¿Dónde estás?



¿Dónde estás?

(Ser y Estar 4)


Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 208th episode (Where do you are?/ (Ser y estar 4), Lorena and David talk about the last trip of Lorena, where she has been, where is now and how great are cities like Barcelona o Seville. In this 4th episode about “Ser y Estar” uses, we start to know the verb “estar” functions. Let´s to listen to the Lorena and David´s dialogue.


Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 208: ¿Dónde estás? (Ser y Estar 4), Lorena y David comentan el último viaje de nuestra amiga, dónde ha estado, dónde está ahora, y cómo son y dónde están ciudades tan fantásticas como Barcelona o Sevilla.

Este es nuestro cuarto episodio sobre los usos de “ser y estar” y en él empezamos a conocer los usos y funciones específicos de “estar”.

Vamos a escuchar el diálogo entre David y Lorena.





David:Hola, Lorena, recibí tu email avisándome de que estabas de viaje.

Lorena:Sí, he estado una semana en Sevilla.

David:¡Ay, qué envidia me das! Tengo muchas ganas de conocer Sevilla. ¿Aún estás en la ciudad de la Giralda?

Lorena:No, no, ya no estoy allá, estoy en Barcelona.

David:Bueno, en realidad, Barcelona es la primera ciudad que quiero conocer, pero la segunda será Sevilla.

Lorena:David, estarás dos años en Barcelona, tendrás tiempo de conocerla muy bien. La verdad es que son dos ciudades muy diferentes. Barcelona está en el noreste de la península ibérica y Sevilla, totalmente al sur. Barcelona tiene mar, es una ciudad mediterránea; Sevilla tiene un río, el Guadalquivir, es una ciudad fluvial. Las dos son preciosas y las dos tienen un barrio antiguo muy grande, muy bonito y lleno de historia.

David:Bueno, lo más diferente entre ambas es la lengua. Barcelona es una ciudad bilingüe donde conviven el catalán y el castellano. En Sevilla sólo se habla español, con acento sevillano...¿verdad?

Lorena:Efectivamente. Otra diferencia que marca la idiosincrasia de los habitantes de una y de otra es que Barcelona está al sur de Los Pirineos, a unos 180 km de la frontera con Francia. Sevilla está muy cerca del Estrecho de Gibraltar que separa dos mares (el Mediterráneo y el Atlántico) y dos continentes (Europa y África). Fíjate qué contrastes.

David:Sí, eso las hace más atractivas a ambas, sus tesoros y sus diferencias.

Lorena:David, una noticia: el próximo día vendrá una amiga mía para participar en el intercambio. Se llama Sonia. Es una compañera de Universidad, pero ella está en la Facultad de Bellas Artes. Es de Teruel, pero ahora está en Barcelona para acabar sus estudios. Quiere conocerte.

David:Ah, pues genial. Estaré encantado de charlar también con ella. Aquí os espero a las dos. Chao.

Lorena:Chao, David. Aquí estaremos.


Durante la última semana, Lorena no ha estado en Barcelona. Ha viajado a Sevilla para ver a una de sus mejores amigas y ha estado en Sevilla, en casa de su amiga, una semana.

Por eso David empieza así el diálogo:

  • Hola, Lorena, recibí tu email avisándome de que estabas de viaje.


A lo que Lorena contesta:


  • Sí, he estado una semana en Sevilla.


David le hace saber la admiración que siente por Sevilla y las ganas que tiene de conocer esa ciudad. Como no está seguro, le pregunta a Lorena si ella aún está en Sevilla o ya ha finalizado el viaje:


  • ¡Ay, qué envidia me das! Tengo muchas ganas de conocer Sevilla. ¿Aún estás en la ciudad de la Giralda?


Aludiendo a uno de los monumentos más populares y conocidos de Sevilla, la maravillosa torre árabe del siglo XII, conocida como La Giralda.

Y Lorena le cuenta que ya no está allí, que ha regresado y ahora está ya en Barcelona. Por eso dice:


  • No, no, ya no estoy allá, estoy en Barcelona. 


