La Feria de Abril de Sevilla




La Feria de Abril de Sevilla


Hello dear friends and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 190th episode (La Feria de Abril de Sevilla) we are going to talk about la Feria de Abril de Sevilla. It will be a great episode.



Hola querido amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio número 190 (La Feria de Abril de Sevilla), vamos a conocer la Feria de Abril de Sevilla. Va a ser un episodio muy bonito porque vamos a conocer todo lo que pasa en esa feria de primavera, cuáles son las cosas más típicas, los trajes, las bebidas, las comidas, las actividades, etc. Y además vamos a saber todo el vocabulario necesario para que podáis venir de visita sabiendo todo lo que tenéis que saber para disfrutarla.



Tenemos un diálogo en el que nuestras dos amigas, Rocío y Macarena, ambas trabajando en Madrid, recuerdan con nostalgia la feria de abril de su ciudad natal, Sevilla. Y preparan un plan para hacer una visita relámpago y acabar con la nostalgia. Vamos al diálogo.

Rocío :Hola, guapa. ¡Huy, qué seria, Macarena! ¿Qué te pasa, mi arma, que estás tan apagá?

Macarena:¡Pues qué me va a pasar! Que tengo nostalgia.

Rocío :¿Nostalgia de qué?, chiquilla.

Macarena:De qué va a ser, de la Feria de Abril que empieza esta noche.

Rocío :Ah, si hablamos de la Feria, yo también me pongo nostálgica. Es verdad, esta noche, a las 12 en punto, se van a encender las 25 000 bombillas de la Portada y las doscientas y pico mil de todas las calles del Real. ¡Ay, si parece que lo estoy viendo…! El alumbrao de la Feria, cuando todo empieza.

Macarena:Es que, Rocío, es el primer año que no estamos. Como el trabajo está en Madrid, y aquí no es fiesta, pues…tú y yo nos quedamos sin Feria este año.

Rocío :Bueno, mi niña, ya volveremos, no seas tan negativa. Pero sí, sólo de pensar en el pescaíto de esta noche, ya lo huelo desde aquí. Por eso se llama “la noche del pescaíto”.

Macarena:¿El pescaíto? Y el jamoncito, y la tortilla de patatas, los boquerones, los calamares, las gambitas, el cazón…

Rocío :¡Cállate, niña, que ya tengo la boca hecha agua sólo de oírte! A esta hora ya me habría tomado yo un par de finos…

Macarena:Pues yo unos cuantos rebujitos…

Rocío :Con el traje de flamenca tan precioso que llevé el año pasado. Me estaba muy ceñido, que parecía yo de portada de revista.

Macarena:¿De qué color?

Rocío :Blanco, con lunares rojos en los volantes. Me puse dos claveles blancos en el moño, la peineta de mi abuela, los pendientes a juego, y zapatos de tacón rojo clavel. ¿Cómo era el tuyo?

Macarena:No, el año pasado no llevé traje flamenco. Fuí con un mantón de manila de mi madre que es precioso, precioso, de seda, bordado a mano, con unos colores que te quitan el sentío. Llevaba el pelo recogido, los pendientes largos a juego con la peineta, y flores en el pelo. Cayetana y María sólo llevaban zarcillos y flores en el pelo.

Rocío :¡Ay, qué sed! ¡Quién tuviera aquí una jarra fresquita de rebujito para ir tomando! ¡Y quién pudiera estar dando un paseíto ahora mismo bajo los farolillos!

Macarena:¡Y quién pudiera estar bailando unas sevillanas en la caseta de la familia, o en la de los amigos! 

Rocío :Y mañana por la mañana, después de las 12, un paseíto a caballo, o en carroza, y pasear viendo los trajes, los bailes, los caballos, los carruajes, la alegría.

Macarena:Sí, Rocío, y por la tarde, una vueltecita por la Calle del Infierno. Mira que te lo pasas bien entre las atracciones y los bodegones. Y aprovechar para dar después un último paseo en coche de caballos, que a las 8 desaparecen todos, caballos y carruajes.

Rocío :Es que no hay otra fiesta como la Feria de Abril. Es única. Es una explosión de color, de música, de bailes, de alegría de vivir. Todo el mundo está feliz de participar en algo tan grande, tan mágico y tan precioso.

