La niña es muy despierta




La niña es muy despierta

(Ser y Estar 16)



Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 220th episode (La niña es muy despierta/ Ser y Estar 16),  we are going to continue learning some adjectives that have different meanings going with ser o with estar. This episode is the continuation of previous one: Es un viejo verde.


Hola queridos amigos y bienvenidos a español podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 220: La niña es muy despierta / Ser y Estar 16, continuamos conociendo adjetivos que significan cosas totalmente diferentes según acompañen al verbo ser o al verbo estar. Este episodio es continuación del anterior, el 219, titulado “Es un viejo verde”.

Venga, chicos, vamos a por esos adjetivos, hasta que los dominemos. Claro que sí. Episodio 220: La niña es muy despierta. Venga: hay obligación de pasarlo bien con estos episodios. Váaaaamonos...



Continuamos, pues, en ese terreno lingüístico donde el lenguaje se llena, decíamos, de picaresca, de trampas, de sentidos insospechados y de usos sorprendentes para todos nosotros, pero sobre todo para los no nativos, ya que son significados divertidos y sorprendentes.

Así que, nosotros, vamos a seguir divirtiéndonos un poquito con las travesuras de estos nuestros dos héroes de cómic: El héroe cuya identidad es firme y estable, conocido como Ser. Y el héroe sujeto a las idas y venidas de los estados de ánimo más diversos, conocido como Estar.

Nuestros dos héroes son muy juguetones y les gusta jugar a confundir, a sembrar dudas y a coquetear con los significados.

Retomamos, pues, aquí, la alternancia de Ser y Estar con un mismo adjetivo, al que ambos otorgan significados muy diferentes, simplemente porque nuestros héroes son muy traviesos y les gusta divertirse.

El adjetivo que da título a nuestro episodio “despierto/despierta” es bastante conocido por vosotros en el sentido más habitual: “estar despierto”, o sea, “estar + adjetivo”.

Hace tiempo, “despertado” (el participio regular del verbo despertar) y “despierto” (el irregular) se habían considerado los dos participios de su verbo. Pero ahora, no. “Despierto” es adjetivo y no puede formar parte de los tiempos compuestos de “despertar”, que sólo usan “despertado” y ninguna otra forma. Por ejemplo:

  • Hoy nos hemos despertado a las 7.

Y no puedo decir:

  • Hoy nos hemos despierto a las 7.

Sólo hay tres verbos en español con doble participio, válidos ambos en la formación de tiempos compuestos:

  • Proveído / Provisto (proveer)
  • Frito / Freído (freír)
  • Imprimido / Impreso (Imprimir)

Con “despierto” ha pasado lo que con otros muchos participios irregulares y es que se han convertido en adjetivos con el paso del tiempo y la evolución del lenguaje.

Y no os confundáis, ya que esta forma “despierto” la vais a encontrar también en la primera persona del singular del presente de indicativo: “despierto” o “me despierto”, pero este no es el objetivo de este podcast.

Así, pues, decíamos que probablemente vosotros conozcáis el uso más común de “despierto”, que es: no estar dormido; estar despierto es no estar dormido.

  • No, no, no me importa que llames a esta hora. Aún estoy despierto. Dime, qué te pasa.
  • Hay noches terribles. Me desvelo y estoy despierto toda la noche. Al día siguiente, agotado.
  • Sí, sí, ya estoy despierto. Me ducho, me visto y bajo en 10 minutos. No te vayas.

Sin embargo, hay otro uso de este mismo adjetivo. Y este otro uso se asocia a la pareja “ser” + “despierto”, y que no tiene que ver con la pareja despierto-dormido, sino que encontramos otro sentido.

Ser despierto significa ser listo, espabilado, ser vivo, agudo, o más inteligente de lo que se esperaría para su edad.

