Lola y Miguel salen juntos otra vez (verbos recíprocos)





Lola y Miguel salen juntos otra vez

(Verbos recíprocos)


Hello dear friends and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 240th episode: Lola y Miguel salen juntos otra vez (verbos recíprocos), we are going to attend the dialogue between Adriana and Lola, the protagonists of our last episode. Lola and Miguel met after  the telephone call. Now Lola come back to home and she explains the meeting to Adriana.



Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 240: Lola y Miguel salen juntos otra vez (verbos recíprocos), vamos a escuchar el diálogo entre Adriana y Lola, las protagonistas de nuestro último episodio. Lola y Miguel han vuelto a encontrarse y han hablado mucho, después de la última llamada telefónica. Lola vuelve a casa y le explica a Adriana lo que ha pasado en este encuentro.


Episodio número 240: Lola y Miguel salen juntos otra vez (verbos recíprocos). Interesante, ¿verdad, chicos?, interesante el giro que está tomando esta situación.  Conozcamos los detalles. Vamos, entremos en materia. 





Lola:Hola, Adriana.

Adriana:Hola, ¿qué tal? ¿Cómo ha ido? Cuenta, cuenta...

Lola:Huy, no sé por dónde empezar.

Adriana:Me da igual, pero empieza, que estoy en ascuas.

Lola:Nos hemos encontrado en nuestra cafetería favorita. Nos hemos dado dos besos -en la cara, claro- y nos hemos mirado unos segundos.

Adriana:¿Y?

Lola:Pues...hemos empezado a hablar de lo que nos pasó, de por qué nos enfadamos, de por qué lo dejamos.

Adriana:¿Y habéis encontrado respuestas?

Lola:Sí, ha salido el tema de la necesidad de respetarnos más mutuamente en relación al espacio propio de cada uno, y respetar el tener tiempo propio personal. Hemos hablado de confiar más el uno en el otro y también de hablar más de los temas de pareja...En fin...

Adriana:¿Y os ponéis de acuerdo en la valoración?

Lola:La verdad es que sí. Además, según íbamos hablando, nos íbamos cogiendo las manos, mirándonos, nos íbamos acariciando, hasta que...

Adriana:¿Hasta que...qué?

Lola:Pues que nos hemos besado otra vez y hemos subido al cielo a dúo.

Adriana:Así que...volvéis a salir juntos.

Lola:Sí. Hemos quedado los dos en hablar con nuestras respectivas parejas. Nos veremos de nuevo cuando estemos libres los dos.

Adriana:Bueno, estarás contenta. Era lo que querías.

Lola:Sí, pero no quería hacerle daño a Luis, porque es muy buen tío.

Adriana:Sí, y os entendíais muy bien.

Lola:Sí, en todo, menos en el sexo.

Adriana:No os pelearéis, ya lo verás. Si se lo explicas bien, con tacto, lo entenderá.

Lola:Se lo explicaré bien, tendré mucho tacto, pero el hecho es que nos despediremos y nos separaremos para siempre. 

Adriana:Mira el lado bueno. Continuar como estábais, hubiera sido insoportable.

Lola:.


Queridas amigas y queridos amigos, seguro que al final del anterior episodio, cuando Lola se puso al teléfono para hablar con Miguel, creísteis que ya no sabríais nada más de esta pareja.

Pero sí que sabremos algo más. Sabremos que Lola y Miguel se han visto después de esta llamada, y que han estado hablando largo y tendido...Y sabremos también de qué han hablado, puesto que Lola se lo explica todo a Adriana en este episodio.

Cuando Lola vuelve a casa, saluda a su amiga, y ésta le pregunta inmediatamente por la cita.

  • Hola ¿qué tal?, ¿cómo ha ido? Cuenta...cuenta...

Cuando repetimos el:

  • cuenta...cuenta...

De alguna manera expresamos una cierta urgencia, o una cierta impaciencia, para que el otro nos explique algo.

Lola aún no ha tenido ni tiempo de pensar en ello:

  • ¡Uf! No sé por dónde empezar.

Y Adriana expresa su impaciencia de esta manera:

  • Me da igual, pero empieza, que estoy en ascuas. 

No olvidéis esta frase hecha para expresar una gran impaciencia: estar en ascuas. Por ejemplo:

  • Desde que me has llamado, no hago más que pensar en lo que has dicho. Venga, explícate, dame detalles, estoy en ascuas.
  • ¡Uf! Estoy deseando saber cómo acaba este episodio de Juego de Tronos. Estoy en ascuas por conocer el desenlace final.

