Es un viejo verde



Es un viejo verde

(Ser y Estar 15)





Hello dear friends and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 219th episode (Es un viejo verde/ Ser y Estar 15), we are finally going to study the ser & estar verb´s alternance with an only adjective, but in this case it contains very different meanings. Let´s have some fun with this episode.


Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 219: Es un viejo verde/ Ser y Estar 15, abordaremos, por fin, la alternancia de los verbos ser y estar con un mismo adjetivo, pero que, en estos casos, dinamita por completo cualquier similaridad en el significado, provocando sentidos del adjetivo que no guardan relación alguna entre sí. Os prometo que vamos a divertirnos de lo lindo con este episodio.












Así es, chicos, entramos en ese terreno lingüístico donde el lenguaje se llena de picaresca, de trampas, de sentidos insospechados y de usos sorprendentes para todos nosotros, pero sobre todo para los no nativos, ya que -os lo aseguro- al entrar en este territorio, todo son sorpresas.

Algunos de vosotros sabréis, seguro, qué significa “ser un viejo verde”, pero otros creeréis que estamos hablando de un anciano vestido con ropa verde, o pintado de verde para camuflarse en el bosque disfrazado de planta. Y no, no es nada de eso. En seguida lo explicamos.

También algunos sabréis que cuando me ha llamado mi madre esta mañana para decirme que no estaba muy católica, nada tenía que ver con su religión. Pero otros habréis pensado que sí, que si ella no estaba católica, tenía un problema con la iglesia del mismo nombre.

Bien. Eso  es lo que pasa. Pasa que hay una alternancia de los verbos ser y estar con un mismo adjetivo, que provoca significados, o bien opuestos, o bien dispares, o bien sin ninguna relación entre ellos.

Empecemos con los dos ejemplos que acabamos de comentar al inicio del episodio. El primero:

  • Es un viejo verde

Cuando “verde” ejerce como adjetivo acompañante del verbo ser, encontramos tres sentidos.

1/ Cuando aplicamos el color como adjetivo en casos como:

  • Mi vestido es verde.
  • Tus ojos son verde esmeralda.
  • Voy a apuntarme al Partido de los Verdes. Quiero luchar para mejorar nuestro entorno.
  • Costa Rica es un paraíso verde.
  • El curry verde es el más picante.

2/ Cuando ese adjetivo “verde” tiene un sentido de indecente, un tanto obsceno, picante, con connotaciones erótico-sexuales, como en:

  • ¡Uf! Miguel acaba de explicar un chiste verde muy fuerte.
  • Es un relato subidito de tono, bastante verde.
  • ¡Huy, qué historia tan verde! ¡Menuda experiencia has tenido en tu viaje a Sevilla!

3/ Y también, en esta misma línea, cuando decimos:

  • Es un viejo verde.

Decir que un señor mayor, un hombre viejo o un anciano, es un viejo verde es describir a un hombre maduro, o de bastante edad, al que le gustan las jovencitas, que piropea a las chicas jóvenes, o que las mira con lujuria e intenta coquetear con ellas. Es un hombre al que le gustan los temas relacionados con el sexo, en cualquier formato: chistes verdes, revistas eróticas, películas de contenido sexual explícito, e incluso algunos materiales pornográficos.

El sentido que se le da a la frase “ser un viejo verde” es claramente negativo, es un sentido peyorativo porque pone de manifiesto conductas lujuriosas o inmorales desaprobadas socialmente, incluso duramente criticadas.

Dos amigas, Pepita y Lola, están en un parque:

Pepita:Oye, vámonos a otro banco, que ese viejo verde de ahí enfrente no nos quita ojo de encima. ¡Qué asco de tío!

Lola:¡Bah! No le hagas caso. No es peligroso. Es sólo un viejo verde que se muere por las chicas jóvenes. Pero es inofensivo.


Sin embargo, cuando nuestro “verde” alterna y prefiere la compañía de “estar”, encontramos también dos sentidos completamente diferentes a los que adoptaba con el verbo ser.

