Corto de café





Corto de café



Hello everybody. This week we offer you a new podcast that you can hear and read simultaneously in our web www.spanishpodcast.org where you can find too all episodes, all learning guides and this week a new album of photographs about El Museo del Prado de Madrid and you can link to Youtube to lisen to and to see a new movie with a spanish audiopoem in order you can follow improving your spanish language; this movie is about a Neruda´s poem: Me gustas cuando callas,  15th poem of 20 Poemas de amor y una canción desesperada. If you visit our web www.spanishpodcast.org you can use our Google´s search where you can writte wathever grammar or communicative topic you are looking for and you will find the episodes that this topic is worked. Our web is full of possibilities to improve your spanish, you shouldn´t miss it.  


Hola a todos. Esta semana os ofrecemos un nuevo podcast que podréis oír y leer simultáneamente en nuestra web www.spanishpodcast.org, donde encontraréis también todos los episodios y guías didácticas, y en la que podréis encontrar también un nuevo álbum de fotos sobre El Museo del Prado de Madrid y desde la que podréis acceder a Youtube mediante un clic para ver nuevas películas con texto y audio en español; en esta ocasión se trata de un poema de Pablo Neruda: Me gustas cuando callas, el poema número 15 del poemario “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”. Si visitas nuestra web, en www.spanishpodcast.org, podrás usar el buscador de Google en el que puedes escribir cualquier tema gramatical o comunicativo que estés buscando y el buscador te llevará a los episodios en los que se haya trabajado ese tema. Nuestra web está llena de posibilidades para mejorar tu español, todas ellas a tu disposición, no te la pierdas. 


Today we are jointing our friends Emily and David to have their last spanish breackfast. In our episode you can review how demand many kinds of coffee, drinks and pastries, how speak to waiter or how demand special things at a spanish Café.


Hoy nos vamos con Emily y David a tomar su último desayuno típicamente español, en un bar idem. En nuestro episodio de hoy podrás repasar cómo pedir los diversos tipos de café, los dulces de bollería, los bocadillos y otras bebidas, cómo hablar con el camarero o cómo pedir alguna cosa especial en un bar o en una cafetería españoles.

****************************


A Emily y David sólo les quedan dos días para volver a su país. Mañana, día de su último desayuno en Barcelona, irán al bar que hay enfrente de su hotel. Y no sólo para tomar su último desayuno en Barcelona, sino también para tomar nota de todas las formas posibles de pedir el café y la comida que han estado oyendo durante sus vacaciones.

Han oído tantas cosas diferentes que quieren llevarlas como curiosidad a su clase de español en su ciudad, para compartirlas con sus compañeros de la clase de ELE.

En Barcelona, en Madrid, en Sevilla, en Oviedo, en Cáceres, o en cualquier otra ciudad, hay muchos matices para pedir un café. Vamos a desayunar con Emily y David y oigamos todas estas peculiaridades.


Camarero : -Buenos días, señores, ¿qué van a tomar?

Emily : -Yo tomaré un café con leche y un biquini.

David : -Para mí un desayuno continental con café con leche.

Camarero : -Oído: dos con leche, biquini, continental.


El camarero se acerca a la mesa de al lado. Emily y David preparan lápiz y libreta.


Camarero : -¿Qué les pongo señores?

Cliente A : -Yo tomaré un chocolate con churros.

Cliente B : -Y yo, un café con leche corto de café y un cruasán.

Camarero : -Un chocolate con churros, uno con leche corto, un cruasán.

Emily : -¡Mmmm! Debería haberme pedido un chocolate con churros para despedirme.

David : -No, mejor que no. Llevas dos días fatal de la tripa, de tantos churros.


El camarero se va a una mesa de cuatro, enfrente de la de nuestros amigos.


Camarero : -A ver, señores, ¿qué va a ser?

Cliente C : -Yo quiero un cortado y un dónut.

Cliente D : -A mí tráigame una flauta de jamón serrano y un zumo de naranja natural.

Cliente E : -Yo querré un pincho de tortilla de patatas y una caña.

