Boda en tiempos de crisis




Boda en tiempos de crisis





Hello and welcome to Spanishpodcast, my name is Mercedes and I am speaking to you from Barcelona. In our 76th episode today we will be studying all topics about a spanish weding, but not a common weding but in a crisis time.

You joint us  to go for a walk clicking over our youtube adress in our web www.spanishpodcast.org and we together go to see a great street of Barrio Gótico of Barcelona : La Calle del Obispo.


Hola queridos amigos, soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio número 76, Diego y Carla hablan sobre su boda. Quieren casarse, pero el presupuesto de la empresa organizadora y otras cuestiones más les están planteando problemas. Ahora sabremos cuáles. 

En www.spanishpodcast.org, con un simple click sobre “video” podréis dar un paseo con nosotros por una calle preciosa del Barrio Gótico de Barcelona, la Calle del Obispo. Os sorprenderá su belleza, su arquitectura y su historia.


Diego y Carla quieren casarse. Pero las bodas, según y cómo se organicen, se han convertido en acontecimientos caros y los despilfarros no son precisamente aconsejables en los tiempos que corren.

Diego y Carla llevan semanas hablando de su boda, que no va a poder ser como la habían planeado.




Diego : -Esto de la boda se está convirtiendo en una pesadilla. Todo esto es un sarao. Estos precios de las empresas que lo organizan todo, son vergonzosos. El coste total es un despilfarro para nosotros.

Carla : -Sí, son precios muy altos. Pero ya sabes que mi padre se ha ofrecido a pagarlo todo.

Diego : -Y tú también sabes que yo no quiero que tu padre pague una boda que nosotros no nos podemos permitir. Ya hemos aceptado algunas ayudas de tus padres y de los míos para amueblar el piso y otras cosas, pero ya está.

Carla . -Sí, pero eso significa que no vamos a poder casarnos.

Diego : -Hombre, no exactamente. Sólo significa que tenemos que cambiar el chip y pensar en otro tipo de boda.

Carla : -Y…¿en qué has pensado concretamente?

Diego : -Pues en una ceremonia sencilla, con la familia más cercana y los amigos más íntimos. Seríamos unas cuarenta personas en total.

Carla : -Pero Diego, sólo la familia de mis padres ya suman cien invitados. Y su máxima ilusión era invitarlos a nuestra boda. Si yo ahora les digo que de lo dicho, nada, no lo van a entender.

Diego : -Depende de cómo lo hables con ellos. Preséntaselo como hechos consumados y no como si les pidieras su opinión.

Carla : (sollozos)

Diego : -Pero Carla, por Dios, creía que estábamos de acuerdo en que lo importante era casarnos y no el tipo de ceremonia o de celebración.

Carla : -Mira, dejémoslo para hablarlo más adelante. Ahora tengo un nudo en la garganta que no me deja hablar. Y tampoco puedo pensar con claridad.

Diego : -Cariño…


* * *



Diego y Carla se han planteado casarse por la Iglesia. A Diego le habría bastado con pasar por el Juzgado, pero tanto la familia de Carla como la misma Carla, son muy tradicionales en este tema. De hecho, es un tema intocable.


Hace ya un año que habían decidido casarse, y entonces ya se hablaba de crisis, de crisis económica, pero las condiciones de entonces no eran tan duras como las de ahora.


Diego y Carla, nuestros amigos de los episodios 2 y 3 (“Cena de cumpleaños” I y II) parecen tener un dilema: Carla quiere una boda con muchos invitados, con un gran convite, con un traje de novia espectacular,…con todos los ingredientes de una boda clásica y rimbombante.


Diego se conforma con una ceremonia más sencilla, con menos invitados, los imprescindibles, y con un banquete sencillo cuyos costes puedan asumir ellos dos, sin ayuda familiar.


Es cierto, amigos. Las bodas organizadas por empresas dedicadas a ello, se han convertido en acontecimientos caros. Estas empresas te lo hacen todo:



. Las tarjetas de invitación

. Los adornos de la iglesia

. La ceremonia

. Los coches

. El lugar del banquete

. El menú 

. La orquesta para amenizar el baile

. El fotógrafo

. El álbum de fotos



Todo, todo, todo,…


Pero la factura suele ser astronómica y puede suponer un despilfarro para los que se casan, para los novios.


Por eso decíamos que con los tiempos que corren, no son aconsejables ni convenientes grandes despilfarros.


Un despilfarro es un gasto astronómico, innecesario y extremo de mucho dinero.



