¡Nos casamos!


¡Nos casamos!



Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. 

Diego and Carla talked about their wedding months ago (in the 76th episode: “Boda en tiempos de crisis”); that day was one of the worst days of their life because their wedding had become a nightmare. They couldn´t allow  the wedding cost, they needed come back and to plan again the event.

The night of that sad day, Carla thought that she had just a priority in her life: to be with Diego, to be together; all another things never minded.

The night of that sad day, Diego thought that he had an only priority in his life: to be with Carla and he thought that he would do the impossible to get a nice wedding.

Next day Carla told her parents the new plans. Carla matured quickly, very quickly. She knew what she wanted and how to get it. 

In our 94th episode (¡Nos casamos!), Carla and Diego come back to talk about their wedding that will be the last days of september. A lot of things have been changed.


Hola amigos y bienvenidos a Español Podcast, soy Mercedes y os hablo desde Barcelona.

Han pasado algunos meses desde que Diego y Carla pasaron uno de los peores ratos de su vida hablando de su futura boda (en el episodio nº 76, “Boda en tiempos de crisis”), una boda que se había convertido en una pesadilla porque ellos no podían hacerle frente tal como la habían planeado.

La noche de ese dramático día, Carla pensó que sólo tenía una prioridad en la vida: estar con Diego, estar juntos. Todo lo demás pasaba a un segundo plano.

La noche de ese dramático día, Diego pensó que sólo había una prioridad en su vida: estar con Carla, estar juntos. Y que haría lo imposible por tener una boda digna que ellos pudieran pagar.

Carla habló al día siguiente con sus padres. Carla estaba madurando a la velocidad de la luz: sabía qué quería y lucharía por conseguirlo.

En nuestro episodio nº 94, Carla y Diego vuelven a hablar de su boda, que será a finales de setiembre y en la que han cambiado muchas cosas desde aquel día.


* * *


Diego : -Carla, ¿has traído la lista con los cambios definitivos?

Carla : -Sí, Diego, yo tengo la mía,¿y tú? Tenemos que hacer una única lista con todo lo que ya está negociado.

Diego : -Vale, empecemos con la lista de invitados. Finalmente serán 110 entre nuestros amigos y los invitados de ambas familias.

Carla : -Eso es, ciento diez. Hemos logrado reducirlos de 230 a 110. No está nada mal. Vamos con las invitaciones.

Diego : -Pedro terminó anoche el diseño. Ha quedado chulísimo. Mañana las imprimiré en mi impresora a color, después las  firmamos los dos y así ya estarán listas para enviarlas.

Carla : -Vale. Las flores de la iglesia las pondrán mi abuela y sus amigas. Son maravillosas, se han volcado en ayudarnos, con la edad que tienen…

Diego : -Oye, Carla, la verdad es que todo el mundo, familiares y amigos, están colaborando de una manera que nunca imaginé. Bueno, vamos con el vestido.

Carla : -Cuando me veas puesto el vestido de mi madre, no darás crédito. Me queda de película. Me lo han estrechado un poquito y nada más. Es una preciosidad.

Diego : -Estoy impaciente por verte con él puesto, pero no podrá ser antes del día de nuestra boda, trae mala suerte. Vamos con las fotos. Juan y Miriam se encargarán de las fotos de la iglesia y Jorge del video.

Carla : Y llegamos al banquete. Definitivamente lo haremos en la masía que mis padres tienen en el Montseny. Hay un terreno enorme lleno de árboles, plantas y flores, ya lo sabes, y allí celebraremos el convite con un bufé y una fiesta por todo lo alto.

Diego : -Por cierto, Carla, ya he cerrado el trato con la empresa de catering que se encargará del bufé, de poner adornos de flores y velas en las mesas, de la tarta nupcial y de montar la barra libre durante el baile.

Carla : -Sara, Emilio, Chema y Ruth se turnarán para pinchar los discos; están preparando mucha música bailonga para el final. Mi padre hará un video y le he dicho que se centre en los invitados de las dos familias. Carlos, Felipe y Carmen harán las fotos del banquete. ¿Qué falta?

Diego : -Las fechas. La iglesia nos reserva día para el 20 de setiembre, tal y como se lo habíamos pedido. Amor, ¡nos casamos!

