Parejas abiertas





Parejas abiertas


Hello dear friends and welcome to Spanish Podcast. I'm Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 252nd episode: Open Couples, we enter into a seventh phase of our subjunctive study in substantive sentences, with verbs with which we express our opinions and with which we communicate ideas, judgments, opinions, etc. We do it through a very fashionable theme nowadays: open couples. So we can enter this grammar theme, having fun and knowing topics that interest everyone.


Hola queridos amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 252: Parejas Abiertas, entramos en la fase 7 de nuestro estudio del subjuntivo en oraciones sustantivas, con verbos con los que expresamos nuestras opiniones y con los que comunicamos ideas, juicios, pareceres, etc. Lo hacemos a través de un tema muy de moda en la actualidad: las parejas abiertas. Así podremos entrar en este tema gramatical, pasándolo bien y conociendo temas que a todos interesan.



Angela y Eva se han reunido en una cafetería para hablar de un tema delicado. Eva lleva 12 años casada; Angela, 15. Eva y su marido -Alberto- se están planteando abrirse a otras relaciones de pareja. Eva está de acuerdo, pero tiene dudas y por eso quiere hablar con su mejor amiga, Angela. ¡Asistamos al diálogo entre ambas:


Angela:Bueno, Eva, supongo que tienes que decirme algo importante. Parecías preocupada por teléfono.

Eva:Bueno, sí, es un asunto al que le estoy dando vueltas y más vueltas en los últimos días.

Angela:Tú dirás, cuéntame.

Eva:¿Te acuerdas de que hace un tiempo estuvimos hablando de la rutina de las parejas?

Angela:No recuerdo que habláramos de eso, no lo recuerdo…

Eva:Bueno, es igual. El caso es que Alberto y yo hemos hablado mucho de esto.

Angela:¿De qué?

Eva:Pues hemos hablado de que las parejas se desgastan, se someten a una rutina que acaba con el deseo y deteriora la relación.

Angela:A ver, Eva, yo no creo que eso pase en todas las parejas. Tampoco pienso que la rutina deteriore la relación. Es sólo que las formas de amarse, en una pareja estable, van evolucionando.

Eva:Pues, en nuestro caso, después de llevar 12 años casados, tanto Alberto como yo hemos descubierto que nuestra pareja necesita una ventana al exterior. Nos parece que la rutina nos está asfixiando un poco.

Angela:Pues yo no creo que vuestra pareja esté asfixiada. Pero, claro, sois vosotros los que decidís cómo estáis y qué necesitáis.

Eva:Mira, Angela, con franqueza, nos hemos dado cuenta de que nos aburrimos un poco. Consideramos que necesitamos estímulos externos para darnos vidilla.

Angela:Mira, Eva, eso del intercambio de parejas, a mí me suena a poder ponerle los cuernos al otro, pero sin culpa.

Eva:No es un intercambio de parejas, pero si a alguno de los dos le gusta mucho alguien, puede tener sexo con esa persona.

Angela:Eva, por Dios, yo opino que ese tipo de cosas os provocará unos celos enfermizos, os destrozará…

Eva:No creo que nos los provoque. Al contrario, si los dos estamos de acuerdo en abrir la pareja a otras relaciones y negociamos unas reglas entre ambos, los celos desaparecen, lo mismo que las mentiras y los cuernos. No hay traición porque son relaciones consentidas.

Angela:No creo que podáis establecer unas reglas en un asunto tan espinoso.

Eva:Pues yo he hablado con gente que forma parte de parejas abiertas y puedo constatar que se establecen normas.

Angela:¿Como por ejemplo?

Eva:Pues, por ejemplo, abrir la pareja porque los dos miembros lo quieren. Dar ese paso porque ambos creen que mantener sexo fuera de la pareja, puede acabar con la rutina, estimular de nuevo el deseo y abrirte a nuevas emociones.

Angela:Pues yo opino que podéis dedicar todos esos esfuerzos a tener nuevos estímulos entre vosotros dos.

