¿Piquito o en la boca?





¿Piquito o en la boca?


Hello dear friends and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 235th episode: ¿Snog or French Kiss?, let's know the theme of kissing in Spanish, all kisses, soft, deep, innocent, sensual, friendly, couples, ... In short, the kisses universe, whose expressions, vocabulary and meaning have asked by some of you, listeners of Spanish Podcast. To do this, a dialogue between two teens will give us all the linguistic keys of this exciting topic: kissing.



Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 235: ¿Piquito o en la boca?, vamos a abordar el tema de los besos en español, todos los besos, los suaves, los profundos, los inocentes, los sensuales, los de amistad, los de pareja,...en fin, el universo de los besos,  cuyas expresiones, vocabulario y significación habéis preguntado algunos de vosotros, los oyentes de Español Podcast. Para ello, un diálogo entre dos adolescentes, nos dará todas las claves lingüísticas de este apasionante tema: los besos.



Episodio nº 235: ¿Piquito o en la boca? Chicos, vamos allá...


Ágata y Lidia están hablando de chicos. Ágata lleva unas semanas saliendo con un chaval de su Instituto. Ayer fueron juntos a una fiesta y se besaron por primera vez. Ágata se muere por explicárselo a Lidia, su amiga. Son adolescentes. Ágata tiene 14 años, Lidia está en los 13. Y vamos a enterarnos de su primer beso amoroso. Oigamos el diálogo entre nuestras dos jóvenes amigas.


Ágata:¡Uf! Aún no me creo lo que pasó anoche.

Lidia:Pero ¿qué pasó? ¡Larga de una vez!

Ágata:Pues que...bueno...que Richi y yo dimos un paso más.

Lidia:¿Un paso adelante o un paso atrás?

Ágata:A ver..., te explico. Fuimos a la fiesta que daba su hermano. Lo típico, nos privamos unas birras y estuvimos bailando.

Lidia:Vale, hasta aquí, normal.

Ágata:Ya. El caso es que salimos al jardín y hablando, hablando..., se nos hizo de noche.

Lidia:Y salió la luna...¡qué romántico!

Ágata:¡Que no, tía, nada de luna! Pero...nos estábamos mirando y...y...Richi me atrajo hacia sí.

Lidia:¡Toma! ¿Para besarte?

Ágata:Sí. Pero es que yo..., o sea..., quiero decir que..., bueno..., que iba a ser mi primer beso.

Lidia:Claro, como yo, ni idea...

Ágata:El corazón me iba a mil.

Lidia:¡Tú dirás!

Ágata:¡Y me besó! 

Lidia:Aver, a ver, a ver...Te besó él a ti. ¿Y tú?

Ágata:No, claro, yo también a él. Nos besamos...los dos.

Lidia:Ya, pero ¿cómo? ¿Qué tipo de beso?

Ágata:Pues en la boca.

Lidia:Ya, pero...¿fue un beso con lengua?

Ágata:¡Hala, tía!

Lidia:¿Cómo que hala tía?

Ágata:Fue un beso en los labios, un pico. Pero muy largo y muy guay. Y luego repetimos varias veces. ¡Uf! Me encantó. Tuve sensaciones muy locas por todo el cuerpo.

Lidia:Bueno, fue un primer paso.

Ágata:Pues eso he dicho..Luego vino su hermano y ya nos pusimos de cháchara y tal, ¿no? Pero cada vez que me acuerdo, es como si...yo qué se...como un volcán por dentro. Tía, ¡qué pasada!

Lidia:La próxima vez, morreo completo, beso de película, ja ja ja.


Bueno, ya hemos oído la conversación entre nuestras dos amigas adolescentes, Ágata y Lidia, en la que la primera le explica a la segunda, su primera experiencia de besar a un chico.

Ágata está excitada, nerviosilla. Tenía muchas ganas de experimentar qué se siente al besar a tu chico; y anoche, por fin, pudo dar el primer paso en este sentido y experimentar las sensaciones y emociones que lo acompañan. Por eso comenta:

  • ¡Uf! Aún no me creo lo que pasó anoche.

Quiero que recordéis que, en español, para referirnos a la noche inmediatamente anterior, es decir, a ayer por la noche, usamos “anoche”; eso es lo que vais a oír todo el tiempo en una conversación en español: anoche salí a cenar, anoche fuimos al cine, anoche estuve trabajando, anoche te llamé y no estabas, anoche no dormí en casa, etc.

