Un año más





Un Año Más



Hello and wellcome to Spanishpodcast. I´m Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 201st episode (Un año más) we review a song that talks about the old and new year and how we ask wishes for it.


Hola amigos y bienvenidos a Español podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio númeo 201 (Un año más) vamos a repasar fórmulas para despedir el Viejo Año y pedirle deseos al Nuevo, y lo haremos ayudándonos de una canción famosa y muy bonita, con la que trabajar estos deseos y recordarlos mejor.


Episodio nº 201: Un Año Más. ¿Preparados para despedir al Viejo Año y pedirle al Nuevo aquello que más deseamos? Seguro que sí, eso nos apetece a todos. Entonces, vaaaaamos a aprender y/o a repasar estos temas.



Queremos compartir con vosotros una canción que fue un gran éxito de la banda musical Mecano, en pleno éxito y actividad entre 1981 y 1992. Durante esa época, fueron los reyes indiscutibles del pop español. Sus éxitos se escuchaban en los cinco continentes, pero mucho más en los países de habla hispana. Esta canción titulada “Un Año Más” pertenece al álbum Descanso Dominical, editado en 1988.

Me encanta. Mirad cómo suena.

https://www.youtube.com/watch?v=avnz59zWwYU&list=UUU0FO7jmLUClsiPJ3dhGdPw&index=3&feature=plpp_video


Este video es el que vamos a trabajar, primero porque es precioso y van saliendo los escenarios de Madrid en los que tiene lugar la despedida del Año Viejo y también en los que se da la bienvenida al Nuevo Año. Y escenarios, como el famoso reloj de la Puerta del Sol, que marca las doce campanadas durante las que todos los españoles (o casi todos) toman las doce uvas de la suerte, según van sonando en el reloj de esta plaza y de muchas otras plazas españolas.

Bueno, vamos a trabajar la letra para que la entendáis bien. Es así:

En la Puerta del Sol
como el año que fue
otra vez el champagne y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.


Los petardos que borran sonidos de ayer
y acaloran el ánimo
para aceptar que ya 

pasó uno más.


Y en el reloj de antaño
como de año en año
cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo,
cinco minutos antes de la cuenta atrás.
Marineros, soldados, solteros, casados,
amantes, andantes y alguno que otro
cura despistao.


Entre gritos y pitos los españolitos
enormes, bajitos, hacemos por una vez,
algo a la vez.


Y en el reloj de antaño,
como de año en año,
cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo,
cinco minutos antes de la cuenta atrás.


Y aunque para las uvas hay algunos nuevos,
a los que ya no están les echaremos de menos.
Y a ver si espabilamos los que estamos vivos
y en el año que viene nos reímos.


1, 2, 3 y 4 y empieza otra vez
que la quinta es la una
y la sexta es la dos y así el siete es tres.


Y decimos adiós y pedimos a Dios
que en el año que viene,
a ver si en vez de un millón,
pueden ser dos.


En la Puerta del Sol
como el año que fue
otra vez el champagne y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.

La primera estrofa habla de lo que se repite cada año por Nochevieja, en la Puerta del Sol de Madrid.

En la Puerta del Sol
como el año que fue
otra vez el champagne y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.

El escenario que se describe es el de una multitud, un montón de gente, con botellas de champán en la mano, dispuestos a beberlo para despedir al Año Viejo y dar la bienvenida al Nuevo Año.

También, todo el mundo allí presente, tiene en su mano un capirucho con las 12 uvas de la suerte, que irá tomando sucesivamente según vayan sonando las doce campanadas.

En la Puerta del Sol, como el año que fue (que sucedió, que lo hubo), otra vez el champán y las uvas y el alquitrán, de alfombra están.

Es decir, el alquitrán, que es el asfalto oscuro que pavimenta las calles, y encima de él, el champán y las uvas, forman una alfombra peculiar y que cada año se repite. Por eso la canción, esta estrofa dice:

(Música)


A continuación, la canción dice:


Los petardos que borran sonidos de ayer
y acaloran el ánimo
para aceptar que ya 

pasó uno más.



