Chistes



Episodio nº 39
Chistes

Hello and welcome to Spanishpodcast. I´m Mercedes, from Barcelona. Today we have a party. You are making a question: why a party? We have a party because we celebrate the first anniversary of Spanishpodcast and we are very happy to broad a Spanishpodcast to help you to improve your spanish language. We are going to celebrate this first anniversary during april but today we start celebrations with an special episode about spanish jokes. We know it is difficult but it can be fun, even funny, and it is too a very important way to work language. You can visit our web to find there jokes explanations in our pdf guide, in www.spanishpodcast.org. 
     
Hola, queridos amigos. Bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. 

Estamos de fiesta, de fiesta grande. ¿Y por qué?, os preguntaréis. En Spanishpodcast estamos de fiesta porque ahora, en el mes de abril, hace un año que empezamos esta andadura de emitir un podcast sobre Lengua Española, con el fin de echar una mano a personas que están aprendiendo, profundizando o mejorando su español como segunda lengua.

Esta experiencia está siendo una magnífica experiencia para nosotros, por el reto que supone enseñar una lengua disponiendo solamente de un formato auditivo y escrito; sin situación real, sin interacción real, sin presencia física, sin aula. 
Aun y así, vuestros mensajes nos dicen que os es útil y que os ayuda considerablemente poder escuchar diálogos pensados para reforzar situaciones comunicativas indispensables para dominar el lenguaje que las compone, así como los aspectos gramaticales que surgen en ellas.
Este feedback con vosotros, con los amigos y seguidores de Español Podcast, está siendo una magnífica experiencia que nos estimula a continuar, y nos informa de que lo que hacemos tiene un sentido: el de ayudar a mucha gente en el progresivo dominio del español como segunda lengua.
Y por eso, porque estamos muy contentos de celebrar este primer aniversario, hemos pensado en celebrarlo por todo lo alto (hacer una gran celebración) durante todo el mes de abril, aunque de la única manera que podemos hacerlo es con nuestro formato podcast: con podcasts de celebración. 
Queríamos hacer algo diferente, algo divertido, algo lúdico, algo festivo en definitiva. Y, a falta de la tarta de cumpleaños, hemos optado por podcasts festivos, diferentes y -si es posible- divertidos.
Por eso, hemos pensado que este primer podcast de aniversario, lo dedicaremos al chiste.
Pensaréis, y con razón, que en menudo lío nos hemos metido…, y os hemos metido a vosotros también, de paso. 
Y así es. Así es.
Pero es que el chiste es algo único y es muy especial como producción lingüística. Fijaos en que, ya hace más de un siglo, Sigmund Freud escribió un precioso trabajo titulado “El chiste y su relación con el inconsciente” (casi nada…), en el que justamente el chiste es planteado como una de las formaciones del inconsciente. Freud establece que el chiste atraviesa la censura que nos imponen los temas agresivos o eróticos, sirviéndose del ingenio y de la risa. 
Es cierto que el humor es uno de los aspectos de una cultura más difíciles de exportar. La lengua es el alma de una cultura, y el chiste es puro lenguaje; por lo tanto, alma lingüística también de una cultura.
Hay chistes que hacen que la gente de un país se parta de risa, mientras que son considerados agresivos o de mal gusto en otro país, o simplemente no se consideran nada graciosos, en un tercer país. Un ejemplo de ello, podría ser la cantidad de chistes en español que hay sobre la iglesia o las religiones, y la terrible ofensa que puede suponer algo así en un entorno de religión islámica.
Es cierto que hay humor en todos sitios, en todos los países, pero cada uno se ríe de cosas diferentes.
En la mayoría de las lenguas, los chistes tienen que ver con:
- el doble sentido de las palabras
- el doble sentido de algunas expresiones y frases

Es decir, con romper el sentido literal habitual de una palabra. 
Quien idea o crea un chiste, desvía el significado primero de una palabra, con toda la intención de crear sorpresa y de provocar un efecto cómico. Se ponen en marcha aspectos como: 
- el sobreentendido 
- la sugerencia 
- el doble sentido 
- el disparate lingüístico intencionado
- La polisemia de las palabras
O:
- La polisemia de las palabras

  Y todo ello destinado a provocar la risa.
De ahí, que las personas que escuchan un chiste, tienen que saber un poco (a veces, “un mucho”) de la lengua en la que surge ese chiste, así como tener un mínimo conocimiento del contexto sociocultural de los países -en este caso- hispanos en los que se inserta ese chiste, ya que si no, será difícil que capte la broma o que le haga gracia. 

