En pleno vuelo




En pleno vuelo

Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Santiago de Chile. In our 203rd episode (In transoceanic flight), we are going to make an experiment:  we´re going to comment a transoceanic flight, our flight from Santiago de Chile to Barcelona, in order you can review all the events, common phrases and specific vocabulary in this kind of situations.


Hola queridos amigos, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Santiago de Chile. En nuestro episodio nº 203 (En pleno vuelo), hoy haremos un experimento: vamos a ir comentando un vuelo transoceánico en directo, el vuelo que haremos de Santiago de Chile a Barcelona, para que podáis repasar todas las incidencias, frases típicas y vocabulario específico de este tipo de situaciones.

Episodio nº 203: En pleno vuelo. Venga, chicos, venid conmigo, vamos a volar en un Boeing 777, con un montón de gente dentro, y vamos a ir comentando las incidencias del vuelo. ¿Preparados¿ ¿Listos? ¡Yaaaa!



**************************




1

Hola queridos amigos y queridas amigas de Spanishpodcast. Esto es un experimento en directo. Estoy hablando con un micro muy pequeñito y una grabadora desde el avión que nos lleva de nuevo a Barcelona, desde Santiago de Chile, donde hemos estado unos días.

Vamos a repasar, simplemente, las cosas más básicas de un vuelo. Y para ello, por supuesto, empezamos con que hemos llegado al aeropuerto y nos hemos dirigido directamente a las ventanillas de embarque, donde nos han verificado...verificado la...el número de vuelo, el número de asiento y la puerta de embarque.

A continuación, hemos ido al control de pasaportes. Y después de eso hemos pasado lo que llamamos, comúnmente, la seguridad, que es el escaneado de las maletas pequeñas, o de las bolsas, o de las mochilas que llevas en el vuelo.

Y ahora ya estamos en...en..., dentro del avión...Supongo que se oye bastante el ruido ambiente del aire acondicionado y demás, pero bueno...¡estamos en directo!

Y...lo que quería decir es que estamos en un avión enorme que impresiona...Bueno, a mí me impresiona, que es un Boeing 777 con vuelo de Santiago de Chile a París, donde volveremos a coger otro vuelo que nos llevará hasta Barcelona.

Y...no va a ser un episodio muy apasionante, porque no vamos a explicar nada especial, sino que vamos a repasar las cosas básicas que se oyen, que se dicen o que se preguntan en un vuelo entre países de habla hispana, como es en este caso el vuelo proveniente de Chile.

Cuando terminemos el vuelo os haré una pequeña reseña de Santiago de Chile, así como de las cosas más originales y más específicas del país, y de la ciudad, pero será después de volar hasta Barcelona.


Comentarios al audio.

En este párrafo, al inicio, decimos que vamos a hacer un experimento, o sea, una prueba, un ensayo de algo para ver qué tal sale. Y “en directo” es que lo haremos en tiempo real, iremos hablando mientras tiene lugar la situación real del vuelo en el avión, haremos el podcast mientras vivimos esa situación.


Vamos a repasar, digo, las cosas más básicas de un vuelo. El vuelo, en este caso, es el trayecto que recorre el avión entre los dos puntos entre los que haces el viaje, el origen y el destino, es decir el punto desde el que sale el vuelo y el punto al que llega el vuelo. Eso es el trayecto, la distancia recorrida.


Hemos llegado al aeropuerto y nos hemos dirigido a las ventanillas de embarque. El embarque es el lugar en el que un profesional de las aerolíneas con las que viajas, verifica los billetes electrónicos que te ha mandado la agencia de viajes. Verifica el número de vuelo que tienes, verifica  -o te proporciona- el número de tu asiento, y pesa y etiqueta las maletas para enviarlas al avión. Esto último es facturar el equipaje. Te informa de la hora de embarque y de la puerta en La que se producirá dicho embarque. Y te da la conocida como “tarjeta de embarque” en la que constan todos estos datos. Aquí ya enseñamos nuestros pasaportes para verificar que somos los mismos que constamos en los billetes de avión.


Después hemos pasado la seguridad. Alli tienes que dejar todos los objetos metálicos en una bandeja, sacar el ordenador portátil de la cartera, descalzarte si llevas botas, y dejar que todo eso se vea a través del escáner para que se compruebe que no hay nada prohibido. También nosotros mismo tenemos que atravesar un arco que revela si llevamos metales.


Como decíamos, en la zona de seguridad, cada pasajero deberá pasar por debajo de un arco detector de metales, el famoso arco que pita -emite un pitido- cada vez que se te ha olvidado quitarte el reloj, o las monedas del bolsillo, o un cinturón con parte metálica, etc. Ese arco que detecta metales está concebido sobre todo para detectar -descubrir- armas como una pistola, un cuchillo, o similar. Si te has olvidado un objeto metálico, suena un pitido que avisa a los policías de seguridad que deben revisarte. 


