un puntito exótico.


Voy a empezar este podcast leyéndoos esta lista de palabras, con el fin de chequear un poquito si sabéis alguna o si os suena alguna. Yo sólo conocía cuatro, así que…¡no os desaniméis!


La peculiar lista de 29 palabras es la siguiente:


- Acerico

- Agrafe

- Ampersand

- Ápice

- Carúncula

- Cremcha

- Criptomnesia

- Diastema

- Estepicursor

- Filtrum

- Fosfenos

- Ginecomastia

- Giste

- Guedeja

- Herrete

- Jeme

- Lemniscata

- Lúnula

- Óbelo

- Petricor

- Pie de Morton o Pie Griego

- Quincunce

- Recazo

- Sangradura

- Telson

- Tenesmo

- Vagido

- Virola

- Vitola



Ja ja ja…¿Qué tal?¿Habéis reconocido una docena de palabras, ocho, cuatro, una,…ninguna? Ja ja ja…


Pues les damos un breve repaso para conocerlas. 


Diremos la palabra, a continuación la definición que nos proporciona el autor del artículo (Jaime Rubio) y después, algunos comentarios explicativos de mi propia cosecha.



La primera palabra:


- Acerico


(Almohada pequeña. Y también la almohadilla que sirve para clavar alfileres o agujas).


Esta es una de las que yo conocía, porque mi madre siempre me decía:


- Mercedes, pásame el acerico, que está en la caja de los hilos…



Para mí era una palabra familiar. Una pequeña almohadilla roja, donde mi madre clavaba las agujas y los alfileres que antes había en todas las casas para coser cualquier cosa.


Es una palabra sonora, preciosa, mágica: acerico.


Mucha gente también lo llama “alfiletero” (contenedor de los alfileres) o simplemente “la cosa de las agujas”, o “lo de los alfileres”…


Vamos a decirlo bien, el acerico.




La segunda palabra es:


- Agrafe


(Pieza de metal para sujetar el cierre de botellas y frascos. Por ejemplo, el alambre y la chapa de las botellas de cava).


Figúrate. Yo decía eso: “El alambre que sujeta el corcho”, o “El alambre que sujeta el tapón”, …cualquier cosa menos agrafe.


Confieso que ha sido la primera vez que he oído esta palabra. Pero ahora, si me la encuentro en una novela, sabré de qué habla:

Él descorchó el champán. El agrafe fue a parar al escote del vestido de Ana. Él lo cogió delicadamente con lo punta de los dedos, mientras Ana se sonrojaba y sonreía”.

Ah, amiguitos, os gustaría saber cómo acaba mi escena, ¿verdad? Bueno, primero tenéis que practicar un poquito más con este término, con “agrafe”, y luego pensaremos cómo redondear la escena.




La siguiente palabra, la tercera de la lista, es:


- Ampersand


(El signo &)


O signo que ponemos en lugar de “y”, más usado en inglés y que significa “and”, como en:


Mark&Spencer

Diego Gómez&Compañía

Rodríguez&Familia

Tommy&Jerry

Mercedes&Spanishpodcast


Etc. Etc.


La verdad es que yo prefiero seguir poniendo “y”. Además, una de las personas que aportan su comentario a este artículo, nos cuenta que “ampersand” es un extranjerismo y que ese signo, en español, se llama “Y tipográfica”, sin más complicaciones.


En cualquier caso, cuando quieras decirle a alguien que ponga una y tipográfica en medio de dos palabras, puedes decirle, a partir de ahora:


- Pon un ampersand en medio


O:


- Pon una Y tipográfica en medio


Si no te entiende, no es mi culpa…



La cuarta palabra es:


- Ápice


(Acento o cualquiera de los signos que se colocan sobre las letras, como el punto de las íes. Eso sí, el acento de la eñe se llama virgulilla)


Amigas y amigos, ésta palabra también la conocía yo, y vosotros quizás la hayáis leído o visto en alguna ocasión, pero no en el sentido que se desprende de la definición dada en el artículo, sino en el de hablar de algo muy, muy pequeño, insignificante, infinitesimal.


Por ejemplo:


- No tiene ni un ápice de vergüenza


Es decir, no tiene la más mínima vergüenza, es un inmoral, un sinvergüenza.