1/ Por una lado, usamos “está verdecuando una fruta aún no está madura. Como en:

  • Esta manzana está verde. Está tan ácida que no se puede comer.
  • Estos tomates no se pueden consumir aún en la ensalada. Están muy verdes. No han madurado.

Inlcuso puede referirse a ramas de arbustos o de árboles, recién cortadas:

  • No podremos hacer fuego en la chimenea. Estas ramas están verdes. No arderán.

2/ También usamos “está verde” para describir a una persona inexperta, poco preparada, sin experiencia.

  • El nuevo director de la empresa está un poco verde todavía. Se puso un poco nervioso en la reunión y se le notaba la juventud y la inexperiencia.
  • Mi hijo necesita clases particulares. Está muy verde en Matemáticas.

Lo usamos también para describir la inexperiencia sexual, la inmadurez en estos asuntos.

  • Ni Sergio ni yo hemos mantenido relaciones sexuales previas. Ambos estamos muy verdes en eso.
  • Si, estoy saliendo con María. Ella es mucho más joven que yo y se le nota. Está muy verde en relaciones de pareja.

El sentido es la falta de experiencia, la inmadurez, así como lo inacabado:

  • Hay que ayudar al nuevo empleado. Está verde en temas de importación-exportación de material informático.
  • Sí, estamos elaborando un proyecto de carril bici para el centro de la ciudad, pero aún está muy verde. Estamos en la fase inicial.

¿Veis, amigos? ¡Qué diferencias de significado, verdad? ¡Qué diferencia tan drástica marcan los verbos ser y estar cuando acompañan al adjetivo “verde”. Unos pocos ejemplos más:

  • Sí, quiero pollo al curry verde y una cerveza.
  • El chiste que acabas de contar es el más verde que he oído en mi vida.
  • Su comportamiento es un poco escandaloso. Tu abuelo no disimula nada que es un viejo verde total.
  • Aún no podemos coger las ciruelas del árbol. Están verdes. Les faltan varias semanas para estar maduras y dulces.
  • Pues sí, me casé, pero tanto Sonia como yo estamos verdes en temas de cocina. Por eso nos hemos apuntado los dos a un curso de “cocina para principiantes”. A ver qué tal...

Fijaos, amigos, si da de sí el color verde y cómo lo hace de manera tan diferenciada con nuestros dos verbos estrella.

Otro ejemplo que os citaba al principio, también es bastante divertido.


Decimos que una persona es católica cuando profesa y practica la religión católica:

  • Mis padres son católicos.
  • Aunque soy católica, estoy muy interesada en el budismo.

Sin embargo, cuando decimos en español que alguien “no está católico” lo que queremos significar es que no se encuentra bien, que no está en perfectas condiciones, que experimenta molestias de algún tipo, que se siente un tanto enfermo.

  • No, no voy a salir esta noche con vosotros. No sé qué me pasa, pero no estoy muy católica. Tengo escalofríos.
  • Paco no viene con nosotros al cine. Le dolía mucho la cabeza y estaba de mal humor. No estaba muy católico, no.
  • No te preocupes, cariño, si hoy no estás muy católico, dejamos la visita a casa de mis padres para otro día.
  • Haz tú la cena para los niños. No estoy muy católica. Me voy a meter en la cama.

Bien. Los mismos contrastes divertidos y sorprendentes los encontramos con los adjetivos “bueno” y “malo”, ambos usuarios habituales de ser y estar y ambos con significados sorprendentemente (cinco es y una o :-) diferentes con el uno o con el otro.

Cuando usamos “bueno” con el verbo ser, podemos encontrar:

1/ Ser bueno en el sentido de que una persona se porta bien, es generosa, es bondadosa con los demás. Es una persona de la que te puedes fiar:

  • Miguel es muy bueno. Trabaja como voluntario en una ONG que ayuda a las personas sin techo.
  • Mi hijo es un chico bueno. Siempre ayuda a los compañeros con los deberes. Y aquí, en casa, con las tareas domésticas.

(También decimos “es un buen chico”).

No hay que confundir este “bueno” o “malo” con “bien” o “mal”, adverbios que siempre acompañan al verbo estar.

  • Es una mala persona. Hace daño a los demás por el placer de hacerlo, sin motivo.