Macarena:Cierto. Pocas fiestas como la nuestra. ¡Ay, qué ganas de ir a Sevilla!

Rocío :Oooyeee…Se me está ocurriendo una cosa…

Macarena:¿Qué? ¡Venga, habla ya!

Rocío :Pues que mi hermano se va para allá el viernes por la tarde. Podemos irnos con él y llegamos a la Feria la noche del viernes. Luego, tenemos todo el sábado y todo el domingo. Y además vemos los fuegos artificiales de la medianoche, a las 12 y cerramos la Feria con ellos. Después nos tomamos unos churritos con chocolate y reponemos fuerzas. Mi hermano vuelve después de eso. Nos volvemos a Madrid con él y dormimos un poco en el coche.

Macarena:¡Ay, Rocío, cuánto vales! Se me ha cambiado el ánimo como por arte de magia. ¡Pues claro que nos vamos a Sevilla! Sólo de pensarlo, me dan ganas de llorar de alegría.

Rocío :Pues, nada, no te preocupes. Mañana hablo con mi hermano y montamos la escapada.

Macarena:¿Te he dicho que eres un sol, Rocío?




Nuestras dos amigas sevillanas, Macarena y Rocío, se encuentran por la noche en casa, después del trabajo. Macarena está triste, pero sobre todo está nostálgica porque justo ese día, 21 de abril, lunes, a las 12 de la noche, empieza la Feria de Abril de Sevilla. La Feria de Abril, uno de los acontecimientos más importantes, más bonitos y más alegres de los que se celebran a lo largo del año.

El día en el que están hablando nuestras dos amigas, Rocío y Macarena, es el lunes, el lunes por la noche. Y es justo el lunes por la noche, del 21 de abril -este año- cuando se da el pistoletazo de salida que anuncia, un año más y desde hace unos 140 años, el inicio de la Feria de Abril. Esa noche, a las 12, se encienden todas las bombillas de la Portada y del Real de la Feria, unas 25 000 mil bombillas sólo en la Portada, que se dice pronto.

También esa noche todo el mundo come “pescaítos” fritos (pescaditos pequeños fritos), de ahí el nombre de “la noche del pescaíto”, acompañando tan suculenta fritura con los vinos de la tierra: fino, manzanilla, jerez y rebujito.

La Portada es el triple arco que se construye cada año, inspirado en el Museo de Bellas Artes, que pesa 230 000 kilos, que se invierten más de 15 000 horas en montarlo, que  se ilumina con esas famosas 25 000 bombillas, que mide unos 40 o 50 metros de alto, y cuyo coste se estima en medio millón de euros.

El Real es el conjunto de todo el espacio que ocupa la Feria, es el recinto en el que se ubica, el conjunto de los terrenos dedicados a la Feria de Abril. Es enorme (275 000 m2) y tiene muchas calles adornadas con farolillos, que son lámparas de papel de colores, preciosos y llenos de color,  en los que se esconden las 212 000 bombillas de bajo consumo que iluminarán la feria por la noche. Hay más de mil casetas y se reparte en tres zonas: el Real, o recinto ferial; la calle del Infierno, o parque de atracciones; y los aparcamientos.


Por eso Macarena tiene nostalgia, ese sentimiento de pena provocado por la distancia de nuestros seres queridos o de nuestras cosas más cercanas (nuestra tierra, nuestros amigos, nuestra comida, nuestra lengua…). Ella está nostálgica de su tierra natal, Sevilla, y hoy concretamente siente nostalgia de la Feria de Abril, en la que este año no puede estar porque trabaja en Madrid.

Por eso, cuando llega Rocío y la ve tan seria, tan apagada, le pregunta:


-Hola, guapa. ¡Huy, qué seria! ¿Qué te pasa, mi arma, que estás tan apagá?


Entre ellas hablan con su acento sevillano y con las expresiones propias del sevillano, una de las cuales es decirle cariñosamente al otro:

- Mi arma


Que es:


- Mi alma


Y es como decirle:


- Cariño

- Alma mía

- Corazón


También Rocío le dice que está muy:


- Apagá


Que es:


- Apagada 


Y que significa que alguien está “sin luz”:


- Triste

- Callado

- Taciturno

- Serio

- Melancólico

- Sin fuerzas para nada


Y Macarena le responde inmediatamente:


- ¡Pues qué me va a pasar! Que tengo nostalgia.


