New York, New York


New York, New York



Hello and welcome to spanishpodcast. I´m Mercedes, from Barcelona. In our episode today we´re going to see our friends that talk about New York to Alejandra, just come back from the wonderful city.

Hola amigos, y bienvenidos a español podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. Hoy nos vamos a casa de nuestras amigas para charlar con Alejandra y conocer sus impresiones sobre la ciudad de los rascacielos, Nueva York. Como Alejandra acaba de llegar de Nueva York, practicaremos los verbos en Pretérito Perfecto de Indicativo para hacer preguntas y elaborar las respuestas sobre este viaje del que acaba de volver. Vamos allá.


* * *

Alejandra acaba de regresar de Nueva York. Es psicóloga y ha viajado a la ciudad de los rascacielos para asistir a un congreso sobre terapia familiar.

Llegó ayer por la noche y ha dormido diez horas. Por la mañana, ya descansada y un poco repuesta del desfase horario (del jet lag), habla con sus amigas sobre el impacto que le ha producido la ciudad.


* * *


Montse : -Bueno, Alejandra, explica, explica, que estamos en ascuas. ¿Qué has visto?, ¿dónde has ido?, ¿has hablado mucho inglés?

Alejandra: -Eh,eh, por partes, que aún estoy molida del viaje y de las esperas en los aeropuertos y un poco tocada por la diferencia horaria.

Bueno, a ver, lo primero: Nueva York es una ciudad preciosa, sorprendente y única. La primera visión que tuve de Manhattan, al llegar al hotel y bajar del taxi, me pareció propia de una de tantas películas de las que pasan en Nueva York. Cuando empecé a verla, no daba crédito.

Coral : -¿Hay tantos rascacielos como se ven en las películas?

Alejandra: -Más, muchos más. Todo Manhattan es una piña de rascacielos, a cual más alto y a cual más sorprendente.

Luisa : -¿Has subido al Empire State?

Alejandra: - ¡Cómo no hacerlo! Fue la primera visita que hicimos el grupo de españoles que estábamos en el Congreso.

El Empire State es un lugar mítico, y las vistas son impresionantes.

Pilar : -¿Has podido practicar mucho inglés?

Alejandra: -En el Congreso, sí, claro, todo era en inglés. Pero en la calle, apenas nada. Primero, porque al ir con un grupo de españoles, te pasas el rato hablando en tu lengua. Y después, porque en muchos sitios hay muchísimos trabajadores hispanos y en cuanto te notan que eres español, se comunican contigo así, en español.

Montse : -Pero, Alejandra…¿tantos hay?

Alejandra: -Muchos más de los que puedas imaginarte, Montse. Mira, en todo Estados Unidos hay más de cuarenta y cinco millones de hispanos; figúrate, un 15% de la población total (que es de…301´6 millones de población total).

Nueva York, concretamente, es una ciudad con un gran número de emigrantes hispanos. Hablan inglés, claro, pero si te oyen hablar español, cambian de idioma para…para facilitarte las cosas.

Coral : -¿Y qué? ¿Te has atiborrado de hamburguesas?

Alejandra: -No, sólo comí una, uno de los días, pero de Angus, y estaba buenísima.

Montse : -¿Y qué has comido el resto del tiempo? ¿Perritos calientes?

Alejandra: -Sí, comimos uno, una de las noches, de un puesto callejero, pero oye…¡estaba delicioso! Pero esto de que allí sólo comes hamburguesas y perritos calientes, es un tópico. Mira, la verdad es que hemos comido de coña.

Hay una especie de reacción a la “cómida rápida”, a la “comida basura”, en todos sitios. La mayoría de los sitios de comida tienen unos envases con una ensalada verde de base a la que tú añades otros elementos que puedes elegir entre un montón: cebolla, zanahoria, pepino, pimiento, brócoli, remolacha, trozos de pollo a la plancha, taquitos de queso feta, huevos duros,…lo que quieras. Eliges la salsa (que puede ser también una vinagreta), ellos lo revuelven bien, en una fuente grande, y te lo devuelven otra vez puesto en tu envase, limpísimo y con tapa, para que te la comas allí mismo, o donde tú quieras.

