Puede que tenga miedo














Puede que tenga miedo

(Fórmulas para expresar dudas, hipótesis, 

probabilidades o posibilidades.

Oraciones independientes.

Subjuntivo 6)


Hello, dear friends, and welcome to Spanish Podcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. With our 247th episode: Maybe he´s scared, we are going to continue with our little story from our last episodes: the children of our family ask their parents what is the reason why the baby (from the upstairs apartment) doesn´t stop crying. Parents and children doubt what is the reason for this crying, and they express doubts, hypothesis, probabilities and desires about this fact. We are continuing with the independent sentences with subjunctive and reviewing formulas to express these doubts and probabilities. Today we are finishing this topic.


Hola, queridos amigos y queridas amigas, y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. Con nuestro episodio nº 247 Puede que tenga miedo, vamos a continuar con la pequeña historia que empezamos en los anteriores episodios. Los hijos de nuestra familia preguntan a sus padres por qué el bebé del piso de arriba llora y llora y no para. Padres e hijos dudan sobre cuál es el porqué de estos lloros, y expresan dudas, hipótesis, probabilidades, posibilidades y deseos alrededor de este hecho.

Continuamos hoy con fórmulas de duda y probabilidad en oraciones independientes con indicativo y subjuntivo. Pero hoy acabamos el tema del episodio del bebé llorón.


Episodio nº 247: Puede que tenga miedo. Vamos, amigos, listos para trabajar y entender todas estas fórmulas tan usadas en español y a incorporarlas a nuestro español para…pues para hablar mejor cada vez, claro que sí. Vaaaamos a meternos en materia.


Recordemos la conversación que mantiene la familia sobre los lloros del bebé del apartamento de arriba:

Patricia (madre):Venga, pasad. ¿Se puede saber qué pasa? ¿Sabéis qué hora es?

Alba (hija):Sí, mamá, las tres de la madrugada.

Bruno (padre):¿Qué ocurre? ¿Qué es este jaleo?

Alex (hijo):El bebé del piso de arriba lleva una hora llorando y nos ha despertado.

Patricia:Aaah…es eso…Bueno, los bebés suelen llorar por causas diversas.

Alba:Sí, mamá, pero es que no para…Es insoportable.

Bruno:Tal vez sean los dientes. Tal vez le están saliendo los dientes.

Patricia:O tal vez se haya asustado por algo.

Alba:Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Patricia:Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Bruno:Probablemente son los dientes. Y posiblemente se sienta muy molesto.

Alex:Quizás llora por hambre. A lo mejor tiene hambre.

Patricia:Seguro que no tiene hambre. Su mamá sabe su ritmo de comidas. Y ya le habría dado el biberón.

Alba:Igual los papás no se han despertado. Llámales por teléfono, mamá. Seguro que te lo agradecen. Lo mismo no le oyen llorar.

Patricia:Mira, hija, seguro que le han oído y le oyen, pero a veces no es tan fácil calmar a un bebé.

Alex:Puede que tenga miedo.

Bruno:Quizá lo tenga, pero si está con sus papás, no creo que sea esa la causa. Seguramente esté a punto de dormirse.

Patricia:Puede ser que esté agotado de llorar y se duerma en un plis plas.

Alex:¡Eeeeeh! ¡Ha parado! No puedo creerlo. Me voy volando a mi habitación, que estoy muerto de sueño.

Alba:Quizá vuelva a llorar, pero espero que no. Mañana tengo examen y necesito descansar.

Patricia:Probablemente el bebé se ha calmado y es probable que duerma toda la noche de un tirón.

Bruno:Tal vez haya suerte y podamos dormir todos. Buenas noches, hija.


Bien, queridas amigas y queridos amigos, nos habíamos quedado en el momento en que la niña de nuestra familia, había planteado la hipótesis de que los papás del bebé llorón podrían no haber oído el llanto de su bebé, ¿recordáis?:

  • Igual los papás no se han despertado. Llámales por teléfono, mamá. Seguro que te lo agradecen. Lo mismo no le oyen llorar.