Rocío insiste:


- ¿Nostalgia de qué?, chiquilla.


Rocío no es consciente, no se da cuenta de que Macarena siente nostalgia de su tierra, de Sevilla, y ahora concretamente, de la Feria de Abril. Por eso le pregunta que de qué siente nostalgia, y añade otra manera de dirigirse al otro en muchos sitios de Andalucía:


- Chiquilla o chiquillo


Diminutivo de chico o chica, y una forma también coloquial y muy habitual de dirigirte a aquél/aquella con quien hablas.


Por eso Macarena le constesta:


- De qué va a ser, de la Feria de Abril que empieza esta noche.


Y Rocío cae en la cuenta de que justo ese lunes, dentro de muy pocas horas, empezará la Feria. Dos o tres horas antes de que se ilumine todo, en las casetas ya se está celebrando el inicio por adelantado. Y se celebra con una cena variada a base, sobre todo, de pescaíto frito, de embutidos y quesos, regados con cerveza, manzanilla, vino fino y rebujito.

En cada caseta se reúnen familiares, amigos, socios, etc. esperando que sean las 12 para que empiece la Feria.

A las doce en punto se producirá “el alumbrao”, forma andaluza de decir “el alumbrado”, o lo que es lo mismo, alumbrar todo el recinto de la feria, iluminarlo todo, empezando por ese magnífico arco -que es casi un arco del triunfo- que llaman “la portada” y siguiendo por el alumbrao de todo el recinto, llamado El Real de la Feria.

A la medianoche, a las doce en punto, el Real y La Portada, la puerta de entrada de la Feria, explotarán, como un enorme diamante luminoso, en una sinfonía de luces y colores que iluminará calles, paseos, casetas, parque de atracciones…, todo lo que allí hay para disfrute de sus visitantes.

Esa misma primera noche, los miles de visitantes que allí estén, podrán degustar exquisitos platos de pescaítos fritos, acompañados de buenos vinos andaluces, y bailarán sevillanas en las casetas, entre palmas, taconeo, castañuelas y los cuerpos de los hombres y mujeres que, al ritmo de la música, embrujarán todas las miradas con sus brazos al aire, sus pies en danza constante, la sensualidad de sus cuerpos envolviendo a su pareja, la gracia de sus cinturas flamencas…, toda la magia de uno de los más famosos bailes flamencos.

Por eso Rocío le contesta:


- Ah, si hablamos de la Feria, yo también me pongo nostálgica. Es verdad, esta noche, a las 12 en punto, se van a encender las 25 000 bombillas de la Portada y las doscientas y pico mil de todas las calles del Real. ¡Ay, si parece que lo estoy viendo…! El alumbrao de la Feria, cuando todo empieza.

Macarena se lamenta de que éste es el primer año que no están en Sevilla y que, por tanto, no pueden asistir a la feria de Abril.

Y ambas establecen un corto diálogo sobre la comida y la bebida típica de la Feria de Abril:


Rocío :Bueno, mi niña, ya volveremos, no seas tan negativa. Pero sí, sólo de pensar en el pescaíto de esta noche, ya lo huelo desde aquí. Por eso se llama “la noche del pescaíto”.

Macarena:¿El pescaíto? Y el jamoncito, y la tortilla de patatas, los boquerones, los calamares, las gambitas, el cazón…

Rocío :¡Cállate, niña, que ya tengo la boca hecha agua sólo de oírte! A esta hora ya me habría tomado yo un par de finos…

Macarena:Pues yo, unos cuantos rebujitos…


Rocío recuerda el pescaíto y recuerda esa primera noche a la que se ha bautizado precisamente con ese nombre: la noche del pescaíto.

Macarena recuerda que no sólo es el pescaíto, sino también el jamón, la tortilla de patatas, los boquerones, los calamares, las gambitas, o el cazón, ese rico pescado que en Andalucía cocinan de una manera especialmente sabrosa.

Rocío le dice a Macarena que se calle, que tiene la boca hecha agua sólo de oírla. Esa frase:


- Hacérse(le) (a uno) la boca agua


Significa que produces mucha saliva al recordar un alimento que te encanta. Al recordarlo, o al anticiparlo, cuando lo vas a comer y estás impaciente por hacerlo. 

