A lo mejor tiene hambre





A lo mejor tiene hambre

(Fórmulas para expresar dudas, hipótesis, 

probabilidades o posibilidades.

Oraciones independientes.

Subjuntivo 4)


Hello, dear friends, and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. With our 245th episode: He may be hungry, we are going to continue with our little story from our last episode: the children of our family ask their parents what is the reason why the baby (from the upstairs apartment) doesn´t stop crying. Parents and children doubt what is the reason for this crying, and they express doubts, hypothesis, probabilities and desires about this fact. We are continuing with the independent sentences with subjunctive and indicative modes and reviewing formulas to express these doubts and probabilities.


Hola, queridos amigos y queridas amigas, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. Con nuestro episodio nº 245 A lo mejor tiene hambre, vamos a continuar con la pequeña historia que empezamos en el anterior episodio. Los hijos de nuestra familia preguntan a sus padres por qué el bebé del piso de arriba llora y llora y no para. Padres e hijos dudan sobre cuál es el porqué de estos lloros, y expresan dudas, hipótesis, probabilidades, posibilidades y deseos alrededor de este hecho.

Continuamos hoy con fórmulas de duda y probabilidad en oraciones independientes con indicativo y subjuntivo.


Episodio nº 245: A lo mejor tiene hambre. Vamos, amigos, listos para trabajar y entender todas estas fórmulas tan usadas en español y a incorporarlas a nuestro español para…pues para hablar mejor cada vez, claro que sí. Vaaaamos a meternos en materia.


Recordemos la conversación entre los miembros de la familia de nuestra historia:

Patricia (madre):Venga, pasad. ¿Se puede saber qué pasa? ¿Sabéis qué hora es?

Alba (hija):Sí, mamá, las tres de la madrugada.

Bruno (padre):¿Qué ocurre? ¿Qué es este jaleo?

Alex (hijo):El bebé del piso de arriba lleva una hora llorando y nos ha despertado.

Patricia:Aaah…es eso…Bueno, los bebés suelen llorar por causas diversas.

Alba:Sí, mamá, pero es que no para…Es insoportable.

Bruno:Tal vez sean los dientes. Tal vez le están saliendo los dientes.

Patricia:O tal vez se haya asustado por algo.

Alba:Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Patricia:Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Bruno:Probablemente son los dientes. Y posiblemente se sienta muy molesto.

Alex:Quizás llora por hambre. A lo mejor tiene hambre.

Patricia:Seguro que no tiene hambre. Su mamá sabe su ritmo de comidas. Y ya le habría dado el biberón.

Alba:Igual los papás no se han despertado. Llámales por teléfono, mamá. Seguro que te lo agradecen. Lo mismo no le oyen llorar.

Patricia:Mira, hija, seguro que le han oído y le oyen, pero a veces no es tan fácil calmar a un bebé.

Alex:Puede que tenga miedo.

Bruno:Quizá lo tenga, pero si está con sus papás, no creo que sea esa la causa. Seguramente esté a punto de dormirse.

Patricia:Puede ser que esté agotado de llorar y se duerma en un plis plas.

Alex:¡Eeeeeh! ¡Ha parado! No puedo creerlo. Me voy volando a mi habitación, que estoy muerto de sueño.

Alba:Quizá vuelva a llorar, pero espero que no. Mañana tengo examen y necesito descansar.

Patricia:Probablemente el bebé se ha calmado y es probable que duerma toda la noche de un tirón.

Bruno:Tal vez haya suerte y podamos dormir todos. Buenas noches, hija.


En el anterior episodio, estudiamos ese diálogo hasta el momento en que el padre lanza dos hipótesis o expresa dos probabilidades sobre lo que le puede estar pasando al bebé. ¿Recordáis? Dice:

  • Probablemente son los dientes

Y:

  • Posiblemente se sienta muy molesto

Las cuales ya estudiamos en profundidad en el episodio 244. Continuamos ahora con la intervención de Alex, el niño, que dice:

  • Quizá llora por hambre. A lo mejor tiene hambre.

Bueno, bueno, bueno…Pequeña frase sobre la que podemos hablar un par de horas…ja ja ja ja….Nooooo….¡Tranquilos! Vamos a intentar ser mucho más breves, pero muy, muy claritos.

Quizá (s)” y “a lo mejor”, dos fórmulas no usadas, usadísimas, en español, pero con diferentes matices.