Ágata aún no puede creer lo que ocurrió anoche.

Lidia, intrigada, le pregunta:

  • Pero, ¿qué pasó? Larga de una vez.

Le dice “larga”, usando una de las formas coloquiales para decir “habla”. Largar es soltar lo que estás pensando, dejar libre lo que estás reteniendo (una confesión, en este caso), o contar detalladamente lo sucedido.

Y Ágata empieza a rajar sobre lo de anoche (“rajar” como otro coloquialismo similar a “largar” para referirse a decir, hablar o contar algo).

Y dice:

  • Pues que...bueno...que Richi y yo dimos un paso más.

Ágata titubea, habla buscando la manera de explicarle bien las cosas a Lidia. Y ese “paso más” es un pequeño avance en su relación, un pequeño progreso.

Lidia ironiza:

  • ¿Un paso adelante o un paso atrás?

Y Ágata ve que necesita explicarse mejor si quiere tener la complicidad de su amiga.

- A ver..., te explico. Fuimos a la fiesta que daba su hermano. Lo típico, nos privamos unas birras y estuvimos bailando.

Los adolescentes, en la actualidad, no suelen decir “nos bebimos unas cervezas”, sino:

  • nos privamos unas birras

Y eso es:

  •  

etc.

Ejemplos:

  • ¿Te vienes esta tarde a mi casa a ver el partido del Barça-Madrid y nos privamos unas birras?
  • Ayer acabamos haciendo eses. Estuvimos privando hasta tarde y claro...¡pasa lo que pasa!

Lidia le da a entender que se aburre, que en lo que le cuenta, no hay nada de especial. Por eso le dice:

  • Vale, hasta aquí, normal.

O sea:

  • Hasta este momento del relato, nada especial.
  • Lo que me has contado hasta ahora no tiene nada de particular.

O:

  • Vale, hasta aquí, normal.

Ágata continúa:

  • Ya. El caso es que salimos al jardín y hablando, hablando..., se nos hizo de noche.

Y Lidia vuelve a ironizar y a tomarle el pelo:

-¡Y salió la luna! ¡Qué romántico!

Ágata le pone un tono de que la deje contarle su experiencia a su ritmo, sin tanta ironía:

- ¡Que no, tía, nada de luna! Pero...nos estábamos mirando y...y...Richi me atrajo hacia sí.

Atraer algo o a alguien hacia sí es acercar un cuerpo a otro, acercarlo -alguien- a sí mismo. En este caso, Richi acerca suavemente con su mano, el cuello, o la cabeza, de Ágata, lo acerca a él mismo y se dice:

  • Lo atrae hacia sí (el cuerpo del otro)
  • La (a ella) atrae hacia sí

Ahora Lidia empieza a interesarse por el relato. Y ese:

  • Me atrajo hacia sí

Provoca que Lidia diga:

  • ¡Toma!

Como interjección de asombro. Y añada:

  • ¿Para besarte?

O sea:

  • ¿Te atrajo hacia sí (hacia él) para besarte?

Ágata afirma, asiente, dice que sí, pero quiere recordarle a su amiga que ella no tenía experiencia previa en asuntos de besos de pareja. Por eso dice:

- Sí. Pero es que yo..., o sea..., quiero decir que..., bueno..., que iba a ser mi primer beso.

Lidia manifiesta su total complicidad con este asunto:

  • Claro, como yo, ¡ni idea...!

Que es:

  • Por supuesto. Estamos igual, yo tampoco tengo experiencia en ello...vamos, ni idea.

Reducidito, es así:

  • Claro, como yo, ¡ni idea!

Ágata explica su estado emocional:

  • El corazón me iba a mil.

Es la forma de expresar que tu corazón se aceleró mucho con esa emoción. Esta frase describe (en imperfecto: “iba” a mil...) que, ante una emoción intensa, tus palpitaciones no eran normales, que el corazón te iba más deprisa de lo normal, que iba rápido, rápido porque anticipabas que pasaría algo crucial. Los latidos de tu corazón parecían los de un caballo al galope...Y así es como se dice:

  • El corazón me iba a mil.

Lidia le dice una expresión de total acuerdo con lo que dice el otro:

  • ¡Tú dirás!