Pero por eso nos vamos a atrever a compartir chistes con vosotros, porque creemos que vuestro nivel de español es suficiente para entenderlos y para que podamos pasar un buen rato, juntos.
Pasa lo mismo con las expresiones coloquiales, difíciles de entender sin el marco social y cultural que las ha generado e integrado. Pero este aspecto intentamos irlo resolviendo en los podcasts, en los que ya sabéis que incluimos siempre -siempre- un porcentaje de expresiones coloquiales, explicadas en contexto, y…, para que os vayáis familiarizando con ellas.

Tendréis que hacer un pequeño esfuerzo extra. Tendréis que reactivar todos vuestros conocimientos sobre expresiones coloquiales, sobre los diversos sentidos de algunas palabras, y no preocuparos si, incialmente, no os hace ninguna gracia (podría pasar…). Procuraremos daros las claves, por escrito, para que acabéis comprendiéndolos y, por supuesto, riéndoos con el chiste (aunque no hay nada más soso que explicar el contenido de un chiste, se le va toda la chispa…). Pero…¡es tan delicioso reirse!
Además de todo esto, se necesita un buen ambiente para contar chistes. Puede darse, por ejemplo, en una reunión de amigos, en la que hay confianza, ganas de reirse, gente con gracia para explicarlos,…en fin, ya veis, la risa también pone sus condiciones para producirse. 

Los chistes españoles e hispanos plantean siempre una especie de contextos lingüísticos que son familiares tanto al que los cuenta, como a quien los escucha. Es decir, comparten una serie de fórmulas típicas de los chistes, que, incluso, ya desde el principio, te preparan para situarte en el discurso del chiste. También te preparan para ser sorprendido y activan toda tu disponibilidad para partirte de risa (si el chiste es bueno, claro).
Encontrarás fórmulas en español, del tipo de:
- Va uno por la calle y…
Va “uno”, alguien, el sujeto del chiste, en presente, como si lo describiéramos mientras lo vemos actuar.
O:
- Entra un tío en una tienda y le pregunta al dependiente…
La misma fórmula. Cuando oímos esto, ya sabemos…, ya nos preparamos para escuchar un chiste y para reirnos.
O puede empezar por:
- ¿Sabes el del señor que entra a un bar y…?
No te están preguntando si lo sabes de verdad, es simplemente una forma de iniciar el relato del chiste.
En español, hay temas monográficos en los chistes. Uno de ellos es describir lo que se considera prototípico de los diferentes países, a base de tópicos. Son chistes que suelen empezar por:

- Van en un avión un francés, un inglés y un español…y bla, bla, bla…, el chiste.
O:
- Un ruso, un americano y un alemán van en el mismo vagón del tren…

