Nos vamos a vivir juntos

 



Nos vamos a vivir juntos 


  


Hello and welcome to Spanishpdocast. I´m Mercedes speaking to you from Barcelona. In our 65th episode we are talking about  Toni and Alice because they want to go to live together. Let´s to see how they´re talking about it.

Hola amigos y bienvenidos a Español Podcast. Soy Mercedes y os hablo desde Barcelona. En nuestro episodio nº 65 vamos a hablar de los planes de Toni y Alice para irse a vivir juntos, vamos a conocer sus dudas, sus sugerencias y los pros y los contras que le ven a  cada opción. 



Toni y Alice se pasan la vida uno en casa del otro. Hasta ahora, estaba bien así. Pero parece que ahora surge una nueva necesidad: la de estar juntos todo el tiempo.


Toni : -Alice, tengo muchas ganas de que vivamos juntos.

Alice : -Sí, estaría bien. Bueno…, por una parte, sí; por la otra, no estoy tan segura.

Toni : -¿Por qué? Los dos estamos de alquiler, podemos decidir libremente dónde vamos.

Alice : -Es que yo estoy muy a gusto en mi casa. Es muy céntrica, tiene una terracita, tiene mucha luz natural y ya estoy acostumbrada a estos espacios.

Toni : -Sí pero no tiene ascensor, es un poco pequeña y está cerca de tu trabajo, pero no del mío.

Alice : -Sí, eso es verdad, tu piso es más grande y no hay que cargar las bolsas de la compra mientras subes cuatro pisos. Tenemos que encontrar una solución. Yo también tengo muchas ganas de vivir contigo, aunque…

Toni : -¡Pide por esa boquita!

Alice : -¿Cómo podríamos hacerlo para que ninguno de los dos eche de menos su piso?

Toni : -No podemos, Alice. Eso es imposible. Uno de los dos tiene que renunciar.

Alice : -¿Y si viviéramos dos meses en cada piso y viéramos los pros y los contras de cada uno?

Toni : -Podría ser una solución.

Alice : -Así, para la primavera ya sabríamos cuál nos va mejor a ambos.

Toni : ¡Mira que somos complicados!

Alice : -¡Nadie es perfecto!


* * *


Bien. Pues eso es lo que pasa con las parejas cuando están muuuuuuuuy enamoradas:  que los dos quieren pasar el mayor tiempo posible juntos.

En el caso de Toni y Alice, también es así, pero cada uno lleva viviendo varios años en su piso, están acostumbrados a él y les cuesta dejarlo, aunque sea para irse a vivir con su pareja.

Están intentando saber cuál es la opción más adecuada para ambos. No hay nada seguro, no hay decisiones tomadas, están en el terreno de:


La hipótesis 

Y: 

- La sugerencia


Y ese terreno es el de:


- El modo condicional simple

Y:

- El del si + subjuntivo 


Además, ambos están expresando su recíproco deseo de irse a vivir juntos. Por eso Toni empieza con una frase con la que expresa un deseo muy vehemente:


- Alice, tengo muchas ganas de que vivamos juntos


Conocemos bien esta estructura, ¿verdad?

- Oración principal con verbo de deseo (tengo muchas ganas de, deseo, anhelo, quiero,…etc.)

+

- Que (la conjunción que introduce la oración subordinada)

+

- Subjuntivo (“vivamos”,en este caso, 1ª pers. del pl. del presente de subjuntivo de “vivir” → “que vivamos juntos”)


Están hablando de vivir juntos, es decir, los dos en la misma casa, como pareja. Hay mucha gente que no se casa ni por la Iglesia ni por lo Civil. Es decir, que no realizan el trámite oficial ni religioso ni jurídico, pero que viven como pareja normal y corriente. Dos personas que se quieren, que quieren compartir la vida, que quieren vivir como pareja, …se van a vivir juntos.


- Se van a vivir juntos


Cuando oigáis eso, que las dos personas de una pareja se van a vivir juntas, quiere decir que han dado el paso de compartirlo todo, también la casa, el piso en el que se vive.


¿Unos ejemplos? ¡Venga!:


- ¡Qué sorpresa! No sabía que Pedro y Carmen vivían juntos.

O:

- Estoy feliz. Álvaro y yo nos vamos a vivir juntos en primavera.

O:

- Sí, sí, ….Alma y yo nos fuimos a vivir juntos hace un año, pero no ha funcionado y nos hemos separado.

