Tal vez sean los dientes





Tal vez sean los dientes

(Fórmulas para expresar dudas, hipótesis, 

probabilidades o posibilidades.

Oraciones independientes.

Subjuntivo 3)


Hello, dear friends, and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. With our 244th episode: Maybe it´s the teeth, we continue today reviewing the formulas we use in Spanish to express doubts, hesitations, and probabilities, included into the independent sentences with subjunctive or with indicative mode in function of the lightness or intensity degree. This degree marks the indicative or subjunctive use. To review this topic we are attending to the family conversation between parents and their children, who have been awakened by the baby´s cry in the middle of the night.


Hola, queridos amigos y queridas amigas, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. Con nuestro episodio nº 244 Tal vez sean los dientes, continuamos hoy repasando las fórmulas que usamos en español para expresar dudas y probabilidades, estructuradas en oraciones independientes  cuyo verbo va en subjuntivo, y a veces en indicativo. Aprenderemos a diferenciarlo. Para ello estaremos presentes en la conversación entre unos padres y sus hijos, a quienes los lloros del bebé del piso de arriba, han despertado. Todos hacen hipótesis para intentar comprender la situación.



Episodio nº 244: Tal vez sean los dientes. Venga, amigos, vamos a aprenderlo bien todo lo referente a este tema, vamos a repasarlo de forma clara y didáctica, y vamos a incorporarlo a nuestro español con seguridad y fluidez. Venga, ánimo, y vamos a ello.


Bruno y Patricia están durmiendo. De pronto, su hijo Alex (de 9 años) y su hija Alba (de 12) llaman a la puerta de su dormitorio para quejarse de algo. Patricia, la madre, se despierta un poco asustada porque no sabe qué pasa.


Patricia (madre):Venga, pasad. ¿Se puede saber qué pasa? ¿Sabéis qué hora es?

Alba (hija):Sí, mamá, las tres de la madrugada.

Bruno (padre):¿Qué ocurre? ¿Qué es este jaleo?

Alex (hijo):El bebé del piso de arriba lleva una hora llorando y nos ha despertado.

Patricia:Aaah…es eso…Bueno, los bebés suelen llorar por causas diversas.

Alba:Sí, mamá, pero es que no para…Es insoportable.

Bruno:Tal vez sean los dientes. Tal vez le están saliendo los dientes.

Patricia:O tal vez se haya asustado por algo.

Alba:Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Patricia:Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Bruno:Probablemente son los dientes. Y posiblemente se sienta muy molesto.

Alex:Quizás llora por hambre. A lo mejor tiene hambre.

Patricia:Seguro que no tiene hambre. Su mamá sabe su ritmo de comidas. Y ya le habría dado el biberón.

Alba:Igual los papás no se han despertado. Llámales por teléfono, mamá. Seguro que te lo agradecen. Lo mismo no le oyen llorar.

Patricia:Mira, hija, seguro que le han oído y le oyen, pero a veces no es tan fácil calmar a un bebé.

Alex:Puede que tenga miedo.

Bruno:Quizá lo tenga, pero si está con sus papás, no creo que sea esa la causa. Seguramente esté a punto de dormirse.

Patricia:Puede ser que esté agotado de llorar y se duerma en un plis plas.

Alex:¡Eeeeeh! ¡Ha parado! No puedo creerlo. Me voy volando a mi habitación, que estoy muerto de sueño.

Alba:Quizá vuelva a llorar, pero espero que no. Mañana tengo examen y necesito descansar.

Patricia:Probablemente el bebé se ha calmado y es probable que duerma toda la noche de un tirón.

Bruno:Tal vez haya suerte y podamos dormir todos. Buenas noches, hija.


Así es, amigos, estos chavales, Alba y Alex, se han despertado en plena madrugada a causa de los constantes lloros del bebé del piso de arriba, que lleva una hora berreando y que ha logrado despertar a los dos hermanos, que van a informar y a pedir ayuda a sus padres.