Hay otros sobre los ciudadanos de las diferentes Comunidades del Estado español, como chistes de andaluces, de catalanes, de gallegos, de madrileños,…
En Latinoamérica, se hacen chistes sobre los españoles, bajo el término genérico de “gallegos”. Para los que no lo sepáis, aquí, en España, los gallegos son los naturales de la Comunidad Autónoma llamada Galicia. Pero, en Latinoamérica, “los gallegos” son todos los españoles.
Hay otros chistes que se rien de:
- personajes nacionales
- como los políticos 
- los sacerdotes 
- los policías 
- los abogados 
- los médicos,… en fin, prácticamente… 
- todas las profesiones tienen sus propios chistes.
Después están los:
-  chistes sobre gente con problemas 
- o con minusvalías 
- los chistes machistas 
- los chistes feministas 
- los chistes de Jaimito (el niño irreverente y sabelotodo) o 
- los chistes verdes, o picantes, (eróticos, sobre sexo, etc.) 
Y que probablemente tengan diferentes colores según los países, por citar sólo algunas de las categorías.
Nuestra selección es muy sencilla. Lo hemos hecho así, tanto por la dificultad de transmitir chistes en un podcast, como porque hemos eliminado intencionadamente todo aquello que pudiera herir la sensibilidad de los ciudadanos de otras culturas. Desafortunadamente, no conocemos chistes interculturales que pudieran hacer reir a cualquier ciudadano del mundo.
Decimos, finalmente, que los chistes nos hacen gracia o no nos hacen gracia. Que son buenos (sin son graciosos, ingeniosos), o malos (si son tontos, o estúpidos, o hirientes). Y expresiones habituales cuando nos hace gracia un chiste, son:
- ¡Qué gracia!
- ¡Qué bueno!
- ¡Qué risa!
En caso contrario, decimos:
- No tiene gracia
- No le veo la gracia
- ¡Qué malo! 

 Y ya sin más, vamos allá (¡ay, qué miedo!). Podréis encontrar alguna pequeña explicación para los más difíciles. Si no entendierais alguno más, nos lo comunicáis y os lo explicamos encantados.


La maestra pregunta a Pedrito:
- ¿Como mató David a Goliat?
- Con una moto
- ¿Cómo con una moto? Será con una honda
- ¡Ahhh!, ¿Pero quería usted la marca?
La “honda” es una cuerda en la que se suspende una piedra que es lanzada violentamente al agitar la cuerda en el aire. Es el “arma” con la que David mató a Goliat, pero es también una marca de motos.


Un tio quiere estudiar inglés pero anda mal de dinero. Tras mucho buscar, encuentra un sitio donde le cobran 1 euro por una hora de clase. 
Claro, el hombre está un poco mosqueado, porque si es tan barato, los profesores deben ser un poco malos... Pero, al final se decide a ir a ver el sitio. 
- Hola, ¿es aquí donde enseñan inglés ? 
- If, if, between, between !!

“If, if” está usado aquí como afirmación (sí,sí) y no como la partícula condicional que es en inglés. En español, el “sí” afirmativo y el “si” condicional, coinciden en la pronunciación. Lo mismo sucede con “entre”, que es la misma palabra en español tanto para la prepopsición “entre”, como para el imperativo de “entrar”, es decir: “entre usted, por favor”.
Asi, pues, estos profesores de inglés saben tan poco, que han hecho una traducción literal y pensando que dicen: “Sí, sí. Entre, entre”, están diciendo una cosa completamente diferente.




En un manicomio, dos locos discuten:
-Yo soy el Rey. Hoy mismo me lo ha dicho Dios.
Y el otro contesta muy sorprendido:
-¡Pero si yo no te he dicho nada!

 Creemos que este chiste lo habréis entendido, pero, por si os falta alguna palabra, la gracia está en que al contestar el segundo, asume que es Dios, sin más problemas.




- Mamá, mamá... hay un pobre señor gritando en la calle, ¿me das dinero para ese pobre hombre?
- Bueno, aquí tienes el dinero. Pero ¿qué grita el pobre hombre?
- ¡Helados!, ¡helados!

La madre cree que el pobre hombre grita porque tiene hambre, porque pide limosna,…cualquier cosa menos que grita: “¡Helados, helados!”, que es para lo que el niño quiere el dinero, para comprárselos.




- Mamá, mamá... en la escuela me dicen deforme.
- No le des importancia, hijo. Ahora cierra los tres ojitos y duérmete.

”Deforme”, aplicado a una persona, quiere decir que alguien tiene una deformación, una anomalía. Al principio, parece que el niño cuenta una tontería, pero cuando la madre le dice que cierre los tres ojitos y que se duerma, nos damos cuenta de que el niño dice la verdad.



En la clase de Español, la maestra le pregunta a Kathy: 
- En la oración: "María esta disfrutando”, ¿dónde esta el sujeto, Kathy?
- Muy fácil profesora, pues encima de ella.

