Yo era muy traviesa



Yo era muy traviesa

(Ser y Estar 2)


Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 206th episode (Yo era muy traviesa/I was a very naughty child), we are going to complete the definition functions of verb SER to tell you the somebody´s physical and personality characteristics but in the past and in the future verbal tens. We are also  to work how we have to use it with verbs of  opinion, believes, dude, etc. to express our opinion about somebody but when we are not sure about these  characteristics and express only an opinion.


Hola queridos amigos y bienvenidos a español podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 206: Yo era muy traviesa, vamos a completar las funciones de definición de características físicas y de carácter con el verbo SER, cuando hablamos en pasado y cuando hablamos en futuro. Además veremos cómo usarlo con verbos de creencia, duda u opinión, con los que expresamos  cómo es alguien, sin estar seguros de ello, sólo porque así lo creemos.


Escuchemos el nuevo diálogo entre David y Lorena y aprendamos estos usos.




Bien, amigos, David y Lorena conectan por segunda vez. David está interesado en hablar de cuando eran pequeños y usar así la descripción con “ser” en el pasado, así como explicarse mútuamente qué quieren ser y hacer en el futuro.


David:Hola, Lorena, ¿qué tal estás? ¿Cómo ha ido la semana?

Lorena:Bastante bien, David, con mucho trabajo, pero bien. Te he traído el material que me pediste sobre mi infancia.

David:Genial, yo también. Pero..., empieza tú.

Lorena:De acuerdo. A ver...Bueno, pues la verdad es que fui una niña muy feliz a lo largo de mi infancia. Era muy movida, no paraba, jugaba todo el día. Mi madre dice que era un poco traviesa y que no era demasiado obediente, aunque mi padre dice que era muy buena y que tenía un gran corazón.

David:Ya veo, eras una niña encantadora, pero inquieta, movida. Yo, sin embargo, era un niño más bien quieto, era muy tranquilo, y todos mis amigos eran muchos más movidos que yo. Tenía un juego que era para hacer experimentos en casa y, como era muy curioso, me pasaba horas haciendo experimentos en mi habitación.

Lorena:Oh, qué diferentes éramos tú y yo de pequeños. Yo jugaba todo el tiempo con el lenguaje, como ahora. Era pequeña y era experta en trabalenguas y adivinanzas, y además inventaba palabras nuevas constantemente y se las decía a mis amigas como si fueran correctas.

David:Ja ja ja....Se volverían locas.

Lorena:¡Qué va! Mis amigas eran muy divertidas y usábamos esas palabras como una jerga secreta sólo para nosotras.

David:¡Qué delicia de amigas! 

Lorena:Desde luego. Somos amigas desde la infancia y aún lo somos en la actualidad.

David:También mis amigos lo son desde que éramos pequeños. Los echaré mucho de menos cuando vaya a Barcelona para terminar mis estudios. Pero creo que seremos amigos de por vida.

Lorena:Claro.Los amigos son un apoyo a lo largo de la vida. Mira, uno de mis amigos de infancia es ahora mi novio. Bueno..., novio...no sé. Salimos juntos.

David:¿Cómo se llama?

Lorena:Álvaro.

David:Bueno, si llegamos a conocernos más, espero que me lo presentes cuando vaya a Barcelona. Me imagino que Álvaro será simpático, como tú. Creo que será el típico español, alto, guapo, extrovertido. Y me atrevería a decir también que debe ser un experto en lenguaje, como tú.

Lorena:Ja ja ja...Nada que ver con la realidad. Álvaro es estudiante de Medicina y el único lenguaje que le interesa es el lenguaje médico. No es el típico español, es de estatura media y es más bien tímido, no es extrovertido, pero para mí es interesante y atractivo. Creo que será un excelente médico porque es inteligente y tiene un gran corazón.

David:Ya veo, ya veo, ja ja ja...

Lorena:Bueno, chico, aquí lo dejamos. Nos vemos en unos días.

