Yo soy mileurista

 



Yo soy mileurista

 


  


Hello and welcome to Spanishpodcast. I am Mercedes speaking to you from Barcelona. Today we will discover the meaning of a new Spanish word and we´re going to learn about this newly coined Spanish word that has been in use since 2005 when a young Spanish girl sent a letter to a Spanish newspaper explaining that she was a mileurista. She compared her life style to that of her German friends. We will foud out and we´re also learn about the personal and professional circumstances of the “mileuristas” and their complaints about the world in which they live.


Hola amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. Hoy vamos a conocer un vocablo de nuevo cuño, usado desde 2005, año en que una chica joven barcelonesa escribió una carta a un periódico diciendo que era mileurista y comparando su forma de vida con la de sus amigos alemanes. Conoceremos asimismo las condiciones personales y profesionales que rodean y definen a los mileuristas, así como sus quejas respecto al mundo en que les ha tocado vivir.


Ricardo, José María y Paco están tomando una cerveza en casa. ¿Los recordáis? Son los vecinos del piso de abajo de nuestras amigas y les conocimos un día que iban a ver una película de Clint Eastwood, en un episodio anterior. Viven en ese piso desde hace dos años y lógicamente comparten el alquiler y los gastos de la casa.




José María : - Estoy rallao, tíos, no sé qué hacer, si seguir en el piso o volver con mis padres una temporada.

Ricardo : -¿No hablarás en serio, verdad? Eso sería un paso muy bestia.

José María : -Ya lo sé, pero es que ser mileurista en tiempos de crisis es estar siempre con el agua al cuello.

Paco : -No creas, yo gano mil quinientos y hay meses que no me llega. A día 25, estoy sin blanca.

José María : -Pues imagínate con mil. El piso se lleva un tercio; la comida, otro; en el móvil y en el bono del transporte se me van cien euros más; y me quedo con el fortunón de trescientos euros para todo lo demás: cine, salir un poco, el periódico, algún libro, comer fuera tres o cuatro veces al mes, ...yo qué sé...algo de ropa…, bueno, hace un año que no me compro ni calcetines…

Ricardo w: -Pero si te vas con tus padres, vas a perder mucha autonomía.

José María : -Hombre, no será definitivo, sólo mientras dure esta etapa de las vacas flacas.

Paco : -Por lo que parece, las vacas van a estar flacas durante bastante tiempo…

José María : -Mi intención es estar unos meses ahorrándome el alquiler y la manutención, y así poder buscar otro trabajo con más tranquilidad. Tengo 29 tacos, pero aún tengo esperanzas.

Ricardo : -Nos habían pintado el futuro mejor de lo que es. Hay un montón de gente con título universitario, con un máster, con idiomas, con una preparación de la hostia, que están malviviendo, que a duras penas pueden llegar a fin de mes.

Paco : -Eso es cierto. Parecía que con una carrera universitaria encontrarías fácilmente un trabajo ajustado a tu perfil profesional, y un trabajo bien pagado además.

José María : - Y no es así, te coges lo que sale, da igual si es de teleoperador que de repartidor de propaganda.

Paco : -Venga, chicos, no nos pongamos tan dramáticos, ya se sabe: “El dinero no da la felicidad”.

José María : -No, pero te permite conocerla muy de cerca.


* * *


José María empieza diciéndoles a sus amigos que está “rallao”, pronunciación especial de “rallado”, que quiere decir “preocupado”, “obsesionado” con una idea.

Estar rallado, “estar rallao”, ya lo trabajamos en el episodio nº 50, sobre “Chuletas electrónicas”, y allí podréis encontrar más explicaciones. Esta expresión también se construye con el verbo en reflexivo: “rallarse” por algo. Se usan ambas formas.


Les dice:

Estoy rallao, no sé qué hacer.


“No sé qué hacer” es como decir:

- No sé qué cosa hacer

O:

No sé qué decisión tomar


No sé + qué (pronombre interrogativo) + infinitivo 

Es una frase con pronombre interrogativo (sin signos de interrogación, ¿eh!) que precede, en este caso, al infinitivo del verbo hacer:


- No sé qué hacer


Otros ejemplos de esta misma estructua serían:


 - No sé qué ponerme (de ropa)

 - No sé qué comer (no tengo hambre

- No sé qué decirle (¡qué compromiso!)