Eva:Angela, me imagino que mucha gente lo ve así. Pero nosotros somos conscientes de que la pareja monogámica no es más que una construcción cultural. Es más, afirmamos que es una forma de convivencia antinatural.

Angela:Eeevaaaa…¿Pero qué te pasa? Te veo muy radical. Aún me acuerdo de lo enamorados que estábais cuando os casásteis.

Eva:Y aún lo estamos, estamos muy enamorados. Pero el sexo se ha convertido en algo rutinario y aburrido. Creo que no nos sentimos ni cómodos ni felices tal como están las cosas.

Angela:¿Y Alberto lo ve igual que tú?

Eva:De hecho fue él quien empezó a hablar del tema.

Angela:No sé, Eva, a mí, este tema, me da la impresión de que puede hacer daño a alguno de los dos.

Eva:Pero por eso hay normas. Una de ellas es que, si uno de los dos, después de empezar, cree que está sufriendo, que no lo soporta, o se siento incómodo o se siente traicionado o  se muere de celos,… o…o ve que no es como creía, la experiencia se detiene.

Angela:Ya, pero, por ejemplo, yo estoy convencida de que hay que tener mucho estómago para hablar de la que es tu rival en la cama.

Eva:Es que no se habla de eso. El o ella van con alguien y ya está. Le dices a tu pareja que has ido con alguien, pero sin entrar en detalles, a no ser que el otro los pida.

Angela:Por lo que dices, entiendo que se oculta cierta información…

Eva:No, no se oculta, es sólo que no es necesario dar detalles.

Angela:¿No hay en todo esto algo de promiscuidad?

Eva:Yo creo que no. El hecho de tener una relación abierta no significa que vayamos acostándonos con todo el mundo, como si fuéramos adictos al sexo. No es eso, en absoluto.

Angela:¿Y si te enamoras del otro?

Eva:Normalmente, se establece una duración determinada para cada relación sexual. No busco amor, eso ya lo tengo con Alberto. Busco nuevas experiencias sexuales.

Angela:No puedo entender que busques sexo con otros, amando a Alberto.

Eva:Pues porque creo que eso no pone en peligro ni nuestra relación ni nuestro amor.

Angela:Eva, y todos estos intercambios, ¿no crees que pueden favorecer un sexo de riesgo?

Eva:No, Angela, la gente que forma parte de parejas abiertas se hace análisis de control cada tres meses, y tiene que estar dispuesta a enseñar esos análisis en todo momento. Y siempre se practica sexo seguro.

Angela:Oye, que me estás poniendo paranoica. Supondo que no querrás seducir a Leonardo. ¡Júrame que eso no va a pasar!

Eva:Te lo juro, te juro que eso no pasará. Porque una de las normas sagradas es no establecer relaciones con personas que formen parte del círculo de amigos de la pareja.

Además, de buen rollo, Angela, Leonardo nunca ha sido mi tipo. Lo adoro como amigo, pero permíteme que te diga que no me pone…

Angela:¡Qué amable!

Eva:¡Venga, mujer! Lo digo para que te tranquilices…

Angela:No sé, Eva, opino que no soy la persona adecuada para hablar contigo de este tema. Yo no podría hacer algo así. Me moriría de celos. Para mí, es anti-natural y estoy convencida de que, a la larga, no puede funcionar.

Eva:Yo creo que sí eres la persona adecuada. Has sido totalmente sincera y eso me vale. Tampoco esperaba que estuvieras de acuerdo conmigo  en todo.

Angela:Eres un sol, Eva. Gracias por decirme eso, porque es de las pocas veces que no estamos de acuerdo en algo.



Bien, amigos, ¡menudo temazo! La pareja ya es, en sí misma, un tema complejo y amplio, pero si hablamos de las llamadas “parejas abiertas”, la cosa se complica. Es un tema problemático, controvertido, en el que todo el mundo quiere dar su opinión, y en el que puedes encontrar las opiniones más dispares posibles y mucha pasión al defender las ideas de uno y otro lado.