Una vez pasada la seguridad, entras en la zona de embarque y ya puedes ir a tomarte un café y a buscar la puerta de embarque correspondiente a tu vuelo.


Recordad que el escáner es el aparato de Rayos X que puede ver todos los objetos en su interior y que proporciona información visual de todos los planos posibles.



  1. Las azafatas y los auxiliares de vuelo están acabando de cerrar los compartimentos con el equipaje de mano de los pasajeros, y están comprobando que todos estemos correctamente sentados y con el cinturón de seguridad bien abrochado. 


Comentarios al audio.

Las azafatas es el nombre para designar a una auxiliar de vuelo que es una mujer. Hoy en día se dice auxiliar de vuelo de forma generalizada, tanto para hombres como para mujeres.

Azafata es una palabra también usada en el ámbito de congresos y exposiciones para designar a la profesional que atiende al público.

Bien, pues un auxiliar de vuelo es el profesional de esa aerolínea que se encarga de atender tanto a los pasajeros como a la tripulación del avión.

Decimos que estaban cerrando los compartimentos en los que se guarda el equipaje de mano de los pasajeros: maletas pequeñas -reglamentarias-, bolsas, bolsos de mano, mochilas, chaquetas, regalos, cajas,...todo aquello que no hemos facturado, y que llevamos con nosotros durante el vuelo, en la cabina, es el equipaje de mano.

Todo ello se guarda en los compartimentos, en las zonas altas laterales habilitadas para ello, que se cierran durante el vuelo para evitar que las cosas caigan encima de los pasajeros. 

Y los auxiliares de vuelo, momentos antes del despegue, es lo que hacen: controlar que todos están bien sentados y que todos se han abrochado correctamente su cinturón de seguridad (que lo han cerrado bien), el cinturón o la cinta o correa que te sujeta  a tu asiento de forma segura durante el vuelo.


3. 

“Señoras y señores, mi nombre es Olivier .... y soy el sobrecargo principal. Y les quiero dar la bienvenida a bordo de este Boeing 777 de Air France. El comandante, señor ...... .......... y su tripulación le dan la bienvenida a bordo de este vuelo.... En el que vamos a hablar español, inglés, francés...Estos “chiquillos” están a su disposición. Velaremos por su seguridad y por su comodidad durante este vuelo...Pueden utilizar durante todo el vuelo sus aparatos electrónicos móviles en modo avión. Rogamos abrochen y ajusten su cinturón de seguridad. El comandante y el resto de su tripulación les agradece haber elegido nuestra compañía”.

Bueno, como veis, lo que han hecho ha sido dar la bienvenida a todos los pasajeros en nombre de la tripulación. La tripulación es el comandante de vuelo, el sobrecargo y el resto de personal que se ocupan de los pasajeros, es decir, los auxiliares de vuelo, chicos y chicas que se ocupan de atender a los pasajeros en todas sus necesidades.


Comentarios al audio.

Os he dejado este fragmento de bienvenida del sobrecargo del vuelo porque es un buen material de aprendizaje para que prestéis mucha atención auditiva para captar palabras y frases, ya que las condiciones no son óptimas: está el ruido del aire acondicionado, es una voz por megafonía y el sobrecargo tiene acento francés. Pero por eso mismo es más interesante y haréis el esfuerzo de entender el máximo posible.


El sobrecargo se presenta con su nombre y apellido, dice cuál es su rango profesional: sobrecargo, jefe de los auxiliares de vuelo. Y les da la bienvenida a los pasajeros. La bienvenida son esas palabras usadas para acoger con amabilidad y cortesía a alguien. Después presenta al comandante del vuelo, la figura principal del mismo, y también a los miembros de la tripulación en general. Enumera los idiomas que se usarán en el vuelo y usa esta divertidísima expresión de “los chiquillos” refiriéndose a los auxiliares de vuelo para informarnos de que velarán, o sea, tendrán cuidado, de nuestra seguridad y de nuestra comodidad. Supongo que querrían decir “estos muchachos” o “estos jóvenes”, pero alguien puso “chiquillos” que en español es una forma coloquial de referirse a unos niños.


Dice que se pueden usar los aparatos electrónicos móviles en modo avión, es decir, de forma que no se pueden hacer llamadas, ni puede haber conexión a internet, pero sí puedes escuchar música, leer libros electrónicos, ver fotos, ver DVDs o escribir. 