Aparentemente, es un chiste sobre una situación en una clase de español. La profesora pregunta por una forma de gerundio, pero a Kathy no le importa el verbo en absoluto. Al contestar, hace referencia al significado implícito de la frase, usando el doble sentido de “sujeto”: como función sintáctica y como persona del género masculino que, en este caso, parece estar haciendo disfrutar a Kathy.





- A ver Pepito, ¿en qué tiempo está "esto no debería haber pasado"?
- Mmm….en preservativo imperfecto, maestra.

La profesora pregunta por el tiempo verbal. Pepito va más allá y piensa que se está refiriendo a una frase habitual adjudicada a un embarazo no deseado. Por eso contesta que la frase está en “preservativo imperfecto”, ya que dicho así, se parece a la definición de un tiempo verbal.




Pepito ve a una “viej…”, a una vecina anciana caminar en la calle y le dice:
- ¡Ah, pero usted tiene dos pies, doña Rufina?...
- ¡Claro que sí, Pepito! ¿Y a qué viene esta observación?
- Es que mi papá me dijo que usted tenía un pie en el otro mundo...
En español, cuando se quiere decir que alguien está muy enfermo y a punto de morir, o es muy viejo, se dice que “tiene un pie en el otro mundo”. Pepito lo interpreta literalmente, y por lo tanto cree que la señora Rufina debería tener un solo pie. ¡Y además se lo dice! Con lo cual, la pobre anciana se entera, además, de que el padre de Pepito la  ha sentenciado a morir pronto. 




Coinciden tres ex-combatientes que hacen alusión a sus heridas de guerra:
El primero enseña una cicatriz en el pecho y dice:
- Kansas City.
El segundo enseña otra en el brazo derecho y dice:
- London City.
El tercero, español, enseña una en el bajo vientre y dice:
- Apendi citi.
Es el típico chiste sobre un prototipo de español (de los chistes) que no se corta ante las proezas de los otros. En este caso, aprovecha la cicatriz que le dejó su operación de “apendicitis”, para señalar su herida como si fuera de guerra; y Apendi, como si fuera una ciudad: “Apendi City”. Se le quita una “s”, pero en español se entiende a qué se refiere.




Dos andaluces: 
- Oye, quillo, como ze dice uno en “inglé”? 
- “Uan” 
- Anda, como mi primo.

”Quillo” es una forma de llamarse entre andaluces, como abreviación de “chiquillo” (chi/quillo), chico (guy). Las eses están cambiadas por zetas, imitando el habla andaluza de algunas áreas. El que sabe inglés, le dice al otro que “uno” se dice” “uan”, la transcripción española de “one”. Pero es que en andaluz, Juan se pronuncia sin la jota y queda en “uan”, también. Por eso, el que pregunta dice: “Anda, se llama Uan, como mi primo”.





Esto va un "andalú" a Catalunya y le pregunta a un amigo catalán: 
- "Quillo", como se "dise" "edifisio" en catalán ? 
- “Edifici”, le contesta éste. 
- "Cohone", ya se que "e" "difisi", por eso te lo pregunto.

En este caso, el andaluz que se habla en el chiste es el que cambia las “c” y las “z”, por una “s”. Lo que pregunta es:
- ¿Cómo se dice “edificio” en catalán?
Y el catalán le contesta que se llama “edifici” (que se pronuncia “edifisi”).
Pero el andaluz, lo que oye es que: 
- “Es difícil”, que, dicho en andaluz, puede sonar así: “é difisi→”edifisi”.
Hay un juego de fonética: dos cosas suenan igual, siendo totalmente diferentes.
Por eso contesta:
- “Cohone” (el taco), ya sé que é difisi—-> “ya sé que es difícil, por eso te lo pregunto”.





Juan: Oye, Pedro, tú que has “estao” en Francia, ¿cómo se dice “bulto”, en francés?
Pedro: “Paquet”. 
Juan: Pa na. Pa saber.