Bien, queridas amigas y queridos amigos, ¿qué está pasando aquí? ¿De qué estamos hablando? Pues estamos hablando de dónde situamos a nuestros amigos durante la última semana:

  • ¿Dónde ha estado David?
  • David ha estado en Londres


  • ¿Dónde ha estado Lorena?
  • Lorena ha estado en Sevilla.
  • Ahora ya está de nuevo en Barcelona.


Con lo que nos vamos a nuestro primer uso para el verbo “estar”.

La pregunta es:

  • ¿Dónde está Lorena?
  • Ahora está en Barcelona.

Es la respuesta.


La pregunta también puede ser:

  • ¿Dónde ha estado Lorena?
  • Lorena ha estado en Sevilla

Sería la respuesta.


Otra pregunta podría ser:

  • ¿Sabía David dónde estaba Lorena?
  • Sí, David sabía que Lorena estaba en Sevilla porque había recibido un email con esa información.

Podría ser la respuesta.


Veis, amigos, que para situar a una persona en un lugar, usamos el verbo estar seguido de la preposición “en”. La fórmula es:  estar + en.

  • ¿Dónde estaba Lorena?
  • Estaba en Sevilla.


  • ¿Sabía David que ella estaba en Sevilla?
  • Sí, lo sabía.


  • ¿Dónde está ahora?
  • En Barcelona


  • ¿Y David?
  • David está en Londres. 


Otras veces usaremos adverbios con el verbo estar, adverbios de lugar, como en estas frases:


  • Lorena estaba lejos de Barcelona ya que Sevilla está a 800 km de su ciudad.
  • Ha estado allí durante una semana.
  • Ahora está aquí -en Barcelona- de nuevo.


David continúa diciéndole a Lorena que en realidad son dos las ciudades que quiere conocer en cuanto llegue a España:


  • Bueno, en realidad, Barcelona es la primera ciudad que quiero conocer, pero la segunda será Sevilla.


A raíz de lo que dice David, Lorena le dice que no se preocupe, ya que tendrá tiempo de conocer muchos lugares de España, ya que:


  • ...estarás 2 años en Barcelona.


Amigas, amigos, ¿os habéis dado cuenta de que también usamos el verbo estar para situar hechos, estancias, acciones, etc. en el tiempo? Pues sí. Usamos el verbo estar para situar personas, cosas, acciones, situaciones, etc. temporalmente, es decir, en el tiempo, acompañando a la situación espacial.

Si volvemos al inicio del diálogo, escuchamos a Lorena decir:


  • Sí, he estado una semana de viaje.


Dado que ha sido una estancia limitada, la señalamos y situamos en el tiempo, indicando aquí la duración del periodo durante el que Lorena ha estado en Sevilla.

Posteriormente, cuando David le comenta a Lorena las enormes ganas que tiene de conocer Barcelona, ella le responde:


  • Bueno, estarás dos años en Barcelona, tendrás tiempo de conocerla muy bien.


De nuevo, el verbo estar informando sobre una localización espacial y sobre el periodo de tiempo en el que ocurrirá. 

Es decir, en este caso, relaciona a una persona con una estancia limitada en el tiempo y en el espacio:

  • Estará dos años en Barcelona

Configurando un episodio circunstancial.

Para entender bien todo esto, lo explicaremos así: estas frases con “estar” en las que hay espacio y tiempo, se corresponden con situaciones transitorias en el espacio y en el tiempo.

Lorena esta circunstancialmente en Sevilla y está allí por un tiempo limitado.

Cuando situamos algo o a alguien solamente en el espacio, no hay que considerar si estará allí mucho o poco tiempo. Pero si lo situamos en el tiempo, obviamente damos información sobre la duración.

Algunos ejemplos harán que lo comprendáis al cien por cien:

  • Mañana me voy al Congreso de Español de Granada. Estaré allá cuatro días.
  • ¿Dónde vas sin la chaqueta? Que todavía estamos en invierno, hombre.
  • La semana próxima viene mi madre. Estará con nosotros un mes.
  • No hay problema, puedes estar en casa el tiempo que necesites, hasta que encuentres piso.
  • Estaremos todas las vacaciones de primavera de viaje. Necesitamos un tiempo de relax.
  • ¿Ya os marcháis? Pero si habéis estado muy poco rato...Bueno, la próxima vez, planificamos un encuentro más largo, ¿vale?
  • ¿Estaréis todo el día fuera? Bueno, ya nos veremos por la noche.
  • En estos momentos no estoy lista para salir. Dame media hora más.
  • (Al taxista). Espéreme aquí, por favor, no estaré más de 1 minuto. Es sólo entregar este paquete al portero.
  • (Contestador del teléfono). ¿Mamá? Hola, mira, es para decirte que me quedo en casa de Marta. Estaremos toda la noche estudiando. Luego hablamos.
  • ¿Laura? Llego tarde, ¿os habéis ido ya del bar? / - No,mujer, no te preocupes. Aún estaremos aquí un buen rato. Ven cuando puedas.
  • Sí, sí, ha sido fantástico. Hemos estado 2 semanas en Las Bermudas y ha sido inolvidable.
  • Mario, no te retrases mañana. Tenemos que estar todos a las 9 en punto para empezar la reunión de delegados.
  • ¡Qué horror! ¡Qué ruido con estas obras de la calle! Y lo peor es que estarán así todo el verano.
  • Jorge es un irresposable. Estuvo toda la noche bebiendo sin control y se quedó dormido en el sofá.
  • ¿Fuiste a la fiesta de Marina? / - Sí, pero estuve sólo media hora porque Jesús me llamó para decirme que se encontraba mal. Y tuve que marcharme.
  • (Al servicio técnico)
  • ¿A qué hora pasarán a arreglarme la lavadora?
  • A lo largo del día, señora.
  • Lo siento, pero no puedo estar esperándoles todo el día en casa, tengo obligaciones.
  • Bueno, pues...estaremos ahí dentro de una hora. ¿Le va bien?
  • Sí, me va bien. Pero no se retrasen.
  • Los vecinos de arriba (los estudiantes) estuvieron toda la noche de fiesta. Y no hemos podido pegar ojo. Estamos zombis.
  • La exposición sobre la Obra de Cervantes estará en la Fundación todo el mes de abril. Yo quiero visitarla.
  • (Reunión de amigas) Lo siento, chicas, no puedo estar más rato. A ver si quedamos la semana que viene, que tendré más tiempo.
  • Estuvimos bailando toda la noche y de esa noche nació nuestro amor.


Bien. Lorena habla de ambas ciudades, comparándolas. Dice:

  • La verdad es que son ciudades muy diferentes.
  • Barcelona está en el noreste de la península.
  • Sevilla está totalmente al sur.
  • Barcelona es una ciudad mediterránea.
  • Sevilla es una ciudad fluvial (tiene un río, el Guadalquivir).
  • Las dos son preciosas.


David sigue comentando parecidos y diferencias entre ambas:

  • Barcelona es una ciudad bilingüe (donde se habla catalán y castellano).
  • En Sevilla solo se habla español con acento sevillano.


Y sigue Lorena:

  • Barcelona está al sur de los Pirineos.
  • Barcelona está a unos 180 km de la frontera con Francia.
  • Sevilla está cerca del Estrecho de Gibraltar, que separa dos mares (Mediterráneo y Atlántico) y dos continentes (Europa y África).


Bien, amigos, hemos pasado de situar y localizar personas, a situar y localizar lugares, sitios, localizaciones -valga la redundancia-, puntos geográficos y ciudades, en este caso.

En este diálogo, tanto Lorena como David, están usando el verbo “ser” para definir las características estables de las ciudades y el verbo “estar” para ubicarlas, para situarlas, para localizarlas.

Muchas veces, cuando usemos el verbo estar para localizar algo o a alguien, vamos a poder sustituirlo por otros diversos verbos de significados o parecidos o iguales, como es el caso de los verbos que cito a continuación:

  • situar(se)
  • vivir
  • encontrarse
  • permanecer
  • hallarse
  • alojarse
  • habitar
  • localizarse
  • ubicarse
  • mantenerse
  • residir
  • quedar

etc.

Estar o situar:

  • La Plaza de Cataluña está en el centro de Barcelona
  • La Plaza de Cataluña se sitúa en el centro de Barcelona

E incluso:

  • La Pza. de Cataluña se halla en el centro de la ciudad.
  • La Plaza de Cataluña se encuentra en el centro de Barcelona.
  • La Plaza de Cataluña se ubica en el centro de la ciudad.
  • La Plaza de Cataluña queda justo en el centro de la ciudad.


