Es que…me voy de casa




Es que...me voy de casa.

(Ser y Estar 19)


Hello dear friends and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 223rd episode (Es que...me voy de casa/Ser y estar 19th), we are going to get on the last aspects not yet review in order to end and close this topic. It is the last dialogue between David and Lorena and we are going to take advantage of it to study these last items about “ser y estar”.


Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 223: Es que me voy de casa /Ser y Estar 19, vamos a abordar los últimos aspectos pendientes del uso de estos dos verbos, con el fin de cerrar y concluir este tema. Este es el último diálogo entre David y Lorena. Y lo aprovecharemos para estudiar los últimos “flecos” de nuestro estudio sobre los verbos Ser y Estar.


Episodio nº 223: Es que...me voy de casa. Venga, chicos, vamos allá...¡y con muchas ganas!



David:¿Eres tú, Lorena?

Lorena:Síii, soy yo. Perdona, David.

David:Hola. No, no pasa nada. Es que como es la una de la madrugada, no esperaba tu Skype a esta hora.

Lorena:Hola guapo. Es que tengo un insomnio brutal y he pensado en charlar un rato contigo. Pero no me he dado cuenta de la hora que era.

David:Bueno, tranquila, estaba despierto, leyendo. ¿Cómo van las cosas? 

Lorena:¡Uff...! Muchos cambios en mi vida...

David:¿Ah, sí?

Lorena:Sí. Es que...me voy de casa, bueno, de casa de mis padres. Mi novio y yo nos vamos a vivir juntos.

David:Eso sí que es un cambio. ¿Y ya tenéis piso?

Lorena:Sí, después de mucho buscar, hemos encontrado un apartamento pequeño, antiguo, pero que está muy bien conservado. No es muy grande, pero suficiente para nosotros.

David:¿Es céntrico?

Lorena:Bastante. Está en el Ensanche de Barcelona. Y está muy bien comunicado.

David:Pero los pisos están caros en Barcelona, ¿no?

Lorena:El alquiler de éste está bastante bien. No es barato, pero tampoco es caro. Ha sido reformado hace poco. Por eso, la cocina y el baño están reformados y están muy bien.

David:¿Y cómo es que has tomado esa decisión?

Lorena:No sé, creo que necesito un cambio. Necesito tomar las riendas de mi propia vida y perderle el miedo a vivir en pareja.

David:¡Ah, ya!

Lorena:Álvaro tiene trabajo y sólo le queda un año para acabar la carrera. Y yo también buscaré algo para después del verano, dar clases, por ejemplo.

David:Pero, ¿te hace ilusión, verdad?

Lorena:Me apetece, sí.

David:Bueno, estamos en esa edad en la que surgen compromisos y proyectos que son como retos en nuestras vidas.

Lorena:Sí, son retos, son apuestas que no sabes cómo saldrán.

David:Claro, dudas siempre hay. Pero hay que ir hacia adelante.

Lorena:Eso creo yo. David, te agradezco mucho esta charla. Me ha tranquilizado enormemente hablar contigo.

David:Para eso están los amigos.

Lorena: Cierto, empezamos por el español y hemos acabado siendo amigos. Un abrazo. Nos hablamos la próxima semana a horas menos intempestivas.

David:No te preocupes. Que descanses. Buenas noches.



Amigos míos, éste es el último episodio sobre los usos de “ser” y “estar” (lo juro, ja ja ja...).

En este último diálogo entre David y Lorena veremos algunos usos que aún no habíamos revisado, pocos y fáciles hoy. Así que, los repasamos y damos el tema por terminado. Quedan algunos aspectos, pero lo fundamental seguro que lo hemos trabajado.

La primera frase del diálogo la dice David:

  • ¿Eres tú, Lorena?

Para identificarla con seguridad.

Lorena se identifica:

  • Sí, soy yo.

Y se disculpa:

  • Sí, soy yo, perdona, David.

