¿Hay wifi?







¿Hay wifi?




Bob come to the city. He needs a room in a hotel where there is wifi and there are quiet rooms to work in his company project.


Bob necesita una habitación en un hotel con dos características: que la habitación tenga conexión a internet, conexión gratuita a ser posible. Y que sea una habitación tranquila que no dé a una calle ruidosa o con tráfico para poder trabajar en el proyecto de su empresa.



Bob ha llegado a la ciudad hace dos horas. El tren le ha dejado relativamente cerca de una Oficina de Turismo. Allí ha pedido información sobre hoteles de precio medio y sobre los atractivos turísticos de la ciudad.

Llega al hotel.


Recepcionista : -Buenos días, señor, ¿en qué puedo servirle?

Bob : -Buenos días, quería una habitación.

Recepcionista : -¿La había reservado previamente?

Bob : -No, no tengo reserva.

Recepcionista : -¿Para cuántos días?

Bob : -Para tres.

Recepcionista : -A ver, déjeme consultar el ordenador un momentito. Eeeeeh…, bueno, aquí tengo una, en el primer piso.

Bob : -Una pregunta, ¿hay “wifi” en el hotel?

Recepcionista : -Sí señor, todas las habitaciones del hotel tienen conexión a internet.

Bob : -¿Cuáles son las tarifas?

Recepcionista : -No hay tarifas, señor. El  hotel ofrece este servicio gratuitamente.

Bob : -Muy bien. Otra cuestión: yo tengo un sueño muy ligero, necesito una habitación tranquila para poder descansar. Esta que me ofrece, ¿es tranquila?

Recepcionista : -Bueno…, da a la calle y es el primer piso.

Bob : -Preferiría una más alta, o que no diera directamente a una calle con tráfico.

Recepcionista : -Déjeme consultarlo…A ver… Creo que estamos de suerte, puedo ofrecerle otra en el noveno piso, más tranquila.

Bob : -De acuerdo, creo que ésta me irá bien.

Recepcionista : ¿Me permite su VISA, señor?

Bob : -Claro, aquí tiene.

Recepcionista : -Muy bien señor. Aquí tiene su llave magnética. Le deseamos una feliz estancia en nuestro hotel. Para cualquier cosa, marque el cero desde la habitación y le atenderemos desde la Recepción con mucho gusto.

Bob : -Gracias, muy amable.



* * *




Nuestro amigo Bob ha venido de vacaciones a España, pero aprovecha también para seguir trabajando en un proyecto que tiene que presentar en setiembre a su empresa. Ha traído su ordenador portátil consigo, para seguir trabajando en el proyecto.

Al llegar al hotel, el recepcionista le saluda con una frase que oiréis frecuentemente en situaciones parecidas:


- Buenos días, señor, ¿en que puedo servirle?


Servir”, aquí, significa atender, ayudar, ser útil al otro. Precisamente estos sinónimos que ofrecen un servicio, una ayuda a alguien, conforman otras tantas frases que oiréis con la misma frecuencia:


- Buenos días, ¿en qué puedo servirle?

O:

- Hola, ¿en qué puedo ayudarle?

O:

- Buenas noches, ¿en qué puedo serle útil?


O simplemente:

- ¿Puedo ayudarle?

- ¿Puedo serle útil en algo?

- ¿Puedo servirle en algo?



En qué…(locución adverbial de preposición + pronombre interrogativo)


Este inicio es uno de los más usuales para hacer una pregunta con la que se ofrece ayuda a alguien. Preguntamos “en qué…”, como diciendo “en qué aspecto puedo ayudarle…”, “en qué tema puedo servirle”.


Bob dice:


Quería una habitación.


¿Por qué usar aquí “quería”, en imperfecto, si cuando quiere la habitación es ahora mismo? ¿Por qué? Pues porque la lengua tiene estas cosas tan corteses, tan de matiz. 

Fijaos. Tanto el pretérito imperfecto de indicativo, como el condicional, como el pretérito imperfecto de subjuntivo, se usan como formas verbales de cortesía con el verbo querer. Podemos decir:


- Hola, quería una habitación.

- Hola, quisiera una habitación.

- Hola, querría una habitación.


Los tres tiempos de los tres modos son igualmente correctos, pero con el verbo querer; no son fórmula de cortesía con cualquier verbo.

Sin ir más lejos, sería una barbaridad intentar usarlos, por ejemplo, con el verbo “venir”. El primero sí, pero no los otros dos.