Cliente F : -Para mí, un café con leche con sacarina y un montadito de jamón.

Camarero : -Oido: uno con leche, un cortado, caña, zumo de naranja. Flauta de serrano, pincho de española, mini de jamón y dónut.


Cuando Emily y Daid están acabando de saborear sus respectivos desayunos, vienen dos clientes más que se sientan cerquita. 


Cliente G : -Para mí, un expreso.

Cliente H : -¿Tiene leche descremada?

Camarero : -Sí señora.

Cliente H : -Pues para mí, un cortado descafeinado corto de café, con leche descremada y sacarina.

Camarera : -Marchando uno solo y un desgraciado.


* * *


Bien, amigos, ya veis que en este diálogo, os mostramos tan sólo un pequeña muestra de la multitud de cosas diversas que podemos pedir en un desayuno, en cualquier ciudad del Estado Español.


Empecemos por nuestros amigos. Emily pide un café con leche y un biquini


El café con leche es una de las bebidas más habituales y populares de los desayunos españoles. Nos gusta un café con leche hecho con buen café, con café expreso de máquina, café de esas maravillosas máquinas de café expreso de los bares.

Nos gusta menos el café aguado, o el que se cuela en un filtro sobre una jarra; no nos gusta recalentado. Nos gusta el café recién molido, intenso, expreso, con espumita y cuyo aroma seduzca tu nariz inmediatamente.

La leche del café es otro asunto. En nuestras ciudades se puede pedir:


- Leche caliente

- Leche templada

- Leche natural (del tiempo, a temperatura ambiente)

- Leche fría (de la nevera)

- Leche normal, con toda su crema (no hay que especificarlo, es la leche habitual)

- Leche descremada (leche de dieta, light, sin grasa)


Os puede parecer cómico, os puede parecer exagerado, os puede parecer exótico, pero nosotros pedimos la leche como nos gusta a cada cual, y los camareros -¡al fin!- se han acostumbrado a que cada cliente, cada usuario del bar, es un universo, un paladar diferenciado, una opción distinta.


También la forma de endulzar la bebida, tiene dos opciones:


- Azúcar

O:

- Edulcorante


El edulcorante suele ser sacarina, aspartamo, ciclamato o sorbitol, entre otros; son sustancias que endulzan las bebidas sin aportar calorías.

Normalmente, en los bares españoles se pide sacarina para pedir cualquier edulcorante. Se dice:



- ¿Me trae una sacarina, por favor?

- Perdone, ¿tienen sacarina?

- Un café con sacarina, por favor.


Emily ha pedido un “biquini”. Un biquini, además de ser un traje de baño femenino de dos pequeñas piezas, es también (al menos en Cataluña) un sándwich caliente de jamón dulce (o jamón de York) y queso, típico de los bares españoles.

En Cataluña pedimos este sándwich como “biquini”, pero en otras zonas es habitual pedirlo como un “mixto”.


David pide un desayuno continental, que contiene:


- Zumo de naranja natural

- Tostadas con mantequilla y mermelada

- Café con leche o té con leche


Por eso David especifica que, de las dos bebidas calientes, prefiere el café con leche.

Si pedimos sólo un zumo de naranja, probablemente nos preguntarían:


¿Natural o de botella?


Por eso decimos “natural”, para especificar que lo queremos de naranjas exprimidas al momento.


En otras bebidas, no obstante, “natural” querría decir “del tiempo”, “a temperatura ambiente”, es decir, ni frío ni caliente, sino tal cual está en el bar, a la misma temperatura del ambiente del bar. Decimos:


- Un agua natural

- Un agua con gas, natural

- Un agua sin gas natural (en algunos lugares, “natural” significa sin gas)

- Un agua sin gas, fría

- Un agua del tiempo

- Un agua que no esté fría


Ya hemos oído que en la mesa contigua a la de nuestros amigos, en la mesa de al lado, han pedido:


- Un chocolate con churros

Y:

- Un café con leche corto de café y un cruasán


Un café con leche corto de café quiere decir que lo queremos con menos café del habitual, más clarito, menos intenso. Así lo pide mucha gente que prefiere un café con leche suave.


