Para que no me olvides



Para que no me olvides


Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 181st episode (Para que no me olvides) we review phrases with “para” and “para que + subjunctive” in order to master -or to be fluid- in this kind of finality sentences.



Hola querido amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio número 181 (Para que no me olvides), vamos a repasar las frases con “para” y “para + que + subjuntivo”, con el fin de dominar este tipo de oraciones subordinadas finales.

Venga. Amigos, vamos allá.



Ágata quiere ir de compras. Ágata está buscando un abrigo para el invierno, pero quiere que Víctor -su novio- la acompañe y le dé su opinión.


Ágata : Víctor, ¿qué tal si esta tarde vamos de compras y me ayudas a comprarme un abrigo?

Víctor :¿Seguro que también tengo que ir yo?

Ágata :¡Pues claro! 

Víctor: ¿Para qué?

Ágata :Ya lo sabes, quiero que me acompañes para que me des tu opinión, para que me digas cómo me está, para que me ayudes a elegir el más bonito, para no elegirlo yo sola.

Víctor :Pero, Agata, si ya sabes que las cosas que te compras me encantan. 

Ágata :Oye, me estás cabreando. Nunca te pido que vengas conmigo de compras, y una vez que lo hago, te pones borde. ¡Pues vale!

Víctor :Vale, vale, vale,…Sólo quería saber si te apetecía realmente que te acompañara.

Ágata :Pues claro que me apetece. ¡Menudo rollo ir yo sola! Mira, si quieres, aprovechamos y miramos también deportivas, a ver si ves algo que te guste.

Víctor :Ese plan me gusta más. ¡Hecho! Te acompaño.





Llega el otoño y ya andamos todos sacando la ropa de abrigo del armario porque, al menos aquí, en la zona mediterránea de España, las noches empiezan a ser frescas y algunos días hay que ponerse ya manga larga, o ponerse alguna chaqueta para las primeras bajadas de temperatura.

Por eso Agata quiere ir a mirar algún abrigo, para ver si encuentra alguno que le guste, que le esté bien, que no sea muy caro,…

Quiere que su chico, Víctor, la acompañe, con el fin de contar con su opinión para estar más segura de que hará una buena compra. Por eso le dice:


- Víctor, ¿qué tal si esta tarde vamos de compras y me ayudas a comprarme un abrigo?


A Víctor no le gusta mucho ir de compras. Se cansa, se aburre y se pone nervioso de esperar. Por eso intenta escaquearse, preguntándole a su chica:


-¿Seguro que también tengo que ir yo?


Agata es categórica:


- ¡Pues claro! 


Y en un último intento de evitar el rato de compras, Víctor pregunta:


- ¿Para qué?


O lo que es lo mismo:


- ¿Para qué tengo que ir yo también?

O:

- ¿Para qué tengo que acompañarte?

O:

- ¿Cuál es la razón de acompañarte?

O:

- ¿Con qué objetivo, con qué finalidad?



Utilizando la preposición “para” con sentido de finalidad, de objetivo.


Y ahora vamos a recuperar la respuesta de Agata, sobre la que os voy a pedir unos segundos de reflexión, antes de explicarla con más detalle. Agata le contesta:


- Ya lo sabes, quiero que me acompañes para que me des tu opinión, para que me digas cómo me está, para que me ayudes a elegir el más bonito, para no elegirlo yo sola.


Venga, amigos, pensemos un momento.


- Para que me des tu opinión

- Para que me digas cómo me está

- Para que me ayudes a elegir el más bonito

 Y:

- Para no elegirlo yo sola


¿Os habéis fijado? 


- Para que + subjuntivo

- Para que + subjuntivo

- Para que + subjuntivo

Y:

- Para que +  infinitivo


¿Por qué?

¿Qué pasa aquí?

¿Cómo están estructuradas estas oraciones subordinadas con este “para que” o “para”, que las convierte en subordinadas finales?


La oración principal es:


- ¿Qué tal si esta tarde vamos de compras?

O:

 - ¿Vamos de compras?