Ser despierto o despierta se usa mucho con los niños que son muy listos o que se muestran muy espabilados para su edad. Por ejemplo:

  • ¿Este dibujo es de tu hija? ¿Sólo tiene 3 añitos? Pues parece un dibujo de una niña de 6 o 7 años. ¡Tu hija es muy despierta!
  • Vamos a llevar a nuestro hijo a clases de piano. Es muy despierto y él solito ha aprendido a tocar cositas fáciles de oído. Creemos que tiene un talento natural para la música.
  • ¡Ay, qué mono tu bebé!¡Mira cómo se ríe...! ¡Qué despierto es, con sólo tres meses! ¡Qué espabilado!

Bien. Creo que ahora queda claro, ¿verdad. amigos?

Otro de estos adjetivos es: delicado. Con el verbo ser, delicado significa suave. Ser delicado es ser suave, fino, distinguido, de buenas maneras, cortés. También se dice de alguien que mantiene formas de relación suaves, consideradas, alguien que es sensible y tierno. Se aplica a personas y a cosas:

  • Pilar es muy sensible. Hay que decirle las cosas con cuidado, es muy delicada.
  • Esta seda es preciosa, es suave y delicada.
  • Son copas de cristal auténtico. ¡Cuidado! Son muy delicadas. Se rompen con mirarlas.
  • Es muy delicado en el trato. Siempre tiene una palabra suave y comprensiva para ayudarte.
  • Rocío es encantadora. Da gusto hablar con ella. Es amable y delicada en el trato.
  • Mi hijo es muy delicado, muy sensible. No soporta ni los gritos ni las formas groseras de la gente. Va para artista, seguro.
  • Tengo que ponerme crema hidratante todos los días. Mi piel es muy delicada.
  • Mmmm, el aroma de este vino es delicado y exquisito. Está delicioso.

Con el verbo estar, sin embargo, denota una salud frágil e inestable; o es una persona débil que tiende a no encontrarse bien, a enfermar:

  • Pobre Arturo, después del infarto, está muy delicado. Aún no se ha recuperado.
  • Siempre ha estado muy delicada del estómago. Desde pequeña sufre digestiones muy pesadas.

Aquí podría decirse:”Siempre ha sido delicada de estómago” y también sería correcto.

  • Tiene 88 años. Su estado de salud es delicado. Y ahora, con la muerte del abuelo, la abuela está más delicada.
  • La salud de los ancianos es muy delicada. Hay que estar muy pendientes de ellos.
  • Volvió de un viaje con el dengue y desde entonces su salud es delicada y frágil.
  • Es una persona muy enfermiza. Siempre ha estado delicado de salud. Ahora parece estar peor, sobre todo desde que murió su esposa.

Otro adjetivo que se viste de diferente significado según se dé la mano con ser o con estar, es “atento”. Pero nada que ver “ser atento” con “estar atento”. Ninguna relación.

Ser atento significa ser cortés, ser amable, estar pendiente de otra u otras personas, ser considerado con los demás; ser educado, cordial, detallista:

  • Este restaurante tiene una comida excelente. Y además, los camareros son muy atentos. No te molestan nada, pero son educados y detallistas, pendientes de que no te falte nada.
  • (Un viejecito en el autobús): Gracias, guapa, por dejarme el asiente. Eres muy atenta y amable. Te lo agradezco.
  • Tu madre es muy atenta con tus amigas. ¡Menuda merienda nos había preparado! Dale las gracias, que ha sido muy agradable y cordial con nosotras.

Sin embargo, estar atento” es fijar la atención en algo, concentrarse en un tema, estar vigilante ante algo, estar alerta, fijarse bien, poner los cinco sentidos en algo:

  • Oye, hijo, estate atento al teléfono. Tu hermana llamará a las 6 desde Amsterdam.
  • Hay que estar atentos a las Noticias de la noche. A ver si por fin sabemos quién va a gobernar en España.
  • Mira, qué gracioso tu bebé, qué atento está a lo que hablamos. No nos quita ojo de encima.
  • Si no estás muy atento en la clase de Matemáticas, no lo entenderás bien. Pon tus cinco sentidos en las explicaciones del profe y estate muy atento a los ejemplos.

Todo esto que estamos trabajando, amigos, son adjetivos de uso común y corriente, adjetivos que usamos constantemente con estos dos verbos y que forman parte del habla cotidiana de los nativos españoles.