Eso les pasa a Angela y a Eva, que ven el tema desde perspectivas muy diferentes, cuando no enfrentadas.

Se han encontrado en una cafetería porque Eva ha llamado a Angela para decirle que tenía que hablar con ella.

  • Bueno, Eva, supondo que tienes que decirme algo importante. Parecías precocupada por teléfono.

Aquí iniciamos el tema con esta frase:

  • Supongo que tienes que decirme algo importante.

Supongo, del verbo suponer, uno de los verbos que forman parte de ese grupo verbal que vais a encontrar en muchas gramáticas y libros de español, como:

  • verbos con los que expresamos una opinión, y con los que comunicamos cosas, ideas, opiniones, juicios, pareceres, etc.

Tras haber estudiado, a lo largo de 6 episodios, las fórmulas con subjuntivo (e indicativo) en oraciones independientes, entramos ahora de lleno en las oraciones sustantivas con subjuntivo o con indicativo, que vamos a conocer y a comprender con calma, tranquilamente y clarito, clarito.

¿Y qué es esto con este nombrecito especial? ¿Qué es una oración sustantiva? Calma, chicos, es algo muy fácil. Es una oración subordinada a otra oración principal. 

Cuando oigáis algo sobre una oración sustantiva, inmediatamente pensad que es una oración que depende de otra, a la cual complementa y completa.

Yyyy…¡por qué se llama “sustantiva”? Pues porque hace esa función, la de sustantivo, o nombre, respecto a la principal. Funciona como un sustantivo (como sujeto, como CD, como otro complemento…etc.), un grupo nominal o un pronombre.

Estas oraciones suele estar introducidas por estos elementos:

  • Las conjunciones “que” o “si”:

*Dime que me quieres (dime eso)

*Dime si realmente me quieres

*Me gusta que me lo digas

*Me gusta que estéis felices

*No sé si estáis felices


  • Un pronombre

*No soporto que no me quieras

*Eso no lo soporto

  • Un adverbio interrogativo:

*No sé dónde ha estado el fin de semana

*¿Puedes explicarme cómo lo has hecho?

*No sé cómo lo has hecho


Etc.


Esto suele ser lo más habitual al introducir una oración subordinada substantiva dependiente de otra principal.

Como recordatorio, estas oraciones sustantivas pueden hacer las mismas funciones del sustantivo: sujeto, complemento directo, complemento indirecto, complemento de régimen, complemento circunstancial, y otros incluso.

¿Y esto es muy difícil? ¿Cómo me doy yo cuenta -pensarás, querida amiga y querido amigo- de que tengo que usar una subordinada de éstas? ¿Cómo lo detecto? ¿Cómo saber si ese verbo principal tiene que llevar otra oración dependiente? ¿Cómo elegir el modo, indicativo o subjuntivo, para la subordinada? ¿Por qué me lo complica tanto el español?

Que nooo, bueeeeno, basta de preguntas. Vamos a abordar el tema de manera que no os quede ni una duda, ni una…

Bien, amigos, entramos en el tema de lo que necesitamos para expresar opiniones y para comunicar. En vuestros libros de español, vais a encontrar muchos nombres para estos verbos, pero yo voy a intentar clasificarlos de forma que lo veáis muy claro.

Mirad, la categoría general para estos verbos sería ésta:

  • Verbos para expresar la opinión

Y

  • Verbos para comunicar

Y dentro de esta categoría general, incluiríamos:

  • los verbos de percepción mental
  • los verbos de percepción física
  • los verbos de lengua (comunicación)

Tranquilos porque vamos a ir por partes, y despacito, despacito…

Hoy vamos a repasar los verbos de actividad mental y comunicación, muchos de los cuales salen en nuestro diálogo. Verbos que podemos encontrar también como:

  • verbos de entendimiento
  • verbos de opinión
  • verbos de percepción mental
  • verbos de lengua y
  • verbos de comunicación.