Sabemos que quizá (s) -nosotros vamos a usar normalmente “quizá”- puede ir con indicativo o con subjuntivo, dependiendo de factores como:

  • el grado de duda sobre el hecho

Y en consecuencia:

  • el grado de certeza sobre el mismo
  • el grado de experiencia y/o de conocimiento que podemos haber adquirido sobre ese tipo de hecho que comentamos
  • la competencia del interlocutor para aceptar o rechazar nuestras hipótesis
  • nuestra intención de convencerle o no de la probabilidad de que nuestra hipótesis sea cierta
  • nuestra convicción de que estamos lanzando una hipótesis aproximada a la realidad, y no una tontería
  • nuestra personalidad y subjetividad en torno al mundo

Sí, sí, sí…todas estas cosas intervienen cuando usamos una fórmula de duda, vayan éstas con indicativo o con subjuntivo. Si son fórmulas de duda y de probabilidad, lo son en ambos casos.

Entonces, ¿por qué encontramos aquí estas dos frases en indicativo, ambas usadas por Alex, el hijo de la familia?

Porque Alex cree, con bastante convicción, que ese bebé puede tener hambre y usa este “quizá” con indicativo. Y además, una vez dicho esto, se le ocurre que esa es una probabilidad bastante posible en el caso de un bebé, y recurre al “a lo mejor” para expresar esa ocurrencia. Y “a lo mejor” siempre  va con indicativo, sólo con indicativo.

A Alex le resulta difícil plantearse diversas hipótesis para explicarse a sí mismo y a los otros el por qué de los llantos del bebé. Él es un chaval que sabe poco de bebés. Y lo que se le ocurre es que puede tener hambre, hipótesis plausible dado que los bebés suelen llorar cuando tienen hambre.

Por eso dice:

  • Quizá llora por hambre

Planteando una probabilidad lógica en el universo de los bebés. No es una hipótesis loca ni tremendamente incierta.

Si en la cabecita de Alex se estuvieran mezclando 6 u 8 posibilidades de llanto infantil, quizás habría dicho:

  • Quizá llore por hambre

O:

  • Quizá tenga hambre

Con subjuntivo y con un poquito menos de certidumbre, con un poco más de duda, ya que sería una probabilidad más entre otras varias, ya que podría ser:

  • Quizá llore por hambre
  • Quizá llore por miedo
  • Quizá llore por molestias estomacales
  • Quizá llore porque le duele la barriguita
  • Quizá llore porque está mojado (pañal lleno de pipí)
  • Quizá llore porque está incómodo
  • Quizá llore porque es muy llorón este bebé
  • Quizá llore porque…

No, francamente no. Un niño de 8 años, como Alex, es incapaz de conocer tan a fondo todas esas posibles causas que hacen llorar a un bebé. Y la más lógica para él es que el bebé llore por hambre. Pero como no puede estar seguro, lo plantea como una duda:

  • Quizá llora por hambre

Contemplándola como una posibilidad nada disparatada. Y añade, con un poco más de seguridad y animado por esa primera idea:

  • A lo mejor tiene hambre

El chaval decía:

  • Quizá llora por hambre

Y al oírse a sí mismo, él mismo encuentra su hipótesis más que razonable, y por eso añade ese “a lo mejor” que viene a añadir, a su vez, un grado más de posibilidad:

  • Síiii, a lo mejor tiene hambre

¿Y qué pasa con este “a lo mejor” que plantea una duda y sin embargo es la excepción a la regla y solamente va con indicativo?

Bien. Lo primero: olvidaos de que son 3 palabras y que una de ellas es “mejor”. No funciona como la suma de estas tres palabras: a + lo + mejor. Funciona como un todo, como una locución adverbial cuyo sentido vendría a ser el mismo de “posiblemente”, “tal vez” o “quizá”. Es decir, funciona como cualquier otro adverbio de duda, aunque muchas veces con un pequeño grado más de probabilidad, y siempre acompañado de indicativo.

“A lo mejor” expresa una duda que puede estar relacionada con:

  • una simple duda (una duda, nada más)
  • temor
  • esperanza

Y esos sentidos estarán en función del contexto, de los interlocutores, del contenido semántico, de los indicadores pragmáticos de la conversación (actitudes de los interlocutores, vínculos entre ellos, actitudes, personalidad…), así como de los tonos que usemos en ella (entonación).