Tenemos el sustantivo:

- Despilfarro



El verbo:

- Despilfarrar



Y el adjetivo:

- Despilfarrador (ser un despilfarrador)



Un verbo similar a despilfarrar, sería derrochar. Derrochar el dinero también es malgastarlo, gastarlo a manos llenas y sin criterio, dilapidarlo. Y también se usa mucho el verbo malgastar, con un significado similar.


Recordadlos porque los tres se dicen muchísimo cuando queremos hablar de gastar descontroladamente y por encima de tus posibilidades:



- Despilfarrar (la acción)

- Despilfarro  (el hecho en sí, el gasto excesivo y superfluo)

- Despilfarrador (la persona que despilfarra)




- Derrochar 

- Derroche

- Derrochador



- Malgastar

- Malgasto (menos usado)

- Malgastador



Hablábamos de despilfarrar “con los tiempos que corren”. Cuando usamos esta frase, nos estamos refiriendo a una etapa conocida por todos, en este caso, los tiempos de crisis que estamos viviendo, tiempos de apretarse el cinturón y hacer economías.



Por eso lo decimos así:



- Con los tiempos que corren…(…mejor no despilfarrar)




Y por eso Diego dice que:



- Esto de la boda se está convirtiendo en una pesadilla





Cuando decimos “esto de…” (tal o tal cosa), usamos este pronombre demostrativo neutro que significaría:


- Este asunto de nuestra boda

O:

- El tema de la boda

O:

- Todo este lío en torno a la boda

O:

- Todos los aspectos que rodean la boda


Etc.




Pero cuando decimos “esto de…” en un contexto en el que hay un discurso tenso, en el que Diego se está quejando de cómo van las cosas, tenemos que atribuir a “esto” un valor un tanto negativo, tal como acabamos de ver en los ejemplos.


Diego dice que:



Esto de la boda se está convirtiendo en una pesadilla.



Una pesadilla es un mal sueño. Cuando tenemos una pesadilla durante la noche, soñamos con algo problemático, tenso, triste, paranoico o directamente horrible : 

que te persiguen

que te echan del trabajo

que las paredes de la habitación se estrechan

que se te caen los dientes por la calle

que te roban, que se te muere alguien querido

que tu pareja te pone los cuernos

que te quedas desnudo en el supermercado,….horribles sueños que acaban cuando te despiertas empapado en sudor y gritando como un poseso.



Cuando algo se convierte en una pesadilla, en la vida real, es porque algo se vuelve complicado, duro, difícil o problemático.


Pues eso es lo que está pasando con su boda: antes era una idea maravillosa, relajada, alegre; pero poco a poco se está convirtiendo en una pesadilla, en un mal sueño. Diego se queja de que los precios de las empresas que organizan bodas son vergonzosos.


Vergonzoso” tiene dos sentidos. Si hablamos de una persona vergonzosa nos referimos a una persona tímida, poco lanzada, extremadamente prudente o cortada a veces. Pero si nos referimos a un asunto y decimos que algo es vergonzoso es porque produce vergüenza, porque es impropio de personas con dignidad, es porque es algo indecente, inmoral, indigno y despreciable.



Diego cree que los precios de las empresas que organizan bodas, casamientos, son vergonzosos.


Y añade:


El coste total es un despilfarro para nosotros



El coste total es la suma final de todos los gastos, el total de todo lo que hay que pagar.

Y un despilfarro acabamos de verlo, es un gasto que excede con mucho un presupuesto concreto, algo que no puedes permitirte.



Carla le quita hierro al comentario de Diego y dice simplemente que sí, que son precios muy altos, pero añade:



- Pero ya sabes que mi padre se ha ofrecido a pagarlo todo


En este caso, “ya sabes” equivale a “no olvides que…” o “ya te he dicho varias veces que mi padre puede pagarlo” o “como ya hemos hablado anteriormente”.



Diego responde igual:


- Y tú también sabes que…

- Y tú tampoco olvides que…

- Yo también te he dicho repetidamente que…




¿Veis? Este “tú también sabes que…¿qué?, ¿qué sabes?:

…-Que no quiero…

¿Qué?, ¿qué es lo que no quieres?



- Que no quiero que tu padre pague




Verbo de deseo, también de intención + que + presente de subjuntivo


- Que no quiero que tu padre pague una boda que nosotros no nos podemos permitir



Esta combinación de “poder” con “permitir” se usa con mucha frecuencia, en muchos casos, usando como pronominal “permitir” : me lo permito, te lo permites, se lo permite, nos lo permitimos, os lo permitís, se lo permiten;  no puedes permitírtelo, se lo pueden permitir, no me lo puedo permitir, no puedo permitírmelo, etc.



Cuando puedes permitirte algo es porque puedes conseguirlo, te es accesible, puedes lograrlo. Cuando no puedes permitirte algo quiere decir que no tienes los medios de conseguirlo, que no puedes acceder a ello y no te es posible alcanzarlo.