Estar o vivir.

  • Lorena está en Barcelona.
  • Lorena vive en Barcelona.


Estar o encontrarse.

  • La Pedrera de Gaudí está en el Paseo de Gracia barcelonés.
  • La Pedrera de Gaudí se encuentra en el Paseo de Gracia barcelonés.


Estar o permanecer.

  • Las Ramblas están siempre llenas de turistas.
  • Las Ramblas permanecen llenas de turistas día y noche.


Estar o hallarse.

  • Barcelona está junto al mar Mediterráneo.
  • Barcelona se halla junto al mar Mediterráneo.


Estar o alojarse.

  • Pepe está en el hotel Eixample de Bcn.
  • Pepe se aloja en el hotel Eixample de Barcelona.


Estar o habitar.

  • Dicen que las ninfas están en los bosques.
  • Dicen que las ninfas habitan los bosques (y: habitan en los bosques)


Estar o localizar(se).

  • La Estrella Polar está en la Osa Mayor.
  • La Estrella Polar se localiza en una constelación, la Osa Mayor.


Estar o ubicar(se).

  • Vamos a mirar el plano, a ver si averiguamos dónde estamos..
  • Vamos a mirar el plano, a ver si nos ubicamos de una vez.


Estar o mantener(se).

  • Esta casa estará bien cuidada mientras yo pueda cuidarla.
  • Esta casa se mantendrá bien cuidada mientras yo pueda cuidarla.


Estar o residir.

  • Vamos a estar en Córdoba los dos próximos años.
  • Vamos a residir en Córdoba los dos próximos años.


Estar o quedar.

  • Ahora, con el Tren de Alta Velocidad, Barcelona ya no está tan lejos de Madrid: está a menos de 3 horas de tren.
  • Ahora, con el Tren de Alta Velocidad, Barcelona ya no queda tan lejos de Madrid, queda a menos de tres horas de tren.


Bien. En el diálogo, cuando Lorena o David describen las características definitorias de las ciudades, utilizan el verbo ser para ello:

  • Son dos ciudades muy diferentes.
  • Barcelona es una ciudad mediterránea.
  • Sevilla es una ciudad fluvial.
  • En ambas, la lengua es diferente.
  • Barcelona es una ciudad bilingüe.


Pero cuando nuestros amigos sitúan esas dos ciudades, hablan de su situación y las ubican en relación a otros espacios, usan estar:


  • Barcelona está en el Noreste de la Península Ibérica.
  • Sevilla está totalmente al Sur.
  • Barcelona está al Sur de los Pirineos.
  • Barcelona está a unos 180 km de la frontera con Francia.
  • Sevilla está muy cerca del Estrecho de Gibraltar.


Por eso hay que asimilar bien esta primera función del verbo estar y recordar que “estar” es fundamentalmente:

  • Un verbo de situación, en primer término.
  • Un verbo cuyo sentido, según la frase, podemos conmutar por hallarse, encontrarse, ubicarse, situarse, residir, etc.
  • El verbo estar habla de:

    • - un lugar
    • - una situación geográfica
    • - una localización
    • - una ubicación
    • - una distancia
    • etc.
  • Con el verbo estar respondemos a preguntas como:

    • - ¿Cómo está?
    • - ¿Quién está?
    • - ¿Qué está?
    • - ¿Dónde está?


Lorena anuncia a David que Sonia, una amiga suya, se unirá al intercambio, ya que estudia Bellas Artes y le gustaría cambiar impresiones con alguien que estudia arquitectura en otro país:

  • Es una compañera de Universidad, pero está en la Facultad de Bellas Artes. Es de Teruel, pero ahora está en Barcelona para acabar sus estudios.


David dice que estará encantado de charlar con ambas y así se despiden hasta el próximo contacto.


Lo importante es retener bien estos primeros usos de “ser” y “estar” para utilizar uno y otro según nosotros detectemos que estamos definiendo algo o que estamos situándolo.

Con “ser” describimos las caracteríticas que definen un lugar.

Con “estar” lo situamos. O localizamos a alguien o algo espacial y temporalmente.