Si expresamos duda, diríamos:

  • A lo mejor tiene hambre el bebé (no lo sé con seguridad, pero podría ser eso).


  • Lucía lleva una semana sin llamarme. A lo mejor está molesta porque le dije que vi a su novio con otra.
  • Lo dudo, ella ya lo sabía.


  • Si termino a tiempo con el trabajo, a lo mejor voy con vosotros al cine.
  • Si cobro todas las horas extra, a lo mejor me planteo un viajecito por Navidad.
  • Ya sé que nos han metido un gol, pero queda mucho partido. A lo mejor aún ganamos. Está por ver.

Si “a lo mejor” expresa esperanza, podemos encontrarlo en frases como:

  • Me ha llamado Pedro y hemos quedado. A lo mejor es para pedirme que salgamos juntos.
  • El examen era muy difícil, pero he podido contestar un 70% del test, así que…¡a lo mejor apruebo!
  • He jugado dos décimos de lotería para Navidad. A lo mejor este año me toca.
  • Víctor me ha dicho que me ha comprado un regalo muy especial por mi cumpleaños. A lo mejor me regala el anillo de compromiso.
  • Me voy de rebajas. A lo mejor encuentro algún chollo en ropa de invierno.

Si “a lo mejor” expresa temor, lo veremos usado de la siguiente manera:

  • No he invitado a Lidia a la fiesta. Siempre está buscando problemas. Pero a lo mejor se presenta aquí por la cara (es decir: temo que se presente, aún y sin haberla invitado).
  • El abuelo de José está muy grave. A lo mejor no pasa de esta noche (temo que el fatal desenlace sea inminente)
  • Le dije cosas feas a Julio anoche, porque estaba un poco piripi (bebida). A lo mejor se enfadó y por eso se marchó tan pronto (me temo que mi comportamiento  provocó su marcha).
  • Mañana vamos de excursión, pero lo decidiremos por la mañana porque a lo mejor llueve (sospecho y temo que mañana pueda llover y fastidiarnos la excursión).


  • ¡Que no te enteras, mira bien el mapa! ¡Pareces tonta!
  • A lo mejor el tonto eres tú, que ha te has equivocado 2 veces de dirección (es evidente que tú eres el tonto, con dos errores previos…).

¿Se va entendiendo? Claro que sí, poco a poco, pasito a pasito…

Es verdad que la locución “a lo mejor” suele plantear más confusión que otras fórmulas de duda o de probabilidad, como “tal vez”, “quizá”, “probablemente” o “posiblemente”. etc. Y esto sucede porque lleva ese adverbio modal en la locución, el adverbio “mejor”, por lo cual cuesta más darle su justo sentido.

Pero, repetimos, “a lo mejor” no es la suma de los sentidos -por separado- de sus tres componentes (a + lo + mejor), sino una locución lexicalizada cuyo sentido es muy similar a “tal vez”, “quizá” o “posiblemente”, pero que suele conllevar un poco más de certeza en la hipótesis y que lo usamos exclusivamente con indicativo.

Este “mejor” de la expresión ha provocado que cuando lo usamos en frases que implican temor, alguien lo modifique. Por ejemplo, yo digo:

  • Ya, ya, todo muy bonito, pero a lo mejor la independencia de Cataluña supone una división social y un desastre económico que no se había previsto.

Y mi interlocutor me contesta:

  • Sí, a lo mejor y a lo peor pasa lo que dices. Hay que estar preparados.

A lo peor”, que lo oiremos coloquialmente, pero que sólo está en un diccionario como expresión coloquial. Es decir, cuando hablamos de temores serios, de posibilidades graves, ese “mejor” se rebela y siempre hay alguien que lo sustituye por su antónimo, “peor”, en la misma locución: a lo peor…

Sin embargo, “a lo mejor” está bien usado en la expresión de esos temores, porque no implica ningún sentido derivado sólo de “mejor”, sino una duda, una probabilidad, una hipótesis posible, que siempre va a depender de a) la situación comunicativa, b) del grado de duda o certeza que tenemos sobre el asunto del que hablamos, c) de la interacción con nuestros interlocutores, y d) de la gestualidad y entonación usadas en ese momento.

a) En el caso de duda, supongamos que la frase que acabo de decir:

- Ya, ya, todo muy bonito, pero a lo mejor la independencia de Cataluña supone una división social y un desastre económico que no se había previsto.