Lola empieza a contarle lo que ha pasado:

  • Nos hemos encontrado en nuestra cafetería favorita. Nos hemos dado dos besos -en la cara, claro- y nos hemos mirado unos segundos.

Estamos de suerte, chicos. Estas primeras frases de Lola nos vienen que ni peripintadas para trabajar más los verbos (pronominales) recíprocos. Y resulta que aquí hay tres ejemplos:

  • Nos hemos encontrado (encontrarse)
  • Nos hemos dado dos besos (darse besos)
  • Nos hemos mirado (mirarse)

Con las mismas características que ya repasamos a raíz de estudiar el verbo: 

  • besarse

Y:

  • darse besos

A saber:

  • Son verbos transitivos
  • Van en oraciones con sujeto múltiple (2 ó más personas, animales o cosas). En este caso: Miguel y yo.
  • Son oraciones en las que uno ejerce una acción sobre el otro, al mismo tiempo que la recibe de él.
  • Es decir: oraciones en las que una acción es realizada y recibida mutuamente por los sujetos.
  • Es decir: Los sujetos se corresponden mutuamente.
  • Son verbos que se usan siempre en plural.
  • Son verbos que requieren un pronombre auxiliar:
  • nos (para la primera persona del plural)
  • os (para la segunda persona del plural)
  • se (para la tercera persona del plural)
  • Si el contexto lo requiere, se puede añadir oralmente, por escrito o mentalmente expresiones como:
  • el uno al otro (mirarse el uno al otro) (los unos a los otros en pl.)
  • el uno del otro (alejarse el uno del otro)(los unos de los otros “  “)
  • el uno con el otro (Nos fundimos en un abrazo el uno con el otro)
  • ambos
  • mutuamente
  • recíprocamente
  • entre sí
  • los dos

Para así reforzar el matiz de reciprocidad y sacarnos de cualquier duda (por ejemplo, si es un verbo reflexivo o recíproco).

En esos tres verbos que ha usado Lola, se dan, se cumplen estas reglas gramaticales, por lo que sabemos que estos verbos son recíprocos.

  • Nos hemos encontrado (Miguel y yo, al mismo tiempo, ambos, el uno con el otro)
  • Nos hemos dado dos besos (recíprocamente, el uno al otro, nos hemos besado al mismo tiempo)
  • Nos hemos mirado unos segundos (el uno al otro, ambos a la vez, mutuamente)

Bien. Pues, Adriana quiere que Lola se lo cuente todo más rapidito.Por eso dice:

  • ¿Y?

Y Lola continúa:

  • Pues hemos empezado a hablar de lo que nos pasó, de por qué nos enfadamos y de por qué lo dejamos.

Enfadarse también es uno de los verbos recíprocos más típicos, ya que:

  • dos se enfadan
  • se enfadan el uno con el otro
  • ambos se enfadan recíprocamente
  • ambos se enfadan a un tiempo (en este caso)
  • se enfadan entre sí

Supongamos que oímos esta frase:

  • los dos amigos se enfadaron

Si el contexto no era muy claro, nos preguntaríamos:

  • ¿Se enfadaron con alguien?
  • ¿Se enfadaron consigo mismos? (por ejemplo, por haberse gastado el sueldo jugando en el casino)
  • ¿Se enfadaron el uno con el otro?

Si tuviéramos la duda, podríamos preguntar:

  • ¿Se enfadaron entre ellos?
  • ¿Se enfadaron el uno con el otro?
  • ¿Se enfadaron entre sí?

Y el interlocutor nos sacaría de dudas.

Y “empezamos a hablar de lo que nos pasó”, se comporta aquí (lo que nos pasó) como recíproco, como muchos otros verbos que, sin serlo, pueden comportarse como tal.

Adriana pregunta:

  • ¿Y habéis encontrado respuestas?

Y Lola dice:

  • Sí, ha salido el tema de la necesidad de respetarnos más mutuamente en relación al espacio propio de cada uno, y respetar el tener  tiempo propio personal. Hemos hablado de confiar más el uno en el otro y también de hablar más de los temas de pareja...En fin...

Otro de los verbos típicamente recíprocos:

  • respetarse
  • entre sí
  • el uno al otro mutuamente

Por ejemplo:

  • A raíz de la herencia familiar, los hermanos no se respetan en absoluto. Han iniciado una guerra total por la herencia. Se intercambian insultos constantemente.