Si no nos ponemos ortodoxos, recordaremos que son los llamados:

  • verbos de cabeza

(esto de los verbos de “cabeza”, chicos, sólo como regla mnemotécnica). Y… ¿por qué? ¡Caramba, está claro! Porque son verbos que implican operaciones mentales, operaciones de pensamiento, de entendimiento, de comprensión y expresión. Verbos que expresan opiniones, valores, reflexiones, juicios, etc. etc. Y que son tan conocidos y usados como:

  • creer
  • pensar
  • opinar 
  • suponer
  • imaginar
  • considerar
  • afirmar 
  • negar 
  • entender
  • asegurar
  • contar
  • juzgar 
  • descubrir
  • olvidar
  • saber
  • explicar 
  • confirmar
  • sospechar
  • comunicar
  • narrar 
  • comentar
  • sostener
  • hablar
  • meditar
  • planear
  • decir
  • afirmar
  • prometer 
  • contestar
  • manifestar
  • confesar

Etc.

Como veis, amigos, unos son muy claros en cuanto a la categoría a la que pertenecen, y otros pueden pertenecer a una o varias categorías.

Pero yo creo que esto lo podéis recordar bien, ¿verdad? En este episodio, vamos a tocar esos verbos que necesitamos para:

  • expresar nuestra opinión
  • comunicar cosas, ideas, pareceres, pensamientos, etc.

Recordemos: verbos de expresión y comunicación, dentro de la categoría general de verbos de actividad mental.

Los referentes a los sentidos (ver, oír, escuchar, notar, percibir, etc.), en el próximo episodio.

Bien, pues estos verbos que estamos comentando  son los que detectaremos en la oración principal. Cuando aparece uno de estos verbos, inmediatamente sabremos que necesitamos otra oración subordinada a esa principal, que la completa.

“Ya, ya…”, diréis. ¿Y el asuntillo del subjuntivo, dónde queda? Fácil, fácil, fácil,…Mirad:

  • Si el verbo principal va en forma afirmativa, el verbo subordinado va en indicativo. 
  • Creo que Sonia es guapísima
  • Pienso que vamos a ganar el juicio
  • Opino que estás muy cambiado desde el año pasado
  • Imagino que vendrás a la fiesta
  • Te aseguro que no le he dicho nada a nadie de nuestro secreto
  • Sé que no me quieres
  • He descubierto que él me engaña

Etc. Etc.

Pero:

  • Si el verbo principal va en forma negativa, el verbo subordinado va en subjuntivo. 

Veámoslo con los mismos ejemplos:

  • No creo que Sonia sea tan guapa
  • No pienso que vayamos a ganar el juicio
  • No opino que hayas cambiado tanto
  • No imagino que vengas a la fiesta estando con gripe
  • No te aseguro que haya guardado el secreto
  • No he descubierto aún que me engañe, pero todo llegará…

Bueno, esta regla general hay que aprenderla como si no hubiera un mañana…ja ja ja:

  • Si Vº 1 —> afirmativo
  • Vº 2 ——-> indicativo


  • Si Vº 1 —> negativo
  • Vº 2 ——-> subjuntivo

Habrá excepciones, pero…en otro momento.


Así es que está claro lo que tenemos que hacer ¿no? Y es fijarnos en el significado del verbo principal, el verbo primero, y si es uno de los que estamos trabajando aquí, ya sabremos cómo es el otro, el subordinado.

Y esta regla rige para todos estos verbos de la principal, todos estos verbos que vais a encontrar como verbos de actividad mental, o de entendimiento, o de percepción mental, o de opinión, o de comunicación, o de lengua, o de habla, o de expresión, o de pensamiento.

Y todos estos verbos en afirmativo, en la oración principal, se corresponden con indicativo en la subordinada. Y todos, en negativo, se corresponden con subjuntivo.

Retomemos el diálogo. Nos habíamos quedado justo al principio, cuando Angela le decía a su amiga Eva:

  • Bueno, Eva, supongo que tienes que decirme algo importante. Parecías preocupada por teléfono.