David:De acuerdo, Lorena. Contactamos pronto. Chao.


Nuestros amigos, Lorena y David, han vuelto a contactar por Internet para continuar sus charlas en español. Previamente, David le había pedido a Lorena hablar de sus respectivas infancias, para conocerse un poco más. Por eso Lorena le dice:


  • Te he traído el material que me pediste sobre mi infancia.


“El material” son las notas que Lorena ha ido apuntando para contarle a David algunos detalles de su infancia y así poder hablar sobre ello.

Lorena le cuenta:


  • Bueno, pues la verdad es que fui una niña feliz a lo largo de mi infancia.


Y por eso Lorena usa aquí el pretérito indefinido del verbo ser (fui, fuiste, fue, fuimos, fuisteis, fueron) porque es un periodo acotado con principio y final.

Y pasa seguidamente a la descripción de cómo era ella cuando era pequeña, para lo que usará el imperfecto de indicativo de “ser” (era, eras, era, éramos, erais, eran):


  • Era muy movida, no paraba, jugaba todo el día. Mi madre dice que era un poco traviesa y que no era demasiado obediente, aunque mi padre dice que era muy buena y que tenía un gran corazón.


Si en la primera frase: “Fui una niña feliz a lo largo de mi infancia”, vemos el verbo ser seguido de sustantivo (niña) y adjetivo(feliz), en la segunda todo son adjetivos que van definiendo a esa niña:


  • Movida (era una niña movida): inquieta, activa, animada, dinámica.
  • Traviesa: revoltosa, juguetona, pillina.
  • Obediente (no era una niña demasiado obediente), no era una niña dócil, respetuosa, disciplinada. Si no eres demasiado obediente, entonces eres desobediente, rebelde, díscola,...
  • Buena (era una niña muy buena), afable, honesta, agradable, de gran corazón (compasiva, bondadosa).


Y así vamos a encontrar “ser” muchas veces, seguido de sustantivos referidos a personas:

  • Es Juan
  • Es una mujer
  • Es el hombre del que te hablé
  • Son las chicas del coro
  • Serán los hombres del futuro (los niños de hoy, por ejemplo)
  • Las modelos son personas, no objetos


Encontraremos “serseguido de sustantivos referidos a objetos:

  • Es un móvil
  • Es el móvil del que te hablé
  • Es una silla
  • Ese es el teléfono (de mi amiga)
  • No es una pelota, es una bola
  • Es un gato


Vamos a encontrarlo también muchas veces con adjetivos referidos a personas:

  • Es pelirroja
  • Juan es alto
  • Lorena es simpática
  • Paco es inteligente
  • Susana es tímida
  • Ramón es divertido


Y lo encontraremos también seguido de adjetivos que se refieren a objetos:

  • La paella española es buenísima
  • La seda es suave
  • Es el móvil más moderno
  • Es una cama confortable
  • Mi anillo es precioso
  • Tu vestido es espectacular


Y en sucesivos episodios veremos que el verbo ser se acompaña también de preposiciones diversas, de infinitivos, etc. Pero sigamos.


David dice:

  • Ya veo, eras una niña encantadora, pero inquieta y movida. Yo, sin embargo, era un niño más bien quieto, era muy tranquilo, y todos mis amigos eran más inquietos que yo. Tenía un juego que era para hacer experimentos en casa y, como yo era muy curioso, me pasaba horas haciendo experimentos en mi habitación.


Lorena era una niña inquieta y movida, y por eso, a David, le parece que era una niña encantadora. Todas ellas características estables durante la infancia de Lorena, que definen su identidad cuando niña, cuando era pequeña.

David le explica cómo era él de pequeño, y  por qué cree que eran tan diferentes, ya que David:

  • no era movido
  • era más bien quieto
  • era muy tranquilo
  • era más tranquilo que sus amigos
  • sus amigos eran más inquietos que él
  • era muy curioso


Lorena exclama:

  • ¡Qué diferentes éramos tú y yo de pequeños!