Porque, de golpe, toma conciencia de que es tarde y de que podría molestar a David, o despertarle si estaba durmiendo, o cualquier otra cosa no deseable.

Pero David la tranquiliza:

  • Hola. No, no pasa nada. Es que como es la una de la madrugada, no esperaba tu Skype a esta hora.

Este:

  • No, no pasa nada.

Es una forma muy habitual de decirle al otro que algo por lo que se disculpa, no tiene importancia.

Puede decir:

  • No pasa nada
  • No te preocupes
  • No tiene importancia

Y David continúa diciendo:

  • Es que...como es la una de la madrugada, no esperaba tu Skype a esta hora.
  • Es la una de la madrugada

Nos da pie a introducir este nuevo uso del verbo ser con horas y fechas.

Horas:

  • Es la una de la madrugada.
  • Venga, niños, a dormir, es hora de irse a la cama.
  • Mamá, ¿ya es la hora de cenar? Valeeee, bajo ahora mismooo...
  • Miguel, ¿a qué hora es la película?
  • Marta, date prisa, la película es a las 7. Llegamos muy justo.

Fechas:

  • Hoy es fiesta en Barcelona.
  • Mañana es domingo.
  • Hoy es el aniversario de la primera Constitución.
  • La semana que viene es Navidad.

Y localizaciones en el tiempo:

  • Es pronto
  • Es tarde
  • Es demasiado tarde
  • Es de día
  • Es de noche
  • El desfile será por la mañana
  • La fiesta será por la noche

Recordad, amigos, que en algunas ocasiones podemos usar “estar” + preposición:

  • Estamos a jueves
  • Estamos en mayo
  • Estamos en verano
  • Estamos en 2016
  • Estamos en el peor año respecto al calentamiento del planeta

Y recordemos también “estar” para hablar del tiempo atmosférico (una de las posibilidades):

  • Está soleado
  • Está nublado
  • Está despejado
  • Está lluvioso
  • Está fresco el tiempo
  • Está bochornoso el ambiente

Pero David dice:

  • Es que como es la una de la madrugada...

Fijaos muy bien en esto:

  • Es que...
  • Es que...

Una forma de introducir una frase de tipo explicativo. Dos palabras: es (verbo ser) + que. Se usa muchísimo, a veces casi como una muletilla que utilizamos para dar razón de algo, para dar una explicación a lo que  acabamos de decir o al tema que se tiene entre manos. Y es así la fórmula:

  • Es + que
  • Es que...

Por ejemplo:

  • Pero ¿por qué no me llamaste? 
  • Es que me quedé sin batería y no pude.


  • Elisa se enfadó porque no la felicitaste.
  • ¡Uf! Es verdad. Es que se me olvidó que era su cumpleaños.

Es que...” es una forma de introducción explicativa de una frase, que se usa mucho en español. Tiene un matiz coloquial. Y muchas veces se usa como justificación ante algo que no ha salido bien, o ante una dificultad o problema.

  • No quiero tomar nada, gracias. Es que no me encuentro bien.
  • Esperaremos un poco más, pero es que Juan siempre llega tarde.
  • Es que no se te puede hacer ni la más mínima crítica. Siempre te enfadas.
  • Tienes que consultar a un terapeuta. Es que algunos duelos no acaban nunca si no recibimos ayuda profesional.

En algunos contextos orales o escritos, éste “es que...” funciona como un conector, de carácter a veces causal:

  • Es que no te hablaba porque me has ofendido (La causa de que no te hable es que tú me has ofendido a mí).

A veces consecutivo:

  • No iré con vosotros a cenar fuera. Es que no me encuentro bien (No estoy bien y, en consecuencia, no saldré fuera).

Ya sabéis que un conector no es más que un nexo, una unión entre oraciones que establece la relación sintáctica entre ellas.

Es que...siempre da la razón de algo, explica algo, o lo enfatiza. Es como decir:

  • El punto es que...
  • La cuestión es que...
  • Lo que pasa es que...
  • El tema es que...
  • El problema es que...
  • De lo que se trata realmente es de que...