Efectivamente, cuando las campanadas están a punto de sonar y también después, se hacen explotar un montón de petardos, esos pequeños cohetes que explotan aquí y allá, a tus pies, y que durante unos minutos llenan de ruido las plazas donde hay celebración.

“Los petardos que borran sonidos de ayer” porque el ruido de los petardos borra, anula cualquier sonido anterior.

“Y acaloran el ánimo”, calientan la voluntad y el espíritu, podríamos decir. Esos petardos suben la temperatura de la atmósfera festiva y nos ayuda a aceptar que ya pasó uno más, que ya se fue un año más.


(Música)


Y la canción continúa con:

Y en el reloj de antaño
como de año en año
cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo,
cinco minutos antes de la cuenta atrás.

¿A qué se refiere al decir “el reloj de antaño”? Pues a ese famoso reloj que corona la Antigua Casa de Correos de la Puerta  del Sol. Un militar que huyó de España por cuestiones políticas, se estableció en Suiza y se convirtió en un maestro de relojeros. Se llamaba José Rodríguez Losada y tardó cuatro años en construir este reloj que vería comerse las uvas a millones de españoles desde que lo pusieron ahí, en 1866. El Sr. Rodríguez hizo seis mil piezas maestras de la relojería, que fueron a parar a la Casa Real española, a la Marina y a otros colectivos que se lo encargaron.

Ese reloj es el mismo de antaño. Antaño significa de otro tiempo, en otra época, en el pasado; en contraposición con hogaño que significa actualmente, hoy día, en la actualidad. Así, el reloj de antaño es el mismo de siempre, desde que se instalara en el edificio a mitad del siglo XIX.

“Como de año en año” es “de la misma forma que pasa de año en año”, o sea, igual que cada año. “Cinco minutos más para la cuenta atrás” son los cinco minutos que faltan para las 12 campanadas. Cuando son las doce menos cinco de la medianoche del 31 de diciembre, Nochevieja, todos los ojos se fijan en el reloj, las uvas preparadas, el cava a punto de ser descorchado, y empieza la cuenta atrás para oír las doce campanadas y tomar las doce uvas de la suerte.
Y:

“Hacemos el balance de lo bueno y malo,
cinco minutos antes de la cuenta atrás.”

Cierto, en esos cinco minutos, mucha gente hace balance de lo bueno y de lo malo, de las cosas buenas y de las cosas malas que le han pasado durante el año. Hacer balance del año que acaba es revisar los aspectos positivos y los negativos que han llenado tu vida a lo largo de este año, la evaluación de pros y contras de estos doce meses.

(Música)


Marineros, soldados, solteros, casados,
amantes, andantes y alguno que otro
cura despistao.


Entre gritos y pitos los españolitos
enormes, bajitos hacemos por una vez,
algo a la vez.


Y ahora es como si Ana Torroja (la vocalista del grupo) y los hermanos Cano, los compositores y músicos del grupo Mecano, paseasen su vista por la Plaza de la Puerta del Sol madrileña y nos fueran enumerando a quiénes ven:

Marineros, soldados, solteros, casados,
amantes, andantes y alguno que otro
cura despistao.


Entre gritos y pitos los españolitos
enormes, bajitos hacemos por una vez,
algo a la vez.


Recordad que un cura es un sacerdote, y que puede haber caído allí, a esta hora, porque se ha despistao, o sea, despistado. Despistarse es perderse, desorientarse. Un cura despistado es un sacerdote aturdido, distraido, e incluso perdido allá en medio.

La plaza está llena de gritos y de pitos de silbatos (como los de un árbitro de fútbol) de españolitos de toda fisonomía, los altos, los enormes, los bajitos, y que, por un vez, hacemos algo a la vez, hacemos algo al mismo tiempo, estar en plaza, con nuestras uvas en la mano, mirando el reloj y esperando las campanadas. 

Dado que los españoles tenemos fama de no ponernos de acuerdo en ocasiones, la letra de la canción dice: excepto esta vez, en la que todos hacemos algo a la vez, simultáneamente y sin discusión.

(Música)

De nuevo el estribillo que hemos trabajado hace un momento: 

Y en el reloj de antaño,
como de año en año,
cinco minutos más para la cuenta atrás.
Hacemos el balance de lo bueno y malo,
cinco minutos antes de la cuenta atrás.