Porque Lorena:

  • De pequeña, ya era experta en trabalenguas y adivinanzas.
  • Era imaginativa, inventaba palabras nuevas constantemente.


Y sus amigas:

  • Eran muy divertidas y usaban las palabras inventadas por Lorena para hablar con una jerga que sólo ellas entendían.


Así sigue la descripción de Lorena y de David con el imperfecto de “ser”, “era”, para describir las características físicas y de personalidad que definieron su identidad cuando eran pequeños.

En un momento dado, Lorena dice:

  • Somos amigas desde la infancia y aún lo somos en la actualidad.


Este uso de “ser” también tenéis que recordarlo: usamos “ser” para definir relaciones personales, afectivas, familiares, laborales, etc.:

  • Mi hermana y yo somos gemelas.
  • Juan es mi novio.
  • Marta y Pedro son novios.
  • Aquel señor tan alto es mi abuelo.
  • Todos esos niños y niñas son mis primos.
  • Azucena y yo somos amigas desde pequeñas.
  • Jorge y Ramón eran muy amigos. Pero desde que Jorge se casó, ya no lo son. Ramón no traga a la mujer de Jorge.
  • Otros dos amigos y yo somos los tres socios de la empresa.
  • Somos un grupo de buenos compañeros en el trabajo.
  • Antonio fue mi novio, ahora ya no lo es.
  • Susana y yo seremos amigas hasta que seamos viejecitas.
  • Cuando seamos marido y mujer, entonces llevaré el anillo de casados.
  • Rosa y yo nunca fuimos verdaderas amigas. Rosa me utilizó para llegar hasta Bruno, que era mi mejor amigo.
  • Rafael y Tania son mis primos de Barcelona. Nos vemos poco, pero nos queremos mucho.
  • ¿Miguel mi novio? Nooo, sólo somos buenos amigos.
  • ¿Que si quiero ser tu novia? Pues claro, ya era hora de que me lo pidieras.
  • Ricardo, Sara, Vicente y yo somos colegas del trabajo, pero acabaremos siendo amigos, llevamos ya muchos años juntos.
  • ¿Son pareja Fernando y Clara? ¿Ah, no? Pues por sus actitudes, yo creía que sí lo eran.
  • Hugo y Teresa son el típico matrimonio perfecto. Tienen una sintonía fuera de este mundo.
  • Esta es mi madre. Todo el mundo cree que es mi hermana mayor porque aún es muy joven: pero no, no, es mi madre.
  • La buena alimentación y el ejercicio son mis mejores amigos. Pero el estrés y el tabaco son mis peores enemigos.
  • La relajación y los paseos junto al mar son mis mejores aliados en momentos difíciles.
  • El perro es el mejor y más fiel amigo del hombre.
  • Somos hermanos sólo de padre; es decir, somos hermanastros, pero odio esa palabra. José es mi hermano, aunque lo sea sólo de padre.
  • Sí, Marta es mi prima hermana. Su padre y madre son hermanos. Pero Soledad, no; Soledad y yo somos primos segundos.
  • Manuel es conocido mío, pero no somos amigos. Solemos encontrarnos en las reuniones de trabajo, o en la Cafetería, y hemos charlado alguna vez. Nada más.
  • La relación entre Berta y Carlos es muy peculiar. Sólo quieren sexo entre ellos. Podría decirse que son amantes, sin más.
  • Mira, te enseño la foto de mi familia. Sí, somos familia numerosa. Mira, estos seis, chicos y chicas, son mis hijos. Esta mujer tan guapa es mi mujer, mi esposa. Esta señora de detrás es mi madre. Y este de aquí es mi hermano, y a su lado, su mujer, mi cuñada, que están pasando una temporada con nosotros. Y sí, somos una familia muy bien avenida, nos queremos mucho.
  • Antes, Pepe y yo éramos buenos amigos, pero las intrigas de la empresa nos distanciaron y ahora somos enemigos declarados.
  • Sí, mi madre es muy mayor. Estrella es su acompañante de día y de noche. Ya no puede estar sola.
  • Federico y yo fuimos compañeros de Universidad y cuando acabamos la carrera seguimos viéndonos. Ahora somos grandes amigos.
  • Somos un grupo de amigos muy numerosos, somos diez. Los fines de semana nos vamos por ahí a divertirnos. Es fantástico.
  • No, aún no somos novios, pero lo seremos en cuanto Nuria se decida. Lo estoy deseando.
  • Somos novios, sí, pero creo que no lo seremos por mucho tiempo. Los celos de Diego me están destrozando.
  • Somos un matrimonio normal, con sus luces y sus sombras. Nos queremos mucho, pero los dos tenemos mucho carácter y eso produce choques.