- Quiero que me acompañes…


…Para que me des tu opinión


O lo que es lo mismo:


- Con el fin de que me des tu opinión

Y también con todas estas formas de finalidad:

- A fin de que me des tu opinión

- Con el objeto de que me des tu opinión

- Con vistas a que me des tu opinión

- Con la intención de que me des tu opinión


Si bien una de las introducciones de finalidad más cortas, funcionales y usadas es “para que”.




- Para que me digas cómo me está

- A fin de que me digas cómo me está

- Con el fin de que me digas cómo me está

- Con miras a que me digas cómo me está

- Con el objetivo de que me digas cómo me está

- Con el objeto de que me digas cómo me está

- Con la intención de que me digas cómo me está

- Para que me digas cómo me está



- Para que me ayudes a elegir el más bonito

- Con el fin de que me ayudes a elegir el más bonito

- Con la intención de que ayudes a elegir el más bonito

- Con la finalidad de que me ayudes a elegir el más bonito

- Con el fin de que me ayudes a elegir el más bonito

- Para que me ayudes a elegir el más bonito


Y finalmente:


- Para no elegirlo (el abrigo) yo sola

- Con el fin de no elegirlo yo sola

- Con el objeto de no elegirlo yo sola

- A fin de no elegirlo yo sola

- Para no elegirlo yo sola


¿Cuál es la diferencia entre las tres primeras frases y la cuarta, la última?


Las tres primeras frases tienen dos sujetos distintos, uno es el de la oración principal y el otro, el de la subordinada; y la última

tiene el mismo. Vamos a verlo.



- Quiero …………. yo


  • Que (tú) me acompañes


Pregunta lógica:


  • ¿Para qué? (¿Para qué quieres que te acompañe?)


Respuesta:


  • ...Para que (tú) me des tu opinión


  • YO QUIERO QUE ME ACOMPAÑES PARA QUE TÚ ME DES TU OPINIÓN


En definitiva:


  • Quiero que me acompañes para que me des tu opinión


Cuando sucede esto, que dos frases, dos oraciones (la principal y la subordinada final con “para”) tienen dos sujetos distintos, ese “para” de finalidad, necesita de un “que” y del modo subjuntivo, para estructurarse.


Es imposible cualquier otra opción. No puedo decir barbaridades como: 


- Quiero que vengas conmigo para me das tu opinión…

O:

- Para me dices cómo me está...

O:

- Para me ayudas...


¡Imposible!

Si soy yo la que te estoy pidiendo a ti que me acompañes, con una finalidad, esa frase subordinada de finalidad sigue siempre este orden:


- PARA + QUE + SUBJUNTIVO


- Quiero (YO) que me acompañes (TÚ)  PARA…


- Quiero que me acompañes para que tú…


- Quiero que me acompañes para que me des tu opinión, para que me digas cómo me está, para que me ayudes a elegir el más bonito


En la última frase no hay dos sujetos, ya no. Es Agata la que se plantea ambas cosas:


- Vamos de compras. Acompáñame para no elegir (también YO) el abrigo yo sola (Yo y Yo son el mismo sujeto en ambas oraciones, por lo que entonces desaparece el “que” y desaparece el subjuntivo). Y las frase correcta es:


- PARA + INFINITIVO


- Para no elegirlo yo sola

- Con el fin de no elegirlo yo sola

- Con la intención de no elegirlo yo sola


etc. etc.


Hay que recordar esta  regla, para poder usar estas oraciones de finalidad con corrección:


- MISMO SUJETO EN AMBAS, PARA + INFINITIVO

- DOS SUJETOS DIFERENTES EN AMBAS, PARA + QUE + SUBJUNTIVO


Vamos a ver unos ejemplos más:


- Hola Luis, vengo para ayudarte con los exámenes

- Hola Luis, vengo para que me ayudes con los exámenes


- Pepi, te llamo para decirte a qué hora es la fiesta (mi fiesta)

- Pepi, te llamo para que me digas a qué hora es la fiesta (tu fiesta o la de otra amiga)