2/ En relación a cosas, denota calidad:

  • Este jamón de jabugo es bueno, muy bueno.
  • Ese restaurante vegetariano es muy bueno. Pruébalo.

O que algo es saludable:

  • Andar a buen ritmo una hora todos los días, es bueno (es bueno para el cuerpo y para la salud en general).
  • No es bueno estresarse demasiado en el trabajo. Hay que dosificar el esfuerzo y la tensión.
  • Este anillo es bueno. Es de oro de 24 kilates.
  • Este sofá es bueno, es de piel de alta calidad.
  • Las zapatillas deportivas falsificadas que venden en las Ramblas son malas, pésimas. Son materiales de ínfima calidad.

3/ También usamos esta combianción ser + bueno para valorar actividades, recomendarlas, o para dar consejos:

  • Spanishpodcast es bueno para progresar con tu español.
  • Es bueno cenar poco, duermes mejor.
  • Viajar es bueno para enriquecer nuestra experiencia.
  • Es malo para la piel tomar el sol sin protección.


Sin embargo, cuando unimos “bueno” o “malo” con el verbo estar, la cosa cambia. 

1/ Tenemos una opción referida al sabor de los alimentos, platos cocinados, etc.

  • Mmmm, este jamón de bellota español está muy bueno.
  • ¡Qué buenas están estas gambas! ¡Deliciosas!

O en el sentido de que un alimento está en buenas condiciones para su consumo:

  • Los yogures de la nevera aún están buenos. Son de la semana pasada.
  • Este pescado no está bueno, tiene un sabor extraño. Voy a devolverlo a la pescadería.
  • Esta leche está mala. Se ha pasado. Está caducada.

2/ Esta combinación “estar bueno/estar buena”, “estar malo/estar mala” la usamos también para hablar de la salud. En estos casos, “bueno” equivale a “sano”, “saludable”, “bien”, etc. Y malo a “enfermo”.

  • Ahora no me encuentro bien, pero en cuanto esté buena, volveré al trabajo.
  • Pedro está malo. Esta mañana ha vomitado y tenía fiebre. Ha llamado al médico.


3/ Y también usamos “estar bueno” para hablar de personas que nos parecen guapas, atractivas, sexualmente deseables, etc.

  • Ya sé que todos los tíos dicen que Angelina Jolie está muy buena, pero a mí no me parece nada del otro mundo.
  • ¡Pura envidia! 


  • ¡Dios mío, qué hombros , qué culito! ¡Y qué guapo! Ese tipo de ahí enfrente está francamente bueno...¡Y me está mirando! 


  • ¿Cuál es el actor español que está más bueno?
  • Ninguno, a mí me parecen todos muy normales. Buenos actores, sí, pero no están buenos. 


Ahora se dice mucho “buenorro”; en lugar de está bueno, está buenorro.

  • Antes me gustaba bastante Ben Affleck, estaba buenorro. Ahora ya está madurito y...eeeeh...lo veo muy normal, un poco fondón.
  • ¿Qué Bruce Willis está buenorro? Eso sería hace 20 años, cuando hacía la serie Luz de Luna con Cybill Shepherd. Yo, ahora, lo veo abuelete. Pero no se puede negar que en Moonlighting estaba buenorro de verdad.

Con el antónimo de “bueno”, o sea, el adjetivo “malo”:

1/ Con personas, ser malo significa ser malvado, ser una mala persona. Ser malo es hacer cosas malas a los demás. Recordad: imposible “ser mal”; estar mal, sí; pero no: ser mal. Aunque sí como adjetivo : ser un mal dibujante, ser una mala actriz.

  • Pedro es malo, siempre dando malas contestaciones, haciendo daño, comportándose como un egoísta y un grosero. Lo que te digo, una mala persona.
  • Susana es extraña. Es retraída y seria. Pero puedes confiar en ella, no es una mala persona.
  • Bruno es tan malo que se ha quedado sin amigos. No lo soporta nadie.
  • El viejo del primer piso es una mala persona: por eso nadie lo quiere ni lo respeta.
  • No seas malo, Pablito, no le pegues más a tu hermanita. Eso no se hace.

