Querida coma I. Incisos y series.




Querida coma I. Incisos y series.


Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 188th episode (Dear Coma Ist, Asides and Series), we are going to review when and where we need one or few comas in a written text. You remind that we reviewed those cases where many people used to put down a coma when not necessary or not correct, in our last episode. In this episode we´ll learn the oposite: where we have to write coma in Asides and Series to read correctly a written text or to punctuate rightly our own texts.


Hola, queridos amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 188: Querida Coma I. Incisos y Series,  abordamos los casos en los que necesitamos una -o varias- comas en la lengua escrita. Recordaréis que en nuestro anterior episodio (el 187: La Coma Asesina) revisábamos aquellos casos en los que mucha gente suele poner coma  y veíamos cómo en esos casos era innecesaria o directamente incorrecta. Ahora, lo contrario. Todos los casos en los que sí se pone coma y que, muchas veces, no está. Ahora sabemos por qué en los incisos y en las series donde se enumeran elementos es necesaria para interpretar bien un texto escrito, para leerlo correctamente o para que nuestros propios textos estén bien puntuados. 



Episodio nº 188: Querida Coma I, incisos y series. ¿Entramos en materia? Aaaadelante, vamos allá.


Queridas amigas y queridos amigos, hoy  vamos a pasearnos por los textos escritos, de la mano de nuestra querida coma -primera parte- ya que leéis mucho en español y escribís otro tanto, por lo que necesitáis saber interpretar un texto bien o mal puntuado ortográficamente, así como escribir vuestros propios textos, en español, con corrección.

Revisaremos incisos, enumeraciones y algunos otros casos de obligado uso de la coma. El primer caso que vamos a abordar es el del inciso, es decir, cuando queremos intercalar un inciso dentro de la oración y lo hacemos entre comas.


Vamos con el “palabro”: inciso (i  n  c  i  s  o). Un inciso es, en realidad, una aclaración, un breve comentario, una pequeña oración, un adjetivo, un participio, un gerundio, una locución, un adverbio..., una oración breve inserta en otra más larga.


Los sinónimos de “inciso” son:


  • acotación
  • breve explicación
  • comentario
  • aclaración 
  • explicación


Un inciso es una observación, un pequeño apunte sobre algún aspecto de la oración en la que lo ponemos. Y es importante saber que ese inciso lo escribimos entre comas, si va en medio de la oración; con una coma detrás, si está al principio; o con una coma delante, si está al final de la misma.

Ya veréis que ese inciso enmarcado entre comas tiene su peculiar entonación al leer la frase. Por eso, cuando queremos acotar o delimitar un aspecto concreto en una oración, lo hacemos entre comas.

Así, pues:


  • inciso
  • acotación
  • precisión
  • breve comentario
  • breve apunte
  • aclaración
  • pequeña explicación


Y:


  • hacer un inciso
  • acotar
  • delimitar
  • aclarar 
  • explicar
  • precisar
  • comentar
  • delimitar...


...un aspecto de la oración.


Y ¿qué elementos podemos incluir en un inciso? Pues...¡prácticamente cualquier elemento gramatical! Un nombre, un adjetivo, una oración de relativo, un adverbio, un participio, un gerundio, una locución adverbial,  una frase hecha..., todos estos elementos y aún más.

Un inciso puede ser un pequeño comentario, una breve explicación, una cualidad, una fecha, un lugar, un sinónimo, etc.


Lo iremos comprendiendo a base de ejemplos


Vamos a empezar con unas frases en las que el inciso es un sustantivo, con función adjetiva, pero sustantivo al fin.


Mirad, la frase, sin inciso, es:


  • La Luna gira alrededor de la Tierra.


Y con inciso, entre comas, es:


  • La Luna, satélite de la Tierra, gira alrededor de ella.




Sin:

  • Antonio ha hecho la carrera de medicina.

Con:

  • Antonio, mi sobrino, ha hecho la carrera de medicina.




Sin:

  • El cóctel se me subió a la cabeza nada más probarlo.