Que es lo mismo que:

  • ¡Por supuesto!
  • ¡Claro que sí, es lógico!
  • ¡Lo entiendo perfectamente!

Pero cuando se dice coloquialmente, muy cortito y muy, muy expresivo, es:

  • ¡Tú dirás!

Y Ágata suelta la bomba:

  • ¡Y me besó!

Lidia quiere detalles:

  • A ver, a ver, a ver,...Te besó él a ti, ¿y tú?

Porque Ágata inicialmente no ha dicho “nos besamos”, sino “me besó”. Y por eso Lidia quiere precisiones.

Ágata dice:

- No, claro, yo también a él. Nos besamos...los dos.

Y es que tenemos que andarnos con cuidado con el verbo besar, porque depende de cómo lo digamos, se entenderá una cosa u otra. ¿Por qué? Porque es un verbo que se conjuga con pronombres átonos, pero no siempre. Vamos a aclararlo.

Entremos en materia, amigos.

¿Cómo usar el verbo besar y/o besarse correctamente?

El verbo besar puede ser transitivo, con objeto directo, y en ese caso se usa tal cual, sin pronombres que lo acompañen, como en estas frases:

  • Cuando llegaron al Vaticano, los peregrinos besaron la mano del Pontífice. Ellos besaron...¿qué? Necesitamos ese objeto directo: la mano del Pontífice.

O:

  • El caballero besó la mano de su dama, larga y cálidamente (besó la mano).

O:

  • La madre besó tiernamente a su bebé.

Pero el sentido de besar que estamos usando mayoritariamente en este episodio es el que implica 2 ó más personas, que son quienes ejecutan la acción de besarse, y la ejecutan:

  • entre sí
  • el uno al otro
  • mutuamente
  • recíprocamente

Y en este caso, este verbo besar (se), necesitado de un pronombre átono, pasa a llamarse:

  • VERBO RECÍPROCO

¿Por qué? Obvio: porque implica reciprocidad entre los sujetos de la acción, porque implica que ambos reciban la acción recíprocamente, el uno al otro, mutuamente, entre sí.

Es fundamental que recordéis esto para usar bien este verbo:

  • sujeto múltiple
  • uso de pronombres átonos (me, te, se, nos, os)
  • reciprocidad en la acción
  • la acción pasa entre sí, entre ellos
  • recíprocamente
  • mutuamente
  • el uno besa al otro (y el otro al uno)


Alguno de vosotros podría preguntarme: Mercedes, ¿es lo mismo que un verbo reflexivo? Nooooo. En el verbo reflexivo, el sujeto recibe la acción que él mismo ejecuta, como en:

  • Paco se ducha
  • María se peina
  • Lola se maquilla
  • Miguel se puso una venda en la herida (lo hizo él mismo a sí mismo)

Y con besar, en casos poco frecuentes, sería:

  • Miranda se besó en el espejo
  • Miranda besó su propia imagen en el espejo.

Pero aquí estamos hablando...¿de?

  • besarse
  • besarse dos o mas personas
  • besarse el uno al otro
  • besarse mutuamente
  • besarse entre sí

Ese es el sentido cuando usamos este verbo acompañado de pronombres, y lo usamos como verbo recíproco. Como en estos ejemplos:

  • Los enamorados se besaron durante minutos, sin darse cuenta de que todos los miraban.
  • A mi novio le gusta besarme en público (también valdría: a mi novio le gusta que nos besemos en público).
  • ¿Nos besamos? Me muero por hacerlo...(O: ¿Puedo besarte? Me muero por hacerlo...).
  • ¿Que te besó? Ooooh, cuéntame, cuéntame,...
  • La besé y ella me devolvió el beso largamente. Y entonces, nos besamos durante todo el baile.
  • ¿Que os besásteis en el cine? Pero si ni siquiera estáis saliendo juntos...
  • ¿La besó delante de su novio? ¿Y ella que hizo? ¡Uf! ¡Qué situación!
  • Ella intentó besarle, pero él echó la cabeza hacia atrás, rechazándola.
  • Las 10 parejas de novios que se casaban por San Valentín, se besaron ante las cámaras de televisión.
  • Me encanta besarte, eres maravillosa.
  • Me encanta que nos besemos, es tan erótico...
  • ¿Te gusta que te besen? Yo no lo soporto.

Etc. Etc.

Recordad todo esto para que utilicéis el verbo besar (se) correctamente como VERBO RECÍPROCO.