Etc.

Lo que sí que me interesa que recordéis es que “es que...” es un giro muy, muy frecuente en el lenguaje coloquial diario, y que lo usamos mucho para todo lo que estamos diciendo, así como también  para expresar:

* un leve contrariedad:

  • No puedo irme de viaje. Es que estoy sin blanca.
  • un pretexto:
  • No puedo acompañarte, es que he quedado con mi novia.
  • una justificación:
  • No voy a tomar café, es que tengo gastritis.
  • Una precisión sobre lo hablado:
  • Mira, te doy la razón. ¡Es que la tienes!
  • O una causa o una consecuencia, como ya hemos comentado.

Hay lingüistas que dicen que este “es que...” se ha convertido en una muletilla abusiva que sustituye a “porque...” muchas veces, de forma inadecuada, debido a que es una expresión muy cortita y muy fácil de usar, y por eso se usa mucho.

Bueno, pues eso dice David:

  • No, no pasa nada. Es que como es la una de la madrugada, no esperaba tu Skype a esta hora. 

Y Lorena, al darse cuenta de eso, se justifica, le explica a David la causa de esta llamada intempestiva, precisamente con nuestra estrella coloquial de hoy: es que...

Lorena dice:

  • Hola, guapo. Es que tengo un insomnio brutal y he pensado en charlar un rato. Pero no me he dado cuenta de la hora que era.
  • Es que tengo un insomnio brutal”.
  • Te he llamado porque estoy despierta y no puedo dormirme (esa es la razón, la explicacion). Y también: que no me he dado cuenta de la hora que era, que no he sido consciente de que es muy tarde.

Pero David la tranquiliza porque él también estaba despierto. Estaba leyendo.

  • Bueno, tranquila, estaba despierto, leyendo. ¿Cómo van las cosas?
  • Y Lorena le dice que, en estos momentos, hay muchos cambios en su vida. Y, ante la sorpresa de David, ella se explica de nuevo:
  • Sí, es que...me voy de casa, bueno, de casa de mis padres. Mi novio y yo nos vamos a vivir juntos.

Cuando uno explica que se va de casa, suele referirse a que abandona la casa familiar, el hogar, la casa de tus padres y de tu familia. También lo puedes decir cuando te separas de tu marido o de tu mujer, pero en gente joven suele referirse al hogar familiar, a marcharse para vivir en otro sitio, con amigas/os, con tu pareja, solo/a,...lo que sea.

Y le da la noticia de que su novio y ella se van a vivir juntos, que así se llama cuando inicias una etapa de convivencia con tu pareja, sin estar casados. Así se dice: nos vamos a vivir juntos.

David dice:

  • Eso sí que es un cambio. ¿Y ya tenéis piso?

Lorena le explica que ha estado buscando un apartamento, un piso, durante bastante tiempo. Y que han encontrado uno pequeño, antiguo, que está muy bien conservado. No es muy grande, pero es suficiente para ellos dos.

Lorena ha dicho:

  • Es pequeño y es antiguo, pero...
  • Está muy bien conservado.

Eso lo decimos de un piso antiguo cuando es antiguo, pero no está viejo; un piso en el que los suelos, las paredes, los baños, etc. se han mantenido más o menos igual a lo largo del tiempo, un piso bien cuidado, bien conservado.

David pregunta:

  • ¿Es céntrico?

Es decir, si está bien situado, si está cercano al centro de la ciudad.

Lorena le dice que sí, que es un piso céntrico, que está en el distrito de l´Eixample (El Ensanche) y que está muy bien comunicado ya que tiene cerca autobuses y Metro.

David le dice:

  • Pero los pisos están caros en Barcelona, ¿no?

Y Lorena:

  • El alquiler de éste está bastante bien. No es barato, pero tampoco es caro. Además la cocina y el baño están reformados y están muy bien. De hecho, han sido reformados hace poco.