Recomienda después el sobrecargo abrocharse correctamente el cinturón de seguridad y termina agradeciendo a los pasajeros que hayan elegido su compañía, Air France, para volar.


Recordad, la tripulación de un vuelo es el conjunto de profesionales de la companía que pilotan el avión y se encargan de atender a los pasajeros.




4. 

“Vamos a mantener unos minutos de atención. Por favor, enderecen el respaldo de su asiento y vamos a mantener abrochados los cinturones de seguridad...serán los encargados de mantener su seguridad a bordo”.

Y ahora, como en todos los vuelos, pues...los auxiliares se van a colocar estratégicamente para que los veamos todos... Pero sobre todo creo que van a dar las instrucciones de seguridad, o para situaciones de emergencia, en las pantallas que todos tenemos..., cada uno de los pasajeros delante de su vista y en la parte trasera del asiento que va delante. 

Y...y...Ya sé que todos sabéis perfectamente de lo que nos hablan estas instrucciones de seguridad que son fundamentalmente dónde están colocadas las...las salidas de emergencia, cómo sale una mascarilla de oxígeno en caso de que se despresurice la cabina, o cómo ponerse el chaleco salvavidas en caso de necesitarlo.

Como comprenderéis, a mí no me gusta mucho esto porque los vuelos...digamos que los soporto, pero no los adoro, no me gustan demasiado. Entonces, prefiero no tocar el tema “emergencias”... Sí que todo el mundo tiene que saber cómo funciona, qué hay que hacer en caso de emergencia, cómo actuar, cómo tranquilizarse,...pero sería fantástico que no tuviera...que no tuviéramos nada que mencionar sobre este tema. 


Comentarios al audio. 

Bien, amigos, aquí llega un momento bien conocido por todos los que vuelan en avión. Antes, siempre eran los auxiliares de vuelo los que iban haciendo gestos para enseñar a los pasajeros qué hacer y qué usar en caso de emergencia. Ahora, cada pasajero puede mirar la pantalla que tiene delante, al menos en estos grandes aviones que cargan con cerca de quinientos pasajeros, e ir visualizando las instrucciones que la compañía aérea proporciona para casos de emergencia. Las instrucciones son reglas a seguir en caso de necesitarlo, indicaciones para hacer lo correcto.


Se insta a los pasajeros a “enderezar” el respaldo de su asiento, es decir, a ponerlo derecho en caso de estar inclinado. El respaldo es la parte vertical del asiento, sobre el que apoyas la espalda.


Se pide abrochar correctamente los cinturones de seguridad y mantenerlos así, abrochados, hasta que desaparezca la señal luminosa.


Se muestran las salidas de emergencia del avión y se garantiza que estarán despejadas y listas para usar en caso de necesitarlas.


Se indica también cómo cae sola, disparada automáticamente, la mascarilla de oxígeno, para que el pasajero respire con ella en caso de...(ahí va la palabreja...) despresurización de la cabina. Los aviones van presurizados, es decir, con la presión constante confortable para las personas. Si sucede algo y esta presión cambia bruscamente, la cabina puede despresurizarse y los pasajeros necesitarían, entonces, un aporte extra de oxígeno para seguir bien.


También se indica cómo ponerse el chaleco salvavidas en caso de necesitarlo, entrándolo por la cabeza, ajustándolo al cuerpo y activando un botón de hinchado automático, o soplando. 


Llegados a ese punto, yo os confieso que “soporto” los vuelos, los tolero, pero que no los adoro. Y así es, vuelas porque tienes que volar, pero  siempre me inquieta el despegue y siempre me intranquilizan las turbulencias. Por eso digo que sería fantástico no tener que hablar de hipotéticas emergencias y que ojalá que no las hubiera.





5.

Ahora es el momento del despegue, el momento en el que el avión se va a elevar para iniciar el vuelo. Y es cuando todos los pasajeros se quedan más callados...ja ja, esperando el momento de levantarnos del suelo y empezara volar hacia París.


Comentarios al audio. 

Sí, el momento del despegue, el momento del ascenso del aparato, el punto en el que el avión se despega literalmente del suelo y vuela, se eleva y empieza a volar. El despegue es el inicio del vuelo, el momento en el que las ruedas del avión se separan de la superficie.


Y sí, cierto, todo el mundo se queda calladito, calladito, hasta que se comprueba que el avión sigue subiendo y que la cosa va bien.


6.

“Señoras y señores, debido a la posibilidad de turbulencias fuertes que pueden aparecer sobre los Andes, cuando sobrevolemos la región de Santiago de Chile, les recordamos que respeten escrupulosamente las señales de seguridad dadas por el Comandante. Por lo tanto rogamos que permanezcan sentados y abrochados hasta la extinción de la señal luminosa, abrochen sus cinturones. Y durante un periodo estimado de cuarenta y cinco minutos, no habrá ninguna acción comercial a bordo. Gracias por su colaboración. Y favor no insistir”.  