La digo con total convicción si mi interlocutor también es crítico con los errores del independentismo y tenemos una perspectiva similar respecto al tema. Por eso él me contesta:

  • Sí, a lo mejor y a lo peor pasa lo que dices. Hay que estar preparados.

Pero supongamos que mi interlocutor es un independentista convencido, y yo le digo esa misma frase:

- Ya, ya, todo muy bonito, pero a lo mejor la independencia de Cataluña supone una división social y un desastre económico que no se había previsto.

Pero esta vez la digo con cautela, con cuidado y con poco énfasis. Y entonces, mi interlocutor independentista me contesta:

  • ¡Qué va! A lo mejor son los cuentos del gobierno español. No hay fractura social y la economía se recuperará…

¿Se ve la diferencia, verdad?

b) Como decíamos, también el uso de “a lo mejor” va a depender del grado de duda o de certeza que tenemos sobre el hecho. En este caso, la frase con “quizá” o con “tal vez” y con subjuntivo, implicaría más duda.

Fijaos:

  • Ya, ya, todo muy bonito, pero quizá la independencia de Cataluña suponga una división social y un desastre económico que no se había previsto.
  • Ya, ya, todo muy bonito, pero tal vez la independencia de Cataluña suponga una división social y un desastre económico que no se había previsto.

Y sin embargo, si usamos “ a lo mejor”, podemos añadir un pequeño matiz de certidumbre sobre la hipótesis que lanzamos, ya que:

 - Nuestra información previa sobre esa hipótesis es amplia, exhaustiva y documentada.

  • Porque lo hemos discutido varias veces con anterioridad.
  • Porque hay hechos que avalan esas hipótesis (las 1800 grandes, medianas y pequeñas empresas ahora más de 2000-  que se han marchado de Cataluña o que han trasladado sus sedes centrales o sociales, o los grupos familiares o de amigos en los que hay grandes tensiones a causa del tema).
  • Etc. Etc. Etc.

c) El uso de las fórmulas de duda o probabilidad están también sujeto a los vínculos personales que tenemos con nuestros interlocutores:

  • lazos de amistad
  • compañeros de trabajo
  • relación jerárquica

Etc., que harán que usemos unos u otros tonos en nuestra expresión de esa duda, de esa hipótesis, de esa probabilidad, de esa esperanza o de ese temor, usando “a lo mejor”. Por ejemplo:

  • Ya, ya, todo muy bonito, pero a lo mejor la independencia de Cataluña supone una división social y un desastre económico que no se había previsto (con nuestro amigo que opina como nosotros).

O esta otra entonación, con nuestro interlocutor independentista:

  • Ya sé que tú no lo ves así, pero a lo mejor la independencia de Cataluña supone una división social y un desastre económico que no se había previsto. Hay que pensar en todas las consecuencias.

O lo estamos comentando con nuestra jefa, y no sabemos cuál es su opción política, y nos mostramos cautos:

  • ¿Mi opinión sobre la independencia de Cataluña? No sé…A lo mejor hay que plantearse ventajas e inconvenientes para saber de verdad hacia dónde nos lleva cada opción.

d) En el uso de “a lo mejor” (y de otras fórmulas de duda) influirá también la gestualidad de ambos interlocutores (pragmática de la comunicación), la intención de convencer -o no- al otro de las posibilidades de nuestra hipótesis, así como nuestra experiencia en discusiones previas -o no- con ese o esos interlocutores (si han sido educadas, problemáticas, fluidas, tensas, tranquilas, etc.).

Es decir, todas las condiciones que estamos estudiando para el uso de estas fórmulas de duda y probabilidad, con indicativo y con subjuntivo, pero recordando esta gran excepción:

  • A lo mejor
  • Sólo con indicativo

Aunque funcione como:

  • quizás
  • probablemente
  • tal vez
  • posiblemente 

Venga, varios ejemplos más de interacción entre dos interlocutores, usando “a lo mejor”:

  • ¿Sabes que María ya ha vuelto de California?
  • ¿Sí? ¡Qué bien! ¡Qué ganas de verla!
  • A lo mejor se pasa esta tarde por casa y charlamos.
  • Avísame si viene y me paso yo también.

(Circunstancia favorable, agradable, esperanzadora o esperada)


  • Si jugamos mucho a la lotería de Navidad, a lo mejor nos toca.
  • Francamente, no lo creo

(Situación de esperanza poco probable).