Verbo suponer, en un frase afirmativa:

  • (yo) supongo

Y que se acompaña siempre de “que”:

  • supongo que

Y en este caso, con indicativo:

  • Supongo que tienes (que decirme algo importante).

Si fuese negativa, diría:

  • No he supuesto que fuera importante.

Suponer es sospechar, imaginar, considerar, hacer una suposición. Suponer funciona como creer, como estimar. Se usa muchas más veces con indicativo, pero a veces se usa con subjuntivo, aunque específicamente con este verbo “suponer”, resulta un poco forzado en ocasiones. Pasa con algunos de estos verbos.

Eva le responde que sí, que quiere hablar de un asunto al que le está dando vueltas y más vueltas durante los últimos días.

Cuando le das vueltas (y más vueltas) a algo, es porque piensas mucho en ello, reflexionas sobre ello con mucha frecuencia, es un tema que vuelve y vuelve a tu cabeza. Y Eva está así, pensando mucho en un asunto, dándole vueltas. Angela le dice:

  • Cuéntame
  • Dime qué te pasa

Eva le empieza recordando una conversación que tuvieron hace un tiempo:

  • ¿Te acuerdas de que hace un tiempo estuvimos hablando de la rutina en las parejas?

El verbo es “acordarse -de algo-“, similar a “recordar algo”, pero “acordarse” va seguido de “de”. Entonces:

  • ¿Te acuerdas de…?
  • + que
  • ¿Te acuerdas de que…?

¿De qué? ¿De qué tengo que acordarme?

Verbo 1: afirmativo

Por tanto…¿verbo 2?—-Síiiiiii….¡en indicativo!

  • ¿Te acuerdas de que estuvimos hablando de la rutina de las parejas?

¿Y qué es eso de la rutina (o las rutinas) de las parejas? Bueno, esos hábitos de repetición que a veces sobrevienen a algunas parejas, provocándoles hastío, aburrimiento, falta de deseo, falta de motivación, falta de atracción sexual,…y muchas más cosas que pueden afectar negativamente una relación de pareja.

Pero Angela no recuerda esa conversación, por eso tiene que decir su frase principal en negativo y poner una subordinada en subjuntivo (esta vez, en pasado):

  • No recuerdo (igual que “no me acuerdo”)
  • + que
  • + subjuntivo

- No recuerdo que habláramos de eso

Eva continúa, a pesar de todo:

  • Bueno, es igual. El caso es que Alberto y yo hemos hablado mucho de esto.

Angela necesita detalles:

  • ¿De qué? (¿De qué habéis hablado?)

Y Eva vuelve a darnos otro ejemplo de lo que estamos repasando:

  • Pues hemos hablado de que las parejas se desgastan, se someten a una rutina que acaba con el deseo y deteriora la relación.

El verbo hablar de…algo

verbo 1: hablar de…que…(afirmativo)

Verbo 2: 

  • las parejas se desgastan
  • las parejas se someten a la rutina
  • la rutina acaba con el deseo
  • la rutina deteriora (estropea) la relación

Si Alberto y Eva no hubieran hablado del tema, Eva diría:

  • No, no hemos hablado de eso
  • ¿De qué?
  • No hemos hablado de que las parejas se desgasten, o de que la rutina acabe con el deseo. No hemos hablado de eso.

Angela lo ve diferente, y dice:

  • A ver, Eva, yo no creo que eso les pase a todas las parejas. Tampoco pienso que la rutina deteriore la relación. Es sólo que las formas de amarse, en una pareja estable, van evolucionando.

Pues aquí un nuevo ejemplo de verbo principal en forma negativa:

  • Yo no creo…
  • …que —>  Yo no creo que…

Verbo subordinado en subjuntivo, con este tipo de verbos:

  • Yo no creo que eso pase en todas las parejas 

Y lo mismo:

  • Tampoco (forma negativa) pienso que la rutina deteriore la relación

Y acaba diciendo Angela:

  • Es sólo que las formas de amarse, en una pareja estable, van evolucionando.