Bueno, no sé si habéis podido entender bien lo que han dicho por los altavoces. Lo que han dicho es que permanezcamos en nuestros asientos con los cinturones de seguridad abrochados porque vamos a cruzar una zona en la que es posible que haya fuertes turbulencias. Es la zona de la cordillera de Los Andes que hay que cruzar necesariamente cuando salimos de Santiago de Chile y emprendemos vuelo hacia Europa. Normalmente el avión sube a más altitud para evitar en lo posible las turbulencias. Pero lo más probable es que haya alguna que otra turbulencia...esperemos que pocas, por supuesto.

Y nos piden que hagamos un escrupuloso caso a la señal, al icono del cinturón de seguridad encendido, que quiere decir que tenemos que tenerlo abrochado mientras dure la señal luminosa. Y que este periodo de turbulencias podría oscilar en torno a los tres cuartos de hora (cuarenta y cinco minutos).

A ver si tenemos suerte y no hay demasiadas turbulencias. Eso esperamos.


Comentarios al audio. 

Pues sí, amigos, con este mensaje empezaron los avisos sobre áreas de turbulencias, avisos que luego se repetirían en varias ocasiones a lo largo del vuelo.

Lo importante es que los pasajeros respeten la señal luminosa encendida del cinturón de seguridad ya que, mientras está encendida, hay que permanecer en el asiento y con el cinturón abrochado. Cuando se apaga, puede uno desabrocharlo y levantarse del asiento.


“Nos piden que hagamos caso”, es decir, nos piden respetar las recomendaciones del comandante, nos piden hacer caso, acatar, obedecer las indicaciones de permanecer sentados con el cinturón abrochado.


Como habéis oido, se avisan turbulencias durante los próximos cuarenta y cinco minutos. Turbulencias son perturbaciones externas provocadas por el choque de masas de aire a diferentes temperaturas. El resultado es que el avión vibra, se mueve, sube y baja, se agita,...en fin, toda una serie de movimientos y sacudidas desagradables que ponen nerviosos a muchos pasajeros.


Fijaos, las turbulencias normalmente duran poco, son breves. Aquí, con este mensaje, nos avisaban de que serían largas, que durarían un buen rato, tanto como tres cuartos de hora. ¡Ay Señor! Larguíiiisimas iban a ser...y larguíiiisimas fueron, os lo puedo asegurar.


7.

Bueno, eeeeh...ya han pasado dos horas desde que estábamos hablando de turbulencias. Y...la cosa fue larga, eeeeh...estuvimos como más de una hora...más de una hora con la señal del cinturón de seguridad abrochado. Pero ya ha pasado y ahora es un momento mucho más tranquilo y en realidad un momento estupendo porque nos traen la comida. Y os tengo que decir una cosa y es que la comida varía mucho según las compañías aéreas. Nosotros estamos viajando con Air France, de Santiago de Chile a París; y también lo hicimos así cuando vinimos hacia acá, desde París hasta Santiago. Y la verdad es que todos los snaks que dan, las comidas...son típicamente de avión, no vamos a decir que son de gran restaurante, pero son mucho mejores que las de otras compañías que hemos probado, mucho más cuidadas y hechas con mucho más criterio de sabor y de delicadeza. Así es que...no tenemos nada que ver con la compañía, pero tenemos que decir que la comida que ofrecen las aerolineas francesas es mejor, es así.

Así que ahora están sonando los carritos, se han apagado las señales luminosas, el vuelo parece estar entrando en fase de tranquilidad, todo el mundo está viendo su película en su monitor correspondiente y bueno..., yo creo que por llevar ya dos horas volando de las catorce que tenemos hasta París -es decir, que nos quedan doce- pues...voy a intentar comer muy tranquila y tomarme una copita de algo ¿no?..., de cerveza, de cava..., o de zumo de naranja...ja ja, ya veremos.


Comentarios al audio. 

En este fragmento hablo del momento en el que la señal luminosa del cinturón de seguridad se ha apagado, la gente está más tranquila y los auxiliares de vuelo se disponen a repartir una cena con la que los pasajeros resistirán hasta el desayuno, unas ocho horas después.


Comento que la cena que hicimos en el viaje de ida fue buena, incluso siendo la típica comida de avión. La verdad es que ésta, en el viaje de vuelta, no lo fue tanto, pero bueno, no estuvo mal.