La madre, Patricia, alarmada por los golpes en la puerta y las voces de sus hijos, les dice que entren a su dormitorio.

  • Venga, pasad, ¿se puede saber qué pasa? ¿Sabéis qué hora es?

Cuando preguntamos que qué pasa con un cierto enfado, añadimos este inicio a la frase:

  • ¿Se puede saber qué pasa?

Y también cuando queremos decirle a alguien que es muy tarde, y lo hacemos un tanto enfadados, lo preguntamos de esta manera:

  • ¿Sabéis qué hora es?

Por ejemplo, nos llama el amigo al que ha dejado su chica y está depre; y nos telefonea a las cuatro de la madrugada para charlar. Y le decimos, un poco cabreados:

  • ¿Luis? Pero, chico, ¿tú sabes qué hora es?

Y la madre les pregunta lo mismo a sus hijos, a lo que Alba, la hija, responde:

  • Sí, mamá, las tres de la madrugada.

Y Bruno, el padre, recién despierto, también pretende aclararse con lo que sucede:

  • ¿Qué ocurre? ¿Qué es este jaleo?

Jaleo es ruido, lío. Cuando hay jaleo en la calle, puede haber alboroto, desorden, voces. Y a las 3 de la madrugada, Alba y Alex están armando mucho jaleo, mucho barullo. Por eso el padre dice:

  • ¿Qué es este jaleo?

Alex les informa:

  • El bebé del piso de arriba lleva una hora llorando y nos ha despertado.

Clarooo, ahora lo entendemos. Las habitaciones de Alba y Alex están en el otro lado de la casa, justo debajo de la habitación del bebé. Y ellos llevan una hora oyendo sus lloros y ahora ya están hartos de los berridos que los ha despertado y nos los deja volver a dormirse.

Patricia, la madre, se tranquiliza. No les pasa nada grave. Intenta explicarles que los lloros de los bebés son frecuentes y normales:

  • Aah…Es eso…Bueno, los bebés suelen llorar por causas diversas.

Alba la interrumpe:

  • Sí, mamá, pero es que no para….¡Es insoportable!

Al decirle eso, le está diciendo que ya sabe que es normal, pero que una hora sin parar, en mitad de la madrugada, te acaba poniendo nerviosa y te acaba resultando insoportable.

El padre, Bruno, interviene para aventurar alguna explicación probable a esos lloros:

  • Tal vez sean los dientes. Tal vez le están saliendo los dientes.

Vamos a ver, vamos a ver, vamos a ver…¿Por qué estas dos frases? ¿Por qué una con subjuntivo y otra con indicativo? ¿Y sin embargo con la misma locución adverbial: tal vez?

Lo he puesto adrede, chicos, para poder introducir el tema de la alternancia indicativo-subjuntivo con la misma fórmula de duda (en este caso “tal vez”) unido al grado de duda y/o de certeza que el hablante tiene sobre el hecho que comenta.

La primera hipótesis:

  • Tal vez sean los dientes

Tal vez sean los dientes la causa del llanto”, es tan solo una hipótesis que el padre lanza puesto que sabe que el bebé está en la edad en que salen los dientecitos y provocan mucho malestar en los bebés. Obviamente, no puede estar seguro, es tan sólo una hipótesis sobre el origen del llanto infantil. 

Pero inmediatamente después de decirlo, lo piensa un poco mejor y cree que esa puede ser una explicación lógica a los llantos del bebé, puesto que recuerda a sus dos hijos y sus lloros durante la dentición.

Y por eso añade, ahora con indicativo, la misma frase, pero esta vez con un poco -muy poco- más de certeza sobre que esa sea la causa, y un poquitín menos de duda:

  • Tal vez le están saliendo los dientes.

Incluso el tono cambia. En la primera frase (tal vez sean los dientes) es una hipótesis más, entre otras tantas. En la segunda hay un grado más de posibilidad de que esa sea la causa (tal vez le están saliendo los dientes).