Con:

  • El cóctel, una mezcla de alcohol, se me subió a la cabeza nada más probarlo.



Sin:

  • España es una país mediterráneo.

Con:

  • España, miembro de la Unión Europea, es un país mediterráneo.




Sin:

  • Diego me estuvo mirando toda la noche.

Con:

  • Diego, el amigo de mi novio, me estuvo mirando toda la noche.



Hay muchos más casos de incisos con sustantivos, con o sin comas, pero sería laaaargo, largo y complicado de explicar ahora. Pero quedémonos con esos ejemplos para entender que este caso es posible.

Creo...creo que aún no hemos remarcado suficientemente que las comas se ponen justo antes de que empiece el inciso y justo al final, después de que ha terminado (cuando va en medio de la oración).


Vemos ahora ejemplos en los que el inciso califica algún elemento de la oración, bien mediante adjetivos, bien mediante participios verbales. Por ejemplo:


Sin inciso:

  • El viaje que hicimos a Lisboa fue uno de los más bonitos de nuestra vida.

Con inciso:

  • El viaje que hicimos a Lisboa, exótico y sorprendente, fue uno de los más bonitos de nuestra vida.


Sin inciso:

  • El libro que estoy leyendo me está costando mucho trabajo.

Con inciso:

  • El libro que estoy leyendo, denso y complejo, me está costando mucho trabajo.



Sin:

  • Los niños no quisieron seguir jugando.

Con:

  • Los niños, agotados, no quisieron seguir jugando.



Ahora ya haremos todos los ejemplos con el inciso. Sólo tenéis que eliminarlo para ver la oración sin él.


  • La mansión, construida en un acantilado, es luminosa y con fantásticas vistas.


  • El vestido que me compré para la boda de mi hermano, demasiado ajustado y demasiado escotado, no me lo he vuelto a poner.


  • La relación de Luis y Teresa, tormentosa como pocas, ha terminado de una forma amarga y violenta.


  • La casa, de madera y piedra, está construida para ser muy acogedora y resistir al mal tiempo.


  • Los soldados, valientes, se lanzaron a conquistar la colina.


En este caso, “valientes” es el inciso, va entre comas y explica una cualidad de todos los soldados.

Esta misma frase podría ir sin coma, con lo que estaríamos ante una especificación de una parte de los soldados.


Si yo digo:


  • Los soldados valientes se lanzaron a conquistar la colina.



Estoy hablando de una parte de los soldados, sólo de los que eran valientes, ya que había otros que no lo eran.


Pero si digo:


  • Los soldados, valientes, conquistaron la colina


Me estoy refiriendo a la totalidad de esos soldados que se lanzaron a conquistar la colina y que lo hicieron gracias a la valentía de todos ellos.


También son un inciso ciertas oraciones subordinadas adjetivas (de índole explicativa) y que podemos encontrar con diversos relativos, como en estos ejemplos:


  • La comida con los padres de Miguel, que fue francamente tensa, se me hizo eterna.


  • La película, cuya duración es excesiva, se nos hizo muy pesada.


  • Julia, cuyo marido murió hace unos meses, está atravesando una grave depresión.


  • El director de la empresa, a quien tanto se había criticado, demostró ser una buena persona subiendo todos los sueldos.


  • La humedad, que es constante en Barcelona, provoca un gran bochorno en verano.


Otros ejemplos de inciso con adjetivos, participios u oraciones adjetivas:


  • El cliente, lleno de ira, increpó al camarero por la tardanza en traer la comida.


Que también podemos expresar así:


  • El cliente, iracundo, pidió explicaciones al camarero por su tardanza en servirle.


Podéis ver que el inciso se refiere a lo que hay antes de él, a los elementos de la frase que le preceden.


Lo vais a ver muy claro con este mismo ejemplo.

 Si yo me espero a poner el inciso al final de la frase, entonces puedo pensar que “iracundo” está referido al camarero, al cual lo he nombrado después, y no al cliente que es quien tiene un ataque de ira, pero que lo hemos nombrado al principio.