Queridas amigas y queridos amigos, estáis viendo que Lorena y David están usando “ser” y “estar” para hablar de diversos aspectos del piso:

David:Eso sí que es un cambio. ¿Y ya tenéis piso?

Lorena:Sí, después de mucho buscar, hemos encontrado un apartamento pequeño, antiguo, pero que está muy bien conservado. No es muy grande, pero suficiente para nosotros.

David:¿Es céntrico?

Lorena:Bastante. Está en el Ensanche de Barcelona. Y está muy bien comunicado.

David:Pero los pisos están caros en Barcelona, ¿no?

Lorena:El alquiler de este está bastante bien. No es barato, pero tampoco es caro. Ha sido reformado hace poco. Por eso, la cocina y el baño están reformados y están muy bien.

Y ¿cuál es el criterio para usar uno y otro verbo? Mirad, os daré esos criterios para que podáis hablar correctamente cuando alquiléis o compréis un piso en algún lugar de España.

  1. Cuando queremos describir las características que definen un piso, usamos el verbo ser. A la pregunta de cómo es el piso, podemos contestar:
  • Es amplio
  • Es pequeño
  • Es grande
  • Es luminoso
  • Es un poco oscuro
  • Es antiguo
  • Es un edificio de principio del siglo pasado
  • Es moderno
  • Los baños y la cocina son nuevos
  • El suelo es nuevo
  • Las ventanas de aluminio son nuevas
  • Es exterior, da a la calle
  • Es interior, da a un patio de manzana
  • Es caro
  • Es barato
  • Es alto, es un sexto piso
  • Es un piso compartido
  • Es un quinto piso
  • Es céntrico


  1. Cuando queremos indicar la situación del piso en el espacio, usamos el verbo estar. Respondemos a la pregunta: ¿Dónde está?
  • El piso está en el centro
  • Es piso está en la periferia
  • El piso está en las afueras
  • El piso está cerca de la Universidad
  • El piso está bien comunicado
  • El piso está cerca de la parada del autobús y de la del Metro
  • El piso está a 45 minutos del centro
  • El piso está para entrar a vivir
  • El piso está en el barrio de La Ribera
  • El piso no está lejos de los  transportes
  • El piso no está en el centro
  • El piso está en un pueblo cercano a Barcelona


3)Y también podemos usar “estar” para describir las condiciones del piso después de reformas o cambios. La pregunta es: ¿Cómo está?

  • El piso no está amueblado
  • El piso no está reformado
  • El piso está reformado
  • El piso está en buenas condiciones
  • El piso está bien conservado
  • El piso está en buen estado
  • La cocina está reformada
  • La cocina está equipada (con electrodomésticos)
  • El piso está recién pintado 
  • El piso está amueblado
  • El piso está muy bien decorado
  • El piso está en alquiler
  • El piso está en venta
  • El piso ya no está disponible, ya está alquilado/vendido

Creo que esto, amigos, os será de gran utilidad para que podáis escoger “ser” o “estar” según el aspecto del piso del que queráis hablar. Repasad estos tres supuestos y ya veréis como os resulta cada vez más fácil hablar de apartamentos, en español, por supuesto.

Bueno, pues en este diálogo entre Lorena y David sobre el piso, Lorena comentaba:

  • El piso ha sido reformado hace poco.

Usando la voz pasiva, muy frecuente en este tipo de frases, con el verbo ser.

Para formar la voz pasiva, usamos el verbo ser + el participio de los verbos, participio que acaba en -ado o en -ido.

Decimos:

  • Se reformó el piso recientemente.
  • El piso ha sido reformado recientemente.


  • Los pasteleros elaboran tartas y pasteles.
  • Las tartas y los pasteles son elaborados por los pasteleros.


  • El pintor retrató a la familia real.
  • La familia real fue retratada por el pintor.


  • Almodóvar dirigió “Todo sobre mi madre”.
  • “Todo sobre mi madre” fue dirigida por Almodóvar.