Y ambas, con indicativo y con subjuntivo, ambas oraciones introducidas con la misma fórmula de duda (tal vez), son hipótesis sobre por qué llora el bebé, aunque unas les parecen menos dudosas o más probables que otras. 

Obviamente, es una cuestión de grado, no es pasar de la duda a la certeza, para nada. Permanecemos en la duda, no sabemos qué está pasando arriba, no podemos conocer la realidad, sólo son conjeturas, pero en un caso con menos certeza y en el segundo, con un poco más de certidumbre.

Queridas amigas y queridos amigos, todos sabemos que el subjuntivo es un asunto un tanto complejo, con muchos matices, que pasea siempre en terrenos subjetivos, y que se mueve constantemente entre lo que podría ser y lo que es, pero aún y así, tenemos claves para comprender su uso e incorporarlo a vuestras charlas en español, poco a poco, pero comprendiendo su mecanismo de uso.

En este caso, Bruno, el padre, también está teniendo en cuenta la situación comunicativa en la que se encuentra, con sus hijos en el dormitorio, y con un bebé arriba que no para de berrear. Bruno elige una probabilidad que pueda compartir con el resto de los interlocutores (su mujer y sus dos hijos) y que tenga una cierta lógica. Bruno no se inventa disparates para intentar averiguar la causa de los lloros infantiles. No dirá:

  • Tal vez estén raptando al bebé
  • Tal vez el bebé esté viendo una película de terror en la tele
  • Tal vez se divierta llorando y despertando a los vecinos
  • Tal vez el bebé es malo y disfruta despertándonos
  • Tal vez el bebé quiere un bocadillo de  calamares 

Eso no serían hipótesis probables, sino auténticas barbaridades, incluso en subjuntivo, son simples y sencillos disparates.

Pero esa coherencia y aproximación de la posibilidad que expresamos también viene condicionada por nuestra experiencia y conocimiento del hecho. Bruno ha tenido dos hijos que, claro, han sido bebés. Y sabe que un motivo probable de un llanto sin consuelo en el bebé puede ser el malestar producido por esos dientecitos que les salen y que les duelen. Por eso, primero se aproxima a ello con el “tal vez sean los dientes” y luego, como esa hipótesis le parece bastante probable, vuelve a lanzar una segunda hipótesis con indicativo, en la que añade un grado más de posibilidad.

También es cierto que esta misma frase, la última:

  • Tal vez le están saliendo los dientes

No plantea una diferencia drástica si la usamos con indicativo o con subjuntivo, puesto que es prácticamente igual decir:

  • Tal vez le estén saliendo los dientes (le estén…subjuntivo)

Que:

  • Tal vez le están  saliendo los dientes (le están…indicativo)

Es prácticamente igual, pero no exactamente igual. Eso es lo que queremos comentar: cuando encontramos una fórmula para expresar duda o probabilidad que puede ir con ambos modos, con indicativo y con subjuntivo, nos vamos a encontrar muchas veces que el uso del uno o del otro va a depender de:

  • nuestro grado de duda respecto al hecho
  • a más duda, o menos certeza, subjuntivo
  • a menos duda, o más certeza, indicativo

Va a depender también:

 - de la situación comunicativa en la que estamos inmersos

  • del grado de experiencia o conocimiento del hecho (que compartimos con los interlocutores)
  • y también de nuestra habilidad y coherencia estableciendo hipótesis lógicas (que lleven a uno u otro grado de posibilidad del hecho)

Por eso decíamos que en la primera de las frases (tal vez sean los dientes) hay, quizás, un poquitín más de duda y un poquito menos de certeza. Y en la segunda, con indicativo (quizá le están saliendo los dientes), hay un poco más de certeza y un poco menos de duda. Aunque las dos carecen del conocimiento de la realidad (por qué llora realmente el bebé) y ambas implican la duda del hablante respecto a lo que está pasando.

Seguiremos insistiendo sobre estos aspectos con numerosos ejemplos, no os preocupéis. Ya lo entendéis, pero lo acabaréis entendiendo aún mejor.