Por eso Ágata decía:

  • ¡Y me besó!

Dando por supuesto que él empezó a besarla, pero el beso fue correspondido y recíproco. Y al especificar Lidia:

-A ver, a ver, a ver,...te beso él a ti, ¿y tú?

Ágata dice:

  • No..., claro..., yo también a él. Nos besamos los dos.

Lidia no está satisfecha con esta explicación genérica y pregunta:

  • Ya, pero, ¿cómo?, ¿qué tipo de beso?

¿Por qué pregunta Lidia por el tipo de beso? ¿Tantos hay para tener que especificar? Pues sí, hay muchos tipos de beso. Y el asunto del beso es más complejo de lo que parece.

A ver, empecemos por definir qué es un beso. Un beso es un toque de los labios sobre algo o alguien, con o sin ruidito, con o sin chasquido. El chasquido se produce al juntarlo y separlos. Besar es tocar algo o a alguien con los labios. 

Un beso es un acto de comunicación corporal en el que presionamos algo (un objeto, la cara de la otra persona, sus labios, su piel,...)con nuestros propios labios, con un propósito generalmente afectivo.

Un beso puede ser tan solo un roce, un pequeño toque con los labios juntos y separándolos a continuación.

El beso es la acción de besar. Y ese es el verbo: besar y besarse.

Los besos están estrechamente vinculados a demostraciones de afecto: sea entre familiares, padres e hijos, hermanos, abuelos y nietos, etc. O entre amigos, o entre los miembros de una pareja. Los besos, pues, pueden estar vinculados a la amistad, al afecto, al cariño, al amor, al deseo, al enamoramiento o a la pasión.

Los besos los damos a personas que conocemos: a amigos, a familiares, a personas que queremos, deseamos, amamos, o de las que estamos enamorados.

Lo que está claro es que los besos son una de las formas más importantes que tenemos los humanos para expresar emociones y sentimientos ligados a:

  • amistad
  • afecto
  • cariño
  • deseo 
  • amor
  • pasión
  • erotismo

¿Y eso por qué? Porque nuestros instrumentos para besar son los labios y estos son la parte más erógena visible de nuestro cuerpo.

En el caso de una relación amorosa, por ejemplo, besar es una de las cosas más íntimas, sensuales y placenteras que puedes hacer con la otra persona.

Los labios son un foco muy potente de sensibilidad y placer. Están llenos de terminaciones nerviosas que estimulan determinadas áreas cerebrales ligadas al placer y que activan respuestas físicas relacionadas con el bienestar físico y psíquico. Cuando los labios besan, aparecen niveles diferentes de adrenalina y endorfinas que provocan , o pueden provocar, bienestar, excitación y placer.

Con todo este “utillaje”, podemos experimentar besos de todos los tipos y de todas las intensidades. Por eso Lidia necesita precisar qué tipo de beso le dio Richi a Ágata, o cómo se besaron, de qué forma.

Hay besos inocentes y tiernos, como los que le doy a mi bebé, a mi abuela, a mi hermanito, a mis hijos, etc. También los besos que les doy a mis amigas y amigos, o a gente que me cae bien cuando hace tiempo que no la veo. Esos besos suelen darse en la mejilla, en la frente, o en la boca, pero muy levemente.

En España solemos besar en la cara como señal de saludo: dos besos a ambos lados de la cara (en ambas mejillas), empezando siempre por nuestro lado derecho, y que a veces no llega ni a beso, sino que es un simple roce de las mejillas (chicos, memorizad esta palabra: mejilla, las mejillas, la parte blandita y abultadita de la cara, bajo los ojos y a ambos lados de la nariz).

  • Carlos y Paula se encontraron y se dieron dos besos.

El beso en la mejilla es un beso de amistad, o un beso afectuoso, o un beso cariñoso.

También hay que acostumbrarse a usar besar y dar un beso. Los besos siempre los damos.

  • El padre le dio un beso a su hija.
  • El niño le dio un beso a su madre.
  • Los nietos les dieron un beso a sus abuelos.


O besar, como ya hemos visto, como verbo recíproco:

  • Los amantes se besaron apasionadamente.
  • Los amantes se dieron un apasionado beso.

Pero hay otros besos más sofisticados porque se inscriben en una relación de amor, de pasión, de deseo, de erotismo, de sexualidad, etc. Y estos otros besos se dan en la boca. Este es el beso más frecuente entre los enamorados, los amantes, o los miembros de una pareja.