El cruasán es el universal croissant francés, la media luna de hojaldre que, adaptado a la fonética y grafía españolas, se escribe c r u a s á n y se acentúa en la última a, como palabra aguda que es, acabada en ene (¿recordáis?, se acentúan las palabras agudas acabadas en vocal, ene o ese).

El otro comensal pide chocolate con churros, exquisito desayuno si los churros están bien hechos, es decir, hechos hace poco rato, bien doraditos y crujientes. Los churros se hacen con una masa de harina, agua y azúcar de la que se forman pequeños cilindros con estrías, con surcos, que se fríen en abundante aceite caliente y se espolvorean con azúcar. Pues decíamos que si los churros no son recientes, o no están bien fritos, o no están dorados ni crujientes, entonces…¡no vale la pena pedirlos!


Los churros son un producto muy típico, más de unas zonas que de otras, y pueden tomarse con chocolate deshecho o con café con leche. Pero lo típico, típico, típico, es el chocolate con churros.


El chocolate es chocolate en polvo desleído en agua o en leche, muy caliente, en su punto de dulzor y en su punto de espesor, muy cremoso, ni muy dulce ni muy amargo. El chocolate caliente no debe estar ni muy espeso ni muy clarito, justo en su punto; ni muy oscuro ni muy claro, justo en su punto.


Cuando el chocolate está en su punto, cuando está excelente, y los churros en el suyo, esta combinación no tiene parangón, no tiene comparación, es exquisita.

Pero cuando el chocolate parece cemento, o agua, o…¡yo que sé qué!, o los churros son “viejos” (no recientes) y están como piedras, o por el contrario están “blanduchos” (excesivamente blandos y nada crujientes), o están mal fritos (demasiado grasos), entonces la combinación es intragable (no te la puedes comer, no te la puedes tragar).


En la mesa de cuatro, piden:


Un cortado con un dónut.


El cortado es una bebida que se toma en todos sitios, a todas horas. De hecho, es “café cortado”, cortado o invadido por otro líquido, pero ya no hace falta anteponer “café”; se dice, simplemente, “un cortado”. Se sirve en un vasito pequeño y lleva unos dos tercios largos de café y un tercio (o menos) de leche, aproximadamente. Es como una especie de café con leche mini, como un café con leche pequeñito más cargadito de café, más intenso de café.


Mucha gente pide siempre un cortado corto de café, para invertir la proporción: un tercio de café y dos de leche, siempre en términos generales, aproximadamente.


Otros piden un cortado “mitad y mitad”, para que lleve la misma cantidad de leche que de café.


Bien es cierto que algunos prefieren el cortado original,  muy oscuro, con una gota de leche, que piden “con una nube”, porque esas gotas de leche forman una especie de nube al caer al café negro.


Pide también un dónut, término aún no incorporado al Diccionario de la Lengua Española, pero que lo dicen así millones de personas cada día. Inicialmente una marca de rosquillas esponjosas y dulces, ha pasado a ser la denominación de ese tipo de rosquillas, sean o no de la marca Donuts. El dónut es esa rosquilla esponjosa, recubierta de azúcar o de chocolate y que, como todas las rosquillas, tiene un hueco, un agujero en medio.


Otro de los clientes pide un zumo de naranja natural y una flauta de jamón serrano. Le llaman “flauta” (con el mismo nombre del instrumento musical) a un bocadillo hecho con un pan estrechito, muy rico, con poca miga y muy crujiente.


El jamón serrano es jamón salado curado, de calidad media (no superior, como el jamón ibérico) y que puede estar muy rico y a un precio razonable.


Otro cliente se pide (o pide) un pincho de tortilla. Un pincho es como una tapa, en este caso, de tortilla de patatas y servido con un poquito de pan. Y se pide una caña, un vaso de cerveza a presión, no muy grande, típico para acompañar tapas saladas.