Carla : -Sí, sólo falta decidir el viaje de luna de miel, pero tu idea de presentarnos en el aeropuerto y coger dos billetes baratísimos “a la aventura”, no está nada mal…

Diego : -No hará falta. Incluyendo el viaje que queríamos, el presupuesto no sobrepasa los ocho mil euros.

Carla : -Yo no lo decía sólo por el presupuesto, es que la idea de irnos “a la aventura”, me resulta muy excitante…

Diego : -Bueno, lo consideraremos, pero la semana que viene. Ahora, vámonos al cine y nos despejamos un poco.

Carla : -Vamos cari.


* * *




Diego le pregunta a Carla por la “lista” con los cambios definitivos.

Una lista es una relación de cosas, una enumeración de ellas. Se habla de:


- La lista de la compra : o enumeración de todos los productos que queremos comprar, escritos en un papel

O:

- La lista de boda : que es la enumeración de todos los objetos elegidos por los novios para que se los regalen

O:

- Una lista negra : en la que hay una relación de personas señaladas con malos propósitos



Ellos dos, Diego y Carla, han hecho dos listas con los preparativos de su boda, pero con los cambios definitivos que ya están solucionados, o negociados, y en los que ellos llevan trabajando meses. 


Con esas dos listas, harán una única y definitiva, con todo lo que ya está negociado y ya es definitivo.


Empiezan con la lista de invitados. Cuando todo esto empezó, el número total de invitados era en torno a 230 personas. Han ido reduciendo este número empezando por amigos de los padres residentes en otras ciudades, también con parientes lejanos a los que no ven desde hace muchos años, reduciendo también amigos de amigos, y así, hasta llegar a las 110 personas ineludibles que irán a la boda, y entre los que se cuentan los amigos de los propios novios y los amigos y familiares (parientes) de ambas familias.


Decimos que se ha reducido el número de invitados, pretérito perfecto del verbo “reducir”.


Carla comenta que esta reducción:


- No está nada mal


Que es como decir que está francamente bien.


Hablan después de las invitaciones. Una invitación es la acción y el resultado de invitar, pero también es la tarjeta en la que los novios informan a sus amigos y parientes de que se casan y de que los invitan a su boda.

Diego y Carla están intentando economizar en todos los aspectos de la boda y las invitaciones también son más baratas si nos las diseña un amigo nuestro que es diseñador gráfico y después las imprimimos en casa y las firmamos a mano.

Firmar es poner tu firma en un papel, poner tu nombre y apellido tal y como sueles escribirlos habitualmente.


Se puede economizar en todo, se trata de ser imaginativo, tener recursos, idear alternativas.  Imaginaos, la empresa organizadora de bodas les hizo un presupuesto de 20.000 euros por montarlo todo, presupuesto al que ellos no podían llegar si no era aceptando más ayudas de los padres o pidiendo un crédito rápido al Banco. Lo que hicieron Diego y Carla fue actuar al revés: contaban con ocho mil euros para todo, y tenían que adaptarse  a esta cantidad, a este presupuesto, sin pasarse ni un euro. 


Decíamos que su amigo Pedro les había hecho un diseño precioso para las invitaciones. Después, Diego aprovechará su impresora a color para imprimirlas y por último ambos pondrán su firma en ellas.


Diego dice que:


- El diseño ha quedado chulísimo


Ha quedado” es “ha resultado finalmente”. Usamos el verbo “quedar” en este sentido para describir el aspecto final de un trabajo, el resultado visible.

Como por ejemplo:


- El piso te ha quedado magnífico después de los arreglos

O:

- ¡Está buenísima! La tarta de queso te ha quedado fantástica

O:

- Tras el accidente, el coche ha quedado hecho un desastre



Bien, pues el diseño le ha quedado “chulísimo” a Pedro, el amigo de Diego. “Chulísimo” es el superlativo de “chulo”, palabra informal para decir que algo ha quedado fenomenal, estupendo, eso…¡chulísimo!

Así, las invitaciones “quedarán listas” para enviarlas, quedarán a punto de ser enviadas. 

Carla hace referencia a que su abuela y todo su grupo de amigas se van a encargar de colocar los adornos de flores en la iglesia. Están entusiasmadas de poder ayudar a Carla y de sentirse útiles.