Bien. Ahora viene otra palabra de una gran sonoridad, que da placer pronunciarla (al menos a mí, que soy una fan de estas cosas…). Esta, nuestra quinta palabra es:


- Carúncula


(La cresta de gallos y pavos)


Fíjate cómo suena: carúncula


Y es justo eso, la cresta de algunas aves, esa parte superior carnosa y roja, con la que la que la cocina china elabora recetas exquisitas, aunque yo…aún no me he atrevido a probarlas.

Yo siempre he dicho:


- La cresta del gallo


Nunca antes había dicho “la carúncula”, y creo que ahora menos porque en la actualidad no ves un gallo ni por casualidad, a no ser muerto y envasado en el supermercado.




La sexta palabra es:


- Crencha


(Raya del pelo y cada una de las partes en las que la crencha divide el cabello).


Fíjate. Yo, toda la vida llamándole “raya” y resulta que también se llama “crencha”. Así pues, la raya que separa las partes del pelo o esas mismas partes separadas se llaman así, crencha. ¡Vivir para ver!





Vamos con la séptima:


- Criptomnesia


(Fenómeno que consiste en creer que se te acaba de ocurrir algo que en realidad sólo lo estabas recordando, aunque no recuerdes que ya lo sabías. Por ejemplo, cuando plagias involuntariamente un tuit).


Pues yo creía que era algo egipcio, de las pirámides o así, y además no está en el Diccionario de la RAE, porque es un término de la psicopatología psiquiátrica.


En cualquier caso, adjudicamos a “criptomnesia” el significado de memoria oculta, o la experiencia basada en un recuerdo olvidado y escondido, y llevado a cabo por un persona como si fuera una acción pensada originalmente por ella.


Podéis mirar la apasionante reseña del escepticcionario (http://escepticcionario.com/define/criptomnesia), donde se habla y se pone como ejemplo el plagio inconsciente de uno de los Beatles, y no tiene desperdicio.


Guay este tema, ¿no?




La octava palabra:


- Diastema


(Espacio entre los dientes. Estuvo de moda durante siete segundo porque todo ha estado de moda alguna vez. O lo estará. Recordad, por ejemplo, los bigotes).


Quién nos iba a decir a nosotros que ese espacio entre los dientes tendría un nombre tan exótico: diastema.


Imagínate el susto que le darías a un amigo al que la naturaleza le ha dado bastante espacio entre los dos dientes incisivos de arriba (entre los dos paletos, informalmente hablando), y tú, queriéndote hacer el fino, le sueltas:


- Tienes una buena diastema entre los dientes, ¿eh?


O te suelta una bofetada en toda la cara, o cree que tiene una enfermedad incurable…ja ja ja…




La novena palabra se lleva el premio de la suma rareza. Es:


- Estepicursor


(El matojo rodante típico de las películas del Oeste o de cuando cuentas un chiste en un bar. También se llama rodamundos, sorrasca, calamino, boja, salicón, salicor, salicornio, salicornia, barrilla, corredora del desierto, bola del oeste, apretaculos, capitana, malvecino, alicornio, cardo ruso, planta rodadora, bruja, chamizo, cachanilla, maromera, salsola y rodadora).


¿A que te ha dejado muerto la definición? ¿A que no sales de tu asombro al leer la definición de “estepicursor”? ¿A que es una de las cosas más originales que has leído en español? ¡Anda que no! Pues así me he quedado yo, muertita del susto, sorprendida y alucinada, con este estepicursor que rueda junto a Clint Easwood en lo mejor del Far West.


“Estepicursor”…¡Jo! ¡Parece un trabalenguas! Pues fíjate lo que es, una planta rodante. El famosísimo matojo (así lo llamaba yo hasta ahora) de las míticas películas del Oeste. Esa bola del desierto, ligera y voladora, que aparece rodando a toda velocidad antes de que El Bueno, El Feo y El Malo saquen sus revólveres y disparen.


¡Qué fuerte, no? Toda la santa vida viendo estas bolas del desierto en mitad de la nada típica de la peli de vaqueros, y vas y te enteras de que se llama estepicursor. 


Yo, aunque sólo sea para pasármelo bien, lo diré de vez en cuando…





Nuestra décima palabra es:


- Filtrum


(Surco subnasal, es decir, la ranura situada debajo de la nariz y encima de los labios).


Sí, efectivamente, no es un filtro para la cafetera, ni un colador de esencias, ni… nada parecido, sino ese surquito tan gracioso y personal que todos tenemos encima de nuestro labio superior y debajo de nuestra nariz.