Decimos, por ejemplo:


Hola, venía a recoger mi paquete...(¡Correcto!)


Pero no podemos decir:


Hola, vendría a recoger mi paquete ...No. Sólo lo podríamos decir si continuásemos la frase con:

Vendría a recoger mi paquete si no estuviera enfermo... por ejemplo.


O:


- Viniera a recoger mi paquete…¡imposible empezar así! Podría ser: ¿Qué tal si viniera a recoger mi paquete hacia las siete? Eso sí.


¿Vais viendo los matices, verdad?


Bob dice que quiere una habitación. El recepcionista le pregunta:


- ¿La había reservado previamente?


Con pretérito pluscuamperfecto de indicativo, señalando una acción previa al momento presente. Esta situación es muy elástica, porque es igualmente correcto decir:


- ¿La ha reservado previamente? (Pretérito perfecto de indicativo)

O:

- ¿Tiene reserva? (En Presente)

O:

- ¿La reservó previamente? (En Hispanoamérica)


Pero es muy usual hacer esta pregunta en pretérito pluscuamperfecto:


- ¿La había reservado previamente?

- ¿Había hecho una reserva con antelación?

- ¿Nos había telefoneado usted para reservarla? 


Precisamente por esa elasticidad en el uso de los tiempos, Bob puede contestar:


- No, no tengo reserva. En presente.





El recepcionista pregunta “para cuánto días”, es decir:


- ¿Para cuántos días quiere la habitación?

O:

- ¿Para cuántos días la necesita?

O:

- ¿Cuántos días se quedará?


Bob quiere contratar la habitación para 3 días. 

El recepcionista consulta el ordenador del hotel y le ofrece una habitación en el primer piso.

Bob pregunta entonces si hay wifi en el hotel, es decir, si las habitaciones del hotel tienen conexión a internet. Él la necesita para poder trabajar. El recepcionista le dice que sí. Y Bob pregunta entonces:


- ¿Cuáles son las tarifas?


Cuáles”, pronombre interrogativo que pregunta por los diferentes tipos de tarifas. “Tarifa es la lista de precios que hay que pagar por las modalidades de un servicio. La tarifa es el precio fijo estipulado para un servicio. Tarifa es el precio, el importe, el coste convenido de un servicio. Hay la tarifa de los taxis, la tarifa mensual de un teléfono móvil, la tarifa que hay que pagar por estar conectado a internet (por horas, días ,semanas,etc.).

Pero el recepcionista le da la buena noticia:


- No hay tarifas porque el hotel ofrece gratuitamente este servicio a sus clientes


Afortunadamente, cada  vez es más habitual en los hoteles españoles (aunque no en todos) ofrecer conexión gratuita a la Red. La conexión es gratuita, gratis, no se paga.


Bob dice entonces:

- Muy bien. Otra cuestión.Eeh...

Poned un poquito de atención en esta palabra: “cuestión” (c u e s t i ó n), que no tiene nada que ver con el significado habitual de “pregunta” que tiene en inglés o en francés. En español, una “cuestión” es un tema, un asunto.

Así:

- …Otra cuestión

Equivaldría a:


- Una cosa más…

- A ver, otro asunto…

- Bien. Otro tema. Verá….


Bob dice que tiene “el sueño muy ligero”. Cuando alguien tiene el sueño ligero es porque se despierta con facilidad. Cualquier pequeño ruido le interrumpe el sueño por la noche.


Por eso dice que necesita una habitación tranquila para poder descansar.


En este caso, “descansar” es algo más que dormir. Es dormir bien, sin sobresaltos, sin interrupciones. Descansar a fondo. 


Cuando pregunta si la habitación es tranquila, si no tiene ruidos, el recepcionista duda un poco:

- Bueno…

Y dice:

- Da a la calle

Este uso del verbo “dar”, tenéis que aprenderlo muy muy bien porque se usa constantemente.

Los usos de “dar” son incontables, entre ellos el de “entregar” (dar es entregar) como uno de los más comunes, pero en este caso estamos hablando de espacios y usamos dar + la preposición a:

“Dar a” significa estar orientado hacia algún sitio, estar situado en relación a otros objetos o espacios, mirar a.


Por ejemplo:

- Esta habitación del hotel da a la calle, (quiere decir que el espacio al que se abre la ventana es la calle).


Yo puedo decir:

- Mi casa es muy tranquila. Todas las habitaciones dan a un patio interior.