- Necesito más dinero para hacer frente a las deudas

- Necesito más dinero para ayudarte y que puedas hacer frente a tus deudas


- Quiero ahorrar para comprar un coche nuevo

- Quiero ahorrar para que compremos un coche nuevo

- Quiero ahorrar para que compres un coche nuevo


- Voy a enviarle un email a Diego para recordarle la cena de esta noche (yo se la recuerdo con el email. Yo le envio el email y yo le recuerdo la cena)

- Voy a escribirle un email a Diego para que recuerde la cena de esta noche (Diego mismo tiene que recordar que esta noche es la cena. Yo le envío el email y él recuerda -mediante el email- que la cena es esta noche)


- Me pongo crema bronceadora para no quemarme la piel

- Te pongo crema bronceadora para que no te quemes con el sol


- El profesor explica muy bien las matemáticas para hacerse entender por todos

- El profesor explica muy bien las matemáticas para que todos le entendamos perfectamente


- Yo estudio contigo para aprobar (me ayuda estudiar contigo)

- Yo estudio contigo para que apruebes (te ayuda estudiar conmigo)


- Escribiré una carta a los Reyes Magos para pedirles muchos regalos

- Escribiré una carta a los Reyes Magos para que me traigan muchos regalos


- Apagaré la tele para no molestarte

- Apagaré la tele para que no te moleste el ruido


- Lo he hecho para demostrarle mi amor

- Lo he hecho para que se dé cuenta de que le amo


- María no le ha dicho aún a su marido que ha perdido el trabajo para no preocuparle

- María no le ha dicho aún a su marido que ha perdido el trabajo para que no se preocupara (ella no se lo ha dicho para que él no se preocupe. Sujetos diferentes en ambas oraciones, en este segundo caso)


- Voy a ir al Banco para pedir un préstamo (yo voy al Banco y yo lo pido)

- Voy a ir al Banco para que me den un préstamo (yo lo pido y ellos me lo dan)


¿De acuerdo?



Es importante tener siempre en cuenta que estas oraciones con “para”, que son oraciones finales, responden siempre a la pregunta de “¿para qué?”.

Y recordad que podemos encontrar diversas locuciones preposicionales para introducir la finalidad en la subordinadas. En todos los casos es lo locución tal cual, o la locución con para + que + subjuntivo, excepto en las de “con vistas a”, “con miras a” o “en orden a”, igualmente finales, pero con “a”, o con “a que”.


- Para (o para que)

- A fin de (o a fin de que)

- Con el fin de

- Con la intención de 

- Con la finalidad de

- Con el objeto de

- Con el objetivo de

- Con vistas a

- Con miras a

  • En orden a



Y ahora, de nuevo, el diálogo, ahora a un ritmo normal.



Ágata : Víctor, ¿qué tal si esta tarde vamos de compras y me ayudas a comprarme un abrigo?

Víctor :¿Seguro que también tengo que ir yo?

Ágata :¡Pues claro! 

Víctor: ¿Para qué?

Ágata :Ya lo sabes, quiero que me acompañes para que me des tu opinión, para que me digas cómo me está, para que me ayudes a elegir el más bonito, para no elegirlo yo sola.

Víctor :Pero, Agata, si ya sabes que las cosas que te compras me encantan. 

Ágata :Oye, me estás cabreando. Nunca te pido que vengas conmigo de compras, y una vez que lo hago, te pones borde. ¡Pues vale!

Víctor :Vale, vale, vale,…Sólo quería saber si te apetecía realmente que te acompañara.

Ágata :Pues claro que me apetece. ¡Menudo rollo ir yo sola! Mira, si quieres, aprovechamos y miramos también deportivas, a ver si ves algo que te guste.

Víctor :Ese plan me gusta más. ¡Hecho! Te acompaño.







Y ahora, un par de canciones con las que disfrutar de estas oraciones, con voces magníficas de excelentes intérpretes españoles, con música y con la garantía de que si las cantáis -mirando la letra, claro que sí- tendréis una muy buena oportunidad para memorizar lo que hemos trabajado hoy.

La primera canción es de un cantante español con una magnífica voz. Él es Lorenzo Santamaría y la canción se llama “Para que no me olvides”. Fue un gran éxito en 1975. Y la letra dice así:






Para que no me olvides
y me recuerdes cuando esté lejos
han sido mis caricias
nuestros abrazos nuestros besos.
Para que no me olvides
y esté presente en todos tus sueños
te he dado mi cariño
que es lo más caro y mejor que tengo.