La madre, Patricia, añade:

  • O tal vez se haya asustado por algo

Aaajá! Nueva hipótesis, ahora utilizando el pretérito perfecto de subjuntivo, puesto que la madre está pensando algo probable que ha pasado antes, no algo seguro, sino que podría ser que el bebé se hubiera asustado por alguna causa y estuviese llorando como un poseso.

  • O tal vez se haya asustado por algo

Es una hipótesis sobre el pasado inmediato, que se lanza al aire, pero sin ninguna certeza.

Está claro. Le están dando vueltas a qué ha podido (o puede) provocar ese llanto largo y desesperado del bebé, están buscando la causa de ese llanto y en este caso hay una referencia a algo que quizá haya podido pasar hace un rato y que ha provocado esos lloros.

Si Patricia dijera:

  • O tal vez se ha asustado por algo

Con indicativo, querría decir que ella estaría un poco más segura, sólo un poco, de que algo ha podido asustar al bebé y le ha provocado ese gran llanto. Pero ella misma no cree que sea eso. Es sólo una hipótesis más, e improbable como las otras. Y para eso tenemos este tipo de fórmulas, para expresar la duda o la probabilidad sobre un hecho, tanto de que haya sucedido, de que esté sucediendo, como de que vaya a suceder.

Vamos a ver. Si estamos en una reunión con amigos. Uno de ellos está bostezando sin parar, otros dos no despegan los ojos del móvil y otro mira su reloj insistentemente…Puede ser el momento de decir:

  • Oye, tal vez estamos aburridos. ¿Por qué no nos vamos a dar una vuelta, o al cine o a la disco?

En este caso es una hipótesis con alto grado de probabilidad. Si uno bosteza, otros miran el móvil o el reloj, y nadie habla, tal vez este grupo de amigos está aburrido, o se está aburriendo. Es más que probable, aunque no seguro al 100%. ¿Por qué no es seguro al cien por cien? Imaginemos otras causas:

  • Supongamos que Pablo está depre porque Lola le ha dejado.
  • Luis está nervioso porque tiene un examen mañana, lunes.
  • Y a Rodrigo le están llegando mensajes de que la Poli está repartiendo leña en la manifestación a la que ha ido su hermana.

Sí, parece un funeral. Todo el mundo callado y caras largas. Ricardo, para romper esa atmósfera y proponer algo distinto, podría decir:

  • Oye, tal vez estemos aburridos, ¿por qué no nos vamos a dar una vuelta, o al cine o a la disco?

Es probable que el aburrimiento no sea la causa única de este ambiente, pero las circunstancias personales del grupo hacen que estén tensos, serios y un poco aburridos. Por lo que nuestro grado de certidumbre sobre el aburrimiento del grupo, es bajo, pero es una posibilidad. Hay más duda, menos certeza; es probable, pero no mucho, por tanto:

  • Chicos, tal vez estemos (ahora con subjuntivo, no con indicativo, como la primera vez) aburridos, ¿por qué no nos vamos por ahí?

Ya sé, ya sé…pensáis que nos complicamos mucho la vida con tantos matices al usar las fórmulas de duda, y encima con los dos modos. Pero cuando te acostumbras, ya no puedes vivir sin ellas, necesitas matizar y te gusta.

Estábamos, pues, cuando el padre ha dicho:

  • Tal vez le están saliendo los dientes

Y la madre lanzaba otra hipótesis:

  • O tal vez se haya asustado por algo

A lo que Alba, la hija, replicaba:

  • Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Introducimos aquí este nuevo adverbio de duda, “acaso”, menos usado y quizá más literario, pero que oiremos seguro en muchas conversaciones entre nativos.

Además de su uso como adverbio de duda (similar a quizá y tal vez), solemos usarlo mucho en frases interrogativas para dudar de la capacidad de alguien para hacer algo, o para cuestionar esa capacidad.