¿Veis, amigos? Todos los tipos de relación: personal, sentimental, profesional o familiar, en el pasado, en el presente o en el futuro, vienen definidas con el verbo ser. Repasad bien los ejemplos y familiarizaos con ese uso de “ser”. Lo vais a necesitar para hablar fluidamente cuando estéis hablando de relaciones.

  • Somos amigas desde la infancia y aún lo somos en la actualidad.


Es la frase que utiliza Lorena para referirse a sus amigas de la infancia, que siguen siendo amigas en la actualidad, ahora que son jóvenes.


David dice:

  • También mis amigos lo son desde que éramos pequeños.


Es decir:

  • También los que eran mis amigos de infancia, son también mis amigos actualmente, hoy en día.
  • Los echaré mucho de menos cuando vaya a Barcelona para terminar mis estudios.


Echar de menos” es sentir nostalgia de alguien o de algo cuando estamos lejos, sentir añoranza. Es notar su ausencia y desear su presencia. Eso es echar de menos.

Y David acaba diciendo:

  • Creo que seremos amigos de por vida.


Obviamente no puede asegurarlo al cien por cien porque la vida da muchas vueltas, pero David cree sinceramente que esos amigos de infancia que también lo son ahora, seguirán siendo sus amigos a lo largo de la vida. Por eso se aventura a anticipar esa larga amistad, opinando con el verbo “creer”, que en este caso es “pienso que...”, “opino que...”, “estoy prácticamente seguro de que...”, etc.

  • Creo que seremos amigos de por vida.


Así se dice: “de por vida”, que es “toda la vida”, “a lo largo de nuestras vidas”, etc.).

Lorena dice:

  • Claro, los amigos son un apoyo a lo largo de la vida. Mira, uno de mis amigos de infancia es ahora mi novio. Bueno, novio...no sé...Salimos juntos.


David le dice a Lorena que espera conocer a su novio cuando vaya a Barcelona. Y David opina, sin conocer a Álvaro, sobre cómo es, obviamente con verbos de opinión basados en los datos que tiene de Lorena y en qué tipo de chicos cree él que le gustan a ella. Por eso dice:

  • Me imagino que Álvaro será simpático, como tú. Creo que será el típico español, alto, guapo, extrovertido. Y me atrevería a decir también que debe ser un experto en lenguaje, como tú.


Usa:

  • Me imagino que...
  • Creo que..
  • Me atrevería a decir que...
  • Pienso que...
  • Debe ser...


Aventurando opiniones basadas en sensaciones subjetivas sobre el tipo de chico que él -David- cree que le gusta a Lorena.

Y esto lo usamos muy a menudo para intentar definir a personas o cosas con el verbo “ser”, incluso sin conocerlos o sin tener datos fiables que avalen nuestras opiniones.