Si yo ahora te hablo de “abierto” y “cerrado”, probablemente pienses en puertas abiertas, ventanas cerradas, locales abiertos o restaurantes cerrados. Y estás pensando bien. Porque estás pensando en el participio de los verbos abrir o cerrar, combinados con “estar”, para denotar una acción acabada: está cerrado, no está abierto, participios que se adjetivan al modificar a un sustantivo.

  • No podemos ir a nuestro restaurante favorito. Los lunes está cerrado (el restaurante está cerrado).
  • ¿Están cerradas las ventanas? Hace frío en esta habitación.
  • ¡Qué extraño! La puerta de casa está abierta y la hemos cerrado al salir.

Otra cosa es cuando el adjetivo “abierto” o “cerrado” se aleja de esos significados y hablan, entonces, de rasgos de carácter o de componentes de personalidad, para lo cual se sirven del verbo ser.

Se dice, por ejemplo, de algunas formas de habla local que se perciben con dificultad. Por ejemplo:

  • ¡Uf! El andaluz que habla Paco, es muy cerrado. Apenas lo entiendo.

Se dice más aún, en más ocasiones:

  • Tiene un acento muy cerrado. 

O.

  • Tiene un andaluz muy cerrado, me cuesta entenderlo.

Se dice también de una persona cortita, sin demasiadas luces, un poco torpe:

  • La amiga de mi abuela es muy cerrada de mollera, cree que todo sigue igual que cuando ella era joven. Todo lo actual lo ve con malos ojos. Lo que te digo, que es muy cerrada.

Y la amiga contesta:

  • Sí, menos mal que tu abuela es muy abierta y tiene un espíritu joven y tolerante.

Cerrada” también se dice de una persona tímida, poco sociable:

  • A Miguel le cuesta mucho hacer amigos. Es muy cerrado, muy reservado.

Y “cerrado” también se aplica con “ser” en el sentido de ser personas estrictas, rígidas. Personas que no son flexibles ni en su forma de pensar ni en  su trato con los demás.

  • Me pongo de los nervios cuando hablo con mi tía, vive en el pasado. Es muy cerrada. Todo lo que no encaja en sus esquemas, lo critica y lo desprecia.
  • Álvaro lo está pasando muy mal con sus padres. En temas de orientación sexual son muy cerrados y no admiten su homosexualidad.
  • Los criterios de selección de los candidatos son muy cerrados. No hay flexibilidad alguna: o cumples todas las condiciones o te rechazan.
  • Da gusto relacionarse con esta gente. Son muy abiertos y hospitalarios. Les da igual de dónde vengas o la edad que tengas. Siempre eres bienvenido aquí.
  • No te preocupes por el jefe. Su actitud hacia los emigrantes es muy abierta. Sólo le importa que puedas hacer bien tu trabajo. Y tú puedes. ¡Ánimo y a por todas!

Ser abierto”, por tanto, significa tener apertura de miras, ser flexible, ser tolerante, tener una actitud de empatía y comprensión hacia el mundo y hacia los otros. Significa también ser sincero y espontáneo, tolerante y comprensivo, franco y claro. Ser abierto es ser extrovertido. Y una de las formas de ser cerrado es ser introvertido.

También se usa, a veces, “abiertocon el verbo estar (estar abierto a...)en el sentido de estar receptivo o bien dispuesto a algo.

  • Es el momento de negociar la fusión de nuestras dos empresas. Ambas estamos abiertas a una negociación flexible y ventajosa para ambas.

O con “cerrado”: 

  • El profesor está cerrado a cualquier revisión del examen. Dice que está suspendido y que no hay vuelta atrás.

Como veis, amigos, estos adjetivos adquieren significados de lo más sorprendente según acompañen a uno u otro verbo. Pero no me cansaré de repetirlo, uno y otro uso forman parte del habla normal y corriente de los nativos españoles y oiréis muy frecuentemente estos usos en sus conversaciones. 

Vamos con otra sorpresa. Una palabra antigua, antigua, que se sigue diciendo: apañado.