Por ejemplo:



- No, Luis, no iré a tu fiesta esta noche. No me lo puedo permitir en época de exámenes

O:

- Mi coche es un trasto, está muy viejo. Pero en estos momentos no puedo permitirme comprar uno nuevo

O:

- Pues sí, me voy a Ibiza dos semanas, me apetece y puedo permitírmelo

O:

- Sí, cariño, es verdad, esa casa es un sueño, pero tú sabes que no podemos permitírnosla (o que no nos la podemos permitir)




Diego le recuerda a Carla que ya han aceptado la ayuda de los padres de ambos para amueblar todo el piso, comprar los muebles y los electrodomésticos de la casa, y otras cosas, pero que ya está, que ya es suficiente, que eso es aceptar ayuda familiar, pero que hay que poner límites.


Carla, entonces, dice de forma tajante que eso (no aceptar más ayuda familiar) significa que no podrán casarse.


Fijaos, cuando dos personas van a hacer el trámite religioso para formar una pareja legalmente constituída, decimos que:



- Dos personas van a casarse (pronominal: casarse)

O que:

- Dos personas se casan (presente con valor de futuro)



Decimos “se casan” en presente refiriéndonos a un futuro próximo:

- ¿Sabes que Pedro y Luisa se casan?

Se casan mañana, pronto, la próxima semana, dentro de un tiempo,etc.

O:

-Miriam y Roberto están muy liados porque quieren casarse pronto y están eligiendo un piso




Cuando dos personas se han casado hace poco, decimos:


- Se han casado hace poco (pretérito perfecto)




Si precisamos cuándo se casaron, decimos:


- Tomás y Belén se casaron el verano pasado (pretérito indefinido)

O:

- Lidia y Bruno se casaron en vacaciones




Si queremos expresar el tiempo que llevan casados, decimos:


- Mario y Berta llevan casados dos años (perífrasis de llevar _ presente+participio)

O:

- El próximo mes mis abuelos celebran sus “bodas de oro”; llevan 50 años casados




Y si informamos sobre “el estado civil” de alguien, decimos:


- Luisa está soltera (no está casada)

O:

- Pedro está casado

O:

- Maribel y Antonio están casados




Y Carla dice que “eso” (todo lo que está diciendo Diego) significa que n

o van a poder casarse.

Ante la “declaración” de Carla que ha inferido que si no aceptan la ayuda de papá, no habrá boda, Diego interviene diciendo:


Hombre



Que es una forma de decir:


- Espera, espera…

O: 

- No es del todo así

O:

- Yo no pienso igual

O:

- Mirémoslo de otro modo




_Hombre, no es exactamente que no podamos casarnos…

-…Sólo significa que tenemos que cambiar el chip.


El “chip”, uno de los elementos estrella de los ordenadores, se refiere aquí al punto de vista, a la opinión sobre algo.


Cuando una persona tiene que cambiar el chip, tiene que cambiar su punto de vista sobre algo y adaptarse a alguna novedad, cambiar la forma de mirar un asunto, variar la perspectiva, …en definitiva, modificar tu propio disco duro, o sea, tu cerebro, para tener otra forma de mirar las cosas, para hacer posible un cambio de opinión.


Diego propone que ambos cambien su visión de la boda, que ambos piensen en otro tipo de boda, más moderado, más acorde con los tiempos que corren.


Carla, muy poco convencida, le pregunta que en qué tipo de boda ha pensado él “concretamente”, específicamente.


Diego habla de una ceremonia sencilla, simple, asequible; con la familia más cercana y con la que más contacto se tiene; con los amigos más íntimos, los más cercanos también. Y dice:



- Seríamos unas 40 personas en total



En un cálculo aproximado, aproximación que hace Diego en condicional.


El mundo parece habérsele caído encima a Carla. Y protesta. Protesta diciendo que sólo la familia de sus padres son 100 personas, cien invitados.


Los invitados son todas aquellas personas que asisten a una boda: la familia y los amigos de los novios y de sus padres.


Carla dice que invitarlos era la máxima ilusión de sus padres. Y añade que:


- Si yo ahora les digo que “de lo dicho, nada”, no lo van a entender.



Esta frase hecha:


- De lo dicho, nada


Significa que todo aquello que se ha dicho antes, ya no vale, ya no tiene vigencia. Que dijimos una cosa en el pasado, pero que ahora decimos otra, cambiamos, rectificamos.