  • Las autoridades han cortado la autopista a causa del incendio.
  • A causa del incendio, la autopista ha sido cortada por las autoridades.


  • Los pirómanos queman los bosques españoles.
  • Los bosques españoles son quemados por los pirómanos.


  • Los paparazzi han fotografiado a la actriz completamente desnuda.
  • La actriz, completamente desnuda, ha sido fotografiada por los paparazzi.


  • Cristóbal Colón descubrió América.
  • América fue descubierta por Cristóbal Colón.


  • Gaudí diseñó el Park Güell y la Sagrada Familia.
  • La Sagrada Familia y el Park Güell fueron diseñados por Gaudí.


  • Las lluvias torrenciales han inundado los campos.
  • Los campos han sido inundados por las lluvias torrenciales.


  • Cervantes escribió El Quijote.
  • El Quijote fue escrito por Cervantes.


  • Pablo Picasso pintó El Guernica.
  • El Guernica fue pintado por Pablo Picasso.


  • Un incendio destruyó el Gran Liceo de la Opera de Barcelona hace 22 años.
  • Hace 22 años el Liceo fue destruido por un incendio.

Está claro, pues. Voz pasiva con verbo ser. Pero miremos un momento estas dos frases:

  • Ese hombre ha sido herido

Y también:

  • Ese hombre está herido

Lo que no solemos decir es: “Ese hombre ha estado herido”. Y ¿Cuál es la diferencia de significado entre estas dos construcciones pasivas, en las que la única diferencia es ser o estar?

Mirad, a la pasiva que construimos con “ser” la llamamos:

  • Voz pasiva de proceso:
  • El hombre ha sido herido

Explicamos el hecho, la acción y el proceso de ese suceso.

A la pasiva que construimos con estar, la llamamos:

  • Voz pasiva de estado

Y explica el estado final del hecho:

  • El hombre está herido, no se ha recuperado.

Con “ser” la información se focaliza sobre el proceso.

Con “estar” la información se focaliza sobre el resultado.

  • Oración activa:
  • La Policía recoge los testimonios del accidente.
  • Oración pasiva de proceso con “ser”:
  • Los testimonios del accidente son recogidos por la policía (proceso de recoger la información).
  • Oración pasiva de estado o resultado, con “estar”:
  • Los testimonios del accidente están ya recogidos por la policía (en un informe que se enviará al juez, por ejemplo).

O:

  • El profesor ha castigado al alumno
  • El alumno ha sido castigado por el profesor
  • El alumno está castigado y no saldrá al patio

Y en esta frase de Lorena, recogemos todo estos usos que venimos explicando:

  • El alquiler de este piso está bastante bien. No es barato, pero tampoco es caro. Ha sido reformado hace poco, y por tanto, la cocina y el baño están reformados y están muy bien.

David siente curiosidad por las razones que han llevado a Lorena a dar ese paso. Por eso le pregunta:

  • ¿Y cómo es que has tomado esa decisión?

Y Lorena se sincera con él. Dice:

  • No sé...Creo que necesito un cambio. Necesito tomar las riendas de mi propia vida y perderle el miedo a vivir en pareja.

Huy, huy, huy, Lorena se ha puesto trascendental. Dice que necesita un cambio. Y que necesita “tomar las riendas de su vida”.

¿Sabéis que son las riendas? R-i-e-n-d-a-s, ¿qué son? Pues son las dos correas que permiten dirigir y controlar un caballo, sujetas por uno de sus extremos a la boca del caballo; y en las manos del jinete por los otros extremos. Sirven para hacer frenar al caballo cuando éste va al trote o al galope, y hay que pararlo. Entonces, tiras de las riendas y el caballo obedece y para. Si no, se desboca, está descontrolado y puede provocar daños.

Pues esas dos correas que controlan y frenan al caballo son las riendas.