Hipótesis poco consistente para la madre, que la contrarresta diciendo:

  • Mira, hija, seguro que le han oído y le oyen, pero a veces no es tan fácil calmar a un bebé.

Alex introduce una nueva duda, estableciendo una hipótesis, para él, tan coherente como la anterior, la de que el bebé podía tener hambre. Ahora dice:

  • Puede que tenga miedo

Puede que…” o “puede ser que…, locución que expresa una probabilidad, acompañada siempre y en todos los casos, de subjuntivo.

Tanto podemos decir:

  • Puede que tenga miedo

Como:

  • Puede ser que tenga miedo

Y expresa una duda razonable sobre que ésa pueda ser la causa del sonoro llanto del bebé.

O dos palabras:

  • Puede que…

O tres:

  • Puede ser que…

… más subjuntivo.

Como en estos casos:

  • Puede ser que no venga a la fiesta. Aún no se ha recuperado de la muerte de su hermano.
  • Llegará, pero puede que (llegue) tarde porque hay mucho tráfico.
  • Puede que haya despidos en la empresa. Los recortes económicos también afectarán a los trabajadores.
  • La perrita está muy enferma. Puede que haya que sacrificarla.
  • Si remontamos la crisis y la situación política se calma, puede que salvemos la empresa.
  • No le des tanta importancia a los cambios de ánimo de tu hija. Puede ser que vuestro divorcio la afecte más de lo esperado.
  • Pues sí. Puede ser que Olga aún esté frustrada por su fracaso amoroso. Pero ya hace dos años y la vida sigue.
  • Después de la inmensa crisis entre Cataluña y España, puede ser que tengamos que volver a empezar y (que tengamos que) volver a aprender a vivir juntos.
  • La crisis económica en Cataluña ha echado más de 2000 empresas fuera del territorio catalán. Puede que tardemos décadas en recuperarnos.

Recordadlo, amigos:

  • Puede (ser) que + subjuntivo para expresar dudas, lanzar hipótesis razonables y/o establecer probabilidades. Muy usado.

Alex, el niño, ha dicho:

  • Puede que tenga miedo (el bebé)

Lanzando una hipótesis lógica sobre la causa de su llanto: puede que tenga sueño, o puede que tenga hambre o puede ser que tenga miedo. Y lo hace con esta fórmula combinable sólo con subjuntivo.

Bruno, el padre, no le contradice radicalmente, admite que ésa sea una probabilidad:

  • Quizá lo tenga (el miedo)

Pero le da, a su hijo, razones que desestiman esa hipótesis del miedo:

  • Quizá lo tenga, pero si está con sus papás, no creo que sea ésa la causa. 

Es improbable que el bebé no pare de llorar porque tiene miedo, y que no se haya calmado con el cuidado de sus padres, durante tanto rato. Es altamente improbable.

Ahora el bebé llora y para, vuelve a llorar y vuelve a parar. Por eso el padre añade:

  • Seguramente esté a punto de dormirse.

Chicos, atención, olvidaos de que en la raíz de este adverbio de duda esté el adjetivo “seguro”, porque el adverbio:

  • Seguramente

Es un adverbio de duda, que puede ir con ambos modos: indicativo y subjuntivo, pero que expresa también duda y que indica probabilidad.

Un tanto diferente de “seguro que…”, el cual va solamente con indicativo y que indica una mayor probabilidad, pero que también sigue siendo una locución de duda y de probabilidad.

Pero recordad:

  • Seguro que…

Y

  • Seguramente

Expresan:

  • posibilidad, pero no certeza
  • “seguro que…” lleva indicativo
  • “seguramente” lleva indicativo y subjuntivo

Aunque, cuando queremos expresar una probabilidad muy alta, tendemos al indicativo.