Pero hay que especificar más.

Este beso amoroso puede implicar:

  • Sólo los labios

O:

  • Los labios y la lengua

Por eso, en español, cuando oigáis hablar del beso de amor lo oiréis como un beso en la boca, pero...pero, pero, pero...el matiz es:

  • ¿con lengua o sin lengua?

Por ejemplo, el beso de los miembros de una pareja puede ser un beso en los labios, sin abrir la boca: acercan sus labios mutuamente y contactan. Suele ser un beso rápido, suele ser con la boca cerrada, un beso cortito y leve, rápido, repetimos, con un contacto fugaz de los labios.

A este tipo de beso se le llama habitualmente:

  • pico

o:

  • piquito

A la boca de una persona se le llama coloquialmente “pico”. Oiremos :

  • Cierra el pico

Para decir:

  • Cállate
  • Guarda silencio
  • No hables

O:

  • Habla muy bien, tiene un pico de oro.

O:

- Tratándose de gánsters, más le vale tener el pico cerrado.

Etc.

Y de ahí ese coloquialismo trasladado al beso leve, fugaz, seco y rápido que se practica muy habitualmente, y que se dice así:

  • darse un pico
  • darse un piquito


Aunque también es cierto que algunos tipos de amigos pueden darse un piquito para saludarse. Depende.

Y entramos ya en otro asunto, en zona erótica, en el terreno de los besos apasionados..., los clásico besos en la boca, y en este caso, con lengua.

El beso clásico en la boca suele llamarse:

  • beso francés (french kiss)
  • beso en la boca

En este beso hay intercambio de labios e intercambio de lenguas. Es un juego de labios y lenguas entre 2 personas que quieren unirse mediante el beso.

¿En qué tipo de relaciones se produce el beso francés? Pues entre novios, enamorados, parejas sexuales, parejas amorosas, o entre dos personas que se desean y dan un primer paso en el contacto íntimo: el beso en la boca.

Este no es un beso fugaz, como el de la mejilla o como el piquito. Este es un beso largo, pausado, que se recrea en sí mismo; es un beso que puede ser romántico, sensual, erótico, y que habitualmente tiene connotaciones sexuales.

Por ello tenemos que conocer cómo se llaman las emociones, sensaciones y sentimientos que acompañan a estos besos. Hay:

  • pasión (son besos apasionados)
  • deseo (están llenos de deseo)
  • sensualidad (son besos sensuales)
  • emoción (son besos emotivos)
  • puede haber romanticismo (son besos románticos)
  • puede haber erotismo (son besos eróticos)
  • puede haber una respuesta sexual (son besos sexuales)

Este beso clásico, el beso francés, el beso de película, es el beso más famoso, el beso en la boca, el que se asocia al erotismo, a la intimidad y a la pasión. Es un beso húmedo, erótico, lleno de placer (si el partenaire es el adecuado, ja ja ja...).

También hay el llamado beso tipo Hollywood, en el que uno inclina al otro hacia atrás y le besa en la boca. Es el típico beso de película de los sesenta, que evitaban filmar el detalle de las bocas. 

Me ha hecho bastante gracia el nombre de uno de los besos que están en todas las clasificaciones: el beso succionador. Si tenemos en cuenta que succionar es chupar, lamer, sorber, absorber, aspirar o extraer algo (o algún jugo) con los labios, podemos imaginar qué tipo de beso es. Un beso succionador se produce cuando uno/a toma el labio inferior del otro/a y lo atrae hacia la propia boca, succionándolo, chupándolo.

Para que memoricéis este verbo (succionar) podemos tomar unos ejemplos muy claros:

  • el elefante succiona el agua con su trompa
  • el niño succiona el batido de vainilla con la cañita
  • el bebé succiona la leche del pecho de su madre
  • tú chupas o succionas un helado, o un polo

Etc.

Hay quien habla del beso apasionado, como una mezcla entre el beso francés y el beso con mordisco. Los amantes se besan en la boca, creando un juego erótico con los labios y las lenguas, y mordisqueando suave y eróticamente los labios del otro. Son besos muy sensuales y apasionados.