Fíjate, si yo digo:


  • El cliente le pidió explicaciones al camarero, iracundo, por su tardanza en traer el plato.



Lógicamente, el adjetivo “iracundo” estaría referido al camarero, puesto que el inciso califica, en este caso adjetiva, al elemento que lo precede, al elemento que está antes del inciso.


Por lo tanto, si quien se enfadó (y se puso iracundo) fue el cliente porque tardaron muchísimo en servirle el plato, y lo queremos explicar para entender su enfado, lo diremos así:


  • El cliente, lleno de ira, increpó al camarero por su tardanza en servirle el plato.
  • El cliente, iracundo, increpó al camarero por su tardanza en servirle.


No obstante, en otros casos,y dependiendo del contexto de lo que estamos leyendo o escribiendo, esta aclaración, o este inciso, puede ir al principio, en medio o al final de la frase. Tomemos el próximo ejemplo para entenderlo, en el que un conferenciante está exponiendo el capítulo primero de su obra, previa explicación del prólogo del libro. Y esto se puede decir así, de estas tres maneras: 


  • Explicado el prólogo, el autor continuó con el capítulo primero.
  • El autor continuó con el capítulo primero, una vez explicado el prólogo.
  • El autor continuó, una vez explicado el prólogo, con el capítulo primero.




Y lo mismo en el próximo ejemplo:


  • Todos esos libros, incluidos los diccionarios, están desordenados.
  • Incluidos los diccionarios, todos esos libros están desordenados.
  • Todos esos libros están desordenados, incluidos los diccionarios.



Vamos a encontrarnos también con muchos incisos construidos con gerundio. Para reconocerlos bien, nos acercaremos a los siguientes ejemplos:


  • Juan, masticando constantemente con la boca llena, hablaba y hablaba para espanto de todos.


  • Susana, gritando como una loca, echó a todos sus amigos de la fiesta.


  • Los jugadores, llorando desconsoladamente, abandonaron el campo tras la derrota del  equipo.


  • Rodolfo, conduciendo a 150 por la autopista, tuvo que dar un frenazo que casi le cuesta la vida.


  • La policía, reprimiendo la manifestación de estudiantes con gran dureza, ha practicado numerosas detenciones.


  • Paco, trabajando mucho durante años, logró reunir suficiente dinero para comprarse una casa.


  • María, trabajando de día y asistiendo a clase por la noche, logró sacarse la carrera de psicóloga en cinco años.


En todos estos ejemplos, la frase con gerundio se intercala en la oración entre dos comas. Pero también podría ir al principio o al final, siendo el sentido el mismo.


En el último ejemplo que poníamos, decíamos:



  • María, trabajando de día y asistiendo a clase por la noche, logró sacarse la carrera de psicóloga en cinco años.


Pero también lo podemos decir así:


  • Trabajando de día y asistiendo a clase por la noche, María logró sacarse la carrera de psicóloga en cinco años.


  • María logró sacarse la carrera de psicóloga en cinco años, trabajando de día y asistiendo a clase por la noche.


  • Oye, hablando en serio, esto no me gusta nada.


  • El novio de Amelia, siendo tan serio como es, estuvo divertidísimo durante toda la cena.



Vamos a encontrar también oraciones subordinadas separadas de la principal por una coma, siempre que estas subordinadas estén delante de la principal. Si van detrás, no hay coma. Pueden ser subordinadas temporales, causales, condicionales, concesivas, finales..., etc.

Vemos los ejemplos:


  • Llámame por teléfono esta tarde si finalmente te apetece salir esta noche.


Podéis comprobar que la condicional está tras la principal y no hay coma entre ambas.


Pero si digo:

  • Si finalmente te apetece salir esta noche, llámame esta tarde y quedamos.


Entonces, en este caso, sí hay coma después de la subordinada.


Veamos otros ejemplos:


  • Durante el viaje, recuerda enviarme un email diario.
  • Recuerda enviarme un email diario durante el viaje.