2/ Es + malo.

Con cosas:

  • El tabaco es malo para los pulmones y para la salud en general.
  • Este perfume es malo, es una falsificación.
  • Tomar una copa de vino en la comida y otra en la cena, no es malo. Dicen que es bueno para el corazón. Pero una o dos copas, no más.

Cuando enjuiciamos cosas correctas o incorrectas, lo hacemos con “estar” + “bien” o “mal” (estar bien o estar mal):

  • Tu examen está mal (nunca está malo). Tendrás que repetirlo.
  • Está bien hacer un poquito de ejercicio todos los días (y no: está bueno hacer ejercicio).
  • No está bien mentirle a tu pareja para que no se enfade.(Y no diremos: No está bueno mentirle a tu pareja).


Bien. También el adjetivo “rico” nos hace sonreír por la diferencia de significado que adopta si se casa con “ser” o si lo hace con “estar”.

Ser rico” significa tener riquezas, dinero, posesiones, etc.

  • La abuela de María le ha dejado toda su fortuna al morir. Ahora, María es inmensamente rica.
  • El padre de Nacho se dedica a la compraventa de edificios antiguos. Los restaura y los vende. Eso les ha convertido en lo que son. Son una familia rica, millonaria, diría yo.

Suele usarse esta fórmula también para decir que se tiene mucho de algo:

  • Yo gano un sueldo normal, pero soy rica en amigos, en disfrutar de la vida y en salud. ¿Qué más puedo pedir?

Sin embargo, cuando decimos que algo está rico, queremos expresar que sabe bien, que tiene buen sabor, que está sabroso, que resulta un placer al paladar:

  • ¡Mmm! Qué rico está el bacalao al pil-pil. Es una receta que me encanta.
  • Este jamón Cinco Jotas está muy rico. ¡Qué delicia!
  • ¡Qué rico está este capuchino! Lo estoy disfrutando.
  • El capuchino está más rico con chocolate en polvo y canela. ¿Te pongo?
  • ¡Me encanta el pastel de zanahoria! ¡Está tan rico!


No menos sorpresa causa el adjetivo “listo” en su alternancia con nuestros verbos invitados, ser y estar.

Ser listo” quiere decir ser inteligente, rápido de reflejos, avispado, agudo. También lo decimos de una persona astuta, sagaz, hábil, despierta.

  • Romina es tan lista que estudió dos carreras a la vez. Y las terminó al mismo tiempo.
  • El chico que ha entrado en la empresa como ayudante, aprende rápido. Es listo y trabajador.
  • Este niño es muy listo. Sabe leer con tan sólo tres añitos.

Estar listo”, sin embargo, no tiene que ver con la inteligencia. Quiere decir simplemente “estar preparado”, “estar dispuesto” o “estar a punto de hacer algo”.

  • María, ¿has terminado de vestirte? ¿Estás lista? ¡Llegamos tarde!
  • Los preparativos para la fiesta están listos. Podremos hacer la fiesta esta noche, como estaba previsto.
  • Ya está todo listo para la cena. Llama al abuelo y a los chicos, vamos a cenar.
  • Empieza la competición. ¿Preparados? ¿Listos? ¡Yaaa! (Se omite el “estáis”, “¿Estáis listos ya?”).
  • El paquete ya está listo para ser enviado. Llama a la empresa de transportes para que vengan a recogerlo.

Chicos, “estar listo” también se usa sarcásticamente para expresar que alguien está convencido de que las cosas le saldrán mal a otro.

  • Si Miguel cree que le van a dar el trabajo sin saber idiomas, ¡está listo! Es un requisito indispensable.
  • ¡Está listo si cree que voy a llamarle! Nuestra relación está rota y... ¡rota éstá!
  • Si cree que va a convencerme con buenas palabras, ¡está listo! Ese negocio está condenado al fracaso y no voy a poner ni un euro en eso.
  • Mira, hijo, estás listo si crees que vas a sacarme dinero para una bici. Primero, aprueba todos los exámenes. Y luego hablaremos de la bicicleta.