O:

- ¿Sabes que Lola y Paco están viviendo juntos? Parece que su relación va en serio.

O:

- No, no, Rosa y Pablo ya no viven juntos. Hace unos meses que lo dejaron.


Alice le dice a Toni que:


- Sí, estaría bien.


Con el condicional simple de “estar”. Condicional porque no es un plan de futuro seguro, totalmente seguro; se lo están pensando; le están dando vueltas; están sopesando los pros (las cosas favorables) y los contras (las cosas problemáticas) de tomar una decisión importante, como lo es ésta.

Por eso Alice, tras decir que “estaría bien”, matiza, diciendo que sí, que estaría bien:

- Bueno…

Este “bueno” es un “pero” suave:

- Bueno, por una parte sí; por la otra, no estoy tan segura.


Es decir:


- Por una parte estaría bien que nos fuéramos a vivir juntos (correspondencia condicional-imperfecto de subjuntivo)


- Pero por la otra, no estoy tan segura


Fijaos: “No estoy tan segura”,es una forma suave y relajada de decir que el hecho de irse a vivir juntos plantea cosas a favor y en contra.

A ver…Alice no dice:

- No, ni hablar, hay muchos problemas

O:

- Nada de vivir juntos, sólo va a traernos incomodidades

O:

- No, es muy difícil, va a ser imposible

No, claro que no. Alice también está deseando compartir su vida con Toni, pero tienen que hablar de lo que significa para ambos. Y una forma delicada de decirlo es:

- (Pero por otra parte…)O sea: …pero por la otra, no estoy tan segura


Toni no acaba de ver qué obstáculos puede haber. Él dice que ambos están de alquiler y por ello, al no estar atados a un piso comprado, pueden cambiar de piso sin demasiados problemas.

Cuando alguien vive en un piso y paga una cantidad mensual al propietario, se dice que:


- Está de alquiler


Por ejemplo:

- Y…¿dónde vives ahora?

- Pues estoy en un piso de La Barceloneta

- ¡Ah! ¿Lo has comprado?

- No, qué va, de momento estoy de alquiler. No quiero hipotecarme la vida con 27 años.


Pero Alice defiende su territorio. Dice:


- Estoy muy a gusto en mi casa (vive confortablemente, se siente cómoda en ella)

Y:

- Es muy céntrica (está en la zona centro de la ciudad, está bien comunicada, cerca de las calles más animadas,…etc.)

Que:

- Tiene una terracita, la casa tiene una terracita (o sea, una terraza pequeña que le permite tomar el aire cuando quiere, tener flores,…)

Que:

- Tiene mucha luz natural (balcones, ventanas, entradas de luz natural) Y que:

- (Ella) está acostumbrada a ese espacio (está acostumbrada, adaptada; les es familiar; no le apetece demasiado cambiar)



Pero Toni pone el contrapunto, recordándole a Alice que la casa:


- No tiene ascensor (hay que subir y bajar las escaleras cada vez que entras o sales a la calle)

Además:

- Es un poco pequeña

Y por otro lado:

- Está cerca de donde Alice trabaja, pero no tan cerca de donde trabaja Toni


Alice lo admite y recuerda lo pesado que es cargar con las bolsas de la compra subiendo cuatro pisos cada vez.

Cargar” es llevar peso con las manos o con los brazos, en este caso.


Alice le va dando vueltas y vueltas:

- Tenemos que encontrar una solución


Y expresa el mismo deseo que Toni expresaba hace un ratito, y dice:

- Yo también tengo muchas ganas de vivir contigo



¿Mmmmmm! ¡ Aquí pasa algo raro! ¿Os habéis dado cuenta? ¿Por qué Toni decía:

 - Tengo muchas ganas de que vivamos juntos (con oración subordinadas introducida por “que” y seguida de subjuntivo)


Y ahora Alice dice:

- Yo también tengo muchas ganas de vivir contigo

Y usa el infinitivo?


¿Por qué? Pensad el porqué.


¡Claro! Eso es.

Cuando el sujeto del verbo principal (en este caso, un verbo de deseo) es el mismo que el de la oración subordinada, se usa infinitivo.

Lo repito, lo repito, que es un poquito complicado.

A ver:

Cuando el sujeto -la persona- del verbo principal (en este caso, un verbo de deseo) es el mismo que el de la oración subordinada, se usa infinitivo.