Rocío dice que, a esta hora, si estuviera en la Feria, ya se habría tomado un par de finos. El fino es un vino andaluz que se parece al jerez, que tiene un color muy pálido, es muy seco, muy aromático. Se hace con uvas Palomino y Pedro Ximénez, tiene unos 15 grados. Es ideal para acompañar aperitivos de jamón, marisco, queso, y otras tapas en general.

Macarena le responde que ella ya se habría tomado unos cuantos rebujitos.

Si queréis probar algo típicamente andaluz, pedid un rebujito. Además del precioso nombre que tiene esta bebida, está más que buena, muy buena. ¿Y qué es un rebujito? Mirad, es una bebida resultante de la mezcla de manzanilla (la manzanilla es un jerez muy suave y aromático) con gaseosa o con limonada, pero eso sí, siempre con burbujas, con gas. A veces se hace mezclando fino con limón, depende de las zonas. El rebujito es más suave que el fino, ya que al estar mezclado con gaseosa o con refresco de limón, se ingiere menos alcohol cada vez. Fresquito, fresquito, es exquisito.

En la feria de abril, a veces hace un calor intenso al mediodía, y una jarra de rebujito bien helada hace las delicias de paseantes, jinetes a caballo, bailaores de sevillanas, paseantes, visitantes, turistas, y de todo aquél que lo prueba. El único problema es que entra tan bien que puedes beber más del que crees, y cogerte una melopea de padre y muy señor mío…O sea, emborracharte sin notarlo.

Rocío recuerda ahora el traje de flamenca que se puso el año pasado, con el que estaba guapísima. Un traje de flamenca blanco, con lunares rojos en los volantes de abajo, y que le estaba muy ceñido y marcaba deliciosamente su figura femenina, hasta el punto de decir ella misma que parecía de portada de revista, es decir, como las famosas esculturales que salen con vestidos andaluces preciosos y que están guapísimas, presentes en la prensa rosa habitual. Dice Rocío:


- Con el traje de flamenca tan precioso que llevé el año pasado. Me estaba muy ceñido, que parecía yo de portada de revista.

Macarena:¿De qué color?

Rocío :Blanco, con lunares rojos en los volantes. Me puse dos claveles blancos en el moño, la peineta de mi abuela, los pendientes a juego, y zapatos de tacón rojo clavel. ¿Cómo era el tuyo?


Al preguntarle a Macarena por su vestido, ésta le dice que el año pasado no llevó el típico traje flamenco, sino que se vistió con un vestido bonito, pero normal, pero, eso sí, con todos los detalles que se ponen muchas mujeres para ir a la feria, sin llevar el traje típico.

Esos detalles son, sobre todo:


- El mantón de manila

- Las flores en el pelo

- Los pendientes largos

- La peineta sobre el pelo recogido en un moño bajo

Otras muchachas llevan:

- Unas castañuelas

- Pulseras y collares de colores

Etc.

Y muchas señoras suelen llevar uno o dos de estos elementos, para estar en consonancia con la fiesta, sobre todo las flores en el pelo, o una gran flor fresca en el pelo, distintivo típico de la mujer en la fiesta andaluza. 

Macarena le cuenta cómo se vistió:


- No, el año pasado no llevé traje flamenco. Fuí con un mantón de manila de mi madre que es precioso, precioso, de seda, bordado a mano, con unos colores que te quitan el sentío. Llevaba el pelo recogido, los pendientes largos a juego con la peineta, y flores en el pelo. Cayetana y María sólo llevaban zarcillos y flores en el pelo.


Macarena se puso un mantón de manila de su madre, con unos colores que te quitan el sentío. Cuando una cosa quita el sentido es porque es fantástica, preciosa, magnífica. Y es una frase que oirás muchas veces si oyes hablar a andaluces, así que aquí la tienes, tal y como se dice allí:


- Eso quita el sentío


Macarena llevó el pelo recogido , no suelto, recogido; y se puso una peineta sobre el moño, y un par de claveles blancos a un lado de la cabeza. Los pendientes largos completaban su atuendo de Feria de Abril. Le comenta a Rocío que las otras dos amigas, Cayetana y María, llevaban zarcillos, precioso nombre de los pendientes largos, y flores en el pelo.