Este “seguro que + indicativo” lo vamos a entender muy bien con unos ejemplos, así como su diferenciación con “seguramente”:

  • Voy a preparar una buena comida ahora mismo. Seguro que tenéis hambre.
  • No voy a llamarle ahora porque seguro que no está en casa, está en el trabajo.
  • Ha estudiado mucho y todos los días. Seguro que aprueba todo el curso en junio.
  • Diego y Sonia cada vez discuten más. Seguro que acaban rompiendo.
  • He visto en la tele que hay lluvias toda la semana. O sea que seguro que mañana y pasado llueve. Aplazaremos el viaje.
  • Mi hijo se ha quedado sin trabajo. Seguro que tengo que ayudarle económicamente en lo próximos meses.
  • Le han diagnosticado un cáncer muy agresivo. Seguro que tiene que recibir quimioterapia y radioterapia.
  • Mi hijo mayor ya tiene trabajo fijo, novia y ganas de autonomía. Seguro que se irá de casa en pocos meses.
  • Está obsesionada con la edad. Sólo habla de cirugía estética a todas horas. Seguro que acabará operándose.
  • Está muy grueso y se mueve con dificultad. Seguro que el médico lo pone a dieta.

Mirad, queridas amigas y queridos amigos, “seguramente”, este adverbio de duda o de probabilidad (depende de cómo lo usemos), y esta locución (seguro que), nos sirven muy bien para ver el grado de duda que nos plantea un hecho, así como el grado de probabilidad del mismo.

Observemos esta situación: una cena de amigos. La cena está a punto de empezar, pero uno de ellos no ha llegado aún. Alguien dice:

  • Seguramente llegue tarde. Creo que hoy trabajaba hasta tarde.

Aquí se baraja una hipótesis de la que el hablante no está seguro (creo que…; y no: sé que…). Probabilidad baja o media de que esa hipótesis responda a la realidad. Por tanto, seguramente + subjuntivo (seguramente llegue tarde, tal vez llegue tarde, quizá llegue tarde, puede que llegue tarde, probablemente llegue tarde, etc.).

Otro de los participantes en la cena, dice:

  • Seguramente llega tarde, sí. Me ha enviado un whatsapp en el que dice que ha salido tarde de la oficina y que hay mucho tráfico para llegar hasta aquí.

En este caso, y sin tener la certeza total de lo que se dice, se lanza una hipótesis cuya probabilidad de ser cierta es más alta. ¿Por qué? Porque hay pruebas de por medio: un whatsapp en el que se habla de dos factores por parte del interesado. Nos ha avisado de que ha salido un poco tarde del trabajo y hay tráfico intenso en la zona. A lo mejor tiene suerte y llega a tiempo, pero puede ser que estos dos factores le provoquen un poco de retraso.

Es decir, probabilidad alta de que esta hipótesis responda a la realidad. Por tanto:

  • Seguramente llega tarde (indicativo)

Y ahora vamos a mirar la tercera frase sobre la misma situación, pero en otra cena. Lo que se comenta del que llega tarde:

  • Seguro que Luis llega tarde. Me acaba de llamar por teléfono y dice que acaba de salir ahora mismo de casa. Por muy deprisa que venga, son 30 Km. Seguro que llega al segundo plato….

Hay una prueba fehaciente del retraso: Luis acaba de salir de casa y vive a treinta kilómetros de la ciudad. Y es evidente que Luis no tiene alas para volar y tampoco tiene helicóptero privado. Irá en su coche. Pero por poco que tarde, hay un ratito de desplazamiento. Puede que llegue pronto si no hay mucho tráfico, o puede que no, que se le compliquen las cosas y llegue bastante tarde. Ya se verá. Pero es seguro que llegará con retraso.

Por tanto, usamos “seguro que + indicativo” porque queremos expresar un alto, altísimo, grado de probabilidad de acertar con nuestra hipótesis. En estos casos, usando esta fórmula para plantear una hipótesis, significamos que tenemos pocas dudas  sobre lo que decimos, que tenemos una mayor certeza sobre ello gracias a los datos del propio interesado, y de que esa probabilidad tiene una alto grado de ser cierta. Y por ello usamos “seguro que + indicativo”.