Además del participio del verbo apañar, que significa arreglar algo roto, solucionar un problema o buscar la manera de salir de un apuro, el adjetivo “apañado” en compañía del verbo ser -ser apañado- significa ser hábil, ser mañoso, ser un manitas arreglando algo:

  • Es verdad, el apartamento que ha alquilado Carmen, es pequeño. Pero ella es muy apañada y logrará adecuarlo a sus necesidades.
  • Le he regalado mucha ropa que ya no me pongo a mi asistenta del hogar. Algunas prendas necesitarán un poco de arreglo. Pero ella es muy apañada y seguro que lo aprovecha todo.
  • Mi marido es muy apañado. Lo mismo arregla un mueble roto, que un enchufe, que un desagüe.

Cuando lo usamos como verbo pronominal: apañárselas, lo usamos para expresar que alguien busca la manera de salir de un apuro o de lograr un objetivo.

  • El ladrón huyó muy deprisa. Se las apañó para que la policía no lo pillara.
  • No sé cómo se las ha apañado Pablo, pero ha logrado aprobarlo todo en junio, sin estudiar demasiado.
  • Yo vivo muy bien solo. Me las apaño muy bien así.
  • No te puedo dejar más dinero, Juan. Apáñatelas como puedas estos cuatro días, que luego ya cobras el sueldo.
  • No, no hay autobús ni tren. Pero ya me las apañaré para llegar a Barcelona.

Sin embargo, cuando “apañado” o “apañada” se une al verbo estar, el significado da un vuelco, y esa expresión (“estar apañado”) se apodera de connotaciones irónicas y significa, entonces, estar equivocado o estar expuesto a sufrir una decepción; estar preparado para una situación desfavorable o mala.

  • Si mi ex espera que yo le llame por teléfono, está apañado. No pienso llamarle nunca más.
  • Si estás esperando que Paco te devuelva los 200 euros que le prestaste, estás apañado. Nos debe dinero a todos los amigos. Y desde hace tiempo.

Se dice mucho “apañao”, sin la d:

  • Estás apañao si esperas que Susana se dé cuenta ella sola de que te gusta. Hijo mío, que soso eres. Tienes que decírselo tú, por Dios.
  • Estás apañao si crees que gritándome vas a convencerme. No tienes razón.

¿Lo veis, verdad, chicos? Que cosas tiene el lenguaje, qué misterios entrañan las combinaciones lingüísticas, y qué sorpresas nos brindan los usos y significados de un mismo adjetivo según con qué verbo se asocie, con ser o con estar. 

Pues bien, con el adjetivo “fresco” también nos lo vamos a pasar en grande.

Ser un fresconos remite a una persona insolente, desvergonzada, despreocupada o incluso cínica. Es un calificativo que puede ser sólo un poco despectivo, o muy muy despectivo, depende del tono con el que se dice, la persona a la que se refiere, o la situación (más o menos criticable), pero es negativo.

  • Jorge es un fresco. Liga con todas las chicas de la fiesta como si allí no estuviera Miriam, su novia. Yo no sé cómo ella lo aguanta.
  • (En el restaurante) Esos dos de la otra mesa son unos frescos. Se están yendo sin pagar. Y el camarero ni se da cuenta.
  • La invitada desconocida de la fiesta va directamente a ligar con el único millonario que hay en ella. ¡Menuda fresca!

También decimos que algo es fresco cuando está acabado de recoger o acaba de suceder:

  • Escucha, escucha, son noticias frescas sobre el terremoto.
  • Estas rosas son frescas, acabadas de coger del rosal.
  • ¿Es fresco el salmón? ¿Sí? Ah, perfecto. Yo tomaré salmón a la plancha con verduras.

También puede indicar una temperatura ligeramente fría:

  • Coge la chaqueta que es una noche fresquita.

Cuando “fresco” va con “estar”, puede indicar, por un lado, temperatura moderada:

  • Está fresca la casa. Qué bien, porque fuera hace mucho calor.

O frío moderado:

  • Está fresco el día. Cogeré una chaquetita.