Respetarse, tenerse respeto mutuo, tenerse consideración el uno al otro, cuidarse bien entre sí, tener muy en cuenta los gustos y opiniones del otro. 

Y también encontraremos muchos otros verbos del tipo:

  • intercambiar (se intercambian insultos constantemente; o: mi amigo y yo nos hemos intercambiado muchos cromos de Dragon Ball)
  • intercomunicar (todos los pisos de la empresa se intercomunican mediante teléfonos en todas las plantas)
  • interactuar (los dos bebés interactúan entre sí de una forma muy divertida)
  • interrelacionarse (este nuevo compañero es muy solitario y tímido; no se interrelaciona con nadie en la oficina)
  • entrecruzar (los dos vaqueros entrecruzaron sus miradas, desenfundaron el revólver y dispararon)

Y sin ser verbos recíprocos propiamente dichos, se comportan, sin embargo, como tales, ya que el prefijo “inter” les confiere un valor recíproco a muchos de estos verbos, tanto transitivos como intransitivos.

Y Lola dice:

  • Ha salido el tema de la necesidad de respetarnos más mutuamente en relación al espacio propio de cada uno.

Es decir, respetarse el uno al otro en general, y respetarse mutuamente en lo concerniente al espacio propio de cada uno, a su esfera más individual y personal.

Y para que veáis cómo el mismo verbo deja de ser recíproco, veremos ahora cómo cambia y cómo Lola usa el mismo verbo, pero ya no como recíproco, sino como el verbo respetar + un complemento directo:

  • Y respetar el tener tiempo propio personal.

Cada uno por su lado respeta su propio tiempo personal.

Y:

  • Confiar más el uno en el otro (comportándose aquí confiar como recíproco, enfatizado además este valor por la expresión “el uno en el otro”).
  • Y:
  • Hablar más de temas de pareja.

En fin, Lola y Miguel han echado la vista atrás y han visto que:

  • No se respetaban suficientemente, sobre todo en temas de espacio y tiempo personales.
  • Faltaba confianza recíproca.
  • No hablaban suficientemente de temas de pareja.

Y ese es el tema que ha salido en la conversación y del que han podido hablar profunda y calmadamente ambos.

Adriana pregunta:

  • ¿Y os ponéis de acuerdo en la valoración?

Otro verbo recíproco:

  • ponerse de acuerdo
  • ponerse de acuerdo ambos
  • ponerse de acuerdo mutuamente
  • ponerse de acuerdo el uno con el otro
  • ponerse de acuerdo sincrónicamente

Bien...yo creo que...ahora es el momento de conocer los veintitantos (unos 25, creo) verbos recíprocos más usados y conocidos por los nativos españoles. Son:

  • Abrazarse

Ej.: Después de la reconciliación, se abrazaron cariñosamente.

  • Acariciarse

Ej.:Los novios se acariciaban amorosamente, sin darse cuenta de que todos les miraban.

  • Amarse

Por ej.: Romeo y Julieta se amaban. O: Carmen, se nota que David y tú os amáis profundamente.

  • Besarse

Ej.: Jorge y Cira se estaban besando en el parque.

  • Darse la mano

Por ej.: Todos los firmantes del contrato se dieron la mano al finalizar el trato. 

  • Decirse (de todo, insultarse)

Ej.: Cuando discutieron por la herencia, los hermanos se dijeron de todo. Y no han vuelto a hablarse. O: Cuando se quedaron solos, pudieron al fin decirse todo lo que habían callado ante los invitados.

  • Desearse (algo)

Ej.: El jefe y los empleados siempre se desean felices fiestas por Navidad. O: Ambos se desearon suerte al despedirse.

  • Despedirse

Ej.: Álvaro y Mónica se despidieron tras un verano de amor, prometiéndose amor eterno. O: Se despidieron con lágrimas en los ojos.

  • Enfadarse

Ej.: Julia y su hermana se enfadan constantemente.

  • Escribirse

Ej.: Los enamorados se escribieron cartas de amor durante todo el verano. O: El grupo de baile se escriben whatssaps constantemente (entre ellos).

  • Entenderse (bien, mal, a las mil maravillas...)

Ej.: Mi nueva compañera de oficina y yo nos entendemos a las mil maravillas. O: Nunca me he entendido bien con muy suegra; es muy autoritaria.

  • Gritarse

Ej.: Los dos vecinos se insultaron y se gritaron hasta que alguien los separó.