Es cierto que yo os pongo estos ejemplos para que lo veáis claro. Pero también que estos usos dependen asimismo de las circunstancias, del tipo de interacción con nuestros interlocutores, del contexto comunicativo establecido, etc. etc. Y por ello también es cierto, insisto, en que podemos oír estas 3 fórmulas de forma no tan clara y rotunda. Veamos un ejemplo:

Dos amigas, una de ellas esperando a su novio, que se retrasa ya una hora:

Ana:¡Estoy preocupada! No llega y no responde al móvil.

Sonia:Tranquila, Ana, le habrá entretenido cualquier cosa. Seguro que está a punto de llegar.

Sonia no está tan segura de lo que acaba de decir, no tiene la más mínima certeza de que eso vaya a suceder, pero quiere animar a su amiga dándole un punto de firmeza a su hipótesis. Y por eso dice:

  • Tranquila, Ana, le habrá entretenido cualquier cosa. Seguro que está a punto de llegar (mostrarse convencida -asegurándole que llegará pronto-  animará a su amiga y hará que disminuya su preocupación).

Y Ana le dice:

  • Sí, seguramente tienes razón.

Otros ejemplos, siguiendo esta misma gradación de la probabilidad:

  • Si tengo tiempo, seguramente venga.
  • Si no llueve, seguramente vendré.
  • Seguro que vendré a la fiesta. No me la perdería por nada del mundo.

O:

  • Sergio se retrasa. Seguramente le haya surgido un contratiempo.
  • Sergio se retrasa. Seguramente le ha surgido un contratiempo. Él es muy puntual.
  • Sergio se retrasa. Seguro que ha pasado algo. Ha llamado hace una hora que venía hacia aquí.

O:

  • Están llamando a la puerta. Seguramente sea el cartero.
  • Están llamando a la puerta. Seguramente es el cartero, por la forma de llamar (conocimiento previo de este dato, la forma característica de llamar del cartero, mayor grado en la probabilidad).
  • Están llamando a la puerta. Seguro que es el cartero. Viene todas las mañanas a la misma hora y toca dos veces el timbre (dos factores previos que alejan la duda y aumentan la probabilidad, en este caso ya muy alta, de que sea el cartero).

O:

  • El paquete seguramente llegue mañana. Han pasado ya un par de días.
  • El paquete seguramente llega mañana, porque es mañana cuando se cumple el plazo.
  • Seguro que el paquete llega mañana. Acabo de recibir un email que lo confirma (puede haber cualquier contingencia que lo impida, pero la probabilidad de que llegue mañana es casi total, es muy alta).

O:

  • Seguramente volvamos a encontrarnos por aquí, ¿no?
  • Seguramente volveremos a encontrarnos. Tenemos muchos amigos comunes.
  • Seguro que volvemos a encontrarnos. Ambos estamos invitados a la fiesta de Alberto, la semana próxima.

O:

  • Seguramente nos compremos un piso, con el tiempo…
  • Seguramente nos compramos un piso. Ya hemos reunido el dinero de la entrada.
  • Seguro que nos compramos una casa de pueblo en la Sierra. Definitivamente, es nuestra opción favorita y podemos pagarla.


La cosa es que una probabilidad puede extenderse, por ejemplo, en una escala de uno a diez. El 1 sería una probabilidad tan baja que sería casi imposible. Entre un cuatro y un seis, la probabilidad sería media y plantearía dudas. Y un 9 ó un 10, sería una probabilidad que se aproxima a la certeza, ¿entendéis, chicos? Es una cuestión de grado, dependiendo de todos los otros factores coadyuvantes que venimos citando en todos estos episodios.

Ahí estábamos, en estas frases del diálogo:

Alex:Puede que tenga miedo.

Bruno:Quizá lo tenga, pero si está con sus papás, no creo que sea esa la causa. Seguramente esté a punto de dormirse.

Patricia:Puede ser que esté agotado de llorar y se duerma en un plis plas.

Que es: Puede ser que esté agotado y puede ser que se duerma en un plis plas. Con su uso exclusivo de subjuntivo, como ya hemos visto.