Así que, cuando haga mucho frío y se te ponga roja e irritada esa parte, tendrás que decir:


- Huy, el frío me ha cortado la piel. Tengo el filtrum muy irritado…


Aunque quizás no te entienda nadie.


La undécima o decimoprimera palabra, es:


- Fosfenos


(Las manchas luminosas que se ven al frotar los párpados).


Eso es, nada que ver con el fósforo, o con las cerillas también llamadas fósforos, ni con los fosfatos, ni con los fenotipos, no. Tiene que ver con la vista, valga la redundancia. O, mejor, con la sensación que experimentamos cuando nos frotamos los párpados con las manos y vemos manchas luminosas.


Pues ya sabéis el nombre: fosfenos.




La duodécima o decimosegunda palabra es:


- Ginecomastia


(Man Boobs)


La ginecomastia es el tamaño exageradamente grande de los pechos de un hombre. No nos referimos al pecho en singular, es decir, al tórax, al tronco; sino a las mamas, a los dos pechos, pero en el caso de un hombre.

Puede darse en una o en las dos mamas y no es grasa, sino que es el desarrollo excesivo de tejido mamario. Tiene tratamiento hormonal o quirúrgico, según los casos.





Nuestra decimotercera palabra es:


- Giste


(La espuma de la cerveza. Ejemplo de uso cotidiano: “¿Sabías que la espuma de la cerveza se llama giste?”).


Vaya, vaya, vaya,…Toda una vida diciendo:


- Qué bien tiran la cerveza en este bar, tiene la espuma justa”


Y ahora resulta que tendríamos que decir:


- Qué bien tiran la cerveza en este bar, tiene el giste justo


Probablemente proceda del término alemán “geist” que significa espuma. Por eso, es lícito decir:


- Me han servido la caña con demasiado giste



No sé, creo que seguiré diciendo “espuma”, aunque nunca se sabe…





La decimocuarta palabra es:


- Guedeja


(Cabellera larga y también la melena del león).


Ay, ay, ay,…que yo no había oido en mi vida semejante palabro.

Cuando vuelva a ver a mi amiga Sonia, voy a decirle:


- Sonia, a ver si te cortas un poco la guedeja, que la llevas por la cintura.


Aunque me entenderá mejor si le digo:


- Sonia, a ver si te cortas un poco la melena, que la llevas por la cintura.


Si no, ya lo usaré cuando vuelva a ver un documental de leones en la televisión:


- ¡Menuda guedeja la del león! ¡Impresionante!


O:


  • Los leones del Atlas tienen la guedeja negra





La decimoquinta palabra es realmente preciosa:


- Herrete


(Cada una de las puntas de plástico o metal de los cordones)


Y es útil saber que esa punta metálica de los cordones se llama herrete, pues si has perdido, por ejemplo, el cordón del zapato , te vas al zapatero de tu barrio y le pides unos cordones iguales, pero con herretes, para que entren fácilemente por los ojetes del zapato. ¡Aah! ¿Veis? Muy útil la palabra herrete.




La decimosexta palabra es:


- Jeme


(Distancia que hay desde la punta del pulgar a la del índice, separando el uno del otro todo lo posible. Unidad de medida equivalente a “un cacho así”).


¡Ay, qué risa, Dios! Ahora resulta que tenemos una nueva medida usando nuestro dedo gordo de la mano (el pulgar) y el siguiente, el índice. Los ponemos bien derechitos, los separamos lo más posible, y ese trecho que queda entre las puntas de ambos dedos, es…¡mira tú por dónde!, el “jeme” (que además está en el diccionario de la RAE).


Así es que si oyes:


- Ese tipo tenía una nariz enorme

-¡Anda, mujer, no exageres!

-¡Que no exagero! Mira, tan larga como este jeme


Sabrás a qué atenerte. Aunque, a fuer de sincera, dudo mucho que acabes oyendo este diálogo alguna vez.



Vamos con la decimoséptima:


- Lemniscata


(Curva plana de forma semejante a un ocho. Es el término correcto del símbolo del infinito).


¡Aaaaah! ¿Qué te creías? ¿Que era una emperatriz egipcia, o una filósofa griega, o una práctica erótica inconfensable, eh?