Aquí, Alba está un poco enfadada por el hecho de que los padres del bebé no sepan cómo calmarlo.  Por eso dice, ante la sospecha de su madre de que el bebé llore porque se ha asustado, dice…que para eso están los padres de ese bebé, para calmarlo. E inmediatamente introduce esta pregunta con “acaso”, como si dudara de la capacidad de esos padres para calmar a su bebé, puesto que lleva una hora llorando:

  • ¿Acaso no saben calmarlo?

Lo dicho, es menos usado, pero es similar en su sentido a quizá y tal vez. Unos ejemplos como adverbio de duda clásico:

  • Sí, se casan, pero el anuncio de su boda acaso sea un truco de publicidad.
  • Paco no está enamorado de ti, pero acaso tú no veas lo que todo el mundo ve.
  • Marta está loca por Toni. Alucino. Acaso ella no le ve ningún defecto. Y mira que tiene…

Y si se trata de este otro “acaso”, con el que mostramos una especie de duda con ofensa, porque el otro parece no darse cuenta de algo, como en estos ejemplos:

  • ¿Por qué me hablas así? ¿Acaso crees que soy tonta?
  • ¿Crees acaso que voy a pagar siempre yo? Pues no. Hoy te toca a ti.
  • Marta no te quiere, te lo demuestra a cada momento. ¿Acaso no lo ves?
  • El conflicto político entre Cataluña y España está rompiendo la sociedad catalana. ¿Acaso no te has dado cuenta todavía?
  • No te enfades tanto con tu hijo. ¿Acaso no sabes cómo se comportan los adolescentes?
  • ¿Que no estoy gorda? ¿Acaso no tienes ojos en la cara? Mírame bien…


¿De acuerdo?

La madre le comenta que eso es posible, que los papás estén intentando calmarlo, pero que a veces calmar el llanto de un bebé no es tan fácil:

  • Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Posiblemente + subjuntivo: duda razonable. Obviamente, si un bebé llora, sus padres lo calman (o lo intentan); ésa es un posibilidad aceptable, pero ¿quién sabe realmente lo que está pasando en el piso de arriba?

Si la madre, Patricia, estuviera más segura de que los padres vecinos están calmando ya al bebé, porque lo oye menos, por ejemplo, podría usar el indicativo en esta misma frase y con este mismo adverbio:

  • Posiblemente sus papás ya lo están calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Así es que , poco a poco, hemos llegado a la norma. Las fórmulas:

  • Tal vez
  • Quizá (s)
  • Acaso
  • Probablemente
  • Posiblemente
  • Seguramente

Pueden ir con indicativo o con subjuntivo, siempre expresando dudas o aproximaciones a una realidad probable, y el ir con el uno o con el otro dependerá:

  • del grado de duda sobre el hecho (más duda…subjuntivo, menos duda…indicativo)
  • así, pues, y en consecuencia, del grado de certeza o incertidumbre que se tenga sobre la situación (más certeza…indicativo, menos certeza…subjuntivo)
  • depende también de si nuestra duda es grande, importante, o apenas tenemos dudas sobre el hecho (grado de la duda)
  • depende también del grado de conocimiento que tenemos sobre esa situación
  • así como del grado de experiencia que hemos tenido sobre ello

Así, pues, tenemos estas fórmulas para expresar duda y probabilidad, en oraciones independientes, con indicativo o subjuntivo, siempre recordando:

  • elegimos indicativo o subjuntivo según cuánto dudamos, mucho, regular o poco
  • elegimos uno u otro según el grado de certeza o incertidumbre sobre el hecho, es decir, el grado de seguridad al lanzar nuestra hipótesis, o las señales que nos llegan para considerar algo más o menos probable
  • Asimismo elegimos uno u otro dependiendo de cuánto conocemos esa situación, ese hecho, esa circunstancia.

Con todo ello, nos aventuramos a predecir algo con poca o mucha seguridad, con poca o mucha aproximación. Y obviamente, el margen de error existe, si no, serían certezas, seguridades, y estaríamos hablando de otra cosa.