Para que no me olvides ni siquiera un momento
y sigamos unidos los dos gracias a los recuerdos.
Para que no me olvides
ni siquiera un momento
y sigamos unidos los dos
para que no me olvides.

Para que no me olvides
y me dediques un pensamiento
te llegaran mis cartas
que cada dia dirán te quiero.
Para que no me olvides
y nuestro amor llegue a ser eterno
romperé las distancias

 y detendré para siempre el tiempo.

Para que no me olvides ni siquiera un momento
y sigamos unidos los dos gracias a los recuerdos.
Para que no me olvides
ni siquiera un momento
y sigamos unidos los dos
para que no me olvides.

Para que no me olvides
ni siquiera un momento
y sigamos unidos los dos.



Aquí tenéis la dirección de Youtube donde podéis ver a Lorenzo Santamaría cantando esta canción:

http://www.youtube.com/watch?v=y5byO0qZgvg


No os confundáis por el hecho de que la subordinada va en primer término. Para entenderlo mejor, hay que recordar que si queremos decir primero la oración principal, tendría que ser:


 - Mis caricias, nuestros abrazos y nuestros besos han sido para que no me olvides

O:

- Te llegarán mis cartas que cada día dirán te quiero, para que no me olvides


Etc.

Me encanta trabajar con caciones. Es una manera muy efectiva, muy agradable, de practicar lenguaje.




La otra canción es de la cantante española Rosana, y lleva por título “Navidad”.

La segunda canción es muy curiosa porque tiene la única oración principal justo en la frase final de la canción. Es ésta:


- Navidad, Navidad, dulce Navidad, la legría de este día hay que celebrar


Y todas las demás son las oraciones subordinadas explicativas de “para qué” hay que celebrar este día de la Navidad. Y dice así:


EN NAVIDAD

Para que todos los días sean Navidad
Para que cada deseo se haga realidad
Para que el mundo sonría al despertar
Para que se abra la puerta y no se cierre más.

(TROZO MUSICAL)

Para que el cielo se vista de color
Para que llueva semillas del amor
Para que alfombres los campos con tu amor
Para que cantes con más de una canción

Arre borriquito, arre burro arre
Arre borriquito que llegamos tarde.
Arre borriquito vamos a Belén que mañana es
Fiesta y al otro también.

Para que llenes de luz la oscuridad
Para que nunca te canses de volar
Para que el día te enseñe la verdad
Para que el viento te silbe el caminar

Campana sobre campana, y sobre campana una
Asómate a la ventana, veras al niño en la cuna

Para que siembres cosechas de ilusión
Para que todo sea un solo corazón
Para que el frío se llene de calor
Parar que no me equivoque de canción
Dime niño de quien eres todo vestidito de blanco (BIS)

Para que llenes de luz la oscuridad
Para que nunca te canses de volar
Para que el día te enseñe la verdad
Para que se abra la puerta y no se cierre más
Navidad, Navidad dulce Navidad
La alegría de este día hay que celebrar. 




Aquí tenéis la canción en Youtube con toda la letra transcrita y perfectamente clara para que la vayáis siguiendo:


http://www.youtube.com/watch?v=x-mw5AS5V7o


Y en esta otra versión de Youtube, para que podáis seguir la canción viendo a su creadora e intérprete, Rosana:


http://www.youtube.com/watch?v=ItjOndcrsQI



Queridas amigas y queridos amigos, que entremos con buen pie en el otoño para que nos sea una estación propicia; que comamos castañas asadas para que disfrutemos de su aroma y su sabor; que podamos salir al campo para apresar los colores del otoño y para que se nos llenen los sentidos de ocres, amarillentos, rojizos y marrones, los colores del campo en otoño; y que podamos seguir haciendo buenos podcasts para que vosotros sigáis mejorando y perfeccionando vuestro español. Deseos sinceros. Hasta pronto, amigos. Un  abrazo. Chao.




 http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org

* * 


 © Spanishpodcast, 2007-2017