Yo puedo aventurarme a expresar una serie de opiniones sobre Antonio Banderas, nuestro actor español más internacional. Unas cosas las sé con seguridad, son datos objetivos, como que:

  • es español
  • su nombre es Antonio y su apellido, Banderas
  • es malagueño (es de Málaga)
  • es actor, es director y es productor de cine
  • es hijo de un policía
  • ahora es ya un actor maduro
  • ha sido galardonado con numerosos premios
  • es  moreno
  • es guapo
  • es buen actor
  • es el protagonista de varias películas de Pedro Almodóvar
  • es normal de estatura (1´76)
  • ha sido pareja de Melanie Griffith durante dos décadas
  • su actual pareja es Nicole Kimpel (lo es desde 2014)
  • es padre de una joven llamada Estrella del Carmen


Y además puedo aventurar otras opiniones menos objetivas, más subjetivas, basadas en percepciones creadas con el material de revistas, reportajes televisivos, entrevistas, etc. Y en ellas antepongo verbos que indican que no tengo la total seguridad de lo que digo, sino que es una opinión:


  • Yo creo que Antonio Banderas ha sido un latin lover durante mucho tiempo.
  • Me imagino que, en la intimidad, es un tipo abierto, simpático y listo.
  • Me parece que es un hombre luchador y que está enamorado de su profesión de actor.


¿Veis, amigos? Opiniones obtenidas de revistas, entrevistas, etc. del actor.

Y eso es lo que ha hecho David, aventurarse a expresar un serie de opiniones subjetivas sobre el novio de Lorena, Álvaro, basadas sólo en la creencia de cómo él cree que debe ser el chico que esté con Lorena. No hay fundamento ni objetividad, ni datos que avalen esas opiniones. En este caso son sólo un divertimento con el que David pretender seguir conversando con Lorena.

Pero esas opiniones no coinciden, en absoluto, con la realidad. Por eso Lorena se echa a reír y le da una serie de datos, físicos y psicológicos, sobre Álvaro, que le proporcionen una imagen más real de su chico. Lorena dice:


  • Ja ja ja...Nada que ver con la realidad. 


Cuando una cosa no tiene nada que ver con otra (doble negación: no...nada...) es porque no están relacionadas, son completamente diferentes.


  • Álvaro es estudiante de medicina.
  • El lenguaje que le interesa es el lenguaje médico.
  • No es el típico español.
  • Es de estatura media, no es ni alto ni bajo.
  • Es más bien tímido (“más bien” es con tendencia a ser tímido).
  • No es extrovertido.
  • Es interesante y atractivo para Lorena.
  • (Ella cree que...) Será un excelente médico.
  • (Porque...)Es inteligente y tiene un gran crazón.


David nota el tono de admiración y cariño que se percibe en la descripción que Lorena hace de Álvaro, y por eso dice:


  • Ya veo, ya veo, ja ja ja...


Y se despiden hasta el próximo contacto.


Bien amigos, repasemos ahora los dos diálogos, el del episodio anterior y éste, a una velocidad de elocución más normal, más habitual.


PRIMER DIÁLOGO:


David:Hola Lorena, soy David. Mucho gusto.

Lorena:Hola David, yo soy Lorena. Encantada de conocerte.

David:Bueno, eeh, ya sabes, mi nombre es David, soy de Reino Unido, de Londres concretamente, y quiero practicar español para mejorar y progresar más rápido.

Lorena:Yo soy española, soy de Barcelona concretamente. Y estoy contenta de poder charlar contigo y ayudarte un poquito con tu español.

David:Te diré algo más sobre mí. Soy el típico inglés un poco serio, pero sólo al principio. Soy alto, soy rubio y mis amigas dicen que soy atractivo...ja ja ja...es broma.

Lorena:Bueno, vamos allá, me describo: yo no soy la típica española de pelo negro y ojos oscuros. Soy alta, soy castaña y de ojos claros. No soy ni guapa ni fea, pero también mis amigos dicen que soy muy resultona. Soy estudiante de Filología Española.

David:Eeeeeh, yo soy joven, tengo 21 años, y me gustan mucho mis estudios de arquitectura.

Lorena:Bueno, yo también soy joven, tengo 19 años. Quiero ser Filóloga en el futuro. Eeeeh...ah! Y...creo que soy bastante simpática.