O:

- Mi dormitorio es muy ruidoso porque da a una calle llena de tráfico.

O:

- Estuvimos en un casa maravillosa en Zermatt. La ventana del dormitorio daba al Mattern Horn.


Bob, educadamente, y usando el verbo “preferir” en condicional (no hay nada más cortés que el verbo preferir en condicional…),dice:


- Preferiría una más alta


Es decir, una habitación en un piso más alto, más alto que el primero.

Y añade:


- (Preferiría una)…que no diera directamente a una calle con tráfico.


¡Vaya con Bob! Se nota que lleva un montón de años estudiando español y viajando a países de habla hispana, porque usa el subjuntivo con mucha soltura.


La estructura es:

- Verbo de petición, deseo, que expresa una preferencia, en condicional de cortesía,

Que

Oración subordinada con pretérito imperfecto de subjuntivo :


Preferiría...(¿Mmmm? ¿Qué preferirías?) 


- Preferiría que no diera directamente a una calle con tráfico.


La podríamos haber construido igualmente con ambos verbos en presente:


- Prefiero que no dé a una calle ruidosa


¿Veis? En el segundo caso, se guarda la concordancia de los tiempos:


- Preferiría que no diera a …

- Prefiero que no dé a …


El recepcionista lo consulta y encuentra otra habitación más tranquila en el noveno piso.

Bob cree que ésta le irá bien, es decir, que estará a gusto en ella.

El recepcionista le pide la tarjeta VISA para pasarla por la máquina con el fin de que quede registrado el número y en poder del hotel.

Finalmente, le da a Bob la llave magnética de su habitación: otra tarjeta con banda magnética que le abrirá la puerta de su cuarto.

El recepcionista le desea una feliz estancia, un feliz alojamiento en el hotel, y le dice que, para cualquier cosa, para cualquier petición, que marque el cero en el teléfono de la habitación, que conecta directamente con Recepción.


* * *


Bien, amigos, ahora nos atreveremos a asistir a este mismo diálogo pero con más ritmo, con un poquito más de velocidad de elocución, y con todas las inflexiones del habla nativa.



Recepcionista : -Buenos días, señor, ¿en qué puedo servirle?

Bob : -Buenos días, quería una habitación.

Recepcionista : -¿La había reservado previamente?

Bob : -No, no tengo reserva.

Recepcionista : -¿Para cuántos días?

Bob : -Para tres.

Recepcionista : -A ver, déjeme consultar el ordenador un momentito. Eeeeeh…, bueno, aquí tengo una, en el primer piso.

Bob : -Una pregunta, ¿hay “wifi” en el hotel?

Recepcionista : -Sí señor, todas las habitaciones del hotel tienen conexión a internet.

Bob : -¿Cuáles son las tarifas?

Recepcionista : -No hay tarifas, señor. El  hotel ofrece este servicio gratuitamente.

Bob : -Muy bien. Otra cuestión: yo tengo un sueño muy ligero, necesito una habitación tranquila para poder descansar. Esta que me ofrece, ¿es tranquila?

Recepcionista : -Bueno…, da a la calle y es el primer piso.

Bob : -Preferiría una más alta, o que no diera directamente a una calle con tráfico.

Recepcionista : -Déjeme consultarlo…A ver… Creo que estamos de suerte, puedo ofrecerle otra en el noveno piso, más tranquila.

Bob : -De acuerdo, creo que ésta me irá bien.

Recepcionista : ¿Me permite su VISA, señor?

Bob : -Claro, aquí tiene.

Recepcionista : -Muy bien señor. Aquí tiene su llave magnética. Le deseamos una feliz estancia en nuestro hotel. Para cualquier cosa, marque el cero desde la habitación y le atenderemos desde la Recepción con mucho gusto.

Bob : -Gracias, muy amable.


* * *


Bien, queridos amigos, esperamos que hayáis cogido todas las fórmulas del diálogo para desenvolveros con soltura cuando contratéis una habitación de hotel, así como que podáis explicar los aspectos más importantes que os interesa tener.

Volvemos en unos días, con otro de los temas que nos estáis sugiriendo, cómo no. Hasta entonces, recibid nuestros mejores deseos desde Barcelona. 

Au revoir, bye, zaí jián, auf widerssen, ciao, sayonara, adeu, adiós a todos.



http://www.spanishpodcast.org

info@spanishpodcast.org



 © Spanishpodcast, 2007-2017