En la feria, los hombres pueden llevar también el traje flamenco,que es sobre todo con chaquetilla corta y sombrero de ala; y suelen llevarlo muchos de los que pasean a caballo, solos o con su pareja o su amiga a la grupa, o pueden ir vestidos elegantemente, con el sombrero de ala ancha, para la ocasión.

Pensad que durante muchas horas, miles de andaluces ataviados para la feria, se pasean a lomos de sus caballos durante horas, o lo hacen en carruajes de caballos que recorren el Real de la Feria llevando a sus pasajeros aquí y allá.

Mirad. Un día de la Feria de Abril podría consistir en:

- Apareces por la fería después de las doce, nunca antes porque está desierta, más bien hacia la una y media o las dos del mediodía. A esa hora van muchas familias, los amantes de ir a caballo y multitud de visitantes que quieren ver la Feria con sol, en todo su esplendor de color y diversidad.

La gente que está invitada a una caseta, va allí para comer y estar con su familia y con sus amigos. Una caseta es un espacio construido especialmente para la feria, en la que pueden cocinarse las tapas, servirse las bebidas, poner música, bailar, conversar, y hacer una especie de casa en la que van a pasar esos siete días de feria.

Una gran mayoría de casetas son de las familias, grupos de amigos o grupos profesionales, pero hay una veintena -más o menos, unas veinte- de ellas que son públicas. En la Portada de la Feria, hay que pedir el mapa del recinto ferial y así podrá verse dónde están las casetas públicas a las que puede acceder cualquier visitante.

Es la mejor hora, decíamos, para ver los paseos de caballos y carruajes (coches de caballos), e incluso, para los más curiosos, de ver muchos famosos, políticos y gente conocida que están por allí. Hay que ver el desfile de caballos y carruajes al mediodía o por la tarde, pero nunca después de las 8 de la tarde, hora en que es obligado que caballos y carruajes no circulen por el Real de la Feria de Abril. El espectáculo de los coches de caballos circulando por la Feria es increíble, ya que pueden entrar hasta 1500 carruajes en el recinto, a diario, cada día.

- A partir de esa hora, empiezan las copitas. Ya sabéis, normalmente cerveza, fino, manzanilla o rebujito. Siempre con alguna tapa para picar, ya que si vas tomando vinitos sin echar nada sólido al estómago, en unas horas estarás bebido y para el arrastre. 

- Por la tarde, a partir de las 6, mucha gente va a los toros. Se hacen grandes corridas de toros en la Plaza de la Real Maestranza. Y suele haber un cartel con toreros muy renombrados, muy famosos. Las corridas de toros son diarias durante la Feria de Abril.

- Entre las siete y las ocho, en muchas casetas, se empieza a bailar sevillanas. Algunas de ellas, tienen un grupo flamenco propio para tener la música en directo, en vivo, y poder pedirle las canciones que más les gustan.

El baile andaluz típico de la feria son las sevillanas, que se cantan y se bailan durante horas, intercalando la conversación, la copita de fino, las tapitas, las palmas, el cante y el baile.

- Luego se cena. Y se sigue la juerga mientras el cuerpo aguante. Si es hasta la madrugada, pues hasta la madrugada, momento de la noche en que algunos reponen fuerzas con un chocolate con churros o con buñuelos antes de volver a casa. 


De todo eso se acuerdan Rocío y Macarena:


Rocío :¡Ay, qué sed! ¡Quién tuviera aquí una jarra fresquita de rebujito para ir tomando! ¡Y quién pudiera estar dando un paseíto ahora mismo bajo los farolillos!

Macarena:¡Y quién pudiera estar bailando unas sevillanas en la caseta de la familia, o en la de los amigos! 

Rocío :Y mañana por la mañana, después de las 12, un paseíto a caballo, o en carroza, y pasear viendo los trajes, los bailes, los caballos, los carruajes, la alegría.


Y expresan sus deseos con esas frases tan típicas del español que empiezan con:

- Quién + imperfecto de subjuntivo + infinitivo, como:


- Quién pudiera estar dando un paseíto ahora mismo bajo los farolillo.


Los farolillos son esos globos de papel con luces dentro, que proyectan miles de colores sobre la feria nocturna.