Montse : -¡Qué sorpresa!

Alejandra: -Pues sí, lo ha sido para todos.

Luisa : -¿Y qué tal lo demás?

Alejandra: -Pues…lo demás os lo explicaré poco a poco porque ahora nos vamos todas a trabajar.

Montse : -Huy, es verdad, pero si son ya las ocho y media. Me voy volando que si no, no llego.


* * *


Bueno, amigos, habréis visto que al inicio del episodio comentamos que Alejandra acaba de regresar de Nueva York. 


Usamos esta perífrasis verbal ex profeso, para indicar que hace muy poquito que Alejandra ha vuelto, que ha regresado de Nueva York. No nos interesa marcar la hora a la que ha vuelto, o el día concreto, sino la vuelta; hace muy poco tiempo que se ha producido, tan poco, que decimos:


- Acaba de llegar


para indicar la inmediatez de su regreso. 


Es una construcción muy usada en español para indicar que algo ha pasado muy recientemente, hace muy poco.


Bueno, hacemos esta introducción para presentar el uso que vamos a hacer en el diálogo entre Alejandra y sus amigas del Pretérito Perfecto de Indicativo, porque el viaje es un hecho pasado, puesto que Alejandra ya ha vuelto a España. Pero, de alguna manera, está conectado todavía con el momento presente y por varias razones; por ejemplo:


- Alejandrá aún está cansada a causa del viaje 


- Todavía está sufriendo los efectos de la diferencia horaria


- Alejandra todavía no ha podido hablar con sus amigas después de volver


- Acaba de regresar hace muy poco


- E incluso este tiempo, esta mañana, este desayuno, está todavía conectado a los últimos acontecimientos, al viaje y a sus efectos, de los cuales está todavía hablando.



Por todo ello, los efectos del viaje se prolongan en el presente de nuestras amigas, y por ello hablan entre sí en Pretérito Perfecto de Indicativo, porque es un pasado muy reciente y porque, de alguna manera, está conectado con el presente.


Montse es la primera en pedirle a Alejandra información sobre Nueva York, diciéndole  que:


- "Explica, explica. ¡Estamos en ascuas!"


"Estar en ascuas" es estar muy impaciente por saber algo, es tener muchas ganas de saber sobre ello, y es estar inquieto y anhelante por saberlo.


Podemos decir:


- estar en ascuas

o:

- estar sobre ascuas (aunque es menos usual)


O también:

- tener a alguien en ascuas


Os recordamos que las ascuas son los restos sólidos que están al rojo vivo, los que han quedado de un fuego. Eso son las “ascuas”.


Por ejemplo, en las frases siguientes podéis ver un poquito mejor cómo se usa esta expresión coloquial:



- ¿Qué, Pepe y tú salís juntos, o no? Venga, dímelo, que estoy en ascuas /o/ …venga, dímelo, me tienes en ascuas.


O:

- ¿Te ha contado algo sobre la bronca que le pegó el jefe?

Cuéntamelo, que estoy en ascuas / Cuéntamelo, me tienes en ascuas.


O:

- ¿Cómo te ha ido la entrevista de trabajo? Venga, dímelo ya que me tienes en ascuas / ...venga, dímelo, que estoy en ascuas.





Montse empieza a preguntarle a Alejandra sobre el viaje, con:


- ¿qué has visto?

o:

- ¿dónde has ido?

o:

- ¿has hablado mucho inglés?


Las dos primeras preguntas son las preguntas típicas que hacemos a cualquiera que ha estado de viaje recientemente:


- ¿qué has visto y dónde has ido, o dónde has estado?


Que es como preguntar:


- qué monumentos has visto

- qué museos has visitado

- qué recorridos turísticos has efectuado

- qué sitios típicos de esa ciudad has visitado

etc.etc.