Pero no, con estas fórmulas nos movemos en la incertidumbre, nos movemos en la duda, y ello nos lleva a emitir hipótesis de cuyo resultado dudamos o a cuyo resultado intentamos aproximarnos calculando la alta, media o baja probabilidad de que suceda así o asá.

Una cosita importante. Acabamos de decir que:

  • probablemente

Y:

  • posiblemente

Pueden usarse con indicativo y con subjuntivo, como en:

  • Paco no contesta al teléfono. Probablemente se ha acostado pronto, estaba agotado.

O:

  • Paco no contesta al teléfono. Probablemente se haya acostado pronto, suele hacerlo.

O:

  • ¿Que Marta no te llama? Posiblemente sigue enfadada por la discusión que tuvisteis la semana pasada.

O:

  • ¿Que Marta no te llama? Posiblemente esté estudiando para los exámenes finales y por eso no contesta el teléfono.

Pero atención, queridos amigos y queridas amigas, attention mes amis, achtung freund, listen up my friends, zhùvì pengyôu y fare attenzioni, amici, im-por-tan-te:

Si en lugar de probablemente o posiblemente, lo que encontramos en la frase es:

  • es probable

O:

  • es posible

entonces, salimos de las oraciones independientes, y entramos en oraciones coordinadas y subordinadas que, con esta fórmula de “es probable” o “es posible”, sólo admite subjuntivo.

Así, pues, yo puedo decir:

  • Si la empresa sigue en crisis, probablemente tendremos que reunirnos mañana mismo.

O:

  • Si la empresa sigue con problemas, probablemente tengamos que reunirnos pronto.

Pero:

  • Si la empresa sigue en crisis, es probable que se convoque una reunión urgente para mañana

Y no:

  • Si la empresa sigue en crisis, es probable que se convoca una reunión urgente.

Nooo, esto último, ¡no! No se puede. Cuando tenemos “es probable” sobre algo, sólo admite subjuntivo.

Otros ejemplos:

  • Probablemente se casaron por amor, pero ahora se odian.
  • Probablemente se casaran por amor, pero ese amor se apagó al cabo de poco.
  • Probablemente se hayan casado por amor, pero tantos problemas y discusiones lo han liquidado.

Pero:

  • Es probable que se casaran por amor, aunque ha durado poco. Ahora se odian. (Pasado)
  • Es probable que se casen por amor (presente o futuro), aunque las malas lenguas dicen que es por dinero.

¿De acuerdo? Y lo mismo sucede con “posiblemente” (que admiten los dos modos, indicativo y subjuntivo) y “es posible”. Veamos:

  • Jorge y Marta llevan una semana sin hablarse. Posiblemente su enfado se debe a un malentendido.
  • Jorge y Marta no se hablan. Posiblemente haya un problema de celos de por medio.

Pero:

  • Jorge y Marta no se hablan. 
  • Es posible que Marta no soporte más las infidelidades de Jorge.
  • Es posible que no se entiendan tan bien como pensaban.
  • Es posible que se tomen un tiempo para reflexionar.

Siempre subjuntivo. O:

  • Es posible que hayan tenido una discusión y se les pase pronto.
  • Es posible que retomen pronto la relación.
  • Es posible que no vuelvan a salir juntos. Su relación no ha funcionado.
  • Es posible que haya una tercera persona.

Pero:

  • Posiblemente hay una tercera persona, todos lo comentan.
  • Posiblemente haya una tercera persona, aunque ellos lo niegan.
  • Es posible que haya una tercera persona (y nunca “es posible que hay una tercera persona”).

¿Lo vais captando, verdad, amigos? En el momento que pillas la dinámica de cómo funciona, lo usarás sin problema y además no se te olvidará más, ya lo verás.