Fijaos, no decimos:

- Yo también tengo muchas ganas de que yo viva contigo

No, ¡no se puede decir!

Sino:

- Yo también tengo muchas ganas de vivir contigo


Este es uno de los casos de alternancia subjuntivo - infinitivo. Hay otros, pero aquí estudiamos éste.

Vamos a ver unos ejemplillos y nos quedará claro como el agua.

Mirad, yo puedo decir:

- Quiero que vengas a mi fiesta (es decir: yo quiero que tú vengas a mi fiesta Pero ya sabéis que en español, la mayoría de las veces no necesitamos los pronombres personales sujeto -yo, tú, él, ella, nosotros, vosotros, ellos, ellas- porque la desinencia, laterminación verbal ya nos dice qué persona del verbo es. Pero aquí es: “yo quiero” que “tú vengas”: la persona que quiere no es la misma que vendrá a la fiesta. Es decir, los verbos de la oración principal y de la oración subordinada no tienen el mismo sujeto. Así pues, en este caso y con este verbo de deseo o requerimiento, usamos subjuntivo), ¿de acuerdo? Y Lo mismo en todas las siguientes oraciones. Por ejemplo:


- Quiero que vengáis a mi fiesta (yo quiero que vosotros vengáis→ yo - vosotros: diferente sujeto, subjuntivo en la subordinada

O:)

- Quiero que vayamos a su fiesta(yo quiero que todos nosotros vayamos→ yo - nosotros: diferente sujeto, subjuntivo en la subordinada)

O:

- No quiero que ella venga a mi fiesta (yo - ella)

O:

- Ellos no quieren que yo vaya (aquí especificamos “yo” porque esa forma verbal -”vaya”- también podría referirse a él o a ella; pero son dos sujetos también: ellos y yo; por lo tanto, subjuntivo en la subordinada)


¿Veis? Ahora lo veis más claro.


Ahora bien, si yo digo:

- No quiero ir a su fiesta (soy yo la que no quiero y soy yo la que no iré; es decir, el sujeto de querer y el de ir es el mismo:yo, y por eso uso infinitivo en la oración subordinada)

O:

- Ella no quiere venir a mi fiesta (lo mismo: el sujeto de querer y de venir es ella; ella no quiere y ella no viene, por lo tanto infinitivo en la subordinada)

O:

- Ellos quieren venir (ellos quieren y ellos vienen)


¿Se entiende suficientemente?


Lo resumimos en una norma que -si la recordáis- os va a evitar muchos errores y os va a facilitar una vez más usar con propiedad el verbo de estas subordinadas de este tipo de verbos. La norma sería:


* Sujetos diferentes : que + subjuntivo

* El mismo sujeto en las dos oraciones : infinitivo


¿De acuerdo?


A ver, mirad, por ejemplo:


- Quiero ir sola al médico (yo quiero y yo voy)

Pero:

- Quiero que vengas conmigo al médico (yo quiero que tú vengas, que tú me acompañes)

O:

- Quiero que vayáis con ella al médico (yo quiero que vosotros vayáis con ella al médico)

O:

- No queremos que vayas sola al médico (no queremos -nosotros- que vayas -tú- sola al médico)


Pues Alice decía que ella también tenía muchas ganas de irse a vivir con Toni, o muchas ganas de vivir con Toni,…

-… aunque

Aquí hay un “aunque”, hay un “pero”, un obstáculo.

Toni, que es sevillano y tiene un lenguaje coloquial muy expresivo, gracioso a veces, le dice:


- Pide por esa boquita


“Pide por esa boquita” es una frase hecha, un dicho que es muy gracioso, una frase hecha cariñosa que invita al otro a que pida lo que quiera, la luna si quiere, porque uno está dispuesto a aceptarlo todo.


Hay muchas frases de estas en las que se usa el diminutivo de boca→ boquita, para decirle cosas cariñosas a la enamorada, cosas del tipo de:

- ¡Mmmmm! ¡qué boquita de pitiminí! (A ver, esta palabra es difícil que la conozcáis. “Pitiminí” es una flor roja, pequeñita, delicada. Por eso cuando alguien dice: “¡Qué boquita de pitiminí!”, se dice de las bocas pequeñitas, de labios rojos, delicadas como la flor de pitiminí…)

O:

- Tiene una boquita de piñón… (que es una boca pequeñita, como un piñón)

O:

- Boquita de fresa (roja, jugosa y apetecible,…en fin, ya se entiende)


Pues Alice vuelve a plantear una duda con condicional, al preguntarse:


- ¿Cómo podríamos hacerlo?