Y, en este caso, Montse también le pregunta si ha hablado mucho inglés.


Cualquiera de nosotros, que ha pasado un parte considerable de su tiempo estudiando inglés, está deseando viajar a los países de lengua anglosajona, para practicar, para poner en práctica su inglés con los nativos, sean británicos o norteamericanos.


Alejandra dice que por partes, es decir, que vayan por partes, poco a poco, porque ella está todavía (aún) molida del viaje, es decir, que está muy cansada a causa de los vuelos , de los aeropuertos, de las idas y venidas, de las aduanas, de las maletas,...en fin, de todo aquello que suelen comportar los vuelos transatlánticos.


Esta expresión: “estar molido”, o “molida”,  tenéis que aprenderla porque es muy común para expresar que estamos muy, muy cansados.



Otras expresiones similares serían:


- Estoy molida


- Estoy hecha puré


- Estoy hecha fosfatina


- Estoy hecha polvo


- Estoy hecha migas


- Estoy deshecha


- Estoy machacada


- Estoy para el arrastre



Es muy divertido constatar que cuando queremos expresar que estamos muy cansados, que estamos agotados, o extenuados, echamos mano de toda una serie de expresiones coloquiales que se refieren al cuerpo como:


- molido (como el café)


- hecho puré (como la crema espesa de patatas)


- hecho fosfatina (mezcla espesa de diversas cosas)


- hecho polvo (una sustancia molida en pequeñísimas partículas, está hecha polvo)


- hecho migas (pan deshecho en pequeños trocitos)


- deshecho (triturado)


- machacado (hecho añicos con un martillo)


- para el arrastre (para ser llevado a rastras, arrastrado)



¿Lo veis, verdad? Cuando estamos muy cansados, estamos molidos, o estamos hechos puré o estamos hechos polvo o estamos para el arrastre.

 Cualquiera de estas expresiones podréis oírla de forma habitual y tenéis que aprender a usarlas porque todas ellas son tremendamente expresivas para decir que estamos agotados.


Alejandra dice que está un poco tocada por la diferencia horaria, es decir, que está un poco mareada por el llamado jet lag en inglés, y que también decimos aquí con la expresión inglesa, pero que significa, en español:


- la diferencia horaria


O, aún mejor:


- el desfase horario



Alejandra empieza a hablar apasionadamente de Nueva York, como de una ciudad preciosa, sorprendente y única. La primera visión, es decir, el primer vistazo que echó a la ciudad al bajar del taxi, hizo que le pareciera una imagen de película. No daba crédito, no podía creerlo.


 La descripción, en presente, porque la ciudad sigue siendo así, cuando estaba allí Alejandra y después también.


Coral pregunta si hay tantos rascacielos como se ven en las películas, si hay tantos edificios tan extremadamente altos que parecen rascar el cielo, que parece que lo rozan con sus cúpulas: los rascacielos.


Alejandra dice que hay más de los que nos imaginamos. Que, por ejemplo, Manhattan es una piña de rascacielos, un conjunto apretado -como una piña- de rascacielos, a cual más alto y a cual más sorprendente.

Fijaos en este tipo de comparación que es una locución con la que decimos que una cosa es más bonita que la anterior, y ésta, más que la anterior, y así sucesivamente. Es decir, que todas son tan bonitas, que no sabes cuál elegir.


Decimos:


- A cual más ...


Por ejemplo:


- He estado en el desfile de moda. Todos los vestidos eran a cual más bonitos.


O:


- Vengo de la Feria del Automóvil..

- ¿Qué tal los coches?

- A cual más espectacular.



Luisa le pregunta, con el pretérito perfecto del verbo "subir", si ha subido al emblemático edificio Empire State y Alejandra dice que cómo no hacerlo, que es imposible no hacerlo y que era la primera visita que hizo el grupo de españoles que habían ido al congreso de psicología celebrado en Nueva York. Dice que las vistas son impresionantes: todo Nueva York a tus pies.