¡Aja! Pues no. No, señor. Es la curva cerrada simétrica que representa el símbolo del infinito, así, como un ocho horizontal, acostadito y dormido, que nos habla del infinito y sus misterios.


La decimoctava es:


- Lúnula


(El espacio blanquecino semilunar de la raíz de las uñas).


¡Ay, qué monada! Me gusta decirla: lúnula, lúnula, lúnula,…


Es verdad que yo siempre había oido el nombre de media luna para designar ese espacio blanco que hay en la base de las uñas. Pero en esta ocasión, me gusta más “lúnula” por su conexión con la luna y porque suena bonito y exótico.


Ya sabes, si eres de los /de las que vas a un sitio a que te pongan las manos bonitas, diles algo de tus “lúnulas”, a ver si saben de que les hablas…





La decimonovena palabra es:


- Óbelo


(Signo de división. El multiplicar es una más común “aspa”).


Mira, tanto tiempo llamándole “los dos puntitos de la división”, para acabar enterándome de que tardo menos si digo óbelo. 


Lo he buscado. Y hay algún significado más: es esa rayita horizontal, con un punto encima y otro debajo, y parece significar también la progresión geométrica.


 Ah, significa también “obelisco”.





Nuestra vigésima palabra es:


- Petricor


(El olor de la lluvia en sitios secos)


Cuando leí esta palabra y su significado, me estuve un buen rato riendo, ya que yo siempre digo, con mucho placer y mucha poesía:


- ¡Mmmm, qué bien huele la tierra mojada!


O:


- ¡Qué delicioso olor a hierba mojada!


O:


- Me encanta el olor a lluvia en el aire, tras la tormenta


Y así sucesivamente. Pero nunca se me había ocurrido que este olor tuviera un nombre, y menos que fuera un nombre tan prosaico, tan de dibujo animado, tan…tan…no sé…, tan poco poético a mis oídos.


Os informo de que uno de los participantes ha enviado un comentario en el que dice que no es “petricor” sino “petrichor”, término inglés no castellanizado aún, ni aceptado por la Real Academia Española de la Lengua, la cual, quizás, podría hacerlo como “petricor”.


No obstante, podemos decir:


- Me encanta el petricor de este jardín

(En lugar de: “me gusta el olor de la tierra húmeda de este jardín)


Yo no sé si me atreveré a decirlo alguna vez. No lo sé…




La vigésimoprimera palabra es:



- Pie de Morton o Pie Griego


(Cuando el segundo dedo del pie es más largo que el gordo. ¿Estas personas son alienígenas infiltrados? Este sería otro debate).


¡Apa! ¡Qué fuerte! O sea, que si tú tienes tu dedo gordo del pie más corto, visiblemente más corto, que el siguiente, resulta que tienes Pie de Morton o Pie Griego.


He visto en Internet que si sobre los dedos de tus pies hay una línea decreciente, tienes un Pie Egipcio. Si todos los dedos miden prácticamente lo mismo, tienes Pie Cuadrado o Pie Romano. Y si tienes el segundo más largo que el gordo, tienes Pie Griego o Pie de Morton.


Ahora, mírate el pie y conoce, por fin, tu tipo de pie: egipcio, romano o griego. ¡Uf!, no sé qué vamos a hacer con tanto conocimiento…





Ahí va la vigesimosegunda palabra:


- Quincunce


(Disposición como la figura de un cinco en un dado, con cuatro puntos formando un rectángulo y otro punto en el centro).


Madre mía, pero si hasta a mí me cuesta decirlo: quincunce. Una disposición de cinco puntos, o de cinco elementos, formada por cuatro de ellos formando un cuadrilatero, y un quinto elemento (¿recordáis aquella genial película titulada El Quinto Elemento?)…, eso…, decíamos, y un quinto elemento en el centro.


Así que, cuando juegues al parchís y saques un cinco, dices:


- Un quincunce


Y los dejas a todos boquiabiertos, asustados y seguros de que tú ganarás.


No creáis, este término es super útil: se usa para marcar geométricamente un terreno en el que se van a plantar cosas, o en el juego del dominó, o en arquitectura, e incluso en informática para trabajar cuestiones gráficas.


Aaaaah, pensábais que era una palabra inútil, pero os la vais a encontrar cualquier día por ahí, y sabréis lo que significa.





La vigésimo tercera palabra es:


- Recazo


(La parte del cuchillo opuesta al filo).