Carla comenta que son maravillosas y que:


- Se han volcado en ayudarnos


“Volcarse en alguien” es ayudar y favorecer a esa persona el máximo posible. Por ejemplo:


- Sí, Jorge se ha quedado sin trabajo, pero nuestras familias se han volcado en nosotros y nos ayudarán a salir adelante

O:

- Estoy muy depre desde que María y yo nos hemos separado, pero todos mis amigos se han volcado en mí y me están ayudando a superarlo


El vestido de novia era otro de los aspectos de la boda que había que revisar. Fue la propia madre de Carla quien la animó a probarse su traje de novia, un soberbio traje de seda de los que ya no se encuentran…


Cuando Carla se miró al espejo con el traje de novia de su madre, se quedó estupefacta. Era, es un vestido de ensueño que, con unos ligeros retoques, le quedaría de película. Y así le ha quedado, de película. De nuevo, aquí, el verbo “quedar” usado con la ropa. El vestido le queda perfecto a Carla, de película. 


Le dice a Diego:


- No darás crédito


Que es como decir: no te lo vas a creer cuando me lo veas puesto, me está fenomenal, me queda de cine.


Obviamente, Diego lo verá el mismo día de la boda porque ya lo dice la tradición: verlo antes “trae mala suerte”, provoca mala suerte.


Cuando hablan de las fotos, ponen en la lista los amigos que se encargarán de hacerlas tanto en la iglesia como en el banquete. Se encargarán varios amigos que se irán turnando para que cada uno haga fotos durante un rato solamente.


Y llegamos al banquete, o al convite, que de ambas maneras se dice. Diego y Carla han encontrado la solución ideal. Los padres de Carla tienen una masía en el Montseny, una casa de campo -se llaman masías en Cataluña- con mucho terreno y muy bien acondicionada, y tan sólo a unos cincuenta kilómetros de Barcelona. 

Los padres se la dejan gustosamente a Carla y a Diego para que celebren allí el banquete nupcial y la consiguiente fiesta.

 “Nupcial” es todo lo relativo al casamiento, a la boda (la tarta nupcial, la marcha nupcial, el banquete nupcial). Proviene de “nupcias” que es lo mismo que boda, pero se dice en plural: se celebran las nupcias de nuestros amigos.

Ellos -la pareja- han contactado con una empresa de catering del Montseny que proveerá de un bufé frío, los vinos y cavas, se ocupará de la tarta nupcial, de los adornos de las mesas y de la barra libre de bebidas durante el baile.

“Barra libre” es la consumición gratis de bebidas durante la fiesta; quiere decir que todo el mundo podrá beber cuanto quiera hasta el final de la fiesta.


Otros amigos de los novios se turnarán durante la fiesta para “pinchar” los discos, es decir, se ocuparán de ponerlos, de la música. Lo harán por turnos, para que nadie se canse. Y habrá música bailonga, que quiere decir música pachanguera, popular, de la que incita a bailar, a moverse y a pasarlo bien.


Fijaos: bufé, tomado de la palabra francesa “buffet”, pero incorporada ya al español como “bufé”, y que no es otra cosa que el conjunto de mesas en las que hay platos preparados durante un acontecimiento, con el fin de que los invitados se sirvan cuanto quieran.


O la palabra “catering”, proveniente de la voz inglesa “cattering” (con dos tes) y que está también definitivamente instalada en el español cuando hablamos de empresas de catering (con una sola te).


Finalmente, nuestra pareja bromea con el viaje de luna de miel: quizás se vayan al aeropuerto a coger dos billetes muy baratos y…¡a la aventura!, es decir, irse a algún lugar inesperado, sin planificar previamente dónde irán. Eso es “ir a la aventura”.


Diego cree que podrán hacer el viaje que querían, porque con todos estos cambios, se han ceñido al presupuesto total que tenían para todo: ocho mil euros, viaje de novios incluido.

Cuando hablan de la próxima fecha de su boda, Diego no puede por menos que exclamar:


- Amor, ¡nos casamos!


Algo que, tan sólo hace unos meses, parecía tan imposible como cercano y feliz les parece ahora.