Cuando Pilar le pregunta si ha podido practicar mucho inglés, Alejandra le dice que fuera del Congreso, en la calle, en los bares, o en muchos restaurantes, pues que no porque hay muchos hispanos trabajando que te hablan español al oír tu acento hispano.


Montse se queda un poco extrañada. Le parece un poco exagerado que Alejandra diga que no ha podido practicar inglés por la cantidad de gente de lengua hispana que trabaja en el sector de los servicios.


Pero Alejandra trae información de primera mano, tal como que en todo el país hay más de cuarenta y cinco millones de hispanos, un 15% de toda la población norteamericana. Que donde más hay es en California (que hay, por ejemplo, trece millones y medio), Texas (casi nueve millones), Miami (casi cuatro); pero también en la ciudad de New York en la que hay dos millones doscientos mil hispanos, de los que además 630.000 - no lo olvidemos- son votantes. 

Hay muchos otros estados que en ese momento Alejandra no recuerda, pero que dice haber…que ha leído que en ellos se concentra un número importante de ciudadanos hispanos, hispanoamericanos. 

Alejandra les explica a sus amigas que en Nueva York es brutal porque oyes hablar español en un montón de sitios, a todas horas, en todo tipo de negocios. Y que es “increíblo”…, increíble.


Coral le pregunta si se ha atiborrado de hamburguesas. "Atiborrarse" es llenarse el estómago excesivamente. Es decir, es atracarse de comida, hartarse, comer una barbaridad.


Y Alejandra dice que no, que no se ha atiborrado de hamburguesas; que sólo comió una, uno de los días, y que estaba buenísima porque la carne era de Angus, de esa raza de vacas originarias de Escocia, exportada a medio mundo, y cuyo sabor es

incomparable...¡buenísimo!


Montse le toma el pelo a Alejandra, diciéndole que probablemente haya comido muchos "perritos calientes" todo el tiempo. Los famosísimos "hot dog" americanos, traducidos al español como "perritos calientes", que se venden en miles de puestos de comida repartidos a lo largo y ancho de cualquier ciudad de Estados Unidos. Una salchicha en un pan alargado, abierto, en el que puedes poner verduras y salsa de mostaza o de kétchup, a gusto del consumidor. Y están ricos.


Alejandra dice que comieron uno, una de las noches, de un puesto callejero, de la calle. Pero dice que toda esa insistencia sobre que en USA sólo se comen hamburguesas y perritos calientes, es un tópico.


Un "tópico" es una fórmula repetida y fija, un cliché reiterado a lo largo del tiempo, que no tiene en cuenta los cambios de la realidad a la que se refiere.


Alejandra dice que lo de las hamburguesas y lo de los perritos calientes como comida exclusiva de los norteamericanos, es un tópico, porque ella "ha comido de coña", ha comido fenomenal.


Les explica a sus amigas que en Nueva York, al menos en Nueva York, hay una especie de reacción a la "comida rápida" y a la “comida basura”; en prácticamente todos los sitios de comida. Les explica que hay unos envases con una ensalada de base a la que tú luego puedes añadir lo que quieras, a elegir entre un montón de verduras troceadas y algún tipo de proteina (pollo, queso, huevos, salmón, etc), una salsa y ¡a comer sano y rico! A cualquier hora, en cualquier sitio y por un precio estupendo.


Montse se confiesa sorprendida ante la caída del tópico. Por eso dice:

- ¡Qué sorpresa!


Y Alejandra corrobora:

- Sí, lo ha sido para todos.


Es decir, ha sido una sorpresa para todos los que íban en el viaje.


Cuando sus amigas le piden más información sobre la ciudad, Alejandra pospone la explicación para más adelante. Es hora de irse al trabajo.


Montse, al ver la hora, dice que se va volando, a toda prisa, porque si no, no llega, o sea, llega tarde.