Trasladado esto al ámbito de las personas, “tomar las riendas de una situación” es dirigirla, responsabilizarte de ella, tenerla bajo control.Por ejemplo:

  • La empresa se hundía. Pero el hijo tomó las riendas el año pasado y ahora la empresa tiene ganancias y ha reflotado.
  • María estuvo muy mal después de su divorcio. Pero un terapeuta la ayudó a tomar de nuevo las riendas de su vida y ahora ya ha superado esa mala etapa.

Y eso es lo que también quiere Lorena, dirigir su propia vida (así se dice) y tomar decisiones que hasta ahora había evitado, como lo de vivir en pareja, que le provoca miedo. Y dice que necesita perderle el miedo a eso, a vivir en pareja, o sea, no temerle a esa situación, atreverse a intentarlo.

David dice:

  • ¡Ah, ya!

Lorena le explica que su novio tiene trabajo y que sólo le queda un año para acabar la carrera. Le dice a David que también ella buscará algo (algún empleo) después del verano. Si no encuentra algo muy bien pagado, siempre puede dar clases particulares a estudiantes que necesiten clases de refuerzo.

David no sabe si Lorena sólo quiere superar retos personales o está contenta de dar ese paso. Por eso le pregunta:

  • Pero, ¿te hace ilusión, verdad?

Y Lorena le responde:

  • Me apetece, sí.

Me apetece” es como decir “Sí, tengo ganas de dar ese paso”, o “Sí, quiero hacerlo”, “Lo deseo”, “Me gusta esa idea”...Todo ello se resume en:

  • Sí, me apetece.

David reflexiona sobre ello:

- Bueno, estamos en esa edad en la que surgen compromisos y proyectos que son como retos en nuestras vidas.

Esa edad es cuando eres joven, pero ya inicias procesos de autonomía e  independencia por los que dejas unas cosas atrás y emprendes otras nuevas que pueden ser un reto para ti.

Un reto es un desafío, algo difícil que te has propuesto como objetivo, pero que no sabes cómo saldrá.

Lorena está de acuerdo en que son retos, desafíos, apuestas que no sabes cómo saldrán, eso es un incógnita.

David la tranquiliza:

- Dudas siempre hay. Pero hay que ir hacia adelante.

Y es cierto, ¿verdad, amigos? Cuántas y cuántas cosas hacemos en la vida de cuyos buenos resultados no estamos seguros, y sin embargo apostamos por ellas porque necesitamos avanzar,mirar hacia adelante, aún y tomando a veces decisiones difíciles. Porque para avanzar hay que arriesgar. El miedo al fracaso te paraliza, te quita oportunidades. Tú sopesas pros y contras, y si lo ves conveniente, actúas. Porque tu satisfacción, tu deseo, tu vida, tu felicidad está donde tú decidas que esté. Incluso cuandohay dificultades o sufrimieto (que a veces no podemos evitar), siempre hay una lección de vida que ampliará tu experiencia.

Siempre que queremos iniciar un camino, hay que iniciarlo dando un primer paso y luego otro, despacio, pero con confianza en ti mismo y en ti misma. Eso es tomar las riendas de tu propia vida, decidir qué quieres hacer y actuar, a tu ritmo, con tus limitaciones (como todos), pero con eterminación...(¿Veis, chicos?, no puedo meterme dentro de los diálogos porque me emociono...).

Lorena está de acuerdo. Ahora ya es muy tarde y quiere darle las gracias a David por haber charlado con ella a estas horas tan intempestivas.

Dice:

  • Eso creo yo. David, te agradezco mucho esta charla. Me ha tranquilizado enormemente hablar contigo.

Y David le contesta con esa típica frase entre amigos con la que se agradece algo:

  • Para eso están los amigos.

Y Lorena concluye:

  • Cierto, empezamos por el español y hemos acabado siendo amigos. Un abrazo. Nos llamamos la próxima semana a una hora mucho menos intempestiva.

Y David se despide cariñosamente:

  • No te preocupes. Buenas noches. Que descanses.

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos.

Octubre de 2016.


**************************

 © Spanishpodcast, 2007-2017