Denota que algo está reciente:

  • Cuidado con ese banco, está recién pintado y la pintura aún está fresca.
  • ¿Quieres un vaso de limonada? Está fresca.

Y también significa estar equivocado, o decirle a alguien que está equivocado o que está en una situación difícil de la que no saldrá. En estos casos, el sentido de decirle a alguien “estás fresco”, es un sentido irónico.

  • Vicente está fresco si cree que le vamos a seguir invitando a las birras eternamente. Es un caradura. Y el gorreo se acabó.
  • Estás fresco, hijo, si crees que te vamos a comprar una moto. Será un coche de segunda mano. ¡Y no se hable más!

Todas estas frases pueden contener tanto al verbo estar como al verbo ir: estás fresco o vas fresco, para darle ese tono de ironía a la expresión.

  • Si crees que me vas a convencer para que te dé más dinero...¡vas fresca! Hemos superado con mucho tu asignación mensual, hija. Aprende a gestionar tu dinero. Tanto tienes, tanto gastas, no más.

Sería lo mismo:

  • Si crees que me vas a convencer para que te dé más dinero...¡estás fresca!

Bueno, amigos míos, espero que os estéis divirtiendo tanto como yo con esta parte del tema. Es un placer contaros cosas cuando el lenguaje se pone tan juguetón. Y cuando pasamos un buen rato con el lenguaje, es cuando más aprendemos...Sí, sí, es así. Si disfrutáis y entendéis bien el sentido de estas expresiones, querréis usarlas, las usaréis y disfrutaréis del autentico español. Si os aburrís, al día siguiente lo habréis olvidado todo...ja ja ja...

Sigamos. Mirad, amigos, hay adjetivos, como “molesto” (molesta, molestos, molestas) con los que hay que tener un especial cuidado al elegir el verbo ser o el verbo estar, ya que podemos decir algo muy extraño si nos equivocamos...ja ja ja ja...Venga, me explico.

Con “ser”, es decir, ser molesto significa causar molestia, provocar molestia, causarla. Fijaos bien, por favor; porque con “estar”, estar molesto significa sentir molestia, sentirla. ¿Lo veis, verdad?

Causar molestia / sentir molestia. Causarla, con “ser”; sentirla, con “estar”. Y no es un trabalanguas, no, hay que recordarlo.

Ser molesto:

  • Las visitas inesperadas son muy molestas. No entiendo por qué no llaman antes.
  • Manuela es una persona molesta. Siempre pregunta cosas personales e impertienentes que no apetece contestar.
  • Cuando hay obras en la calle, los ruidos son muy molestos y duran todo el día.
  • El humo del tabaco en los bares, antes de la prohibición, era muy molesto para los no fumadores. Molesto y perjudicial.

Estar molesto, sin embargo, tiene un significado diferente. Estar molesto es sentirse incómodo, experimentar las molestias o incomodidades que otros te provocan; estar molesto es sentirse fastidiado, importunado, irritado, agobiado, cabreado, descontento u ofendido por algo o por alguien:

  • Olga, entiendo que estés molesta por los rumores que circulan sobre mí, pero yo te explicaré toda la verdad.
  • Los alumnos están molestos con ese profesor. Es rudo, desagradable y no sabe enseñar.
  • Pues claro que estoy molesta por tus coqueteos con mis amigas. Parece que te guste dejarme en ridículo. No puedo entenderlo.
  • ¡Hombre, claro que estoy molesto por tus palabras! Estás hablando de mis padres. Tendrán sus defectos, no lo niego, pero son mis padres.
  • Estoy muy molesto con Tania y Enrique. No somos amigos íntimos, pero creía que me invitarían a su boda.
  • Rafael repitió tantas veces, durante la cena, que él invitaba, que al final todos estábamos molestos con su vanidad. Uno invita, pero no lo pregona a los cuatro vientos.
  • Diego es tan prepotente y tan orgulloso que estás molesto cuando te habla. Parece que le habla a su mayordomo.

En “ser cansado” o “estar cansado” encontramos una dicotomía similar a la anterior, en el sentido de que ser cansado” significa generar o producir cansancio; y “estar cansado” significa sentirlo, sentir cansancio, sentir fatiga.