  • Si vais mañana a Ikea, a lo mejor vamos con vosotros, que tenemos el coche estropeado.
  • Vale, saldremos a las 10.
  • Bueno, esta noche os lo confirmamos.


  • Pedro y yo hemos salido algunas veces por ahí. Estamos muy bien juntos.
  • Huy, a lo mejor pronto te pide que salgáis juntos.
  • ¡Ojalá! Y si no, a lo mejor se lo pido yo…ja ja ja …

Os voy a recordar ese otro matiz que vimos antes, para aclarar un poquito más el uso de “a lo mejor”. Muchas veces, el uso de “a lo mejor” implica que la hipótesis que expresamos con ello se nos acaba de ocurrir en ese momento y que contiene información que compartimos con el interlocutor. Y no como en el caso de “quizá” y “tal vez” que suelen suponer información nueva para el interlocutor.

Mirad, si yo digo:

  • Esta tarde podemos ir de compras.
  • No sé, tal vez llueva, está muy nublado.
  • No creo, está saliendo el sol.

Fijaos bien, lo mismo con otros matices:

  • Esta tarde podemos ir de compras.
  • No sé, quizá llueva.
  • ¡Claro que no! Lo dices para no ir porque te da pereza salir.
  • ¡Me has pillado!

O:

  • Esta tarde podemos ir de compras.
  • ¿Seguro? A lo mejor llueve. Esta semana ha llovido cada día.
  • Sí, llevas razón. Esperamos al mediodía para ver qué tal tiempo hace y decidimos.

En el tercer caso, las dos amigas comparten la información de que lleva toda la semana lloviendo, por lo que la duda es compartida. Y además, en este caso, este “a lo mejor” implica un pequeño grado más de certeza que en los casos anteriores con “quizá” y “tal vez”, ya que el conocimiento previo y compartido de la situación (lleva toda la semana lloviendo), hace que tengamos dudas, pero algo menos. Y hace también que las compartamos con el interlocutor (que también sabe que está lloviendo durante toda la semana), por lo que lanzamos una hipótesis con más visos de posibilidad. Y se nos ocurre en el momento en que oímos la propuesta:

  • Esta tarde podemos ir de compras.
  • ¿Seguro? A lo mejor llueve. Esta semana ha llovido cada día.
  • Sí, llevas razón. Esperamos al mediodía para ver qué tal tiempo hace y decidimos.

¿De acuerdo?

O este otro ejemplo:

  • ¿Sabes que Carlos y María salen juntos? ¡Con lo diferentes que son!
  • Ya, pero a lo mejor funciona esa relación. A veces, cuanto más diferentes, más se complementan.

O:

  • Practico deporte 2 horas diarias
  • ¿Y no te cansas?
  • Sí, pero seguro que gano salud con ello.
  • Mmm…Yo no estaría tan seguro, a lo mejor tanto deporte no es sano….
  • ¿Qué sabrás tú? Te pasas el día sentado ante el ordenador.

O:

  • Está muy grave. Posiblemente no pueda sobrevivir al accidente.
  • ¿Quién sabe? A lo mejor su juventud y buena forma física le hacen recuperarse, contra todo pronóstico.
  • Tal vez. Habrá que esperar.

O:

  • ¿Vendrá Hugo a la fiesta?
  • Tal vez.
  • ¿De qué depende?
  • De que me haya perdonado ya por haberle dejado.
  • Aaah, eso…A lo mejor ya ni se acuerda. Hace demasiado tiempo.
  • O a lo peor si se acuerda, es muy rencoroso.

O:

  • Lo he llamado tres veces y siempre sale el contestador.
  • A lo mejor tiene el teléfono estropeado.
  • O a lo mejor no quiere hablar conmigo. Todavía me debe dinero…

Y, volviendo a nuestro diálogo, ahora estamos en disposición de aproximarnos mejor a las dos frases que ha dicho Alex, el chico de la familia, lanzando hipótesis para intentar explicarse (a sí mismo y a su familia) la causa de los lloros del bebé. Por eso había dicho:

  • Quizá llora por hambre

Y habría añadido después, aportando un pequeño plus de certeza:

  • A lo mejor tiene hambre

En plan redundante, podríamos habernos encontrado con estas tres frases:

Alex:Quizá llore por hambre (subjuntivo, menos certeza, más duda)

Madre:Posiblemente (igual que la anterior)

Alex:¿Verdad? Quizás llora por hambre (un poquito más de certeza, un poquito menos de duda, indicativo)

Padre:Efectivamente, a lo mejor llora por hambre, a lo mejor tiene hambre (con un pequeño plus de certeza, aunque continúe siendo una hipótesis que plantea duda y que puede ser probable dada la situación).