(Música)


Esta nueva estrofa dice así:

Y aunque para las uvas hay algunos nuevos,
a los que ya no están les echaremos de menos.
Y a ver si espabilamos los que estamos vivos
y en el año que viene nos reímos.

“Hay algunos nuevos” para las uvas quiere decir que este año puede haber personas que vivan esta despedida del año por primera vez en Sol (para las uvas hay algunos nuevos). Pero también menciona “a los que ya no están”, a las personas que nos han dejado, a los que han muerto, y a quienes echaremos de menos, a quienes recordaremos y echaremos en falta, notaremos su ausencia.

E instan a espabilar a los que estamos vivos. ¿Qué es espabilar? Pues es despertar de un estado somnoliento, es...avivar tu ingenio, ponerte las pilas, salir del inmovilismo, sacudirte la pereza de encima. Es decir, basta de quejas, que nuestro paso por el mundo dura menos de lo que nos pensamos: hoy estás y mañana no estás. Y por ello, hay que hacer lo que se quiere hacer mientras aún hay tiempo. Hay que cargarse de energía, ponerse las pilas, mirar alrededor y percibir todo lo bueno que nos ofrece el mundo, la gente, y disfrutarlo. Hay que espabilar para poder sonreír desde ya, desde que empezamos a transitar por el nuevo año. Seguro que vamos a encontrar motivos para sonreír, si nos empeñamos en ello.

(Música)

La próxima estrofa se refiere al funcionamiento del reloj, y que a veces induce a confusión entre los allí presentes. 

1, 2, 3 y 4 y empieza otra vez
que la quinta es la una
y la sexta es la dos y así el siete es tres.

Lo primero que pasa es que baja la bola dorada hacia abajo con un sonido característico de tilín-tilín-tilín- y que dura ocho segundos. Esta esfera dorada es el famoso carrillón del reloj (qué palabra más bonita y más original, ¿verdad?: el carrillón). A continuación se producen lo  que se llaman los “cuartos” y que consisten en cuatro campanadas dobles ding-dong, ding-dong, ding-dong, ding-dong. Y a continuación empezarán als doce campanadas con un dooooong más grave, y que se repartirán a lo largo de 36 segundos.

El problema es cuando la gente se pone nerviosa y se apresura, y cuando oye los cuartos, empieza a comerse las uvas, y no, ja ja ja, aún no toca. Hay que oír esos cuatro ding-dong tranquilamente y esperar al primer dooonnng para comerte la primera uva.

Y de ahí ese enigma de “la quinta es la una”, o sea, la quinta campanada es la primera después de los cuatro cuartos, y es la primera campanada con la que acompañamos la primera uva. La sexta, la dos, siguiendo el mismo razonamiento; y lo mismo la siete, que es de hecho la campanada número tres, en la que tomamos la tercera uva. 

(Música)

Aquí os dejo un video precioso de la Nochevieja de 2011 en el que se puede ver y escuchar perfectamente todo lo que os acabo de explicar. No os lo perdáis.

https://www.youtube.com/watch?v=pb_Lnpz5_GE


Y en ésta:

Y decimos adiós y pedimos a Dios
que en el año que viene,
a ver si en vez de un millón,
pueden ser dos.

La letra hace un poco de broma con el deseo de muchos españolitos de que les toque la lotería y hacerse millonarios. Y por eso concluye diciendo:

Y decimos adiós y pedimos a Dios
que en el año que viene,
a ver si en vez de un millón,
pueden ser dos.

(Música)

Y se cierra la canción con el estribillo inicial:


En la Puerta del Sol
como el año que fue
otra vez el champagne y las uvas
y el alquitrán, de alfombra están.


(Música)


¿Escuchamos un poquito de la canción? Venga.

Recordad que si queréis tener más canciones del grupo Mecano podéis obtenerlas en iTunes, incluyendo ésta que estamos trabajando(Un Año Más) incluida en el álbum Descanso Dominical.

************

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation of any size. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Un abrazo para todos. Hasta pronto.


Spanishpodcast.org

Enero 2016

*********************************


http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org

********


 © Spanishpodcast, 2007-2017