  • Golpearse

Ej.: Mario y Luis se golpeaban con una agresividad feroz.

  • Insultarse

Ej.: Los candidatos políticos se insultan con mucho odio durante la campaña.

  • Llamarse

Ej.: Mi hijo y su chica se llaman siete u ocho veces al día.

  • Mirarse

Ej.: Bruno y Pat se miraron y nació el amor a primera vista. O: Diego y yo nos miramos y supimos que ya nunca nos separaríamos.

  • Pelearse

Ej.: Pedro y Antonio siempre se están peleando...Pedro, Antonio, por favor, no os peleéis más...

  • Presentarse

Ej.: Un amigo común nos presentó y así nos conocimos.

- Quererse

Ej.: Ricardo y su hermano se quieren mucho; ambos tienen muy buena relación. O: ¿En tu familia os queréis mucho, verdad?

  • Respetarse

Ej.: Los vecinos de este edificio nos respetamos mucho (entre nosotros), con el fin de tener una buena convivencia.

  • Saludarse

Ej.: Sergio y yo no nos conocemos mucho, pero nos saludamos cuando nos encontramos por la calle. O: ¿Por qué no os saludáis, si sois amigos? ¿Estáis enfadados?

  • Tutearse

Ej.: En el trabajo todos nos tuteamos. Sólo le hablamos de usted al jefe.

  • Telefonearse

Ej.: Mi hijo está en una universidad europea, pero nos telefoneamos una o dos veces por semana.

  • Intercambiarse

Ej.: Cuando nos despedimos, intercambiamos nuestros números de teléfono.

Recordad que hay que fijarse en el pronombre referido (nos, os, se)dependiendo de la persona del verbo requerida por la frase.

Adriana le había preguntado a Lola si Miguel y ella se habían puesto de acuerdo en la valoración de su pasada relación. A lo que Lola responde:

- La verdad es que sí. Además, según íbamos hablando, nos íbamos cogiendo las manos, mirándonos, nos íbamos acariciando, hasta que...

Sí, Miguel y Lola no sólo estaban de acuerdo en la valoración de lo que había deteriorado su relación, sino que además iban recuperando deprisa sus gestos de amor: entrelazar sus manos (nos íbamos cogiendo las manos), mirarse, acariciarse...Todos los verbos recíprocos que ahora ya conocemos y sabemos usar.

Lola estaba explicando ese proceso de acercamiento emocional y físico que se había producido entre Miguel y ella, y así lo explicaba:

- La verdad es que sí. Además, según íbamos hablando, nos íbamos cogiendo las manos, mirándonos, nos íbamos acariciando, hasta que...

Este “hasta que...”, que lo deja todo en el aire, hace que Adriana explote:

  • ¿Hasta que...qué?

Primer que: conjunción (no acentuado)

Segundo qué: interrogativo, acentuado

Y Lola dice:

  • Pues que nos hemos besado otra vez y hemos subido al cielo a dúo.

Pero ¿habéis visto? Esta chica está coladita, coladita por Miguel. Hay química entre ellos. Y en cuestiones de besos, funcionan, hasta el punto de subir al cielo a dúo, es decir, los dos al mismo tiempo.

Adriana cree que la conclusión es clara:

  • Así que..., volvéis a salir juntos.

Y Lola dice que sí, aunque Miguel y ella volverán a encontrarse sólo cuando ambos hayan hablado con sus respectivas parejas, con el fin de explicarles la nueva situación y romper el compromiso. Una vez libres, reiniciarán de nuevo su relación.

  • Sí. Hemos quedado los dos en hablar con nuestras respectivas parejas. Nos veremos de nuevo cuando estemos libres los dos.

Adriana se alegra por su amiga, por eso le dice:

  • Bueno, estarás contenta. Era lo que querías.

Y Lola está de acuerdo, aunque la idea de romper con Luis le resulta ingrata:

  • Sí, pero no quería hacerle daño a Luis, porque es muy buen tío.

Adriana añade:

  • Sí, y os entendíais bien.

Entenderse bien, típico verbo recíproco muy, muy usado en el lenguaje común diario de los nativos españoles, para expresar que hay una buena relación mutua entre dos o más personas, que hay buen rollo entre ellas, que suelen estar de acuerdo en muchas cosas y que tienen puntos de vista coincidentes en muchos asuntos. Ejemplos:

  • ¡Qué pena que Rodrigo deje el trabajo! Todos, en el equipo, nos entendíamos fenomenal y él era un referente importante.
  • Pedro y María se separan. Discuten mucho, no se entienden. Mejor dejarlo.
  • María y tú os entendéis bien, ¿verdad? Me alegro, porque compartiréis mesa de trabajo unos cuantos meses más.