Hablo de que están sonando los carritos, que son esos dispositivos con ruedas en los que se ordenan bandejas de comida, bebidas, vasitos de plástico, etc., todo milagrosamente pequeño y ordenado para que puedan caber en ellos decenas y decenas de bandejas de comida y bebidas.


Y cuando empiezan a repartir bebidas y comidas, oyes el tintineo de las botellas, te llega el olor de la comida, y te preparas para tranquilizar tu estómago en pleno vuelo.


Finalmente, comento que a lo mejor me pido una copita. Pedirse una copita es, normalmente, pedir algo con alcohol, sea cerveza, vino, cava, o cualquier otra bebida similar. No, no me la pedí finalmente. Tomé agua. Y suerte que tomé agua, porque en seguida volvieron las turbulencias y creo que el alcohol no me hubiera ayudado demasiado a guardar la calma.


8.

Bueno, pues...es lo que tienen estos vuelos en clase turista, que vas comprimido como...como las sardinitas en una lata, ¿no?, todos juntitos y apretados.

Y...y de las pocas veces que tienes envidia de algo pues...tienes un poquito de envidia de... -o un muchito de envidia...ja ja ja- de los asientos que tienen en lo que se llama la clase primera del vuelo, y la clase business...que son unos asientos enooooooormes, que se reclinan para que puedas tumbarte bastante y dormir y...bueno, es muchísima más comodidad; si no fuera porque es como cuatro veces, o cinco -la verdad es que no lo sé porque no he ido nunca- pero es como cuatro veces o cinco más caro que el billete de la clase turista. Así es que nos conformaremos con poder volar en clase turista. Y saldremos a estirar las piernas tantas veces como haga falta.


Comentarios al audio. 

En este fragmento de audio comento la cuestión de los asientos de clase turista en los vuelos. Os digo que vas comprimido, es decir, apretado, un poco estrecho, o estrechado, y os digo una frase muy típica en español que es: ir apretado como sardinas en lata; o ir como en una lata de sardinas (cuando vas en el Metro a las 8 de la mañana, por ejemplo). Las sardinas en lata es una conserva en la que en una lata se meten, bien apretadas y ajustadas, cinco o seis sardinas preparadas para ello, normalmente conservadas en aceite. Van muy apretaditas en la lata y por ello, cuando te ves en una situación en la que vas apretado, comprimido, se suele decir esto, que vas como sardinas en lata, todos juntitos y un poco apretados. O que el Metro iba como una lata de sardinas.


Y surge del tema de la envidia, que en este caso sería el deseo de tener uno mismo lo que otros tienen. La mayoría de los pasajeros compran un billete de clase turista, para tener un asiento normal en el vuelo. Eso se llama clase turista y también clase económica. 


Pero al principio del avión suele haber un pequeño espacio dedicado a la clase llamada business. A veces dos, uno para primera clase y otro para business, que son unos espacios con asientos ultra cómodos, blanditos, anchos, enormes, reclinables (se pueden reclinar 180º, o tumbar, para que estés casi tumbado), y donde se come diferente, te sirven una copa o un batido cuando lo pides, nadie te molesta, etc. Asientos que te proporcionan una gran comodidad.


Por eso comento, medio en broma, medio en serio, que cuando llevas horas incómodo, apretado, un poco dolorido, con sueño, con el asiento de delante de ti métido en tu cara, etc., pues piensas: “Uf, me dan un poco de envidia, o un mucho de envidia, los otros asientos”, los cómodos, los amplios, aquellos en los que podrías dormir. 


Pero el precio también es diferente. Los asientos de primera clase tienen un precio astronómico, son carísimos. Los asientos de business son bastante caros para las economías normales. Y los asientos de clase económica, o clase turista, son los que pagamos la mayoría de los mortales.


Pero eso, que te da envidieja de tanta comodidad y tanto confort. ¡Para qué vamos a negarlo!


En la frase final digo que “saldremos a estirar las piernas tantas veces como haga falta”. Esta frase se dice muchísimo en español: Voy a estirar las piernas. Lo dices cuando llevas bastante rato sentado, o en la misma posición, o reunido durante horas, y el cuerpo te reclama un poco de movimiento: ir a por un café, moverte de un lado a otro, dar un pequeño paseo..., y entonces es cuando dices “voy a estirar las piernas”.


En los vuelos largos, de más de diez horas, es una de las frases que más decimos los nativos españoles, “voy a estirar las piernas”, porque tanto rato sentado te deja planchado, entumecido, agarrotado, torpe de movimientos, un poco rígido incluso. Esto es lo que ha dado en llamarse “el síndrome de la clase turista” o trastornos provocados por la compresión y la inmovilidad que sufre tu cuerpo durante los vuelos largos. Algunos de estos trastornos pueden ser graves en algunas personas, tales como determinados problemas circulatorios.