Anda, ¿ves? Yo siempre decía:


- Dale con la parte opuesta al filo


Pero no se me ocurría decir:


- Golpéalo con el recazo


Porque “el otro”, pobre, no sé con qué hubiera golpeado…En fin, nunca es tarde para aprender que la parte lateral de un arma blanca, opuesta al filo, es el recazo.





La vigesimocuarta palabra, aunque suene a sangre, es una palabra que me chifla, que me gusta mucho:


- Sangradura 


(La parte hundida del brazo opuesta al codo)


¿Os lo podíais imaginar? ¿Podíais imaginar que esa parte blandita, suave y blanca, donde siempre nos pinchan para sacarnos sangre, era la sangradura? (Anda, será por eso…).


Recordad: la sangradura es la parte de la articulación del brazo opuesta al codo (la articulación ósea externa). La sangradura es la parte hundida, ¿de acuerdo?


Pues, nada, la próxima vez qua vaya a sacarme sangre para hacerme una analítica, le diré a la enfermera:


- Me parece que tengo las venas más fáciles en la sangradura derecha


Y luego le diré que es una palabra rara que he aprendido. A ver cómo se lo toma y a ver si no se molesta…No creo…





Ahí va nuestra vigésimo quinta palabra:


- Telson


(La cola de los crustáceos. Ejemplo: “¿Tú te comes el telson de los langostinos? Yo sí. Soy un poco bruto).


En algún comentario especifican que no es la cola de las gambas o de los langostinos, sino de el último segmento de la misma.





A continuación, con la vigésimo sexta palabra, creo que os vais a reír tanto como yo. Es :


- Tenesmo


(Ganas frecuentes de ir al baño).


Pero, chicos, ¿habéis oído algo igual en la vida?


Así que, cuando tienes un mal día con la tripita, has comido mal, o fuerte, y vas con demasiada frecuencia al baño, resulta que puedes decir:


- ¡Ay, ay, ay, qué tenesmo! Voy corriendo al lavabo.


Vamos a ponernos serios un momentito porque acabo de leer que el tenesmo puede darse cuando se tiene el Síndrome del Intestino Irritable, con lo que para algunas personas puede ser muy molesto tener este tenesmo, y pueden pasarlo muy mal. Queda dicho.




La vigésimo séptima palabra es:


- Vagido  


(Gemido o llanto del recién nacido).


Yo, hasta hoy, creía que era el mugido de la vaca. Y mira, resulta que es algo mucho más suave y tierno: es el llanto del bebé recién nacido, en el momento en que hace su entrada en el mundo aéreo con ese gemido, con ese llanto, con ese vagido que hoy acabamos de aprender.





La vigesimoctava palabra es:


-Virola  


(Es una abrazadera de metal que se coloca en algunos instrumentos, incluyendo la anilla metálica que une el lápiz con la goma de borrar y la punta de un paraguas, por ejemplo. No confundir con “vitola”).


¿Vale? Un anillo metálico, por ejemplo, para unir dos tubos que llevan gas y en los que no puede hacerse una soldadura, ya que una sola chispa los haría explotar.





Y finalmente, la vigésimo novena palabra:


- Vitola


(La anilla de los cigarros puros)


Palabra que yo también conocía, porque cuando era pequeña, hacía colección de vitolas, que entonces me parecía una autén tica sinfonía de formas y colores.



Bien, amigos, ahora volvemos a leer la lista muy despacio, como un juego, para ver de cuántas palabras recordáis el significado. La lista es:



- Acerico

- Agrafe

- Ampersand

- Ápice

- Carúncula

- Cremcha

- Criptomnesia

- Diastema

- Estepicursor

- Filtrum

- Fosfenos

- Ginecomastia

- Giste

- Guedeja

- Herrete

- Jeme

- Lemniscata

- Lúnula

- Óbelo

- Petricor

- Pie de Morton o Pie Griego

- Quincunce

- Recazo

- Sangradura

- Telson

- Tenesmo

- Vagido

- Virola

- Vitola



Bien, amigos, ha sido un divertimento instructivo, entretenido y divertido…¡A que sí! 

Y además, ahora, los otros podcasts os parecerán muy fáciles.

Hasta pronto. Un abrazo. Feliz octubre para todos. Adiós.




 http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org



 © Spanishpodcast, 2007-2017