Otras frases de este tipo, la mayoría con el verbo poder:


- Quién pudiera estar bailando unas sevillanas en la caseta de la familia, o en la de los amigos.

- Quién pudiera ser joven toda la vida.

- Quién pudiera conocer el futuro.

- Quién estuviera ahora con mi amor.

- Quién tuviera un trabajo estable.


Etc.

Rocío querría:

- Y mañana por la mañana, después de las 12, un paseíto a caballo, o en carroza, y pasear viendo los trajes, los bailes, los caballos, los carruajes, la alegría.

 

Porque, es cierto, la feria es un cuadro lleno de color, de alegría, de trajes típicos, de carruajes, de jinetes a caballo. Es un espacio donde la alegría y la diversión se hacen un estilo de vida durante una semana. Un espacio donde la música, el baile, la amistad, la buena mesa, el buen vino, y las ganas de ser feliz y pasarlo bien, se convierten en el objetivo de la Feria de Abril. Una maravilla, francamente.


Y así es como la define Rocío:


- Es que no hay otra fiesta como la Feria de Abril. Es única. Es una explosión de color, de música, de bailes, de alegría de vivir. Todo el mundo está feliz de participar en algo tan grande, tan mágico y tan precioso.

Y acto seguido, dice:


Rocío :Oooyeee…Se me está ocurriendo una cosa…

Y Macarena:

- ¿Qué? ¡Venga, habla ya!

Y Rocío:

- Pues que mi hermano se va para allá el viernes por la tarde. Podemos irnos con él y llegamos a la Feria la noche del viernes. Luego, tenemos todo el sábado y todo el domingo. Vemos los fuegos artificiales de la medianoche, a las 12, y cerramos la Feria con ellos. Después nos tomamos unos churritos con chocolate y reponemos fuerzas. Mi hermano vuelve después de eso. Nos volvemos a Madrid con él y dormimos un poco en el coche.


Bueno, bueno, bueno…La alegría de Macarena es indescriptible. Hay que esperar hasta el viernes, pero serán dos días y pico de Feria y, además, los fuegos artificiales del último día, uno de los atractivos más esperados de la Feria y con el que se pone fin a la misma. Por eso, Macarena dice:

Macarena:¡Ay, Rocío, cuánto vales! Se me ha cambiado el ánimo como por arte de magia. ¡Pues claro que nos vamos a Sevilla! Sólo de pensarlo, me dan ganas de llorar de alegría.

Rocío :Pues, nada, no te preocupes. Mañana hablo con mi hermano y montamos la escapada.

Macarena:¿Te he dicho que eres un sol, Rocío?


Nuestras amigas están muy contentas. Pueden hacer algo así porque son muy jóvenes y no se cansan. Y, además, el entusiasmo y la pasión por la Feria de su ciudad natal, Sevilla, es tal que les parece estupendo un plan así, salir el viernes con el coche después del trabajo, pasar dos días de Feria divirtiéndose de lo lindo, bailar sevillanas, ver a todos sus amigos y amigas, y tomar unos rebujitos juntos, bailar, pasear, disfrutar, soñar…, todo lo propio de la gente joven.

 Ver, finalmente, los fuegos artificiales y despedirse de la Feria de abril con un buen chocolate calentito con churros, y acto seguido emprender el camino de regreso a Madrid.

Este plan les parece un sueño. Les ha devuelto la alegría. Ya no hay nostalgia. Sólo excitación por esos dos días en los que volverán a disfrutar de la fiesta sevillana que más les gusta: la Feria de Abril.


Oigámoslas de nuevo, con un poquito de acento sevillano, en el diálogo que hemos trabajado:


Rocío :Hola, guapa. ¡Huy, qué seria! ¿Qué te pasa, mi arma, que estás tan apagá?

Macarena:¡Pues qué me va a pasar! Que tengo nostalgia.

Rocío :¿Nostalgia de qué?, chiquilla.

Macarena:De qué va a ser, de la Feria de Abril que empieza esta noche.

Rocío :Ah, si hablamos de la Feria, yo también me pongo nostálgica. Es verdad, esta noche, a las 12 en punto, se van a encender las 25 000 bombillas de la Portada y las doscientas y pico mil de todas las calles del Real. ¡Ay, si parece que lo estoy viendo…! El alumbrao de la Feria, cuando todo empieza.