Lola cree que Adriana no ha terminado de entender la importancia vital de no entenderse en las relaciones amorosas. Por eso le aclara:

  • Sí (sí, es cierto, nos entendíamos bien)
  • Sí, en todo, menos en el sexo.

Adriana la anima:

- No os pelearéis, ya lo verás. Si se lo explicas bien, con tacto, lo entenderá.

“No os pelearéis”, pelearse, otro verbo recíproco muy usado. Pelearse entre dos, entre varios: reñir, discutir violentamente, enfrentarse, enfadarse mucho, enemistarse.

Por ejemplo:

  • Mi marido y yo siempre nos peleamos por el programa de televisión. Él prefiere los deportes; yo, las películas.

O:

  • Eran amigos íntimos. Pero se enamoraron de la misma chica y se pelearon violentamente por ella. Y aún no se han reconciliado.

Adriana cree que si Lola le explica bien las cosas a Luis, con tacto, él lo entenderá. “Con tacto”..., hacer algo con tacto (dos palabras, con + tacto) es hacerlo con delicadeza, con habilidad, evitando los aspectos rudos o conflictivos. Hacer o decir algo con tacto es practicar la diplomacia, la cautela y la discreción.

Lola sabe, no obstante, que no todo depende de una buena explicación. Y sabe también que tener tacto ayuda, pero no elimina el golpe.

  • Se lo explicaré bien, tendré mucho tacto, pero el hecho es que nos despediremos y nos separaremos para siempre.
  • Nos despediremos (despedirse)

Y:

  • Nos separaremos  (separarse)

Dos verbos recíprocos conocidos, usados, comunes y que tenéis que aprender a usar por su frecuencia en las conversaciones.

Y Adriana añade:

- Mira el lado bueno. Continuar como estábais, hubiera sido insoportable.

Así son las cosas, así es la vida, una dulce y otra amarga, una de alegría y otra de cierta pena..., siempre haciendo equilibrios entre lo feliz y lo desafortunado, entre el deseo y la conveniencia. Humanos que somos, sujetos a contradicciones.

Escuchémoslas de nuevo:

Lola:Hola, Adriana.

Adriana:Hola, ¿qué tal? ¿Cómo ha ido? Cuenta, cuenta...

Lola:Huy, no sé por dónde empezar.

Adriana:Me da igual, pero empieza, que estoy en ascuas.

Lola:Nos hemos encontrado en nuestra cafetería favorita. Nos hemos dado dos besos -en la cara, claro- y nos hemos mirado unos segundos.

Adriana:¿Y?

Lola:Pues...hemos empezado a hablar de lo que nos pasó, de por qué nos enfadamos, de por qué lo dejamos.

Adriana:¿Y habéis encontrado respuestas?

Lola:Sí, ha salido el tema de la necesidad de respetarnos más mutuamente en relación al espacio propio de cada uno, y respetar el tener tiempo propio personal. Hemos hablado de confiar más el uno en el otro y también de hablar más de los temas de pareja...En fin...

Adriana:¿Y os ponéis de acuerdo en la valoración?

Lola:La verdad es que sí. Además, según íbamos hablando, nos íbamos cogiendo las manos, mirándonos, nos íbamos acariciando, hasta que...

Adriana:¿Hasta que...qué?

Lola:Pues que nos hemos besado otra vez y hemos subido al cielo a dúo.

Adriana:Así que...volvéis a salir juntos.

Lola:Sí. Hemos quedado los dos en hablar con nuestras respectivas parejas. Nos veremos de nuevo cuando estemos libres los dos.

Adriana:Bueno, estarás contenta. Era lo que querías.

Lola:Sí, pero no quería hacerle daño a Luis, porque es muy buen tío.

Adriana:Sí, y os entendíais muy bien.

Lola:Sí, en todo, menos en el sexo.

Adriana:No os pelearéis, ya lo verás. Si se lo explicas bien, con tacto, lo entenderá.

Lola:Se lo explicaré bien, tendré mucho tacto, pero el hecho es que nos despediremos y nos separaremos para siempre. 

Adriana:Mira el lado bueno. Continuar como estábais, hubiera sido insoportable.

Lola:.

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donation) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar..

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos. Agosto de 2017

************************* 



 © Spanishpodcast, 2007-2017