Diego cree que Carla se ahoga en un vaso de agua, que agranda los problemas. Por eso dice:

 

- Depende de cómo lo hables con ellos

- Depende de cómo lo plantees



“Depende de”, verbo de opinión en forma impersonal + preposición (siempre las cosas dependen “de” algo), acompañado de un adverbio interrogativo -cómo- que pregunta por la forma en que se realizará esa acción, esa información a sus padres.


- Depende de

- Depende de cómo

- Depende de cómo lo plantees (depende de cómo se lo digas, depende de la manera en que se lo presentes)


Y dice Diego:


- Preséntaselo…


 Es decir, presenta el tema a ellos: presenta + lo + le, “preséntalelo”, “preséntaselo”.


Preséntaselo como hechos consumados


“Hechos consumados” son hechos que ya están decididos, que no son consultados porque se ha decidido que son como se explican, y no cambiarán por nada.


Diego le dice:


- Y no para ver cuál es su opinión


Es decir:

No les presentes las cosas como pidiéndoles su opinión, preséntaselas como hechos consumados, decididos.


Es evidente que la opinión de los padres de Carla ya la conocen, pero Diego piensa que ésta es su boda con Carla y que ellos dos deciden.

 


Pero, pero, pero…¡ay!, ¡qué complicado es ser fuerte cuando se rompe un sueño! ¡Que difícil resulta a veces cambiar el chip!¡Qué duro se hace entrar en una realidad con menos color del que habíamos imaginado! ¡Qué dolorosas son algunas renuncias! ¡Qué insignificantes nos sentimos cuando las cosas no salen como queremos!



Por eso Carla, aunque se ha prometido a sí misma ser fuerte, pragmática, madura…no puede evitar los sollozos.


Diego se queda de piedra. Ni por un momento ha creído que esta conversación afectaría de este modo a Carla.


Por eso dice:


 - Pero Carla, por Dios, creía que estábamos de acuerdo en que lo importante era casarnos y no el tipo de ceremonia o de celebración



La ceremonia es el acto oficial por el que dos personas se unen en matrimonio. Tanto la ceremonia religiosa (en la iglesia) como la ceremonia civil (en el Juzgado) son actos de protocolo, formales y solemnes.


La celebración es la fiesta posterior a la ceremonia, que incluye el banquete, que también llamamos el convite, con el reparto de la tarta nupcial, el baile, etc.



Carla querría decirle que sí, que lo importante para ella también es casarse, pero es que…¡no puede hablar! Cuanto más quiere controlarse, más llora. Por eso le pide a Diego dejar esta conversación para más adelante, porque ahora:


- Tengo un nudo en la garganta que no me deja hablar


Cuando decimos que tenemos un nudo en la garganta queremos decir que la emoción nos oprime el pecho, nos presiona la garganta, que no nos sale la voz, que tenemos muy tensos los músculos del cuello y la voz no sale. En definitiva, que la emoción aprieta.


Diego sólo acierta a decir:


Cariño…


* * *



Escuchemos, ahora, amigos, el diálogo entre la pareja:



Diego : -Esto de la boda se está convirtiendo en una pesadilla. Todo esto es un sarao. Estos precios de las empresas que lo organizan todo, son vergonzosos. El coste total es un despilfarro para nosotros.

Carla : -Sí, son precios muy altos. Pero ya sabes que mi padre se ha ofrecido a pagarlo todo.

Diego : -Y tú también sabes que yo no quiero que tu padre pague una boda que nosotros no nos podemos permitir. Ya hemos aceptado algunas ayudas de tus padres y de los míos para amueblar el piso y otras cosas, pero ya está.

Carla . -Sí, pero eso significa que no vamos a poder casarnos.

Diego : -Hombre, no exactamente. Sólo significa que tenemos que cambiar el chip y pensar en otro tipo de boda.

Carla : -Y…¿en qué has pensado concretamente?

Diego : -Pues en una ceremonia sencilla, con la familia más cercana y los amigos más íntimos. Seríamos unas cuarenta personas en total.

Carla : -Pero Diego, sólo la familia de mis padres ya suman cien invitados. Y su máxima ilusión era invitarlos a nuestra boda. Si yo ahora les digo que de lo dicho, nada, no lo van a entender.

Diego : -Depende de cómo lo hables con ellos. Preséntaselo como hechos consumados y no como si les pidieras su opinión.

Carla : (sollozos)

Diego : -pero Carla, por Dios, creía que estábamos de acuerdo en que lo importante era casarnos y no el tipo de ceremonia o de celebración.

Carla : -Mira, dejémoslo para hablarlo más adelante. Ahora tengo un nudo en la garganta que no me deja hablar. Y tampoco puedo pensar con claridad.

Diego : -Cariño…


http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org





 © Spanishpodcast, 2007-2017