- No sé qué comprarle (para su cumpleaños, por ejemplo)

No sé qué pensar (creo que no dice la verdad…)


O finalmente, con la estructura de la frase entera que aparece en el episodio:


- No sé qué hacer, si irme o quedarme

- No sé qué pensar, si dice la verdad o si miente

- No sé qué ponerme, si el vestido o si el pantalón de cuero

- No sé qué comprarle, si la cámara de fotos o dos billetes a Bora-Bora

Etc.etcétera.


Eso es lo que no sabe José María, si seguir en el piso o si volver con sus padres una temporada.

Veis cómo aquí, a:


No sé qué hacer


Le sigue una frase con dos posibilidades que significan cosas contrapuestas; por ejemplo:

- Me quedo

O:

Me voy


Pero lo dice así:

No sé qué hacer: si quedarme en el piso compartido o si volver a casa de mis padres.

 No sé qué hacer, si quedarme o si volver con mis padres


En este caso, esta conjunción “si” implica una duda entre dos opciones. También podría decirse:


- No sé si voy a irme o voy a quedarme.

Pero si enfatizas más tu duda, es:

- No sé qué hacer:  si irme o si quedarme

O:

- …Si irme o quedarme (sólo con el primer “si” es suficiente en la misma frase).


Ricardo cree que no habla en serio, cree que José María bromea, porque si va en serio, si habla en serio, si está pensando realmente en volver a casa de sus padres, se está planteando:

- Un paso muy bestia

Así lo dice la gente más joven. Un paso es el movimiento que hacemos con el pie para avanzar al andar. Pero en sentido figurado, es un hecho importante en la vida. Va seguido normalmente de un adjetivo como “bestia”  o “muy importante” o “decisivo”:


- Das un paso muy importante en tu vida con esto

- Este es un paso decisivo en mi vida

- Piénsalo despacio, es un paso muy bestia

- Casarse es un paso importantísimo en la vida de todos

- Tener un hijo es un paso crucial, decisivo,…

Etc.


En el caso de José María, vivir independiente, pero tener que volver al hogar familiar, es un paso un poco bestia entre los jóvenes.

Pues así está José María, lleno de dudas sobre si quedarse, o sea, permanecer en el piso, o volver con los papis.

José María sabe que es un paso crucial, pero también dice que:

Ser mileurista en tiempos de crisis es estar siempre con el agua al cuello.


Bueno, vamos a ver, ¿qué es esta palabreja?, ¿qué es esto de “mileurista”?, ¿de dónde sale?


Mirad: mileurista (m i l e u r i s t a) es un término que inventó una chica de Barcelona, Carolina Alguacil, de 27 años, que trabajaba en una Agencia de Publicidad. En 2005, después de pasar unas vacaciones en Alemania, comprobó que sus amigos alemanes vivían bastante mejor que ella y sus amigos españoles. Envió una carta al periódico en la que explicaba esta triste vivencia, una carta titulada: “Yo soy mileurista”.


Un mileurista es un joven de entre 24 y 34 años, aproximadamente, con formación universitaria, con dominio de 2 ó 3 idiomas, con formación complementaria tipo máster, postgrado o similar, que hace un trabajo que está por debajo de su capacidad y que gana en torno a los 1000 euros al mes.


Los mileuristas suelen compartir piso, no suelen tener coche, no tienen hijos, y son conscientes de que su situación es difícil y frustrante.



El mileurismo se ha convertido en un fenómeno sociológico que define una gran masa de población: la que forman muchos jóvenes universitarios hipercualificados (muy cualificados) que ganan mil euros al mes por un trabajo para el que no necesitaban tan larga y costosa formación.

Por eso, José María dice que ser mileurista y serlo además en tiempos de crisis, es estar siempre con el agua al cuello.

Cuando decimos que “estamos con el agua al cuello” quiere decir que tenemos problemas muy serios, que atravesamos una situación límite.


Recordadlo, se puede decir:


- Estar con el agua al cuello

- Tener serios problemas

- Atravesar una situación límite

- Pasar grandes apuros


Paco le dice:

No creas…


Es como decir:

 No eres tú solo, yo también paso apuros:

- No creas, yo gano 1500 y hay meses que no me llega


En este contexto: “no me llega” es “no me llega el dinero hasta finales de mes”, pero si decimos “no me llega”, se entiende perfectamente.