En la atmósfera queda Nueva York, con tantas y tantas noticias y con tantas novedades. Seguro que a la hora de la cena, la sesión de preguntas y respuestas, continúa. Ya os lo explicaremos.







Y ahora, amigos, escuchemos de nuevo el diálogo:


Montse : -Bueno, Alejandra, explica, explica, que estamos en ascuas. ¿Qué has visto?, ¿dónde has ido?, ¿has hablado mucho inglés?

Alejandra: -Eh,eh, por partes, que aún estoy molida del viaje y de las esperas en los aeropuertos y un poco tocada por la diferencia horaria.

Bueno, a ver, lo primero: Nueva York es una ciudad preciosa, sorprendente y única. La primera visión que tuve de Manhattan, al llegar al hotel y bajar del taxi, me pareció propia de una de tantas películas de las que pasan en Nueva York. Cuando empecé a verla, no daba crédito.

Coral : -¿Hay tantos rascacielos como se ven en las películas?

Alejandra: -Más, muchos más. Todo Manhattan es una piña de rascacielos, a cual más alto y a cual más sorprendente.

Luisa : -¿Has subido al Empire State?

Alejandra: - ¡Cómo no hacerlo! Fue la primera visita que hicimos el grupo de españoles que estábamos en el Congreso.

El Empire State es un lugar mítico, y las vistas son impresionantes.

Pilar : -¿Has podido practicar mucho inglés?

Alejandra: -En el Congreso, sí, claro, todo era en inglés. Pero en la calle, apenas nada. Primero, porque al ir con un grupo de españoles, te pasas el rato hablando en tu lengua. Y después, porque en muchos sitios hay muchísimos trabajadores hispanos y en cuanto te notan que eres español, se comunican contigo así, en español.

Montse : -Pero, ¿tantos hay?

Alejandra: -Muchos más de los que puedas imaginarte, Montse. Mira, en todo Estados Unidos hay más de cuarenta y cinco millones de hispanos; figúrate, un 15% de la población total.

Nueva York, concretamente, es una ciudad con un gran número de emigrantes hispanos. Hablan inglés, claro, pero si te oyen hablar español, cambian de idioma para…para facilitarte las cosas.

Coral : -¿Y qué? ¿Te has atiborrado de hamburguesas?

Alejandra: -No, sólo comí una, uno de los días, pero de Angus, y estaba buenísima.

Montse : -¿Y qué has comido el resto del tiempo? ¿Perritos calientes?

Alejandra: -Sí, comimos uno, una de las noches, de un puesto callejero, oye…¡estaba delicioso! Pero esto de que allí sólo comes hamburguesas y perritos calientes, es un tópico. Mira, la verdad es que hemos comido de coña.

Hay una especie de reacción a la cómida rápida, a la comida basura, en todos sitios. La mayoría de los sitios de comida tienen unos envases de ensalada verde de base a la que tú añades otros elementos que puedes elegir entre decenas: cebolla, zanahoria, pepino, pimiento, brócoli, remolacha, trozos de pollo a la plancha, taquitos de queso feta, huevos duros,…lo que quieras. Eliges la salsa (que puede ser también una vinagreta), ellos lo revuelven todo, y te lo devuelven otra vez puesto en tu envase, limpísimo y con tapa, para que te la comas allí mismo, o donde tú quieras.

Montse : -¡Qué sorpresa!

Alejandra: -Pues sí, lo ha sido para todos.

Luisa : -¿Y qué tal lo demás?

Alejandra: -Pues…lo demás os lo explicaré poco a poco porque ahora nos vamos todas a trabajar.

Montse : -Huy, es verdad, pero si son ya las ocho y media. Me voy volando que si no, no llego.



* * *


Bueno, queridos amigos, saludos muy cariñosos desde Barcelona, acompañados,¡como no!, de nuestros mejores deseos. Hasta muy pronto a todos. Adiós.


 http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org




 © Spanishpodcast, 2007-2017