Hemos de recordar todo el tiempo que con estas fórmulas, en ningún caso, estamos describiendo ninguna realidad, aunque las usemos con indicativo. Siguen siendo fórmulas con las que expresar:

  • hipótesis
  • dudas
  • probabilidades

Y usamos uno u otro modo verbal (indicativo o subjuntivo) dependiendo del grado de duda o certeza con el que lanzamos la hipótesis:

  • más probable, indicativo
  • menos probable, subjuntivo
  • más certidumbre, indicativo
  • menos certidumbre, subjuntivo
  • más o menos conocimiento del tema
  • más o menos experiencia en el asunto

Etc.

Además de todos los otros aspectos (situación, conocimiento previo, coherencia de la hipótesis…) que estamos trabajando en todos estos episodios y que tenemos que tener muy, muy en cuenta.

Es cierto que esta alternancia indicativo/subjuntivo no es fácil, y menos para los no nativos. Pero si vamos entendiendo poco a poco las claves de su funcionamiento, podremos usar estas fórmulas con más confianza y seguridad.

Repasemos:

  • Quizá (s)
  • Acaso
  • Tal vez
  • Probablemente 
  • Posiblemente
  • Seguramente

Van todos tanto con indicativo como con subjuntivo, muchas veces con un sentido muy similar y otras tantas con una diferencia en el grado de certidumbre o conocimiento en torno al hecho o idea sobre el que lanzamos la hipótesis, la duda o establecemos la probabilidad.

  • A lo mejor

Siempre con indicativo.

Y también siempre con indicativo:

  • Igual
  • Lo mismo
  • Seguro que
  • A lo mejor

Y los iremos viendo todos poco a poco. 

Y la única locución, también de duda, que va siempre con subjuntivo, es:

  • Puede (ser) que

La cual también estudiaremos, por supuesto.

Nuestros últimos ejemplos:

(En una reunión de cinco amigas, una se marcha antes de acabar. Las otras se preguntan por qué):

  • ¡Qué seria estaba Ana! A lo mejor tiene problemas en casa. Su hija adolescente está insoportable.
  • No sé, quizá sólo tiene un mal día.
  • O tal vez los problemas con su marido no acaben de arreglarse.
  • Probablemente haya tenido un mal día y no esté para reuniones sociales.
  • Seguramente.

O:

(Dos amigos esperan a un tercero para ir al cine, pero éste no llega):

  • ¿Qué le pasará a Jaime? Ni llega, ni avisa.
  • A lo mejor se ha quedado sin batería en el móvil y no puede avisarnos.
  • No creo. Posiblemente se ha olvidado. No sería la primera vez.
  • Tal vez está sin pasta. Pero podría decirlo y no hacernos esperar.
  • Seguro que es eso. Se lo gasta todo en videojuegos.
  • Esperemos un poco más, igual está a punto de llegar.
  • Vale, igual viene, pero llega tarde. Es muy impuntual.


Bien, amigos, aquí dejamos el tema, repasando el diálogo hasta donde hemos trabajado:


Patricia (madre):Venga, pasad. ¿Se puede saber qué pasa? ¿Sabéis qué hora es?

Alba (hija):Sí, mamá, las tres de la madrugada.

Bruno (padre):¿Qué ocurre? ¿Qué es este jaleo?

Alex (hijo):El bebé del piso de arriba lleva una hora llorando y nos ha despertado.

Patricia:Aaah…es eso…Bueno, los bebés suelen llorar por causas diversas.

Alba:Sí, mamá, pero es que no para…Es insoportable.

Bruno:Tal vez sean los dientes. Tal vez le están saliendo los dientes.

Patricia:O tal vez se haya asustado por algo.

Alba:Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Patricia:Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Bruno:Probablemente son los dientes. Y posiblemente se sienta muy molesto.

Alex:Quizás llora por hambre. A lo mejor tiene hambre.

Y continuamos en el próximo. 

Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donation) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar..

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos. Noviembre de 2017



*************************



 © Spanishpodcast, 2007-2017