Otros colores, además del verde, siguen sorprendiéndonos cuando tienen parejas de baila diferentes, ser o estar, más concretamente. Es el caso del rojo.

En primer término, tenemos “ser de color rojo”:

  • No me gustan estos zapatos. Son de un rojo muy chillón.
  • Su pelo es rojo intenso. Es pelirroja natural.
  • A la selección española de fútbol le llaman “La Roja” porque usa camisetas rojas en las competiciones.
  • No cruces, está rojo (no cruces, el semáforo está en rojo).

El adjetivo “rojo” en español, cuando baila con el verbo ser: ser rojo, significa también una opción política. Concretamente quiere decir ser de izquierdas.

Esta terminología proviene de la Guerra Civil Española que tuvo lugar entre 1936 y 1939. Durante esta guerra fratricida en España, se denominaba “rojos” a los republicanos y a militantes de izquierda comunista o radical.

Aún ahora, todavía existen personas que llaman “rojos” a ciudadanos, periódicos o movimientos sociales porque les parecen de izquierda racial o porque quieren usar un término despectivo para designarlos.

  • ¿Quién perdió la Guerra Civiel Española? Los rojos.
  • Supongo que quieres decir el bando republicano, ¿verdad?


  • Ese periódico es rojo.
  • Bueno, yo diría que defiende ideas progresistas y de izquierdas. Decir que es rojo está un poco anticuado, ¿no te parece?


Sin embargo, cuando decimos que alguien está rojo, indicamos que está :

  • Acalorado (Estás rojo y estás sudando. Vamos a sentarnos y a tomar algo fresco).
  • Sofocado (¿Ves? No puedes discutir de esa manera. Estás rojo. Se te ve sofocado).
  • Quemado por el sol (Oye, no tomes más el sol bocarriba. Estás rojo como un tomate).


También lo oiremos cuando alguien se pone rojo de timidez, de pudor o de vergüenza. Se usa más “me he puesto rojo”, “se ha puesto roja”, pero también a veces con estar:

  • Huy, estás roja. Se nota que acabas de ver a tu amor secreto.
  • ¿Estoy roja? Después de discutir con mi novio, me noto la cara ardiendo.
  • ¡Qué tonta soy! El profesor me ha preguntado mi opinión y me he puesto roja como un pavo. Y aún estoy roja de vergüenza. ¡Me da una rabia...!
  • Mira, está rojo de ira. No se le puede llevar la contraria.


Tampoco deja de sorprendernos la diferente significación que “ser” o “estar” le otorgan al adjetivo “blanco”. Como color, con “ser”:

  • La nieve es blanca.
  • No quiero casarme de blanco, prefiero llevar un vestido de calle y de color.
  • Esas nubes blancas parecen de algodón. ¡Qué bonitas!

Cuando se dice de alguien que “es blanco”, se puede referir:

  • A la llamada raza blanca (En la manifestación había tantos blancos como negros).
  • A personas con la piel muy clara (Marta es muy blanca. Cuando va a la playa, se pone un montón de crema solar para no quemarse).

Con el verbo estar, también “estar blanco” puede referirse a que alguien ha tomado poco el sol y su piel está muy blanca:

  • Oye, Mónica, a ver si tomas un poco el sol. Estás muy blanca.
  • Este verano no tendré vacaciones. Voy a estar blanco como la leche sin poder ir a la playa.

Pero “estar blanco” se usa sobre todo para expresar que alguien se ha puesto blanco, pálido, a causa de un susto, de una fuerte impresión, de un desmayo, de un mareo o de algo similar.

  • Huy, estás blanca, ¿te encuentras mal?
  • Sí, no me encuentro bien, me he mareado un poco.


  • ¡Qué blanca estás! ¿Te has mareado?
  • No lo sé. Me ha dado un golpe de calor y me he puesto rara.
  • Espera, que te traigo algo de beber bien fresquito.


  • Pobre hombre, cruzó el paso de cebra sin mirar y casi le atropella un coche. Nos acercamos a ayudarlo porque estaba blanco como la pared. Y muy nervioso.


También el adjetivo “negro” entraña sorpresas lingüísticas según con quien baile. Si su pareja de baile es el verbo ser, entonces, “ser negro” es una expresión referida a las personas de piel oscura.