  • Con el fin de recordarle la cena de esta noche, le he mandado un SMS.
  • Le he mandado un SMS con el fin de recordarle la cena de esta noche.


¿Vais viendo el funcionamiento?


Si la primera frase es la subordinada, la separamos con una coma de la oración principal. La coma la ponemos inmediatamente después de terminar la subordinada.

Si la principal va en primer lugar, le unimos la subordinada sin coma mediante.


  • Cuando me desperté, recordé la cita con el doctor.
  • Recordé la cita con el doctor cuando me desperté.


  • Aunque me lo jures, no puedo creerte.
  • No puedo creerte aunque me lo jures.


  • Si tú no puedes ir a ese concierto, dale la entrada a tu hermano.
  • Dale la entrada a tu hermano si no puedes ir tú al concierto.


  • Si no quieres sopa, toma verdura de primero.
  • Toma verdura de primero si no quieres sopa.


  • Si me quieres, dime la verdad sobre esos rumores.
  • Dime la verdad sobre esos rumores si me quieres.


  • En cuanto vuelva del trabajo esta tarde, hacemos las maletas y nos vamos de viaje.
  • Esta tarde hacemos las maletas y nos vamos de viaje en cuanto vuelva del trabajo.


O incluso -con el mismo ejemplo- poniendo la subordinada entre dos comas, en mitad de la oración principal:


  • Esta tarde, en cuanto vuelva del trabajo, hacemos las maletas y nos vamos de viaje.


Recordad: coma al final de la subordinada cuando ésta va la primera.


  • En caso de ganar el juicio, la víctima cobrará 200 000 euros.
  • La víctima cobrará 200 000 euros en caso de ganar el juicio.


  • Para lograr ese puesto de trabajo, tienes que hacer una entrevista impecable.
  • Tienes que hacer una entrevista impecable para lograr ese puesto de trabajo.


  • Si quieres aprobar todo en junio, tendrás que incrementar tu ritmo de trabajo.
  • Tendrás que incrementar tu ritmo de trabajo si quieres aprobar todo en junio.


  • Si he leído bien el email, el director nos convoca en su despacho dentro de una hora.
  • El director nos convoca en su despacho dentro de una hora si he leído bien el email.


Bien. Podemos encontrar también oraciones coordinadas adversativas con “pero”, “aunque”, “mas” y “sino”, que expresan oposición y llevan coma delante de la oración con pero, aunque, mas o sino. Como en:


  • María es guapa, inteligente y simpática, pero se lo cree mucho.


  • Muchos pueden equivocarse con la puntuación, pero muy pocos se dan cuenta.


  • Puedes coger mi coche, pero devuélmelo mañana sin falta.


  • Vale, te presto mi vestido nuevo para el baile, pero ten mucho cuidado con él.


  • El ladrón fue finalmente apresado, pero se resistió a ello durante dos horas.


  • No voy a prestarte ese dinero, aunque me lo pidas de rodillas.


  • Hemos ido al Parque de Atracciones del Tibidabo, pero no hemos montado en ninguna.


  • Hemos dormido profundamente, a pesar de haber tomado mucho café anoche.


  • Le invité a casa para hablar de negocios, pero se pasó la noche hablando de sus novias.


  • Enrique tenía una gran capacidad de trabajo, pero acabó agotado y enfermo tras años sin descansar.


  • Duerme cuanto quieras, pero luego no te quejes de que no tienes tiempo para estudiar.


  • No quiso venir a cenar con nosotros, sino que se quedó en casa viendo la tele.


  • No iremos al teatro, sino a pasear y a bailar.


  • Tengo muchas ganas de verte, pero de momento no va a ser posible.


  • Jugó un partido de tenis memorable, pero finalmente no pudo ganarlo.



Bien. Entramos ahora en el caso de las comas que sirven para separar los elementos de una misma serie, y que son elementos gramaticalmente equivalentes dentro de esa serie.