De ahí que ahora, en estos vuelos, haya mucha gente que se levanta de su asiento cada dos horas más o menos y se va a estirar las piernas, o sea, a andar un poquito por el pasillo, mantenerse de pie en la zona de las bebidas, ir al baño, mover las piernas y los brazos para activar la circulación..., en fin, desentumecerte un poco, estirarte un poco, moverte, en definitiva. Y por eso, a cada rato, vas a estirar las piernas.


9.

Buenooo..., ahora estoy en una pequeña zona junto al cuartito que tienen los auxiliares de vuelo y donde han puesto botellas de zumos de naranja, de agua, yogures, sándwiches..., pues...para todo el que tenga hambre y sed, que venga a este rinconcito y tome lo que quiera.

Y...no sé si se podrá oír porque aquí se oye todavía más el ruido del avión, de los motores, pero lo vamos a probar.

Y...claro, por descontado, que aquí siempre..., en estos espacios hay siempre media docena de personas que están..., lo que se llama “estirando las piernas”...Hay gente moviendo los brazos y moviendo las piernas, y permaneciendo al menos de pie un ratito para...para no sentirse tan entumecido.

Y voy dejando de hablar según va viniendo la gente a buscar bebidas, porque deben pensar que estoy trastornada, aquí, con un magnetofón y un micro, hablando sola...ja ja ja.

Bueno, a ver si después lo puedo transcribir y se oye, para seguir repasando pues...cositas básicas, y... y...las cosas más típicas de un vuelo de larga duración, en español.


Comentarios al audio. 

Aqui, en este momento del vuelo, estoy en esa zona junto a ese pequeño espacio de las auxiliares de vuelo, al final del avión, y que te permite estar de pie, moverte un poquito, tomar un zumo de naranja o un vaso de agua, y estirar las piernas (que ahora ya sabemos lo que es).


Hay gente que se mueve para sentirse “desentumecido”, es decir, sin la torpeza de la inmovilidad, sin la rigidez de estar horas sin moverte. Estar entumecido es estar torpe de movimientos, agarrotado, un poco rígido. Estar desentumecido, lo contrario: recuperar la agilidad, quitarte la torpeza de los movimientos, no sentirte rígido, etc. Los verbos:  entumecer y desentumecer, entumecerse y desentumecerse, estar entumecido y estar desentumecido.


10.

Pues...estamos cerca de cinco horas ya de vuelo transoceánico. Hemos atravesado prácticamente todo el Cono Sur, toda Sudamérica. Estamos llegando a la costa de Brasil y vamos a iniciar el viaje a través del Océano en este momento.

Todos los que habéis hecho viajes de este tipo, sabéis que son bastante pesados porque, por un lado no puedes dormir bien porque está el ruido del avión; está la luz de las...de las pantallas con las películas; la voz de la azafata o de la tripulación que te avisa que te pongas el cinturón, que te mantengas en tu asiento...porque hemos pasado varias zonas de turbulencias y...y claro, tienes que permanecer sentado y se hace un poco más pesado.

Y...por otro lado, tampoco puedes hacer muchas más cosas...ja ja ja...porque...te puedes levantar un ratito e irte allá, a la zona donde están los baños, y mover un poco las piernas porque...porque es una de la peores cosas de estos viajes tan largos; y es que parece que tienes cuatro diccionarios en cada pierna porque...sí, sí, se te ponen muy pesadas y...entonces se hace largo por eso.

Así es que, ahora nos han dado de cenar, hace un par de horas y ahora vamos a intentar...si no dormir, bueno, descansar un poquito..Es verdad que tenemos dos pequeños, dos niños, por aquí cerca, que se encargan de despertarnos más o menos cada cuarto de hora...ja ja...con un lloro, o un grito, en fin... Así es que, dentro de otro ratito, volveremos a informar de qué hacemos, pero de momento esto está muy parado.


Comentarios al audio. 

En este fragmento del audio grabado en pleno vuelo, os relato las horas que llevamos volando, así como que es el momento en el que el avión empieza a cruzar el Océano.


Os cuento también todos los obstáculos que suele haber para conciliar un buen sueño, tales como el propio ruido del avión, la luz de las pantallas de DVD, la voz de la tripulación dando avisos frecuentes, etc. Además, hemos pasado varias zonas de turbulencias por lo que nos han dejado movernos muy poco, y estamos entumecidos, agarrotados y un poco doloridos.


Por todo ello digo que estos viajes largos se hacen pesados. Algo “se hace pesado” cuando te resulta molesto, un poco aburrido, incómodo y fatigoso. 