Usualmente, muchas personas hablan de “afro-” como prefijo seguido de la nacionalidad para este grupo de personas. Afroamericano es el caso de las personas africanas emigradas a EE UU (USA) desde cualquier punto del continente africano. Afrodescendientes se aplica a las actuales generaciones. 

En otros países sería: afrobrasileño (Brasil), afrochileno (Chile), afroecuatoriano (Ecuador), afrocaribeño (Caribe), etc.

Pero muchas gente sigue diciendo “es negro”, lo cual no es ofensivo si esa expresión está dicha con respeto y normalidad:

  • Sidney Poittier y Denzel Washington son dos de los mejores actores negros de Hollywood.
  • “Doce años de esclavitud” es la historia de un músico negro, culto y con formación artística, secuestrado y esclavizado en una plantación de Louisiana donde la violencia y la desesperación son la tónica diaria. Tras mil vicisitudes, recuperará su libertad.
  • La dueña de este restaurante congoleño es una mujer negra.
  • Ha muerto uno de los boxeadores negros más famosos de todos los tiempo: Cassius Clay. Ha sido un boxeador estadounidense muy activo en la lucha por los derechos de los afroamericanos y de los seguidores del Islam.

Obviamente, el adjetivo funciona como color:

  • Los ojos de algunas españolas son negros como el azabache.
  • Uno de los géneros literarios que más me gusta es el de la novela negra.
  • Es una mala persona, tiene el alma negra.
  • Hoy no es mi día. Lo veo todo negro.
  • Las perspectivas de recuperación económica son muy negras. El panorama es crítico.
  • Mi pelo es negro, soy morena.

También se dice de cosas más oscuras de lo normal: pan negro (integral o de cereales), tabaco negro. También se habla de novelas negras o de cine negro. De cosas diabólicas, como las misas negras. De días o situaciones desastrosas, como cuando dices que ha sido un día negro porque ha habido un atentado. Lo usamos a veces para hablar de suciedad: tus uñas están negras, córtatelas; o situaciones desfavorables: si no paran los recortes, el futuro de España es bastante negro. Así mismo, hablamos de humor negro para hacer humor respecto a cosas que nos darían pena contempladas desde otra perspectiva.

Sin embargo, con el verbo estar, la cosa cambia. Cuando decimos que alguien está negro, expresamos que una persona está muy, muy enfadada:

  • Miguel está negro. Ha tenido una discusión con el jefe de sección y le han amenazado con echarlo del trabajo por protestar. Está furioso.
  • Estoy negra. Se me ha averiado la lavadora;  Miguelito tiene fiebre; y tengo que llamar al trabajo para decir que me retraso. ¡Qué desastre de mañana!
  • No ha parado de sonar el teléfono en toda la mañana; y el jefe no ha parado de darme más trabajo. Estoy negro. Soy el más explotado de la oficina.
  • Clara está negra: no le dan la beca de estudios y no podrá irse a estudiar al extranjero.

“Estar negro” se usa también para hablar del bronceado de una persona:

  • Pero bueno...¡estás negro! Se nota que vienes de tus vacaciones en la playa.

Bien. Recapitulemos un momento y repasemos los adjetivos que hemos visto hoy, del grupo de adjetivos que varían totalmente de significado según vayan con el verbo ser o con el verbo estar.


  • VERDE.

Con “ser”:

  • Color:ojos verde esmeralda.
  • Connotaciones erótico-sexuales: un chiste verde, un espectáculo verde, un viejo verde.

Con “estar”:

  • Aún no maduro: la fruta está verde, está ácida, no está para comer.
  • Persona laboralmente inexperta: El nuevo está muy verde, hay que enseñarle el oficio.
  • Persona sexualmente inexperta: Sonia está verde en relaciones de pareja. Luis es su primer novio.
  • Proyecto en ciernes: El proyecto de la construcción de ese hotel, está todavía muy verde. No tenemos suficiente capital.


  • CATÓLICO / CATÓLICA.

Con “ser”:

  • Profesar una religión : Mis abuelos son católicos.