Empezamos con ejemplos para captarlo rápidamente:


  • He ido al súper a por manzanas, mandarinas, aguacates, uvas, peras.


Elementos separados con comas entre sí, y con un punto cuando se acaba la enumeración.


La serie: frutas, elementos equivalente de la serie “frutas”.


  • Para hacer el gazpacho he comprado tomates, pepinos, ajos y pimientos.


La serie se compone de los elementos del gazpacho. En este ejemplo, el último elemento va unido al resto por medio de la conjunción “y”, para cerrar la serie en lugar de una coma.


  • Me gusta leer, ir al cine, montar en bici y pasear con el buen tiempo.


Actividades, todas ellas, que conforman la serie de “mis aficiones”.


  • Sal de aquí, ocúltate, no te dejes ver.
  • (Serie de las acciones que te aconsejo hacer).


Estas series de elementos, o enumeraciones, pueden tener, antes del último elemento:


  • Una coma
  • La conjunción y
  • Puntos suspensivos
  • Etcétera o etc.


En el primer caso, una coma une el último elemento al resto:


  • He ido al súper a por manzanas, peras, mandarinas, aguacates, uvas, peras.


En el segundo, una “y” une el último elemento al resto:


  • Para hacer el gazpacho he comprado tomates, pepinos, ajos y pimientos.


(Y no hay coma antes de la Y, sino que ésta es el nexo con el último elemento).


En el tercero, puede haber puntos suspensivos para expresar que faltan elementos, que la serie no está completa.


  • He ido al súper a por manzanas, mandarinas, aguacates, uvas, peras...


Y tras esos puntos suspensivos, la puntuación que habíamos previsto de  no estar esos puntos:


  • He ido al súper a por manzanas, mandarinas, aguacates, uvas, peras..., y he comprado además frutos secos.


  • He ido al súper a por manzanas, mandarinas, aguacates, uvas, peras...(en este caso, si cierran la frase, la siguiente empieza con mayúscula; esos puntos suspensivos actúan como un punto y seguido).


Y en el último caso, ponemos una coma final, más etcétera o etc., indicando que puede haber más elementos de esa serie, que no citamos:


  • He ido al súper a por manzanas, mandarinas, aguacates, uvas, peras, etc.

(Usamos normalmente la abreviatura “etc.” y ponemos después la puntuación prevista según siga la frase, se cierre o cambiemos de tema).



Otros ejemplos con otras series:


  • Estoy muy enfadada. Me dijiste que te acordarías de nuestro aniversario, que iríamos a cenar fuera, que nos haríamos regalos y que sería un día especial. Pero...¡nada de nada!


(Aquí, la serie enumera el conjunto de promesas que nos habíamos hecho para celebrar nuestro aniversario).


Mirad, los elementos de esa serie puede ser el sujeto de una oración, o un complemento verbal, y anteponerse al verbo, en cuyo caso no ponemos coma detrás del último elemento y antes del verbo.


  • La zanahoria, la calabaza y los calabacines son hortalizas.
  • Mi salud, mi pareja y mi trabajo son tres prioridades en mi vida.


Podría ser también:


  • Mi salud, mis hijos, mi pareja, mi trabajo, mis amigos...son cosas que llenan mi vida.


O:


  • Mis amigos, mis hijos, mi pareja, mi trabajo, mis amigos, etc., son cosas que llenan mi vida.


  • Cuando voy al gimnasio hago natación, asisto a una clase de aerobic, aprendo a bailar la danza del vientre y disfruto de un rato en la sauna.


(Serie: enumeración de las actividades que hago en el gimnasio).


  • Es un chico guapo, simpático, muy trabajador.

(Termina con un último elemento de la serie con su coma previa).


  • Es un chico guapo, simpático, muy trabajador..., en fin, tiene muchas cualidades.


  • Es un chico guapo, simpático, muy trabajador, buen conversador, agradable en el trato, etc. Bueno, mañana le conocerás.


  • Tengo ocupadas las tardes de los lunes, miércoles y viernes; pero tengo libres las de martes y jueves.