Es el mismo juego de significados diferentes en dos producciones orales que suenan igual: “paquet” es un bulto, un paquete (en francés). Pero nuestro amigo andaluz cree que el otro le pregunta que “pa qué” quiere saberlo, que “para qué” quiere saberlo. Ambos: “paquet” y “ pa qué” suenan igual e inducen a un equívoco gracioso.
“Pa na. Pa saber” es: “Para nada. Para saber”.





La maestra , en la clase, les dice a sus alumnos:
- A ver niños, decidme qué parte de mi cuerpo os gusta más, y yo adivinaré qué vais a ser cuando seáis mayores.
- A ver Juanito, ¿qué te gusta más de mi cuerpo?
- Su pelo, maestra.
La maestra le responde: 
- Entonces tú vas a ser peluquero cuando seas mayor.
- A ver Luisito, a ti, ¿qué te gusta más de mi cuerpo?
- Sus ojos, maestra.
- ¡Aahh!, entonces tú vas a ser oculista, Luisito.
- A ver Diego, ¿y a ti?
- A mí me gustan sus dientes, maestra.
- Muy bien, entonces tú serás dentista cuando seas mayor, Diego.
- A ver, Jaimito, ahora dime tú lo que más te gusta de mí.
- Para qué, maestra, acabo de descubrir que quiero ser lechero.

Creo que éste va a ser el más fácil, si pensáis en qué parte de la maestra podría desempeñar la función de producir leche…




Estos son dos astronautas que van a ir al sol y les hacen una entrevista.
Y dice la periodista:
-¿Van a ir con la misma nave espacial y el mismo traje?
Y dicen los astronautas:
-Sí
Y dice la periodista:
-¿Y no se van a derretir?
Y le dice un astronauta al otro:
-Estos se creen que somos tontos, no se dan cuenta de que vamos a ir de noche.

Lo único a entender aquí es la ignorancia de estos dos “astronautas” que creen que el sol no alumbra de noche, y que creen además que todo el mundo es tonto porque ignoran este dato…




El profesor, repartiendo las notas:
- Luisito, un diez.
- Pedrito, un ocho.
- Juanito, un seis.
- Jaimito, un cero.
- Oiga profesor, ¿y por qué a mí un cero?
- Porque has copiado el examen de Pedrito.
- ¿Y usted cómo lo sabe?
- Porque las cuatro primeras preguntas, están iguales; y en la última pregunta, Pedrito respondió: "Esa, no me la sé",  y tú has puesto: "Yo, tampoco".

Sólo alguien que está copiando a otro, en un examen, puede decir: ”Yo tampoco”. “Tampoco” es un adverbio de negación que sólo puede usarse   detrás de otra negación. Por eso, Luisito dice: “Yo tampoco”, sólo después de ver que Pedrito dice: “Esa, no me la sé” (esa pregunta, no la sé). Y Jaimito escribe: “Yo, tampoco”.





Llega un señor al doctor y le dice:
- Doctor, doctor, todo el mundo me ignora.
Y el doctor dice:
- El siguiente.
Este pobre hombre se queja de que todo el mundo lo ignora. Va a pedir ayuda al doctor, pero éste, ni lo ve, ni lo oye, ni le hace caso, ni nada… llama, directamente, al siguiente paciente. Evidentemente, todo el mundo lo ignora.




Llega uno al confesionario, a confesarse, y le dice al sacerdote:
- Padre, me acuso de que soy muy chulo.
- ¿Qué, hijo mío?
- ¿Que qué, de qué?
Esta última frase es típica del habla de una persona grosera, insolente o desafiante: un chulo (show-off, cocky). Él va a confesarse a la iglesia, con un sacerdote; pero… a la primera pregunta del sacerdote, al chulo le sale el instinto y, casi de forma paranoica, le contesta mal al sacerdote, con esta frase:
“¿Que qué, de qué?”, que es como decir: “¡Este “qué”, a qué viene?”.




Un madrileño muy chulo se pega un tortazo enorme en la carretera y da varias vueltas de campana, finalmente el coche se queda boca abajo y llega gente a ayudarle a salir. Le preguntan amablemente:
- Oiga, ¿se ha hecho daño? 
- Passa tío, yo vacío así los ceniceros del coche. 