Y después uso otra acepción de “pesado”, más física. Me refiero a que siento las piernas pesadas, como si tuviera cuatro diccionarios encima de cada una. Parece que “me pesan” más de lo habitual, las siento pesadas. Con la inmovilidad y sin cambiar de postura, se te ponen las piernas pesadas, la circulación se hace más lenta y se te acumula líquido, con lo que estás más hinchado y tienes una gran sensación de pesadez en las piernas.


Os digo también que es difícil dormir un rato largo porque hay muchos obstáculos para mantener un sueño tranquilo, tales como la luz, los ruidos, los mensajes, o los bebés que lloran y gritan.Pero siempre se intenta descansar el máximo posible.


11.

Y...bueno, esto que os comentaba, que el vuelo ha sido un poquito pesado porque ha habido muchas horas de estar sentado, con el cinturón de seguridad abrochado, y....yyyy...bueno, mientras estás cruzando el Océano, si hay bastantes turbulencias, digamos que no es una situación confortable, ni cómoda ni deseable para los vuelos. Todo el mundo estaba muy callado y muy pendiente, y...claro, cada vez que la señal luminosa se desactivaba porque cesaban las turbulencias, pues había carreras para ir al baño, para ir a beber agua, para tomar un sándwich...

Bueno, afortunadamente, ahora que falta sólo una hora para llegar a París, parece ser que la atmósfera está más calmada y...y este último tramo del vuelo está siendo mucho más agradable.

Ahora nos han dado un desayuno...bueno, que no está mal...Tampoco ha sido espectacular porque la fruta estaba muy dura, el zumo de naranja sabía casi casi a medicina con sabor a naranja, y... el pan estaba un poquito...un poquito duro. Pero bueno, la tortilla estaba muy rica. Y el café ha sido nuestra salvación. Hemos tomado dos cafés y ya parece que volvemos a la vida, a recuperar un poquito de energía y nos encontramos bastante mejor. Así es que ahora vamos a esperar a que nos avisen, de aquí a tres cuartos de hora más o menos, que se están haciendo las maniobras de aterrizaje. Nos volveremos a abrochar los cinturones y estaremos muy pendientes de que el aterrizaje sea bueno...Porque ya sabéis que se dice que son los dos momentos críticos de un vuelo. Son el despegue y el aterrizaje. Es decir, cuando el avión despega y cuando el avión...aterriza. O lo que es lo mismo, cuando el avión se eleva: el despegue; o cuando el avión toma suelo: el aterrizaje.

Y...y después tendremos que esperar un par de horas en París y después volver a tomar otro vuelo más, de dos horas o dos horas y algo, hacia Barcelona, donde creo que dormiré el resto del sábado y parte del domingo porque a mí, estos vuelos tan largos ya me agotan un poco.

Pero bueno, lo importante es llegar...llegar bien.

Así que si hay alguna otra cosa que veo que es interesante y que os sirve para repasar vuestro vocabulario de los vuelos, vuelvo a grabar un poquito más...Yo no sé si esto se va a oír bien porque con este ruido de fondo de los motores, la verdad es que no sé cómo está grabando. Pero al llegar a casa lo compruebo y vemos si puede salir un podcast con este material.


Comentarios al audio. 

En este audio, me quejo de nuevo de que el vuelo está siendo pesado ya que las turbulencias nos han obligado a estar sentados, sin movernos, muchas horas.


Y sí, es cierto, cuando pasa esto, la mayoría de los pasajeros están intranquilos, incómodos. Siempre hay como una especie de temor difuso que acompaña a la percepción que tenemos de las turbulencias y que hace que todo el mundo desee que pasen pronto.


Después me quejo del desayuno, y con razón: la fruta, dura, no podías ni morderla; el pan, idem, allá se quedó entero; el zumo de naranja parecía un jarabe para el resfriado, un jarabe, eso sí, con sabor a naranja, ja ja ja.


Y el café que fue, efectivamente, nuestra salvación. Nos hizo sentir mejor, nos devolvió un poco de energía y nos animó en general.


Os explico que en esos momentos estábamos a la espera de que nos informaran sobre las inminentes maniobras de aterrizaje, puesto que ya faltaba poco para la hora de llegada.


Y mucha gente está pendiente de esos dos momentos del vuelo, el despegue y el aterrizaje porque dicen que son los dos momentos críticos del mismo. Momentos críticos en este caso quieren decir momentos clave, momentos fundamentales, importantes para nuestra seguridad.

Hay que recordar que el despegue es el inicio del vuelo, el momento en el que el avión se separa del suelo e inicia el vuelo. El verbo es despegar. Y el otro momento es el aterrizaje o toma de contacto del avión con el suelo, con la tierra. El avión desciende y aterriza. Ese es el verbo, aterrizar.