Unos ejemplos fantásticos más…ja ja ja…

  • Posiblemente Cataluña se separará de España, el gobierno catalán está decidido.
  • Posiblemente Cataluña se separe de España (próximamente), aunque es una decisión de graves consecuencias.
  • Es posible que Cataluña proclame próximamente su independencia, pero aún hay esperanza de diálogo y negociación.
  • Probablemente esta situación política es la más grave que ha atravesado España en las últimas décadas.
  • Probablemente esta situación política sea la peor crisis atravesada por España.
  • Es probable que el proceso de independencia catalán afecte a todos los ámbitos de la sociedad catalana (social, cultural, económico…).
  • Ricardo viene a comer, pero posiblemente llegue un poco tarde.
  • Ricardo viene a comer, pero posiblemente se retrasa a causa de la tormenta.
  • Es posible que Ricardo se retrase. Se le ha pinchado una rueda y la está cambiando.
  • No estoy segura, pero probablemente no pueda ir a la boda de Maite y Carlos. Mi padre aún está grave.
  • Probablemente no puedo ir a esa boda, no hay billetes de avión baratos.
  • Es probable que no asista a la boda de Carlos y Maite, a no ser que mi padre se recupere del todo.

¿Qué tal, amigos? ¿Los ejemplos van clarificando la espesura del bosque subjuntivo? ¡Claro que sí! Poco a poco, pero avanzando con firmeza.

Y con “seguramente” pasa algo parecido, pero al revés. Me explico. Si encontramos la fórmula “seguramente” en oraciones independientes, veremos que podemos usarla con indicativo o con subjuntivo dependiendo de la certeza o incertidumbre sobre el hecho, así como de nuestro conocimiento del mismo.

Vamos a ver estas frases:

  • Jorge llega hoy desde Madrid. Seguramente viene en el AVE (el Tren de Alta Velocidad)
  • Jorge viene hoy desde Madrid. Seguramente haya tomado el AVE, pero no lo sé.
  • Jorge llega esta tarde a Barcelona, desde Madrid. Seguramente viene en tren (también: seguramente tomará el tren).
  • Jorge llega ahora de Madrid. Es seguro que ha pillado el primer tren.

Es seguro”, siempre con indicativo, ¿por qué? Porque hay una certeza prácticamente total sobre lo que se habla.

Y “es seguro” no lo vamos a encontrar con subjuntivo, excepto en su forma negativa (no es seguro que…), pero eso será en otro episodio.

  • Es seguro que viaja por la mañana, para poder asistir a la reunión por la tarde.
  • Es seguro que Miguel y Ana no se casarán. Han roto el compromiso.
  • Es seguro que mañana llueve (o lloverá, en este caso es igual). Lo han dicho en la tele.

Pero:

  • Seguramente mañana llueve, lo he oído en la radio.
  • Seguramente mañana llueva, aunque muy poco.

Por eso, ante lo que decía Alba, la hija:

  • Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Los padres comentan:

- Patricia:Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Bruno:Probablemente son los dientes. Y posiblemente se sienta muy molesto.


Queridas amigas y queridos amigos, vamos a dejarlo aquí para que vayáis asimilando las ideas poco a poco, a pequeñas dosis y en los próximos episodios acabamos el dialogo y estudiamos todo el material restante.

Oigamos lo que hemos trabajado hoy:

Patricia (madre):Venga, pasad. ¿Se puede saber qué pasa? ¿Sabéis qué hora es?

Alba (hija):Sí, mamá, las tres de la madrugada.

Bruno (padre):¿Qué ocurre? ¿Qué es este jaleo?

Alex (hijo):El bebé del piso de arriba lleva una hora llorando y nos ha despertado.

Patricia:Aaah…es eso…Bueno, los bebés suelen llorar por causas diversas.

Alba:Sí, mamá, pero es que no para…Es insoportable.

Bruno:Tal vez sean los dientes. Tal vez le están saliendo los dientes.

Patricia:O tal vez se haya asustado por algo.

Alba:Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Patricia:Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Bruno:Probablemente son los dientes. Y posiblemente se sienta muy molesto.



Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donation) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar..

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos. Octubre de 2017

*************************



 © Spanishpodcast, 2007-2017