Amigas y amigos, tenéis que volver a leer el diálogo para repasar todos los futuros que hemos puesto en él, ya que Carla y Diego están hablando de acontecimientos que sucederán dentro de nos meses, en un futuro próximo, verbos como:



- Serán 110 invitados (verbo “Ser”)

- Mañana imprimiré las invitaciones (v. Imprimir)

- Así estarán listas para enviarlas (v. Estar)

- Ellas pondrán las flores (v. Poner)

- No darás crédito (v. Dar)

- No podrá ser antes del día de nuestra boda (v. Poder)

- Juan y Miriam se encargarán de….(v. Encargar -se de algo-)

- Haremos el banquete en la masía (v. Hacer)

- Allí pondremos el bufé (v. Poner)

- Y haremos la fiesta (v. Hacer)

- La empresa de catering se encargará del bufé (v. Encargar -se de…-)

- Nuestros amigos se turnarán con la música (v. Turnar-se-)

- Habrá mucha música bailonga (v. Haber)

- Mi padre hará un video (v. Hacer)

- Otros amigos harán las fotos del banquete (v. Hacer)

- No hará falta (v. Hacer -falta, o no hacer falta algo.)

- Lo consideraremos (v. Considerar)



Buena ocasión para repasar el futuro de los verbos, con sus personas y con su número -singular o plural- que volvemos a oír a continuación para que se nos queden un poquito mejor fijados en la memoria:




Diego : -Carla, ¿has traído la lista con los cambios definitivos?

Carla : -Sí, Diego, yo tengo la mía,¿y tú? Tenemos que hacer una única lista con todo lo que ya está negociado.

Diego : -Vale, empecemos con la lista de invitados. Finalmente serán 110 entre nuestros amigos y los invitados de ambas familias.

Carla : -Eso es, ciento diez. Hemos logrado reducirlos de 230 a 110. No está nada mal. Vamos con las invitaciones.

Diego : -Pedro terminó anoche el diseño. Ha quedado chulísimo. Mañana las imprimiré en mi impresora a color, después las  firmamos los dos y así ya estarán listas para enviarlas.

Carla : -Vale. Las flores de la iglesia las pondrán mi abuela y sus amigas. Son maravillosas, se han volcado en ayudarnos, con la edad que tienen…

Diego : -Oye, Carla, la verdad es que todo el mundo, familiares y amigos, están colaborando de una manera que nunca imaginé. Bueno, vamos con el vestido.

Carla : -Cuando me veas puesto el vestido de mi madre, no darás crédito. Me queda de película. Me lo han estrechado un poquito y nada más. Es una preciosidad.

Diego : -Estoy impaciente por verte con él puesto, pero no podrá ser antes del día de nuestra boda, trae mala suerte. Vamos con las fotos. Juan y Miriam se encargarán de las fotos de la iglesia y Jorge del video.

Carla : Y llegamos al banquete. Definitivamente lo haremos en la masía que mis padres tienen en el Montseny. Hay un terreno enorme lleno de árboles, plantas y flores, ya lo sabes, y allí celebraremos el convite con un bufé y una fiesta por todo lo alto.

Diego : -Por cierto, Carla, ya he cerrado el trato con la empresa de catering que se encargará del bufé, de poner adornos de flores y velas en las mesas, de la tarta nupcial y de montar la barra libre durante el baile.

Carla : -Sara, Emilio, Chema y Ruth se turnarán para pinchar los discos; están preparando mucha música bailonga para el final. Mi padre hará un video y le he dicho que se centre en los invitados de las dos familias. Carlos, Felipe y Carmen harán las fotos del banquete. ¿Qué falta?

Diego : -Las fechas. La iglesia nos reserva día para el 20 de setiembre, tal y como se lo habíamos pedido. Amor, ¡nos casamos!

Carla : -Sí, sólo falta decidir el viaje de luna de miel, pero tu idea de presentarnos en el aeropuerto y coger dos billetes baratísimos “a la aventura”, no está nada mal…

Diego : -No hará falta. Incluyendo el viaje que queríamos, el presupuesto no sobrepasa los ocho mil euros.

Carla : -Yo no lo decía sólo por el presupuesto, es que la idea de irnos “a la aventura”, me resulta muy excitante…

Diego : -Bueno, lo consideraremos, pero la semana que viene. Ahora, vámonos al cine y nos despejamos un poco.

Carla : -Vamos cari.


* * *



Bien, amigos, ya veis, la imaginación al poder; en este caso, la imaginación plantándole cara a la crisis para llevar adelante una boda en tiempos económicamente difíciles. Hay un dicho español que dice: “Querer es poder”. Parece que, en este caso, así es.


Hasta pronto. Un abrazo. Adióooooos.




 



http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org


 


 © Spanishpodcast, 2007-2017