Palabras que hay que aprender:

  • mordisquear: morder algo levemente, con poca fuerza, de forma repetida

Mordisquear es un derivado del verbo morder, pero se usa en situaciones diferentes. Por ejemplo:

  • estás nervioso y mordisqueas tu bolígrafo
  • no tienes hambre y mordisqueas una galleta con desgana

A ver..., si le haces sangre en el labio a tu partenaire, eres un poco psicópata...ja ja ja. O sea, mordisquear con arte, suavemente, para producir placer, no daño.

Existe también el llamado beso explorador, que como su propio nombre indica -ja ja ja...- es el beso que explora al otro. Uno besa al otro en los párpados, en las orejas, en el cuello, en la boca...Y en tantas zonas posibles como los amantes negocien...

Un inciso: estoy corriendo un gran riesgo con este podcast, bueno, yo no, el email de Spanishpodcast que, después, se nos llena de mensajes desagradables o directamente impresentables, algunos.

Pero es que si estamos sujetos a este tipo de gente rara que hay en el mundo, no podríamos hablar de nada en este terreno porque las pornowebs están siempre al acecho y amenazan con bombardearte en cuento detectan una palabra que les parece...no sé...subidita.

Mirad, sólo como ejemplo, hay una entrada en nuestro Blog, que trata del típico chocolate con churros madrileño. Bueno, pues ha recibido más de 200 mensajes alucinantes sobre el tema. Imaginaos, eso con unos “inocentes” churros con chocolate, en los que -por mucho que pienso- no logro encontrar la conexión con algo sexual.

Pero en fin, el mundo está lleno de perspectivas diferentes, aunque a veces nos resulten incomprensibles.

Pero como este podcast habla de besos y formas de besar, correremos el riesgo...

Hay muchas más clasificaciones, pero, como siempre, esto se alargaría demasiado.

Lo importante, de momento, es que os fijéis en cómo usamos términos que denotan que ambos partenaires están actuando a la vez, sincronizadamente, y que por eso decimos:

  • los amantes se besan

Para indicar que:

  • se besan entre sí
  • se besan mutuamente 
  • se besan entre ellos
  • se besan el uno al otro

Y se da sincronía, simultaneidad y reciprocidad.

Por eso, y volviendo al diálogo de Ágata y Lidia, cuando la segunda ha preguntado:

  • ¿Qué tipo de beso?

La primera ha contestado:

  • Pues en la boca

Ágata cree que ha dicho la palabra clave: en la boca. Así se dice siempre, con la preposición en: en la boca. Es decir, no en la cara, no un inocente beso en la mejilla, no un tierno beso en la frente, no, no, nada de eso...Ha sido un beso en la boca.

Pero Lidia sabe que hay besos en la boca y besos en la boca, y quiere saber más detalles, necesita más concreciones.

  • Pero..., ¿fue un beso con lengua?

¡Eeeequiliquá! Ahí, ahí está la concreción, la precisión: labios contra labios, o bocas contra bocas, es decir, besos en los que interviene la lengua, y que aquí se llaman, de manera familiar y cuando hay que precisar: besos con lengua (aquí la preposición es “con”, besos con lengua).

Y Ágata le dice:

  • ¡Hala tía!

Como diciendo:

  • No te pases
  • No corras tanto
  • No exageres

Todo eso, en un:

  • ¡Hala, tía!

Y Lidia, que no se corta un pelo, le replica:

  • ¿Cómo que hala tía?

Como diciendo: mi pregunta es normal, hay que especificar...

Y Ágata dice:

  • Fue un beso en los labios, un pico. Pero largo y guay, y repetimos varias veces. Me encantó. Tuve sensaciones muy locas por todo el cuerpo.

Esa es la definición del primer beso de Ágata con Richi: un beso en los labios, un pico, un piquito, que ahora ya sabemos perfectamente qué es porque lo hemos explicado hace un momento.

Pero dice que no fue un piquito breve, fugaz y rapidito, ¡no, qué va! Fue:

  • Largo y guay, y varias veces.

Chicos, no es lo mismo, esto es un pico con premio...ja ja ja..., de más calidad, y de mejores sensaciones:

  • largo
  • guay (fantástico)
  • y varias veces

Y cuando el piquito es largo, genial y se va repitiendo, la experiencia erótica es mejor que la de un breve y fugaz piquito sin más.

Y añade:

  • Me encantó

Es decir, el beso me encantó, besarnos me encantó, la experiencia me encantó, la situación me encantó.