12.

 “Señoras y señores, hemos iniciado nuestro descenso hacia París. Por favor, regresen a sus asientos y asegúrense que su equipaje de mano y aparatos electrónicos de mayor tamaño están situados en los boxes de equipajes o debajo del asiento delantero.

Las puertas y salidas de emergencia deben permanecer libres de todo equipaje.

Si tienen que tomar un vuelo de conexión en el aeropuerto de Orly o el Tren de Alta Velocidad, deberán recoger su equipaje a la llegada.

Para ir a París o cambiar de aeropuerto, los autocares de Air France están a su disposició.

Les deseamos un agradable fin de viaje.


Comentarios al audio. 

Y este es nuestro audio final, y es el mensaje de la azafata francesa en español. El entorno no es el más adecuado para que practiquéis discriminación auditiva, pero por eso mismo os pongo la transcripción en la Guía Didáctica. Primero podéis escucharlo sin leer, luego leer mientras escucháis y finalmente escuchar otra vez intentando captar el mayor número posible de palabras y frases, aunque no es fácil, ya lo sé.


Veréis que nos anuncian el descenso, la bajada, del avión hacia París. Se pide que todo el mundo se siente y que todos guarden los aparatos electrónicos grandes y las bolsas y mochilas en los compartimentos laterales destinados al equipaje de mano, o debajo del asiento delantero.


Ofrece también autobuses, o autocares, de la compañía Air France para los pasajeros que se desplacen a París, para los que van a otro aeropuerto o para los que tengan que ir a la estación del tren de alta velocidad.


Y les desea a todos que terminen su viaje lo mejor y más agradablemente posible.



Bien, queridas amigas y queridos amigos, esperamos que este repaso “en vivo y en directo” de una buena parte de las incidencias de un vuelo y de su vocabulario correspondiente, os haya ayudado a repasar todas estas cuestiones y a mejorar vuestra comunicación sobre estos asuntos, en español.


Vamos a recordar las palabras y expresiones que han salido en los audios:


  • experimento en directo
  • vuelo
  • embarque
  • número de vuelo
  • número de asiento
  • puerta de embarque
  • control de pasaportes
  • seguridad
  • escaneado 
  • arco detector de metales
  • azafatas 
  • auxiliares de vuelo
  • compartimento
  • compartimento de equipaje de mano
  • aparatos electrónicos
  • correctamente sentados
  • cinturón de seguridad
  • cinturón de seguridad abrochado
  • comandante de vuelo
  • comandante
  • sobrecargo
  • tripulación
  • dar la bienvenida
  • pasajeros
  • velar por la seguridad
  • velar por la comodidad de los pasajeros
  • aparatos electrónicos móviles
  • modo avión
  • asiento
  • enderezar el respaldo del asiento
  • instrucciones de seguridad
  • situaciones de emergencia
  • pantallas 
  • mascarillas de oxígeno
  • chalecos salvavidas
  • salidas de emergencia
  • presión de la cabina
  • despresurización
  • turbulencias fuertes
  • escrupulosamente
  • respetar escrupulosamente las instrucciones
  • despegue
  • despegar
  • elevarse
  • iniciar el vuelo
  • levantarse del suelo
  • turbulencias fuertes
  • cruzar una zona de turbulencias
  • hacer caso
  • señal luminosa
  • encenderse la señal luminosa
  • apagarse la señal luminosa
  • los carritos de la comida
  • pedir una copita
  • clase turista
  • síndrome de la clase turista
  • clase primera
  • clase business
  • ir comprimidos
  • sardinas en lata
  • tener envidia
  • asientos reclinables
  • comodidad
  • caro
  • estirar las piernas
  • estar entumecido
  • desentumecerse
  • vuelo transoceánico
  • es un vuelo pesado
  • el ruido de los motores
  • la luz de las pantallas
  • los mensaje de la tripulación
  • permanecer sentado
  • hacerse pesado
  • ponerse las piernas muy pesadas
  • sabor a medicina
  • pan duro
  • maniobras de aterrizaje
  • momentos críticos del vuelo
  • despegue
  • despegar
  • aterrizaje
  • aterrizar
  • descenso
  • regresar al asiento
  • salidas de emergencia
  • mantener despejado
  • autocares


En el próximo podcast os hablaré un poquito de Santiago de chile, podréis conocer cómo se vive, qué se come, cómo es la ciudad, qué vale la pena visitar, y todo aquello que pueda interesaros por curiosidad o por si tenéis la intención de visitarla.


Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos.

Enero/Febrero de 2016.


**************************


 © Spanishpodcast, 2007-2017