Con “estar”:

  • No encontrarse bien: Me quedo en casa. Hoy no estoy muy católico.


  • BUENO/BUENA.

Con “ser”:

  • Persona bondadosa, leal, con cualidades positivas: María es buena./Tomás es muy buena persona; es bueno de verdad.
  • Cosa de calidad: Este jersey es bueno, pura lana virgen. / Este restaurante de pescado es francamente bueno.
  • Valorar actividades o dar consejos: Es bueno nadar un par de veces a la semana en la piscina. / Es bueno reír, alegra el alma.

Con “estar”:

  • Sabor: ¡Qué buena está esta paella!
  • Buenas condiciones de conservación: Cómete el yogur tranquilo, está bueno, no está caducado. / La leche no está buena, está agria.
  • Buena salud: Miguel ya está bueno. Se ha recuperado totalmente de su infección tropical.
  • Connotación sexual: Penélope Cruz es buena actriz. Sí, y además está muy buena.


  • MALO / MALA.

Con “ser”:

  • Maldad en una persona: No te puedes fiar de Alejandro. Es malo. En cuento puede, te traiciona.
  • Cosas de poca o nula calidad, cosas perjudiciales: Este bolso es malo, es una falsificación. / El sedentarismo es malo para el corazón.

Con “estar”:

  • Enfermedad: Rodrigo está malo, está en la cama con gripe. No vendrá.
  • Mal sabor: Qué mala está la salsa. No sabe bien. Tiene mal sabor.
  • Mal estado: Este pescado no es fresco. Está malo. Incluso huele mal.


*RICO / RICA.

Con “ser”

  • Tener riquezas y fortuna: Dicen que Bill Gates es el hombre más rico del mundo.

Con “estar”:

  • Sabor delicioso: El cordero al horno es un plato muy rico.


*LISTO / LISTA.

Con “ser”:

  • Denota inteligencia, agudeza, astucia, habilidad : Sergio ha sabido labrarse un futuro prometedor; es listo y trabajador.

Con “estar”:

  • Preparación lograda: Lola ha practicado duramente y ahora está lista para participar en las Olimpiadas.
  • Uso sarcástico: Laura está lista si cree que me va a quitar el novio...¡Rodolfo está enamorado de mí!


  • ROJO / ROJA.

Con “ser”:

  • Color: Las fresas son rojas.
  • Persona de izquierdas: En la Guerra Civil Española, los partidarios de la República eran “los rojos”.

Con “estar”:

  • Sofoco: Han discutido y están los dos rojos como pavos.
  • Estar quemado por el sol: Estuvo en la playa cinco horas el primer día y está rojo como un tomate.
  • Timidez: Ay, pobre Nacho, está rojo de vergüenza porque quiere bailar con alguna chica y no se atreve a sacarla. ¡Es tan tímido!


  • BLANCO / BLANCA.

Con “ser”:

  • Color: Su vestido de novia será blanco.
  • Racial: Fueron los blancos los que sometieron a los negros durante siglos.
  • Piel pálida: Soy muy blanca. Me cuesta mucho ponerme morena.

Con “estar”:

  • Malas condiciones físicas: Se ha mareado y está blanco como la pared.


*NEGRO / NEGRA:

Con “ser”:

  • Personas afroamericanas: En EE UU el 30% de la población es negra.
  • Color: Mi coche es negro.
  • Género literario o artístico: Es una novela negra llena de misterios y asesinatos.

Con “estar”:

  • Enfado: Marta está negra. La han despedido.



Queridas amigas y queridos amigos, ye hemos hecho la mitad de este tipo de adjetivos que quieren decir cosas completamente diferentes según vayan con uno u otro verbo. La otra mitad, en el próximo episodio, igualmente sorprendente y divertido, con significados insólitos pero muy usados en el español diario.

Espero que estéis pasando un verano genial y que estéis practicando vuestro español con ganas y con entusiasmo. Este matarial podría ser  una ayuda para conseguirlo.

Hasta pronto amigos. Un abrazo.

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Chao, amigos, nos vemos.

Agosto de 2016.





 © Spanishpodcast, 2007-2017