  • Elige el vestido que más te guste: el negro, el rojo u otro que te guste.


  • No quiero ensalada, no quiero sopa ni verduras.


  • Hemos viajado por media Europa: Francia, Italia, Alemania, Portugal...


  • Vino, me dio el regalo, no dijo ni mu y se marchó sin más. Incomprensible...


  • No le gustan los plátanos, las uvas ni el melón.


Recordad que los puntos suspensivos son tres y sólo tres. Los ponemos tras una palabra o tras una frase cuando queremos expresar:


  • un temor
  • una duda
  • una vacilación
  • un suspense
  • que nos falta algo que no queremos nombrar


Los puntos suspensivos señalan, pues, una omisión, una suspensión de lo que se estaba diciendo. Tras ellos, pondremos la puntuación que iría ahí si los puntos no estuvieran.

Si esos puntos cierran una oración, no llevan nada más detrás, actúan como un punto y seguido, y la siguiente oración la iniciamos con mayúscula. Si hubiéramos puesto una coma sin los puntos suspensivos, la ponemos igual, pero después de ellos, y continuamos escribiendo normalmente.

Ejemplos:

(Pásate por www.spanishpodcast.org para que te sea mucho más fácil comprender los ejemplos, viéndolos escritos).


  • Vinieron todos a mi fiesta: mis familiares, mis amigos, mis compañeros de oficina..., incluso mis vecinos.


Otros ejemplos sobre el tema:


  • En verano voy mucho a la playa, tomo el sol, me baño todos los días y me pongo muy morena.


  • No tenemos nada más que hablar. Recoge tu ropa, tus libros, tu ordenador y tus cosas personales, y vete de mi casa.


  • Dame la maleta, la bolsa de viaje y los paquetes. Tú lleva el ordenador y la mochila.


  • No tengo dinero, casa, propiedades ni ahorros. Mi situación es crítica.


  • Estamos amueblando el piso nuevo. Ya tenemos los muebles del dormitorio, los del comedor, el sofá, las cortinas, las lámparas y la mesa del comedor. Pero aún nos faltan muchas cosas.


  • Nuestra casa de la montaña es como un paraíso: el silencio, el canto de los pájaros, el ambiente, las noches junto a la chimenea...Todo es pura paz.


  • Hoy hace un día frío, gris, húmedo y desagradable.


  • ¿Quieres café, café con leche, cortado, chocolate caliente o una infusión?


  • Ya he puesto todo lo importante en la maleta: ropa, calzado, pijamas, las guías turísticas, la cámara de fotos y ropa interior.


Hay una excepción que tenéis que conocer. Y es que si la norma dice que no escribimos coma delante de las conjunciones, hay algunos casos en los que sí lo hacemos, veremos una coma antes de y, e, ni, o, u, una coma + conjunción que enlaza el último elemento porque éste no pertenece a la enumeración anterior. Veamos:


  • Ayer me compré un vestido, una chaqueta, un pantalón tejano y unos zapatos de tacón.

(No coma ante la y porque todos los elementos son equivalentes, de la misma serie).


Pero:


  • Ayer me compré un vestido, una chaqueta, unos pantalones tejanos, y estuve mirando ropa de cama.


El sujeto de ambas oraciones es el mismo (“yo”), pero en la segunda, el último elemento se plantea diferente a la primera serie, es decir, me compré una serie de cosas y después cambié la actividad, estuve mirando ropa de cama. Por eso pongo coma antes de y.

Amigas, amigos, ¿veis la diferencia? Antes dábamos una regla de oro: no coma antes de la conjunción (y, e, ni, o, u)  que enlaza el último elemento de la serie, siendo sus elementos equivalentes. Ahora conocemos la excepción a esa regla:

  • si la frase final tiene un contenido distinto al de la enumeración anterior, ponemos coma antes de la y, o de la e, o de la ni, o de la u, etc.

En el ejemplo que veíamos, en la primera frase me compré una serie de cosas; en la segunda, (yo misma, y ayer mismo) hice algo diferente a la serie precedente: estuve mirando ropa de cama.