Con el verbo ser:

  • Uf, es un trabajo muy cansado, todo el día repartiendo cajas del supermercado a las casas de los clientes. Es un trabajo cansado, fatigoso.
  • Es cansado subir las escaleras hasta mi piso. Vivo en un sexto.
  • Los vuelos transoceánicos son cansados. Son muchas horas en la misma postura y con poco descanso.

Con el verbo estar:

  • Estoy cansado de tus  gritos y de tus broncas. ¿No podríamos hablar normal?
  • Hoy no me apetece salir. Ha sido un día duro y estoy cansado.
  • Me estoy cansando de esperar. Llevo aquí media hora. O viene en cinco minutos o me largo.
  • Estoy cansada de luchar contra esta enfermedad. Se me están agotando las fuerzas y las esperanzas.
  • Hace un rato estaba muy cansado, pero me he dado una ducha y me he tomado un café, y ahora estoy como nuevo.
  • Estoy cansado de cenar sopa y pollo. ¿No podríamos variar un poco el menú?

Lo mismo sucede con “aburrido, aburrida, aburridos, aburridas”, como adjetivos, ya que ser aburrido” significa que produce o genera aburrimiento; y “estar aburrido” es experimentarlo, sentir el aburrimiento, estar cansado, decaído, molesto o fastidiado, depende de la situación.

Con el verbo ser:

  • No creo que aguante hasta el final de la película. Es tan aburrida que me duermo.
  • Fue una fiesta muy aburrida. Sin música, sin merienda y sin gracia. Un tostón de fiesta.
  • Norberto es un tío aburrido. Se queja de todo, no se ríe con nada, y bosteza veinte veces en una tarde. ¡Qué muermo de tío!

Con el verbo estar:

  • ¿Qué podríamos hacer? ¡Estoy aburrido como una ostra!
  • Cariño, tendremos que pensar algo para los niños. Están aburridos y están empezando a ponerse muy pesados.

Ahora se ve claro, ¿verdad, chicos?

Si tomamos ahora el adjetivo “interesado” (interesada, interesados, interesadas), vamos a encontrar que “ser interesado” tiene un matiz negativo referido a personas. Una persona es interesada cuando busca un beneficio en todo lo que hace, es una persona que se mueve por interés o que se deja llevar por él. Aquí, cuando hablamos de interés lo hacemos en el sentido del valor de las cosas, del provecho que se busca. Incluso puede tener el matiz de ambición, o de la avaricia también.

  • Es una propuesta interesada. Esta empresa sólo mira su propio beneficio.
  • Mi hermano es muy interesado. Sólo se lleva bien conmigo cuando tiene que pedirme favores.

Con el verbo estar significa tener interés por algo o por alguien. Significa también demostrar interés.

  • Esta tarde voy a una conferencia sobre el aprendizaje de idiomas. Estoy muy interesada en ese tema.
  • Creo que el jefe está interesado en tus propuestas. Ha dicho que quiere hablar contigo.
  • Miguel está muy interesado por la nueva compañera de trabajo. Creo que le gusta.
  • Oye, Sonia, mi amigo está muy interesado en que os presente. Desde que te vio la otra noche, no ha parado de hablar de ti. ¿Qué te parece, os presento?
  • Lo siento, no estoy interesado en una enciclopedia de 40 tomos. Lo consulto todo en internet.
  • Si está usted interesado en el piso, se lo reservo. Hay mucha otra gente interesada en comprarlo. (Eso te dicen todos los vendedores de pisos ja ja ja...).

Continuamos aprendiendo el uso de un solo adjetivo con uno y otro verbo, en este caso, “ocupado”.

Ser alguien ocupado significa tener muchas cosas que hacer o llevar muchos asuntos entre manos.

Estar ocupado es no estar libre, no tener tiempo disponible para algo que te proponen, estar muy atareado, tener todo el tiempo comprometido.

Con ser:

  • El jefe es una persona muy ocupada. Si quieres hablar con él, pídele cita a su secretaria.
  • Mi padre es una persona muy ocupada. Apenas le vemos, salvo alguna noche. Tiene dos trabajos y apenas le queda tiempo para la familia.