En las localizaciones usamos el verbo estar para hablar de ubicaciones conocidas por el oyente. Esto es importante: ubicaciones conocidas por el interlocutor. Si no, usamos “hay” como verbo impersonal, en su 3ª persona del presente de “haber”.

Por ejemplo:

  • ¿Dónde está aquel supermercado del que me hablaste?
  • Muy cerca, está a dos calles de aquí.


  • ¿Dónde está mi bufanda?
  • Está en el armario, ayer la guardé ahí.


  • ¿Dónde está el parque cercano a tu casa?
  • Pues aquí mismo, a cinco minutos andando.


Pero si la situación de lugares o cosas no es conocida por el interlocutor, usamos el verbo haber en su forma impersonal “hay”. Por ejemplo:

  • Perdone, ¿hay algún supermercado por aquí?
  • Sí, hay uno muy cerca. Venga, que le indico dónde está.


  • Hoy hace mucho frío, ¿hay alguna bufanda en casa?
  • Pues no, no hay ninguna, tendremos que comprar una.


  • ¿Hay algún parque por aquí para ir a pasear un rato?
  • Sí, hay uno cerquita. Ahora podemos ir y te lo enseño.


Y lo mismo pasa cuando hablamos de la localización de objetos conocidos por ambos interlocutores, caso en el que usamos “estar”, y el objeto va precedido de artículo determinado: el, la, los, las. O hablamos de objetos no conocidos por ambos, caso en el que usamos “hay” y el objeto lleva delante un indeterminado: un, una, unos, unas.


  • María (ambos la conocen) te está esperando en la oficina.
  • Hay una señora (no la conocen) esperándote en la oficina.


  • Los libros para preparar el examen están encima de la mesa de estudio.
  • Hay unos libros encima de la mesa de estudio. ¿Son los que has traido para preparar el examen?


  • La farmacia del barrio está abierta los 365 días del años, 24 horas al día.
  • ¿Hay en el barrio una farmacia que abra todos los días?


Ahora vamos a conocer y a localizar las diversas etapas del viaje de Lucía, que se marchó a Sudamérica hace una semana y que estará viajando por allí durante un mes. A modo de ejemplo:


  • Lucía estará un mes entero de viaje. Va a estar en cinco países diferentes. La semana pasada estuvo en México. Y hace dos dias que está (se encuentra) en Costa Rica, donde estará cinco días más. Después viajará a Nicaragua, donde estará (o permanecerá) cinco días. El resto del tiempo lo distribuirá entre Argentina y Chile, donde estará (se alojará) en casa de amigas que tiene en ambos países.


Y ahora vamos a conocer un poquito más un punto geográfico, una ciudad, Madrid, en cuya descripción vamos a alternar “ser” y “estar” según vayamos necesitando uno y otro verbo; y en función de si la definimos y describimos sus características esenciales, o de si la situamos:


  • Madrid es la capital de España. Está en el centro del país, entre la Cordillera Central y los Montes de Toledo. Su clima es continental, con inviernos muy fríos y veranos muy calurosos. Es una ciudad diáfana, con unos cielos preciosos. Es una gran ciudad europea, llena de gentes de todas las procedencias y orígenes. Una parte de sus 3 millones y pico de habitantes son de otros puntos de España y también del extranjero.
  • Madrid es una ciudad cordial, amable, acogedora y abierta a todo el mundo.
  • Madrid está a unos 350 km de Valencia, a 550 km de Sevilla y a 640 de Barcelona.
  • En Madrid está la Administración Central del Estado, la residencia de la familia real española y las Cortes de los Diputados elegidos democráticamente cada cuatro años como representantes políticos de los españoles.
  • Madrid tiene lugares muy emblemáticos, como por ejemplo el Parque del Retiro, siempre lleno de madrileños y de turistas.
  • Es una ciudad famosa por sus sitios de tapeo: cientos y cientos de bares con tapas muy ricas y a buen precio.
  • Madrid es una ciudad ideal para pasear. El barrio de los Austrias, el barrio de Las Letras, La Latina, Lavapiés o Malasaña son barrios ideales para patearte sus calles, sus chiringuitos y para estar a gusto con los amigos.
  • Madrid está llena de rincones maravillosos donde pasear, comer, tomar algo y estar con tu gente.
  • Es una ciudad monumental, con paseos maravillosos, aunque caótica a veces, pero diversa y abierta a todo el mundo siempre, versátil y multicultural, llena de arte. No olvidemos que es en Madrid donde está uno de los Museos más famosos del mundo: el Museo del Prado, que junto a otros, ofrece una oferta cultural y artística inolvidable.
  • La ciudad está muy cerca de la Sierra, lo cual permite a sus habitantes desplazarse a parajes naturales cercanos en tren o en autobús para poder disfrutar de la naturaleza.
  • La noche de Madrid no acaba nunca. Siempre hay sitios animados, con vida, con ofertas para todos los gustos. Es una ciudad viva, en donde hay una oferta de ocio y cultura inigualables. Es una ciudad llena de terrazas al aire libre, terrazas que están repartidas por toda la ciudad, y casi siempre llenas de gente.
  • A mí me gusta mucho viajar a Madrid, en el AVE, desde Barcelona. Y me gusta estar allí (pasar) unos días, una semana, o más, si puedo. 
  • Me encanta estar (alojarme) en algún pequeño hotel de los barrios menos caros. Se está muy bien en ellos cuando son limpios y tranquilos.
  • Uso el Metro y el autobús para desplazarme.
  • Siempre estoy pendiente de las exposiciones o de la obras de teatro que ponen. Y también me gusta visitar el Rastro de vez en cuando.
  • Sé que no es lo mismo ir de visita que estar allí, vivir allí, pero me encanta estar unos días y disfrutar de la ciudad y de sus gentes, tanto como pueda.


Podría seguir escribiendo horas sobre Madrid, porque me chifla, pero lo que quería era ejemplificar los usos de ser y estar en este tipo de descripciones. Y ahora ya lo tenéis en ese texto.

Recordemos, ya finalmente, que hoy hemos repasado la primera función importante del verbo estar, usado para relacionar a una persona o un objeto con el lugar que ocupa. Usado también para indicar una situación geográfica, una distancia, una ubicación en el espacio respecto a un punto de referencia, una localización, en definitiva, de una persona, de un objeto o de un lugar.

Unos cuantos ejemplos más, para que veáis que, en español, incluso cuando la pregunta contiene un verbo distinto, muchas, muchas veces contestamos con “está” para situar algo, como en estos ejemplos:

  • ¿Dónde has puesto la documentación del coche, Sandra?
  • Está en la guantera del coche, como siempre, cariño.


(En la habitación del hotel)

  • Vale, vámonos a cenar. ¿Has guardado las tarjetas de crédito?
  • Sí, están en la caja de seguridad, con el portátil y las llaves de casa.


  • ¿El Parque Güell de Gaudí, por favor?
  • Lo siento, no sé donde está, no soy de aquí.


  • ¿Los libros de arquitectura?
  • Están en la cuarta planta (de la biblioteca).


  • ¿Nos vamos ya?
  • Sí, el aeropuerto no está lejos, pero son unos 20 minutos o media hora.


(Cuando se van de excursión)

  • ¿Te has acordado de poner el cargador de los móviles?
  • Sí, está en el bolsillo interior de la mochila, junto con la cámara de fotos y los USB.


  • Esa bufanda que has cogido es la mía. La tuya estaba en el armario.
  • Ay, perdona, como son del mismo color, las he confundido.


(De viaje)

  • ¿Has cogido mis pastillas del corazón?
  • Claro, están en la bolsa-botiquín, con las otras medicinas.


  • ¿Dónde habéis dejado las bolsas de la compra?
  • Están en la entrada de casa. Papá está esperando para que le ayudemos.


  • ¿Dónde has dejado el coche?
  • Está en el parking de aquí a lado; si no, llegaríamos tarde a la película.


  • ¿Dónde está María?
  • Nos está esperando en la cola del teatro.


  • ¿Has traido el libro de ejercicios?
  • Claro, está en el coche, ahora lo cogemos.


  • ¿Has cogido la cámara?
  • No, está en el hotel. Me la he olvidado. Haremos fotos con los móviles.