Macarena:Es que el el primer año que no estamos. Como el trabajo está en Madrid, y aquí no es fiesta, pues…tú y yo nos quedamos sin Feria este año.

Rocío :Bueno, mi niña, ya volveremos, no seas tan negativa. Pero sí, sólo de pensar en el pescaíto de esta noche, ya lo huelo desde aquí. Por eso se llama “la noche del pescaíto”.

Macarena:¿El pescaíto? Y el jamoncito, y la tortilla de patatas, los boquerones, los calamares, las gambitas, el cazón…

Rocío :¡Cállate, niña, que ya tengo la boca hecha agua sólo de oírte! A esta hora ya me habría tomado yo un par de finos…

Macarena:Pues yo unos cuantos rebujitos…

Rocío :Con el traje de flamenca tan precioso que llevé el año pasado. Me estaba muy ceñido, que parecía yo de portada de revista.

Macarena:¿De qué color?

Rocío :Blanco, con lunares rojos en los volantes. Me puse dos claveles blancos en el moño, la peineta de mi abuela, los pendientes a juego, y zapatos de tacón rojo clavel. ¿Cómo era el tuyo?

Macarena:No, el año pasado no llevé traje flamenco. Fuí con un mantón de manila de mi madre que es precioso, precioso, de seda, bordado a mano, con unos colores que te quitan el sentío. Llevaba el pelo recogido, los pendientes largos a juego con la peineta, y flores en el pelo. Cayetana y María sólo llevabam zarcillos y flores en el pelo.

Rocío :¡Ay, qué sed! ¡Quién tuviera aquí una jarra fresquita de rebujito para ir tomando! ¡Y quién pudiera estar dando un paseíto ahora mismo bajo los farolillos!

Macarena:¡Y quién pudiera estar bailando unas sevillanas en la caseta de la familia, o en la de los amigos! 

Rocío :Y mañana por la mañana, después de las 12, un paseíto a caballo, o en carroza, y pasear viendo los trajes, los bailes, los caballos, los carruajes, la alegría.

Macarena:Sí, y por la tarde, una vueltecita por la Calle del Infierno. Mira que te lo pasas bien entre las atracciones y los bodegones. Y aprovechar para dar después un último paseo en coche de caballos, que a las 8 desaparecen todos, caballos y carruajes.

Rocío :Es que no hay otra fiesta como la Feria de Abril. Es única. Es una explosión de color, de música, de bailes, de alegría de vivir. Todo el mundo está feliz de participar en algo tan grande, tan mágico y tan precioso.

Macarena:Cierto. Pocas fiestas como la nuestra. ¡Ay, qué ganas de ir a Sevilla!

Rocío :Oooyeee…Se me está ocurriendo una cosa…

Macarena:¿Qué? ¡Venga, habla ya!

Rocío :Pues que mi hermano se va para allá el viernes por la tarde. Podemos irnos con él y llegamos a la Feria la noche del viernes. Luego, tenemos todo el sábado y todo el domingo. Vemos los fuegos artificiales de la medianoche, a las 12 y cerramos la Feria con ellos. Después nos tomamos unos churritos con chocolate y reponemos fuerzas. Mi hermano vuelve después de eso. Nos volvemos a Madrid con él y dormimos un poco en el coche.

Macarena:¡Ay, Rocío, cuánto vales! Se me ha cambiado el ánimo como por arte de magia. ¡Pues claro que nos vamos a Sevilla! Sólo de pensarlo, me dan ganas de llorar de alegría.

Rocío :Pues, nada, no te preocupes. Mañana hablo con mi hermano y montamos la escapada.

Macarena:¿Te he dicho que eres un sol, Rocío?




Amigos, animaos la próxima primavera y venid a visitar uno de los espectáulos más inolvidables que veréis y viviréis en vuestra vida: la Feria de Abril. Puede ser toda una experiencia…¡en español, por supuesto! Y más aún, en andaluz, que es precioso.


Por cierto, mil disculpas a los andaluces nativos por mi intento de hablar con acento andaluz, pero aquí, en Barcelona, es difícil lograr que alguien quiera participar en el podcast, en andaluz, y menos, sin cobrar.

Hasta pronto, amigs. Saludos cariñosos.

Chao.


 http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org

* * 


 © Spanishpodcast, 2007-2017