David:¿Estás hablando a través de tu ordenador o de tu tablet?

Lorena:De mi ordenador. La tablet es de mi madre, es un poco vieja, es pesada y  se cuelga todo el rato.

David:Ah, yo te hablo con la tableta. La mía es bastante nueva , es rápida y muy manejable. Es plateada, es de aluminio, y por ello es muy ligera. 

Lorena:Mmmmm, tu español es bueno.

David:No lo es tanto, pero quiero progresar mucho para tener un buen nivel dentro de dos años.

Lorena:David, lo siento, me llaman por teléfono y es un compañero del trabajo. Conectamos dentro de un par de días, si te parece.

David:Claro, Lorena, por supuesto. Encantado de este primer contacto.

Lorena:Igualmente. Nos hablamos el jueves. Chao



SEGUNDO DIÁLOGO:


David:Hola, Lorena, ¿qué tal estás? ¿Cómo ha ido la semana?

Lorena:Bastante bien, David, con mucho trabajo, pero bien. Te he traído el material que me pediste sobre mi infancia.

David:Genial, yo también. Pero..., empieza tú.

Lorena:De acuerdo. A ver...Bueno, pues la verdad es que fui una niña muy feliz a lo largo de mi infancia. Era muy movida, no paraba, jugaba todo el día. Mi madre dice que era un poco traviesa y que no era demasiado obediente, aunque mi padre dice que era muy buena y que tenía un gran corazón.

David:Ya veo, eras una niña encantadora, pero inquieta, movida. Yo, sin embargo, era un niño más bien quieto, era muy tranquilo, y todos mis amigos eran muchos más movidos que yo. Tenía un juego que era para hacer experimentos en casa y, como era muy curioso, me pasaba horas haciendo experimentos en mi habitación.

Lorena:Oh, qué diferentes éramos tú y yo de pequeños. Yo jugaba todo el tiempo con el lenguaje, como ahora. Era pequeña y era experta en trabalenguas y adivinanzas, y además inventaba palabras nuevas constantemente y se las decía a mis amigas como si fueran correctas.

David:Ja ja ja....Se volverían locas.

Lorena:¡Qué va! Mis amigas eran muy divertidas y usábamos esas palabras como una jerga secreta sólo para nosotras.

David:¡Qué delicia de amigas! 

Lorena:Desde luego. Somos amigas desde la infancia y aún lo somos en la actualidad.

David:También mis amigos lo son desde que éramos pequeños. Los echaré mucho de menos cuando vaya a Barcelona para terminar mis estudios. Pero creo que seremos amigos de por vida.

Lorena:Claro.Los amigos son un apoyo a lo largo de la vida. Mira, uno de mis amigos de infancia es ahora mi novio. Bueno..., novio...no sé. Salimos juntos.

David:¿Cómo se llama?

Lorena:Álvaro.

David:Bueno, si llegamos a conocernos más, espero que me lo presentes cuando vaya a Barcelona. Me imagino que Álvaro será simpático, como tú. Creo que será el típico español, alto, guapo, extrovertido. Y me atrevería a decir también que debe ser un experto en lenguaje, como tú.

Lorena:Ja ja ja...Nada que ver con la realidad. Álvaro es estudiante de Medicina y el único lenguaje que le interesa es el lenguaje médico. No es el típico español, es de estatura media y es más bien tímido, no es extrovertido, pero para mí es interesante y atractivo. Creo que será un excelente médico porque es inteligente y tiene un gran corazón.

David:Ya veo, ya veo, ja ja ja...

Lorena:Bueno, chico, aquí lo dejamos. Nos vemos en unos días.

David:De acuerdo, Lorena. Contactamos pronto. Chao.


Bien, queridos amigos y queridas amigas, estad muy atentos al próximo episodio en el que recapitularemos todo lo que hemos repasado hasta aquí, pero con muchos nuevos ejemplos.

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos.

Abril de 2016.


**************************


 © Spanishpodcast, 2007-2017