Y además:

  • Tuve sensaciones muy locas por todo el cuerpo.

Claro, amigos, ¿quién no recuerda esas oleadas de sangre que convertían nuestro cuerpo en un volcán cuando éramos adolescentes? ¿Quién no recuerda el ejército de mariposas en nuestro estómago que acompañó nuestro primer beso? Todos lo recordamos. Y eso son sensaciones fuertes, locas, sensaciones placenteras y apasionadas que disparan tu adrenalina y te hacen vivir momentos inolvidables.

Lidia quería más tema, pero sentencia con neutralidad:

  • Bueno, fue un primer paso.

Y Ágata le confirma:

  • Pues eso he dicho...Luego vino su hermano y ya nos pusimos de cháchara y tal...¿no? Pero cada vez que me acuerdo es como...yo qué sé...Como un volcán por dentro. Tía, ¡qué fuerte, qué pasada!

Está claro que la experiencia ha sido memorable para Ágata y que la huella va a ser intensa y duradera.

Lidia promete, en tono jocoso:

  • La próxima vez, morreo completo: un beso de película, ja ja ja...

¿Morreo? ¿Qué es eso de “morreo”? Pues mirad, la forma coloquial-vulgar para referirse al hecho de besarse. “Morro” es el hocico de los animales y una forma coloquial y vulgar de denominar la boca humana. Se dice de alguien que “tiene mucho morro” para decir que tiene mucha cara dura. Y morreo se derivaría de morro, y es la forma de besarse insistentemente y explícitamente.

Las formas coloquiales-vulgares de aludir al hecho de besarse serían:

  • morrearse
  • darse un morreo
  • comerse la boca

Y:

  • darse un beso de tornillo

La verdad es que las tres expresiones son muy divertidas y se dicen mucho. 

Pues eso, Lidia, adolescente, con su lenguaje propio, le dice a su amiga en plan coloquial que la próxima vez habrá morreo, o sea, un beso de película...



Escuchémoslas ahora de nuevo, con un habla de ritmo más normalizado, e intentemos comprender el diálogo con todo lo que ahora sabemos de él:


 Ágata:¡Uf! Aún no me creo lo que pasó anoche.

Lidia:Pero ¿qué pasó? ¡Larga de una vez!

Ágata:Pues que...bueno...que Richi y yo dimos un paso más.

Lidia:¿Un paso adelante o un paso atrás?

Ágata:A ver..., te explico. Fuimos a la fiesta que daba su hermano. Lo típico, nos privamos unas birras y estuvimos bailando.

Lidia:Vale, hasta aquí, normal.

Ágata:Ya. El caso es que salimos al jardín y hablando, hablando..., se nos hizo de noche.

Lidia:Y salió la luna...¡qué romántico!

Ágata:¡Que no, tía, nada de luna! Pero...nos estábamos mirando y...y...Richi me atrajo hacia sí.

Lidia:¡Toma! ¿Para besarte?

Ágata:Sí. Pero es que yo..., o sea..., quiero decir que..., bueno..., que iba a ser mi primer beso.

Lidia:Claro, como yo, ni idea...

Ágata:El corazón me iba a mil.

Lidia:¡Tú dirás!

Ágata:¡Y me besó! 

Lidia:A ver, a ver, a ver...Te besó él a ti. ¿Y tú?

Ágata:No, claro, yo también a él. Nos besamos...los dos.

Lidia:Ya, pero ¿cómo? ¿Qué tipo de beso?

Ágata:Pues en la boca.

Lidia:Ya, pero...¿fue un beso con lengua?

Ágata:¡Hala, tía!

Lidia:¿Cómo que hala tía?

Ágata:Fue un beso en los labios, un pico. Pero muy largo y muy guay. Y luego repetimos varias veces. Me encantó. Tuve sensaciones muy locas por todo el cuerpo.

Lidia:Bueno, fue un primer paso.

Ágata:Pues eso he dicho..Luego vino su hermano y ya nos pusimos de cháchara y tal, ¿no? Pero cada vez que me acuerdo, es como...yo qué sé...como un volcán por dentro. Tía, ¡Qué fuerte! ¡qué pasada!

Lidia:La próxima vez, morreo completo, beso de película, ja ja ja.


Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donation) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar..

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos. Julio de 2017.

********************************************





 

 © Spanishpodcast, 2007-2017