Y añade Paco:

- A día 25, estoy sin blanca.

“Estar sin blanca” es una de las frases coloquiales más comunes y más dichas en español cuando queremos decir que no tenemos dinero, pero nada, que no tenemos ni un céntimo, que tenemos los bolsillos vacíos.

Hay varias expresiones muy comunes para expresar esta idea de que pasamos apuros económicos, de que no tenemos pasta. Algunas de ellas son:


- Estoy sin blanca

- Estoy a dos velas

- Estoy sin un duro

- No tengo ni un duro (aunque los “duros” ya no existan) 

 - Estoy sin un céntimo

 - No tengo ni un céntimo

- No tengo ni cinco

- No tengo ni “pa” pipas (ésta es muy divertida, sería “no tengo ni para pipas”, pero tal como se pronuncia en realidad, es “no tengo ni pa pipas”, me río por no llorar...).

- Estoy “pelao” (lo mismo, sería “estoy pelado”, pero como se dice realmente es “estoy pelao”)

- Estoy a cero (¡ni un céntimo!)

- Estoy tieso (se dice mucho en Andalucía: estoy tieso, no tengo ni un céntimo)

- No tengo parné (no tengo dinero)

- Estoy a la cuarta pregunta (este se dice en algunas zonas, pero quizás no es tan conocido)

Si un amigo tuyo te dice:

Oye, tío, estoy a la cuarta pregunta

Déjale directamente 20 euros porque te está diciendo que está sin blanca, que está a dos velas, que no tiene un duro, que no tiene ni pa pipas...


Por eso José María dice:


Pues imagínate con 1000


åEs decir:

- Pues si tú con 1500 vas justo, ponte en mi lugar y verás lo que es pasar apuros.


Y José María hace las cuentas de cada mes como para decirles a sus amigos que su situación es muy difícil, que no se va del piso por gusto, sino por necesidad. Y dice:


El piso se lleva un tercio


Es decir, su parte del alquiler y su parte de los gastos (agua, gas, luz y teléfono) “se lleva” un tercio del sueldo, una tercera parte; es decir, le supone un gasto de unos 330-340 euros al mes, justo un tercio del sueldo.

En el móvil y en el bono (el tíquet) de transportes, “se le van” (gasta) 100 euros más.

Y  dice que le queda “el fortunón”, irónico aumentativo de “fortuna”, de 300 euros para todo los demás: ir al cine, salir de vez en cuando, el periódico diario, algunos desayunos en el bar, comer fuera 3 ó 4 veces, algún libro, algo de ropa… Cuando llega ahí, a la ropa, dice con amargura:


Bueno, hace una año que no me compro ni calcetines



Porque ni eso se ha comprado en los últimos meses.

Ricardo no puede evitar decirle que con sus padres perderá autonomía, perderá libertad.

Pero José María no quiere irse con sus padres para siempre, no es un regreso definitivo. Él quiere estar una temporada.


Mientras dure la etapa de las vacas flacas.


En español, las épocas de escasez, de crisis económica, de apretarse el cinturón y de manejar poco dinero, se llaman:


Época de vacas flacas (flaca es delgada, enjuta, desnutrida)


Y al contrario, las épocas de prosperidad, de abundancia y de riqueza, son:

- Épocas de vacas gordas


Paco dice que las vacas van a estar flacas bastante tiempo aún, que la crisis va para largo.

Pero José María necesita que le echen una mano, necesita olvidarse del euro nuestro de cada día e intentar buscar algún trabajo mejor, bien remunerado, más acorde con sus capacidades. Sabe que será difícil, pero quiere intentarlo.

Si se ahorra el alquiler y la manutención (comida y demás), no irá tan justo de dinero.

Dice que tiene 29 tacos, que así se llama a los años de forma coloquial, y que aún tiene esperanzas, aún cree que puede lograrlo.

Ricardo se queja de que les habían pintado el futuro mejor de lo que en realidad es, que se lo habían descrito como más fácil, más optimista, más próspero. Y analiza una de las causas de esta falta de trabajos cualificados: una de las causas ha sido la sobreabundancia de títulos universitarios, el exceso de personas con formación superior, con una preparación altamente cualificada (él dice: “¡de la hostia!”) que están malviviendo (viviendo mal, ya se entiende ¿no?) y que:


 - A duras penas llegas a fin de mes


“A duras penas” significa “con muchas dificultades”, “con mucho esfuerzo”, “venciendo muchos obstáculos”.