El último pide un café con leche con sacarina (con edulcorante) y un montadito de jamón. El montadito es, en unas zonas, una tostadita de pan con una tapa encima. Y en otras, un bocadillo mini, un bocadillito pequeño con jamón, queso, salchichón, etc.


De los últimos clientes, el primero pide un expreso, que también podemos pedir como:


- Un expreso, por favor.

- Un café solo, por favor.

- Uno solo, por favor,

- Un café negro para mí, por favor. 

Si pedimos:

- Un café americano

Pedimos un café con mucha más agua, mucho más diluido y suave.


La señora le pregunta al camarero si tiene leche descremada, sin crema, sin la grasa de la leche. Al decirle que sí, pide:


Un cortado descafeinado corto de café, con leche descremada y sacarina.


Y automáticamente el camarero “canta” en la barra:


- Marchando, uno sólo y un “desgraciado”.

 

Sí, amigos, es una de las cosas más divertidas que alguien ha inventado para denominar este invento: un cortado desnaturalizado, tan desnaturalizado que no tiene cafeína, que tiene menos café del habitual, que lleva leche de dieta (light, sin grasa) que apenas tiñe del café, y que va endulzado con sacarina…Claro, no podría llamarse de otra forma, es el mejor apelativo para este cortado: un desgraciado; pero rico como el que más y el único que pueden tomar algunas personas.


Desgraciado” es alguien, o algo, que va acompañado de desgracias, que las provoca: alguien o algo miserable, infeliz, aciago, catastrófico. ¡Pobre cortado!


¿Os imagináis si alguien dijera?:

- Perdone, querría un cortado descafeinado de máquina, corto de café, con la leche descremada fría, y sacarina.


Probablemente, el camarero cantaría:

- Marchando un mega extra desgraciado, porque si además se pide “de sobre” (no “de máquina”) y se añade lo de la leche fría a todo lo demás…, ¡la desgracia sería total!


* * *


Y ahora amigos, oiremos todos las peticiones de desayunos del bar, con la velocidad de elocución típica de los nativos que piden sus desayunos:


Camarero : -Buenos días, señores, ¿qué van a tomar?

Emily : -Yo tomaré un café con leche y un biquini.

David : -Para mí un desayuno continental con café con leche.

Camarero : -Oído: dos con leche, biquini, continental.



Camarero : -¿Qué les pongo señores?

Cliente A : -Yo tomaré un chocolate con churros.

Cliente B : -Y yo, un café con leche corto de café y un cruasán.

Camarero : -Un chocolate con churros, uno con leche corto, un cruasán.

Emily : -¡Mmmm! Debería haberme pedido un chocolate con churros para despedirme.

David : -No, mejor que no. Llevas dos días fatal de la tripa, de tantos churros.



Camarero : -A ver, señores, ¿qué va a ser?

Cliente C : -Yo quiero un cortado y un dónut.

Cliente D : -A mí tráigame una flauta de jamón serrano y un zumo de naranja natural.

Cliente E : -Yo querré un pincho de tortilla de patatas y una caña.

Cliente F : -Para mí, un café con leche con sacarina y un montadito de jamón.

Camarero : -Oido: uno con leche, un cortado, caña, zumo de naranja. Flauta de serrano, pincho de española, mini de jamón y dónut.




Cliente G : -Para mí, un expreso.

Cliente H : -¿Tiene leche descremada?

Camarero : -Sí señora.

Cliente H : -Pues para mí, un cortado descafeinado corto de café, con leche descremada y sacarina.

Camarera : -Marchando uno solo y un desgraciado.


* * *



Bien amigos, esperamos que ahora tengáis un poquito más claro qué pedir en un bar de por estas tierras, y, sobre todo, que sepáis qué vais a tomar. Volveremos de aquí a unos días con un nuevo tema que os interese, que os ayude a progresar en vuestro español y que os acerque un poquito las características y diferencias de nuestras diversas costumbres, idiosincrasias y culturas. 

Saludos cariñosos desde Barcelona y hasta muy prontito. Adiós.


http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org





 © Spanishpodcast, 2007-2017