Este es otro típico chiste de chulos (show-off, cocky), típicamente atribuido a los madrileños, que deben estar hartos de que se los identifique con este tema.
El coche ha quedado bocabajo, del revés, en posición invertida. Cuando le preguntan al conductor si está bien, para no admitir que tiene un problema y necesita ayuda, sólo se le ocurre decir que él vacía así el cenicero del coche…Es decir, pone el coche boca abajo para vaciar el cenicero…
El “passa, tío” es: “qué pasa, tío”.





¿Sabéis porque los catalanes no tienen frigoríficos en casa? 
Pues porque no se creen que se apaga la luz cuando cierran la puerta. 

También los catalanes tienen su propio tópico: que son tacaños y que no les gusta nada gastar dinero.
En este chiste, no creen que la luz del frigorífico se apague al cerrar la puerta. Y para no gastar más en luz, prefieren no tener frigorífico…La gracia está en hacerlos escépticos antes un hecho que todo el mundo sabe; hacerlos escépticos, rozando el absurdo.





Va un americano de Tejas por la carretera del Rocío a Huelva con su “peazo” de Jaguar y se le estropea. 
A la hora, pasa por allí uno de Almonte, en su carro con mulas, y con el hijo al lado. El yanqui pregunta: 
- Excuse me do you speak English ? 
- No yo ze' que dize uste', no me entero de ná ! 
- Well... parlez-vous français ? 
- Que yo no me entero de ezo, joé ! Anda Manolito, arréale a las mulas! 
- Excuse me... please! please! Parla italiano? 
- ¡¡Arre mula!! (y se va) 
Al rato el niño pregunta: 
- Papa, eso de saber muchos idiomas debe ser “mu” bueno, “verdá” ? 
- Ya lo ves, no sirve “pa ná”.

”Peazo” es “pedazo”, “trozo”. Un “peazo de Jaguar” es un cochazo de la marca Jaguar.
En la situación plantean que pasa por allí un andaluz paleto, cerrado, que sabe pocas cosas, con el carro y las mulas (“horse and cart” in UK; and “chariot”, in USA). 
El Jaguar se estropea, tiene una avería. Al preguntarle al andaluz si habla inglés, éste contesta.
- Yo no sé qué dice usted (pero dicho en andaluz). No me entero de nada.
Cuando le pregunta si sabe francés, lo mismo:
- ¡Que yo no me entero (no sé) de eso, joé!
Y le dice a Manolito que le arree a las mulas, es decir, que las estimule para que anden.
Cuando le pregunta en italiano, se va directamente, porque ya está harto de decir que no entiende nada de lo que el otro le dice.
Por eso, cuando el niño pregunta por la utilidad de saber idiomas, el padre le dice que no sirven para nada, ya que el conductor con tres idiomas, no ha podido obtener ayuda para su avería…(¡El mundo al revés!).





Unos chistes "internacionales", unos cuantos de estos que oímos desde que somos pequeñitos: cómo se dicen cosas en otros idiomas. 

¿Cómo se dice bombero en japonés? 
Ataka layama 

Siempre que se imita lo que se supone que dice un ciudadano japonés, se ponen muchas “k” y otras letras que “suenen” a japonés (en los oídos españoles, claro). Además, se dicen un par de palabras que tengan algo que ver con la definición. En este caso, “atacar la llama”, querría decir que el bombero es el que ataca las llamas de un fuego, con agua. Pero dicho rápido, parece algo dicho en japonés, aunque inmediatamente caes en la cuenta del posible significado en español.



¿Cómo se dice dentista en japonés? 
Tekuro Tukarie. 

Lo mismo que en el caso anterior, pero lo que pretende decir es que el dentista podría decir: “Te curo tu carie”, o sea, te curo las caries de tus dientes.


¿Cómo se dice hazme reír en árabe? 
Hasmejaja. 