Ejemplos de este uso sería:

- Ha tenido un grave accidente, está en Cuidados Intensivos porque a duras penas respira

O:

- La crisis económica es tan grave que incluso los Bancos van a sobrevivir a duras penas

O:

- Cuando me ha dicho que nuestra relación ha terminado, a duras penas he podido contener las lágrimas

O:

- Desde que murió su marido, ella sale adelante a duras penas. Lo quería muchísimo.


Bueno, pues Paco le da la razón a José María. Todo el mundo creyó que con una carrera universitaria, todos encontrarían un trabajo ajustado al perfil profesional de cada uno, a sus capacidades y formación.

Pero no, no ha sido así. José María dice:


- Te coges lo que sale


Es decir, aceptas cualquier cosa que te ofrezcan: teleoperador, repartidor de propaganda,…lo que sea.

Un teleoperador es la persona que trabaja por teléfono, para ofrecerte algo, para informarte de una promoción, o a quien tú encuentras al otro lado del teléfono cuando llamas, por ejemplo, para expresar una queja. Un repartidor de propaganda es quien deja publicidad en tu buzón (“buzoneo”), publicidad sobre cualquier cosa, de cualquier producto. 

Paco, en un intento por desdramatizar la situación, dice una frase hecha, un dicho muy conocido en español:


- El dinero no da la felicidad


Pero José María, entre irónico y sincero, responde:


- No, pero te permite conocerla muy de cerca


Cierto. El dinero no da la felicidad, pero tenerlo es  -a veces-  acercarte a ella, conocerla de cerca…Siempre que…todo lo demás funcione, ¡claro está!


Bien amigos, escuchemos de nuevo el diálogo de nuestros amigos, pero esta vez con un ritmo más normalizado, con la velocidad de elocución con la que nuestros amigos han desarrollado su diálogo.



José María : - Estoy rallao, tíos, no sé qué hacer, si seguir en el piso o volver con mis padres una temporada.

Ricardo : -¿No hablarás en serio, verdad? Eso sería un paso muy bestia.

José María : -Ya lo sé, pero es que ser mileurista en tiempos de crisis es estar siempre con el agua al cuello.

Paco : -No creas, yo gano mil quinientos y hay meses que no me llega. A día 25, estoy sin blanca.

José María : -Pues imagínate con mil. El piso se lleva un tercio; la comida, otro; en el móvil y en el bono del transporte se me van cien euros más; y me quedo con el fortunón de trescientos euros para todo lo demás: cine, salir un poco, el periódico, algún libro, comer fuera tres o cuatro veces al mes, algo de ropa…, bueno, hace un año que no me compro ni calcetines…

Ricardo : -Pero si te vas con tus padres, vas a perder mucha autonomía.

José María : -Hombre, no será definitivo, sólo mientras dure esta etapa de las vacas flacas.

Paco : -Por lo que parece, las vacas van a estar flacas durante bastante tiempo…

José María : -Mi intención es estar unos meses ahorrándome el alquiler y la manutención, y así poder buscar otro trabajo con más tranquilidad. Tengo 29 tacos, pero aún tengo esperanzas.

Ricardo : -Nos habían pintado el futuro mejor de lo que es. Hay un montón de gente con título universitario, con un máster, con idiomas, con una preparación de la hostia, que están malviviendo, que a duras penas pueden llegar a fin de mes.

Paco : -Eso es cierto. Parecía que con una carrera universitaria encontrarías fácilmente un trabajo ajustado a tu perfil profesional, y un trabajo bien pagado además.

José María : - Y no es así, te coges lo que sale, da igual si es de teleoperador que de repartidor de propaganda.

Paco : -Venga, chicos, no nos pongamos tan dramáticos, ya se sabe: “El dinero no da la felicidad”.

José María : -No, pero te permite conocerla muy de cerca.




----------

Well my friends, that´s all for today. We´ll see you soon. Bye.

Bien amigos, es todo por hoy. Gracias por compartir con nosotros este rato dedicado a la apasionante aventura de profundizar en los fenémenos del lenguaje. Nos veremos prontito y compartiremos un nuevo tema con vosotros. Saludos cariñosos desde Barcelona. Adiós.


 © Spanishpodcast, 2007-2017