Pero Eva le dice que a ellos sí les ha pasado:

  • Pues, en nuestro caso, después de llevar doce años casados, tanto Alberto como yo hemos descubierto que nuestra pareja necesita una ventana al exterior. Nos parece que la rutina nos está asfixiando un poco.
  • Alberto y yo hemos descubierto…

Verbo descubrir…en este caso, darse cuenta de algo, tomar conciencia de que necesitan abrirse al exterior, a otros. Y por tanto, verbo de actividad mental, de percepción mental de algo: darse cuenta, descubrir, tomar conciencia.

  • Hemos descubierto que nuestra pareja necesita una ventana al exterior.

Y añade:

  • Nos parece que la rutina nos está asfixiando un poco.

Nos parece”, del verbo parecer (parecerle algo a alguien), es decir, tener una opinión sobre algo.

Pero Angela no acaba de creer que esto le esté pasando a su mejor amiga, por eso le dice:

  • Pues yo no creo que vuestra pareja esté asfixiada. Pero, claro, sois vosotros los que decidís cómo estáis y qué necesitáis…

Creer”, uno e los verbos de expresión de opiniones más usados y conocidos, aquí en forma negativa (no creo) con una oración en subjuntivo que completa la primera.

  • Yo no creo que vuestra pareja esté asfixiada.

Eva se sincera:


  • Mira, Ángela, con franqueza, nos hemos dado cuenta de que nos aburrimos un poco. Consideramos que necesitamos estímulos externos para darnos vidilla.
  • Nos hemos dado cuenta de que…
  • Nos hemos dado cuenta (afirmativo) de que nos aburrimos (indicativo)
  • Consideramos que
  • Consideramos que necesitamos otros estímulos

Darse cuenta de algo” es captar algo, notarlo, percibirlo con claridad. Una locución verbal muy, muy usada en español. Y “dar vidilla” es animar una situación. Vidilla es un diminutivo de vida.

Angela está cada vez más en contra del tema que le plantea su amiga:

  • Mira, Eva, eso del intercambio de parejas, a mí me suena a poder ponerle los cuernos al otro, pero sin culpa.

En este caso, “me suena” es aquí también verbo de actividad mental que quiere decir algo similar a “me parece”, “tengo la impresión de que…”, o cosas similares.

  • Me suena a poder ponerle los cuernos al otro, pero sin culpa.

Supongo que recordaréis que “ponerle los cuernos al otro” es serle infiel a tu pareja. Estar con otras personas (ligar, acostarse,…) sin que el otro lo sepa, engañándole.

Esto de las parejas abiertas, a Angela, le suena a serle infiel al otro, a engañarle, pero sin sentir culpas, eliminando cualquier planteamiento ético del asunto.

Eva le aclara que no es lo mismo una pareja abierta que un intercambio de parejas. No es que Alberto y ella, como pareja, se encuentren con otras parejas para intercambiar los partenaires, sino que cada miembro de la pareja, individualmente, tiene libertad para mantener relaciones sexuales cuando conoce a alguien que le/la pone como una moto…ja ja ja…

Por eso Eva le dice:

  • No es un intercambio de parejas. Pero si a alguno de los dos le gusta mucho alguien, puede tener sexo con esa persona.

Angela se imagina un escenario muy dramático si eso pasara:

  • Eva, por Dios, yo opino que ese tipo de cosas os provocará unos celos enfermizos, os destrozará…

Opino”, verbo opinar, uno de los verbos estrella para establecer cuál es tu posición sobre un asunto. Verbo de opinión, de expresión de opiniones, en afirmativo, al cual complementa el verbo 2 en indicativo:

  • Opino que esto os provocará unos celos enfermizos

Y

  • Opino que esto os destrozará

Seguro, queridas amigas y queridos amigos, que ya vais pillando la mecánica de este tipo de oraciones con este tipo de verbos.