Con estar:

  • He llamado a Jorge para que viniera a cenar esta noche, pero no puede, está ocupado.
  • Nunca puedes contar con Marta, siempre está ocupada. 
  • No llames a Fernando, ahora está super ocupado con los exámenes.
  • No puedo ir de excursión con vosotros, estoy ocupado con la mudanza del piso y no tengo ni un minuto.
  • Mamá, no puedo ayudarte ahora, estoy ocupado con mis estudios.

Si tomamos el término “educado”, vamos a encontrar también algunas sopresas en los dos significados, puesto que “ser educado es estar formado, académicamente instruido, culto.

En español, es muy positivo decir de alguien que es educado porque ahí incluímos un montón de virtudes: alguien es educado porque tiene buenas maneras, un buen trato con los demás, es culto, es amable, es cortés, es atento, es correcto en el trato, es un sol de persona, es un mirlo blanco...ja ja ja ...

A las abuelas les gustaría decir del novio de sus nietas:

  • Es un chico estupendo. Es atento y educado. Es el joven ideal para mi nieta.
  • Mira, hija, por sus buenos modales, por sus palabras educadas y por su forma de comportarse en la mesa, sabrás si una persona es educada o no.

Otros ejemplos:

  • Da gusto mantener los contactos con los 2 abogados de la otra empresa. Son educados y respetuosos.
  • Qué educada eres, Lidia. Yo le hubiera contestado a gritos a ese camarero tan grosero. Y tú, con tus mejores maneras.

Recordad, amigos, una persona es educada cuando tiene buen trato, respeto hacia los demás y es tolerante, además de todo lo que ya hemos dicho.

Con estar. Estar educado, ya lo apuntamos antes, es tener una buena formación académica, una buena instrucción educativa, es tener estudios y tener cultura.

  • Los padres de Arturo se preocuparon mucho de su formación. Él está educado en los mejores colegios. Hizo la carrera en la mejor universidad del país.
  • Ahora los jóvenes también están educados en la tolerancia a todas las religiones e ideologías. Aunque les queda mucho por hacer
  • Dicen que los jóvenes de ahora están peor educados y formados que los de antes, pero eso es incierto. Nuestros jóvenes están excelentemente formados, pero no tienen ocasión de demostrarlo porque no encuentran trabajo.

Con el adjetivo “dispuesto” o “dispuesta” (dispuestos o dispuestas) vemos lo siguiente. Ser dispuesto está referido a una persona que es educada y servicial. Ser una persona dispuesta es ser una persona hábil, capaz de hacer las cosas; es ser una persona con ganas y buena disposición para hacerlas; una persona activa.

  • Mi madre es muy dispuesta. No sólo nos cuida a todos y lleva la casas, es que además repara todo lo que se estropea, incluso averías de agua y luz. ¡Es un crack!
  • El nuevo trabajador es muy dispusto. Trabaja con eficiencia y concentración. Me parece un buen fichaje.

Con estar.  “Estar dispuestosignifica estar listo o estar preparado para hacer algo:

  • Los dos equipos de fútbol están dispuestos para saltar al campo e iniciar el encuentro.
  • Cariño, ¿estás dispuesta para irnos de juerga? Pues...¡vámonos! Que llevamos un mes preparando esta noche, la de nuestro aniversario.
  • Marta es fantástica. Siempre está dispuesta a ayudarte si le pides ayuda.
  • Estaba dispuesta a perdonarle a Diego lo que me dijo el otro día, pero después de saber que no se arrepiente de haberme insultado, le diré que rompemos nuestra amistad. No quiero verle más.

Con el adjetivo “grave”, tenemos “ser grave”. Cuando un asunto o una situación es grave, es porque es muy difícil, porque tiene mucha importancia, o porque es trementamente árduo, espinoso. También lo aplicamos a asuntos comprometidos o trascendentales.

Con el verbo estar, estar grave está referido a personas y tiene que ver con la pérdida de salud, con la enfermedad, con el resultado de un accidente, etc.