Es decir:

 - De qué forma podríamos empezar a vivir juntos sin grandes renuncias para ninguno de los dos

Una estructura ya clásica: para que + subjuntivo.


Toni no necesita darle más vueltas. Dice:

- No podemos


Habla sin rodeos:

- Eso es imposible


Porque:

- uno de los dos tiene que renunciar


Renunciar” es dejar voluntariamente algo que te gusta, o algo a lo que tienes derecho.

Alice cree que lo mejor es hacer una prueba en ambas casas, por eso propone:


- ¿Y si viviéramos dos meses en cada piso y viéramos los pros y los contras?


Nuestro querido subjuntivo precedido de “si” (que vimos ya en el episodio nº 62, en el nº 58, en el nº 54 y en el nº 52) y con el que: 


- hacemos propuestas

- realizamos sugerencias

- planteamos posibilidades.


- Y si viviéramos (vivir)…

- Y viéramos (ver)…


Y Toni también en el terreno de las suposiciones dice:


- Podría ser una solución


De nuevo con el condicional de “poder”.


Así, para la primavera, es decir, cuando llegue la primavera, ya sabríamos cuál nos va mejor a ambos.


- Si viviéramos dos meses en cada piso 

Y:

- Si viéramos los pros y los contras de cada uno

- Podríamos tener una solución

Y:

- Sabríamos cuál nos va mejor


Ese tandem inseparable:


Si + subjuntivo —————→ condicional

Que nos permite movernos libremente en el terreno:


- de la sugerencia

- de la hipótesis o 

- de la posibilidad. 

¡Suerte que lo tenemos!


Toni, riendo, dice:

- ¡Mira que somos complicados!


Este “Mira que…” quiere decir que algo es exagerado, especialmente evidente.


Y Alice recuerda Joe E. Brown, el viejo millonario de “Con faldas y a lo loco”, la magnífica comedia de Billy Wilder, cuando le dice a Jack Lemmon tras conocer su falsa identidad de mujer: “¡Nadie es perfecto!”. Ese final, único e increíble, de una de las mejores comedias de todos los tiempos…, pues eso le dice Alice a Toni cuando éste dice que son muy complicados:

- Nadie es perfecto.




Bien amigos, escuchemos de nuevo el diálogo:



Toni : -Alice, tengo muchas ganas de que vivamos juntos.

Alice : -Sí, estaría bien. Bueno…, por una parte, sí; por la otra, no estoy tan segura.

Toni : -¿Por qué? Los dos estamos de alquiler, podemos decidir libremente dónde vamos.

Alice : -Es que yo estoy muy a gusto en mi casa. Es muy céntrica, tiene una terracita, tiene mucha luz natural y ya estoy acostumbrada a estos espacios.

Toni : -Sí, pero no tiene ascensor, es un poco pequeña y está cerca de tu trabajo, pero no del mío.

Alice : -Sí, eso es verdad, tu piso es más grande y no hay que cargar las bolsas de la compra mientras subes cuatro pisos. Tenemos que encontrar una solución. Yo también tengo muchas ganas de vivir contigo, aunque…

Toni : -¡Pide por esa boquita!

Alice : -¿Cómo podríamos hacerlo para que ninguno de los dos eche de menos su piso?

Toni : -No podemos, Alice. Eso es imposible. Uno de los dos tiene que renunciar.

Alice : -¿Y si viviéramos dos meses en cada piso y viéramos los pros y los contras de cada uno?

Toni : -Podría ser una solución.

Alice : -Así, para la primavera ya sabríamos cuál nos va mejor a ambos.

Toni : ¡Mira que somos complicados!

Alice : -¡Nadie es perfecto!


Well my friends, that´s all for today. We´ll see you soon. Bye bye.

Bien amigos, es todo por hoy. Gracias de nuevo por compartir con nosotros este rato dedicado, sí, a la apasionante aventura de profundizar en los fenómenos del lenguaje. Nos veremos prontito y compartiremos un nuevo tema con vosotros. Saludos cariñosos desde Barcelona. Adiós a todos.


 © Spanishpodcast, 2007-2017