Observad, amigos, que tanto en el diálogo como en los ejemplos de este episodio, el verbo “estar” se sirve constantemente de preposiciones y de adverbios. Preposiciones diversas como:

  • Recibí tu email sobre que estabas de viaje.
  • Barcelona está en el noreste de la península.
  • Barcelona está a unos 180 km de la frontera francesa.
  • Mi madre estará con nosotros todo el verano.
  • Tenemos la casa para nosotros, mi familia está de vacaciones.
  • Es fantástico, ya estamos en primavera. Todo se renueva.
  • Estás ante la obra de una artista sin igual. Mira qué maravilla.
  • ¿Estás con nosotros o estás con ellos? Defínete.
  • Las fotos del abuelo están entre sus trastos, en el baúl de su cuarto.


O adverbios:

  • Sevilla está cerca del Estrecho.
  • ¿Estás aún en la ciudad?
  • Ya no estoy allí, estoy en Barcelona.
  • Lorena estaba lejos de su ciudad de residencia.
  • Barcelona está junto al mar.
  • No sé dónde estamos, creo que estamos perdidos.
  • Espérame aquí, no estaré ni dos minutos.
  • Llegamos enseguida, estamos ahí en cinco minutos.
  • La farmacia está muy cerca, sólo cruzar la calle.
  • Tus zapatos están debajo de la cama.
  • La bicicleta está arriba, en la terraza.
  • La tortilla está en la nevera, debajo del queso. 
  • La cafetería está detrás de aquel edificio. Verás qué chocolate con churros...
  • La tienda de artesanía está allí, junto al parque. Vamos dando un paseo.
  • El pueblecito está allá, detrás de las montañas, a unos 100 km todavía.


Bien, amigos, ahora escuchemos de nuevo el diálogo y fijémonos bien en los diferentes momentos en los que se usa “ser” o “estar”, según lo que hemos explicado hasta aquí:

David:Hola, Lorena, recibí tu email avisándome de que estabas de viaje.

Lorena:Sí, he estado una semana en Sevilla.

David:¡Ay, qué envidia me das! Tengo muchas ganas de conocer Sevilla. ¿Aún estás en la ciudad de la Giralda?

Lorena:No, no, ya no estoy allá, estoy en Barcelona.

David:Bueno, en realidad, Barcelona es la primera ciudad que quiero conocer, pero la segunda será Sevilla.

Lorena:David, estarás dos años en Barcelona, tendrás tiempo de conocerla muy bien. La verdad es que son dos ciudades muy diferentes. Barcelona está en el noreste de la península ibérica y Sevilla, totalmente al sur. Barcelona tiene mar, es una ciudad mediterránea; Sevilla tiene un río, el Guadalquivir, es una ciudad fluvial. Las dos son preciosas y las dos tienen un barrio antiguo muy grande, muy bonito y lleno de historia.

David:Bueno, lo más diferente entre ambas es la lengua. Barcelona es una ciudad bilingüe donde conviven el catalán y el castellano. En Sevilla sólo se habla español, con acento sevillano...¿verdad?

Lorena:Efectivamente. Otra diferencia que marca la idiosincrasia de los habitantes de una y de otra es que Barcelona está al sur de Los Pirineos, a unos 180 km de la frontera con Francia. Sevilla está muy cerca del Estrecho de Gibraltar que separa dos mares (el Mediterráneo y el Atlántico) y dos continentes (Europa y África). Fíjate qué contrastes.

David:Sí, eso las hace más atractivas a ambas, sus tesoros y sus diferencias.

Lorena:David, una noticia: el próximo día vendrá una amiga mía para participar en el intercambio. Se llama Sonia. Es una compañera de universidad, pero ella está en la Facultad de Bellas Artes. Es de Teruel, pero ahora está en Barcelona para acabar sus estudios. Quiere conocerte.

David:Ah, pues genial. Estaré encantado de charlar también con ella. Aquí os espero a las dos. Chao.

Lorena:Chao, David. Aquí estaremos.

****************************

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Adiós, amigos, que lo paséis muy bien hasta que nos reunamos de nuevo. Mis mejores deseos para todos. Un abrazo. Abril de 2016.


************************ 


 © Spanishpodcast, 2007-2017