Ejemplos con ser:

  • La situación de la empresa es grave. Si no hay ayuda de capital extranjero, puede cerrar en un mes.
  • Sí, han atracado a mi padre al salir del parking. Pero no ha sido grave. Le han quitado el reloj y la cartera, pero no le han hecho daño.
  • Los insultos de Paula al jefe han sido muy graves. Ella tenía razón, pero no se puede insultar con esas terribles palabras. La van a despedir.
  • El conflicto entre las dos Coreas es grave. Y están así desde hace décadas.

Con el verbo estar, como decíamos, estar grave se refiere a estar en un mal estado de salud, a estar en un estado crítico o con heridas o con diversos problemas que comprometen tu salud

  • El niño que cayó al foso de los leones está muy grave. Los médicos temen por su vida.
  • Miguel y Rosa han tenido un accidente con la moto. No están graves, pero tienen golpes, heridas y un susto de muerte encima.
  • Mi abuela ha tenido una recaída. La hemos llevado al hospital y está grave. Hay que esperar a ver cómo evoluciona.

Con “ciego” o “ciega” como adjetivo con los verbos ser o estar, tenemos “ser ciegocomo discapacidad. O “estar ciegocomo un estado anímico por el que no quieres aceptar algo o no “quieres” ver una evidencia (Ana no le ama, pero él está ciego y no quiere aceptarlo).

Con “orgulloso” u “orgullosa”, tres cuartos de lo mismo. Ser orgulloso es ser vanidoso, pedante, altivo, arrogante, es un rasgo de carácter de alguien soberbio que se cree perfecto (No seas tan orgullosa y perdónales. Te han pedido perdón tres veces). O estar orgulloso, que es sentirse satisfecho, contento y gozoso en relación a alguien o a algo:

  • Hijo mío, estoy muy orgullosa de ti. Has terminado la carrera y hay un trabajo esperándote. Estoy muy contenta.
  • Estoy muy orgullosa de haber conseguido este trabajo. Me ha costado mucho estudio y preparación, pero voy a trabajar en lo que me gusta.
  • Estoy orgulloso de mi país. Es una tierra de gente buena, firme, trabajadora y leal.
  • Estoy orgullosa de cómo hemos soportado la crisis mi familia y yo. Hemos sido valientes, sacrificados y nos hemos mantenido unidos contra las adversidades.

Queridas amigas y queridos amigos, hay más adjetivos que funcionan de esta forma, con “ser y estar”, pero, amigos, hay que poner un límite incluso cuando el material es tan divertido.

Lo importante es haber accedido a tantos adjetivos de este tipo y haber entendido la importancia de usar uno u otro verbo para precisar uno u otro significado. 

Hemos visto todo el ranking de adjetivos combinados con ambos verbos, desde el nivel 1, en el que no hay cambio de significado, o apenas lo hay, pasando por el resto de niveles en los que los significados se van matizando, diferenciando o separando. Hasta llegar a los niveles 9 y 10, en los que ese mismo adjetivo adopta significados dispares totalmente desconectados según vaya con ser o con estar.

Esto es lo importante, lo que hay que entender, aprender, asimilar e incorporar a vuestro español para hacerlo cada vez más rico, más correcto y más preciso.

Estupendo, amigos, creo que nos estamos acercando al final del tema ser & estar. Por vuestros comentarios sé que muchas de las dudas que teníais, han desaparecido. Y eso me produce una gran satisfacción.

Nos vemos prontito y seguimos avanzando y disfrutando con nuestro español. En el próximo episodio, los modismos más comunes y de uso diario del español, construidos con el verbo estar. ¿Seguimos aprendiendo y perfeccionando nuestro español, mientras nos lo pasamos genial? Pues sí, ese es mi objetivo, pasarlo bien y profundizar y perfeccionar vuestro español. ¿A qué lo vamos a conseguir?! Pues claro que sí, en ello estamos.

Un abrazo.

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Hasta luego, chicos, nos vemos.

Agosto-Septiembre de 2016.



 © Spanishpodcast, 2007-2017