En el caso en el que se imita, supuestamente, la lengua árabe, se trata de poner muchas jotas y haches aspiradas, porque se supone que así le suena el árabe al oído español. Entonces, si decimos: “hasmejaja”, podría parecer una palabra árabe, pero en realidad se estaría diciendo: “hazme ja ja”, es decir, hazme reir o provócame la carcajada (ja ja).


¿Cómo se dice lluvia en árabe? 
Nohvamoamojá.

El mismo argumento lingüístico que en el anterior. Aquí, querría decir: “Nos vamos a mojar”, pero dicho muy rápido y con un poco de acento andaluz, se consigue el “efecto árabe” al pronunciar la expresión.


¿Cómo se dice comida rápida en Chino? 
Ya tá. 

Se intenta imitar el chino, diciendo palabras muy cortitas y con muchas “ch” y “l”. En este caso, la comida es tan rápida, que nada más preguntas por ella, contestas: “yatá”, que vendría a ser : “Ya está”, es decir: “lista”, “preparada”.


¿Cómo se dice niño perdido en chino? 
Chin chu ma ma.

 Lo mismo que en el caso anterior. La transcripción en español, sería: “Sin su mamá”. De ahí el efecto gracioso. Al preguntar como se dice “niño perdido”, dices algo que “parece” chino, pero estás diciendo que el niño está sin su mamá.


¿Como se dice trueno en aleman? Nuves crujen. 

Los chistes españoles que pretenden imitar la lengua alemana, introduce muchas erres y muchas jotas. En este caso, se pregunta cómo se dice “trueno” (el trueno de una tormenta) en alemán. Y la expresión es “nuves krujen” (nubes con “v”, para reforzar un sonido parecido al de la efe). Pero también está diciendo que cuando las nubes crujen (suenan, atruenan), suelen producir lluvia.





Doctor, doctor, dígame la verdad. ¿Después de la operación podré tocar la guitarra? 
-Si, hombre, perfectamente. 
-¡Que bien! Porque antes no sabía.

Típico chiste absurdo en el que se atribuye a la operación el poder de enseñar a tocar la guitarra. Es tan absurdo que produce un efecto cómico inmediato, por el disparate que implica.




Esto es un catalán que coge un taxi y le dice al taxista que lo lleve a su casa. Cuando llegan el taxista le dice: 
-Son 10 euros. 
Y el catalán le da un billete de 5. 
-¡Oye!, ¡he dicho que son 10! 
-¡Ya, pero tú tambien has venido!

Creo que éste lo habéis entendido todos.




Pepito y Jaimito pasean por las calles de Málaga. Estudian todas las inscripciones y epitafios de las casas de gente famosa.   

"Aquí nació el famoso matador Juan el Bravo..." , "Aquí murió el gran cantaor Joselito..." etc. 

Jaimito se queda muy impresionado y se pone a pensar en su propia muerte. 

"Pepito, qué opinas, qué van a poner en mi casa cuando yo me muera?" 

El amigo contesta con frialdad: "¡Se vende!"

Ante las ideas de grandeza de Jaimito, el amigo responde con una pequeña frase, habitual cuando una casa está en venta: “Se vende”. El amigo cree que es lo único que podrá leerse en la casa de Jaimito, cuando éste muera. Es tan breve y tan prosaico, que produce un efecto inmediato de risa, como respuesta a los sueños de gloria de un presumido.
 



Bueno, queridos amigos, no sabemos si os lo habéis pasado un poquito bien, o bastante bien; si habéis entendido todos, o la mayoría de los chistes; o si, en este momento, estáis pensando que qué poca gracia tenemos aquí. Sea como fuere, enviadnos vuestros comentarios, como ya es habitual, y nos comentáis vuestras impresiones sobre este asunto.
Desde Barcelona, saludos muy cariñosos y hasta la próxima celebración. ¿Tema? ¡Sorpresa! Dentro de una semana, os enteraréis.
Adiós a todos.
Bye bye.
Au revoir.
Zaí Jián.

Y…¡recordad, amigos! Todos los chistes están perfectamente explicados en nuestra guía PDF, en la web de Spanishpodcast, en www.spanishpodcast.org.
Adiós.


 © Spanishpodcast, 2007-2017