Vamos a salir un momento del diálogo para airearnos con otros ejemplos, con la misma mecánica.

Ejemplos:

  • Pienso que este tema de las parejas abiertas, es interesante.
  • Yo no pienso que lo sea (no pienso que este tema sea interesante).


  • Creo que Miguel tendrá dificultades con el examen.
  • No creo que Miguel tenga dificultades con su examen.


  • Dice que Pablo es muy antipático.
  • No dice que Pablo sea antipático, dice que es serio.


  • Su novio le ha dicho que la deja.
  • No le ha dicho que la deje, le ha dicho que necesita un tiempo…


  • Creo que dice la verdad.
  • No creo que diga la verdad.


  • Pienso que está mintiendo.
  • No pienso que esté mintiendo.


  • Considero que tienes muchas posibilidades de conseguir ese trabajo.
  • No considero que tengas posibilidades de conseguir ese trabajo.


  • A mis padres les parece que estoy estudiando mucho.
  • A mis padres no les parece que esté estudiando lo suficiente.


  • Me da la impresión de que Julio quiere declararme su amor.
  • No me da la impresión de que Julio quiera declararme su amor.


  • Me parece que mi hijo tiene problemas en el colegio.
  • No me parece que mi hijo tenga problemas en el colegio.


  • Sonia me ha confesado que está enamorada de Luis.
  • Sonia no me ha confesado que esté enamorada de Luis.


  • Ayer me comunicaron que hoy me renovarían el contrato.
  • Ayer no me comunicaron que hoy me renovaran el contrato.


  • Creo que mi novio vendrá con nosotros al cine.
  • No creo que mi novio venga al cine con nosotros.


  • Me parece que Carmen es un poco celosa.
  • No creo que Carmen sea celosa.


  • Imaginaba que iban a castigarla en el colegio.
  • No imaginaba que fuesen a castigarla en el colegio. Estoy desolada.


  • Todos pensábamos que era buena compañera.
  • Yo no, yo no pensaba que lo fuera.


  • Creo que la energía nuclear es la mejor.
  • Pues yo no creo que lo sea (no creo que la energía nuclear sea la mejor de todas).


  • Pienso que es fácil dejar de fumar.
  • Yo no pienso que sea fácil dejar de fumar.


  • A mí no me parece que el estrés sea una locura.
  • A mí me parece que tanto estrés es una locura.


  • Considero que es necesaria una fuerte conciencia ecológica.
  • Yo no considero que sea necesaria una fuerte conciencia ecológica.


  • Creo que el futuro será mucho mejor que el presente.
  • Yo no creo que el futuro vaya a ser mejor que el presente.


  • Creo que este libro es muy erótico.
  • Yo no creo que este libro sea erótico.


  • El jefe piensa que trabajamos poco.
  • El jefe no piensa que trabajemos poco.


  • Creo que la comida está muy picante.
  • No creo que lo esté tanto…


  • Creo que tienes razón respecto a las terapias alternativas.
  • No creo que tengas razón respecto a que no son válidas.

Etc. etc.


Bien, amigos, hemos dividido este tema en tres episodios: 

  • Parejas abiertas
  • Estimular el deseo
  • Morirse de celos

Con el mismo diálogo, y el mismo tema de trabajo. Pero es complejo y es mejor hacerlo en tres fases, aunque sea la misma historia.

Nos vemos en unos días. 




Si este podcast te ha resultado útil y te ayuda a progresar con tu español, puedes tú también ayudarnos a continuar con futuros podcasts haciendo una donación (donate) en la página de inicio del sitio web de Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), donde pone “Ayuda a mantener esta web. Donar”. 

Please help support my ongoing podcasts by making a donation. The sole support for my work comes from listeners like you. It is easy to donate.  You can donate by going to Spanishpodcast (www.spanishpodcast.org), and choose the option Donar.

Hasta la próxima, un abrazo. Chao, amigos.

Febrero de 2018.


************************** 

 © Spanishpodcast, 2007-2018