Otro ejemplo en el mismo sentido:


  • Tomamos gambas, almejas, paella, vino blanco, y luego salimos a la terraza a tomar el café.
  • No sé si me quedaré en casa de mi madre o en casa de mi hermana, o si me iré al extranjero a buscar trabajo.
  • Llamé a mi novio, a mis amigos, a mis hermanos, a mis compañeros de trabajo, les invité a todos a mi fiesta, y luego me puse a pensar el menú para la fiesta.


También rompemos la norma de “no coma ante y, e, o, u, ni” en los casos en que hay cambio de sujeto en ambas oraciones. En esta segunda excepción, sí ponemos coma antes de la última conjunción.

Mirad qué fácil con unos ejemplos.


En el primer caso, mismo sujeto en ambas, no coma ante y.


  • La niña se cayó y se levantó sin llorar.


De corrido. Nexo de unión: la conjunción. Sujeto de ambas oraciones: el mismo, la niña.



En el segundo caso:


  • La niña se cayó, y la madre la ayudó a levantarse.


La niña se cayó, coma, más “y” que introduce una segunda oración con un sujeto diferente, ahora “la madre”:


  • ... , y la madre la ayudó a levantarse.



  • El conductor del turismo aceleró y adelantó al camión a toda velocidad.
  • El conductor del turismo aceleró, y el camión le dejó paso.


- Aquel hombre salía de su casa a la misma hora todas las mañanas, y el detective lo seguía durante todo el día.



  • María iba todos los días al colegio en autobús, y su hermanito se quedaba en casa con la abuela.


  • Elena me contó su aventura con Diego, y yo no podía hablarle de la mala fama de Diego.


  • Fueron al cine, a cenar fuera, a bailar, y ni con todo eso se le pasó la tristeza.


  • Diana fue con su padre al cine, y Rita se quedó con su madre en casa.


  • O me dices la verdad de una vez, o me largo para siempre.


  • La mitad del equipo empezó a escalar la montaña, y la otra mitad se quedó en el campamento base.


  • No pienso como ellos, ni tú.


  • Tú y yo podemos volver a casa andando, y mis padres cogerán un taxi.



Y recordemos, como última excepción, que ponemos coma antes de la conjunción y, e, ni, o, u, cuándo ésta no enlaza estrictamente con el último elemento, sino con toda la proposición anterior:


  • Le dijo a Juan que era un egoísta, un grosero y un engreído, y luego se echó a llorar.


En este ejemplo, podéis ver que el sujeto de ambas oraciones es el mismo, pero el hecho de que él/ella se echase a llorar, lo enlazamos a toda la oración anterior, y no sólo a que Juan fuese un engreído. 


  • Se duchó, se vistió, se maquilló, cogió el bolso y los guantes, y se sintió muy satisfecha al mirarse al espejo.


  • Estuvo paseando, tomando una copa, pensando, dándole vueltas al tema, y decidió finalmente decirle a Pilar que su relación estaba terminada.



Bien, queridas amigas y queridos amigos, creo que ya vuestra cabecita debe estar a punto de echar humo, porque el tema tiene su complejidad. Por eso, prefiero tratar el tema de los vocativos entre comas en el próximo episodio; el de los nexos, enlaces y locuciones, en el siguiente; y el de la coma de sentido en el último de los que dedicaremos a la coma, porque si además de complejo, alargamos demasiado el tema, o nos vamos a cansar, o no vamos a entenderlo bien. Así que, despacito y buena letra, y se hace camino al andar, que diría el poeta.


Os deseo una semana estupenda, y os deseo grandes progresos con vuestro español hablado y escrito. Desde Spanishpodcast seguimos trabajando, con la misma ilusión que el primer día, para seguir aportando nuestro granito de arena a vuestro aprendizaje de esta hermosa lengua.


Un abrazo para todos. Y hasta pronto. 





**************************

 © Spanishpodcast, 2007-2017