En ese momento, el bebé para de llorar y todos se apresuran a constatar ese hecho, aunque con algunas dudas aún de que el asunto no se repita:


Alex:¡Eeeeeh! ¡Ha parado! No puedo creerlo. Me voy volando a mi habitación, que estoy muerto de sueño.

Alba:Quizá vuelva a llorar, pero espero que no. Mañana tengo examen y necesito descansar.

Patricia:Probablemente el bebé se ha calmado y es probable que duerma toda la noche de un tirón.

Bruno:Tal vez haya suerte y podamos dormir todos. Buenas noches, hija.


Las dudas se van despejando:

  • Quizá vuelva a llorar, pero parece poco probable.
  • Probablemente el bebé se ha calmado.
  • Es probable que duerma toda la noche de un tirón (toda la noche seguida).
  • Tal vez haya suerte y duerma.
  • Tal vez podamos volver a dormir nosotros.

Dado que el llanto del bebé ha cesado por completo, los papás y los hijos plantean dudas y probabilidades (que ya conocemos porque las acabamos de estudiar) por las que parece bastante probable que ahora puedan descansar.

Recordad que “quizá, tal vez, acaso, probablemente, posiblemente y seguramente” pueden ir tanto con indicativo como con subjuntivo, en función del grado de duda o de certidumbre. Recordad también que “a lo mejor, igual, lo mismo y seguro que”, van solamente con indicativo. Y por último hay que recordar también que “puede (ser) que…” solamente admite subjuntivo.

Creo, amigos, que ahora sí que estamos listos para volver a escuchar la conversación entera, comprendiendo perfectamente todas las fórmulas de duda y probabilidad que hay en ella, así como por qué usamos unas u otras. 

Venga, escuchemos con atención:


Patricia (madre):Venga, pasad. ¿Se puede saber qué pasa? ¿Sabéis qué hora es?

Alba (hija):Sí, mamá, las tres de la madrugada.

Bruno (padre):¿Qué ocurre? ¿Qué es este jaleo?

Alex (hijo):El bebé del piso de arriba lleva una hora llorando y nos ha despertado.

Patricia:Aaah…es eso…Bueno, los bebés suelen llorar por causas diversas.

Alba:Sí, mamá, pero es que no para…Es insoportable.

Bruno:Tal vez sean los dientes. Tal vez le están saliendo los dientes.

Patricia:O tal vez se haya asustado por algo.

Alba:Ya….Pero para eso tiene a sus papás, ¿no?, para que le calmen. ¿Acaso no saben calmarlo?

Patricia:Posiblemente sus papás ya lo estén calmando, pero a veces lloran y lloran mucho rato.

Bruno:Probablemente son los dientes. Y posiblemente se sienta muy molesto.

Alex:Quizás llora por hambre. A lo mejor tiene hambre.

Patricia:Seguro que no tiene hambre. Su mamá sabe su ritmo de comidas. Y ya le habría dado el biberón.

Alba:Igual los papás no se han despertado. Llámales por teléfono, mamá. Seguro que te lo agradecen. Lo mismo no le oyen llorar.

Patricia:Mira, hija, seguro que le han oído y le oyen, pero a veces no es tan fácil calmar a un bebé.

Alex:Puede que tenga miedo.

Bruno:Quizá lo tenga, pero si está con sus papás, no creo que sea esa la causa. Seguramente esté a punto de dormirse.

Patricia:Puede ser que esté agotado de llorar y se duerma en un plis plas.

Alex:¡Eeeeeh! ¡Ha parado! No puedo creerlo. Me voy volando a mi habitación, que estoy muerto de sueño.

Alba:Quizá vuelva a llorar, pero espero que no. Mañana tengo examen y necesito descansar.

Patricia:Probablemente el bebé se ha calmado y es probable que duerma toda la noche de un tirón.

Bruno:Tal vez haya suerte y podamos dormir todos. Buenas noches, hija.




Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donation) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar..

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos. Diciembre de 2017

************************* 




 © Spanishpodcast, 2007-2018